El 7 de diciembre de 1941 la Armada Imperial Japonesa, al mando del almirante Yamamoto y bajo la supervisión del Primer ministro Hideki Tojo, lanzaba un ataque sorpresa contra la Flota del Pacífico de los EEUU en Pearl Harbor (Hawai). Estados Unidos declara la guerra a Japón.

El 2 de septiembre de 1945, el ministro de Asuntos Exteriores japonés, Mamoru Shigemitsu, firmaba la rendición ante el general americano, Richard K. Sutherland, a bordo del USS Missouri. Douglas MacArthur dio órdenes para la detención de los criminales de guerra, incluyendo al Primer ministro Tojo. Ante la derrota y la humillación de ser capturado, Tojo intentó suicidarse pegándose un tiro en el pecho. Milagrosamente consiguieron salvarle la vida para ser procesado por crímenes de guerra. Una vez que estuvo recuperado fue trasladado a la cárcel de Sugamo donde pararía el resto de sus días hasta ser condenado y ejecutado en 1948.

Intento suicidio Tojo

Durante su “estancia” en la cárcel, Tojo fue atendido en varias ocasiones por sus problemas dentales hasta el punto de tener que hacerle una prótesis por haber perdido muchas piezas. En primera instancia le atendió el dentista George Foster pero para poder hacer la prótesis pidió ayuda a otro dentista recién llegado a Japón, Jack Mallory. Jack Mallory tenía en sus manos la prótesis del “Hitler japonés“… su venganza estaba servida. Junto con Foster decidieron grabar en la dentadura el mensaje “Remember Pearl Harbor“, pero para no ser tan evidente lo hicieron en código morse:

REMEMBER ._. . _ _ . _ _ _… . ._.
PEARL ._ _. . ._ ._. ._..
HARBOR …. ._ ._. _… _ _ _ ._.

Foster y Tojo

Lo que debería haber sido un secreto, porque así lo acordaron, se filtró y la cosa se puso fea. A los tres meses, y en medio de la noche, tuvieron que vovler a la cárcel y “desfacer el entuerto“.

Jack Mallory

Recomendación literaria para el verano: EL FUEGO Y LAS CENIZAS de Jorge Ordaz e ilustraciones de Enrique Oria.

El fuego y las cenizas


En el transcurso del ataque de Pearl Harbor, y el posterior desembarco de las tropas japonesas en Filipinas, Jorge Ordaz nos presenta una intriga, a modo de thriller de espionaje internacional, en la que la realidad y la
ficción conviven en feroz disputa. Intrigas y luchas de poder, dobles espías, asesinos a sueldo y empresarios sin escrúpulos participan en un juego de máscaras e identidades en el que nadie puede fiarse de nadie. Una trama que marcará a fuego la existencia de unos personajes dominados por la violencia y el afán de supervivencia. José Alfonso Ximénez de Gardoqui, Rummy Cumplido, Kate Ferguson o Gloria Calisig son, entre otros, parte fundamental de una historia despiadada y sincera, relatada con la mayor crudeza. Una historia de cuyo desenlace dependerán sus vidas.

 

Fuentes: Hideki Tojo, News Review, Zbach

Share