Tag Archive for: Entrevista

Entrevista con Antonio Penadés

04 jun
4 junio 2010

Antonio Penadés Chust es historiador, especializado en la Antigüedad,  licenciado en Derecho y en Periodismo, profesor de Literatura en la Escuela de Negocios CEU de Valencia y director de un Taller literario especializado en novela histórica (Instituto Valenciano de Estudios Clásicos y Orientales). ¿Alguien da más?

Sus conocimientos de la Antigüedad dieron sus frutos con la publicación de la novela “El hombre de Esparta: la tragedia de Isómaco de Atenas“.

1.- ¿El primer libro que te dejó huella? ¿Qué edad tenías?

La historia interminable. O quizás Las minas del rey Salomón. Tendría 10 u 11 años.

2.- ¿Tu primer libro que tuvimos la suerte de ver publicado?

El hombre de Esparta.

3.- Escritores y libros preferidos, releídos, especiales, etc.

Admiro a Miguel Delibes, Gisbert Haefs, Gore Vidal, García Márquez, Robert Graves… De todos modos, Homero, Sófocles y Eurípides me parecen insuperables. Dejé de releer libros desde la relectura de El hobbit, que me resultó decepcionante. Quizás más adelante. Como novela especial, una que recrea el mundo del ajedrez cuyo manuscrito tuve la fortuna de leer: El hechizo de Caissa, de Fernando Ortega, que publicará Viceversa en octubre (y que sí releeré cuando esté editada).

4.- ¿Cuánto suele durar la labor de documentación para escribir un libro?

En mi caso, un par de años antes de empezar el proceso de escritura, aunque la documentación para temas específicos continúa incluso en la fase de corrección.

5.- Momento o momentos históricos más importantes en la Historia de España.

La Segunda Guerra Púnica, ya que si Aníbal hubiese llegado a invadir Roma, la evolución histórica de Europa habría sido muy distinta. Asimismo, creo que la integración de España en la Comunidad Europea fue un verdadero hito (por lo pronto, los países que la integran llevan ya 65 años sin enfrentarse entre sí).

6.- Si la realidad histórica de España es sólo una, siendo las fuentes, en teoría, las mismas ¿cómo se puede contar nuestra Historia de formas tan dispares?

El mayor error que puede cometer un novelista histórico es hacer que sus personajes piensen y actúen según la mentalidad de nuestros días; del mismo modo, cuando un historiador contamina sus conclusiones para adecuarlas a intereses políticos, aparca el método científico para crear un producto detestable. Como en todo, hay que acercarse a aquellos que trabajan con honestidad (y los hay).

7.- ¿Quién es tu mentor en tu pasión por la Historia?

Heródoto. Antes de descubrir su obra –tenía veintidós años– la Historia no me interesaba especialmente. Heródoto consiguió inculcarme la pasión por Grecia antigua y me llevó a tomar la decisión de convertirme en historiador.

8.- ¿Cuándo se rodará una gran película histórica en nuestro país? A los intentos de “Alatriste” y “Los Borgia” creo que les falta “ese” salto de calidad (Ágora la dejamos fuera por no tratar sobre nuestra historia). ¿Cuál sería esa película?

Alatriste me gustó, aunque quizás narraba demasiadas historias en una sola película. En cuanto al resto, es demasiado frecuente en el cine que los dictados del productor, que es quien se juega su dinero, acaban perjudicando el rigor histórico.

9.- ¿Tus aficiones “secretas”?

Aunque muy secretas no son, con lo que más disfruto es viajando y recorriendo sitios arqueológicos en cualquier rincón del Mediterráneo. Me da la vida. Eso, y quedar de vez en cuando con los amigos y reírme un rato a gusto.

10.- Un día perfecto sería …

Nadar en el mar antes de desayunar, leer el periódico, jugar un partido de tenis, leer una novela durante horas sin tener que mirar el reloj, ver una buena película y cenar con mi mujer en algún pueblo de la montaña de Alicante.

Muchas gracias Antonio.

Share

Entrevista a Ángel Corgo

14 abr
14 abril 2010

Ángel Corgo Cabana es autor de la novela “Tras los muros de la patria” (Julio 2009), de la Editorial Akrón. En esta novela se narran las peripecias de un mercenario español llamado Rodrigo López de Navia en tiempos de Felipe II. Peripecias que le llevaran a Flandes, donde participara en el famoso sitio de Amberes, a las costas irlandesas, donde será testigo del naufragio de la Armada Invencible y a la ciudad de La Coruña, donde participará activamente en su defensa ante el ataque inglés de 1589.
Todo ello acompañado de su amor, la sin par Beatriz, y arropado por un grupo de rebeldes españoles escindidos de los Tercios. La novela, más allá de las algaradas bélicas, trata sobre el origen de los maravillosos soldados-poeta, que tanta gloria dieron a la letras españolas, entre los que estuvieron, sin ir más lejos, Cervantes, Garcilaso o Francisco Aldana.

1.- ¿El primer libro que te dejó huella?, ¿Qué edad tenías?

La Isla del Tesoro. Tenía nueve años, si no recuerdo mal. Pero no era un gran lector de novelas. De pequeño sólo leía lo que me mandaban en el colegio. Mi afición por la narrativa es, en realidad, muy tardía.

2.- ¿Tu primer libro que tuvimos la suerte de ver publicado?

Mi primera novela se publicó en Julio de 2009. Se titula “Tras los muros de la patria”. Editorial Akrón. Ya estoy con la segunda, y espero terminarla en verano.

3.- Escritores y libros preferidos, releídos, especiales, etc.

Pues hay muchos. En lo que se refiere a libros, aunque suene poco original El Quijote, cada vez que releo cualquier página descubro algo nuevo. También me quedaría con El Lazarillo de Tormes. Y más de nuestros días diría 1984 de Orwell, La Lluvia Amarilla de Julio Llamazares, La Mujer Calva de Cristina Cerrada y La Carretera de Cormac McCarthy. Pero hay tantos que si me preguntas mañana te digo otros seis o siete y pasado mañana te los cambio todos otra vez (menos El Quijote, ése va fijo).

En cuanto a escritores, Cervantes, Calderón de la Barca, Lope de Vega, Shakespeare, Herman Hesse, Julio Llamazares y Ángel González. Pero pasa lo mismo que con los libros, mañana me preguntas y te doy lista nueva.

No obstante, y como estamos en un blog de Novela Histórica, no querría cerrar esta respuesta sin Yo, Claudio, Quo Vadis y El Nombre de la Rosa. Tres magníficas novelas. Y aquí viene la tremenda autocrítica que debemos de hacernos en este subgénero novelesco. Es triste ver la escasa literatura que se encuentra en las novelas históricas que hoy se escriben. Desgraciadamente la mayoría de los escritores están más interesados en contar lo que saben de una época determinada que en hacer una novela. Y así tenemos auténticos ladrillos enciclopédicos en los que el escritor se dedica a levantar acta, como si fuera un notario, de una batalla, o de un época, pero no se ha parado en absoluto a construir un personaje ni a emocionar al lector (simplemente a entretenerle).

En este sentido, hace falta una autocrítica profunda. No se puede escribir una novela como se escribe el tomo III de la Larousse, por decir algo. Lo de Histórica es un apellido, primero ha de ser una novela. Y es increíble, y penoso, ver las listas de novelas históricas más vendidas llenas de escritos más parecidos a una enciclopedia que a una novela.

4.- ¿Cuánto suele durar la labor de documentación para escribir un libro?

Depende. En mi caso me fui documentando según lo iba escribiendo. En mi novela, aunque se encuadra dentro de Novela Histórica, lo más importante es el personaje y no el contexto histórico en el que se encuadra. Es, o quiere ser, ante todo, una novela; por tanto es difícil saber el tiempo que empleé en documentarme, pero diría que tres o cuatro meses. En realidad, hablo de una época que ya conocía por mi propia afición a la Historia.

Siendo coherente con mi respuesta a la pregunta anterior, lo más difícil no es documentarte sobre la época, sino construir los personajes, las tramas, elegir el estilo y el punto de vista apropiados, el lenguaje, y finalmente, emocionar al lector, hacer que se ponga en el pellejo del protagonista, hacerle sentir lo mismo que él. Eso es lo difícil. Lo de documentarse, créeme, lo hace cualquiera.

5.- Momento o momentos históricos más importantes en la Historia de España

España tiene una historia tan espectacular que no es una pregunta nada fácil de responder. Ten en cuenta que es la nación más antigua de Europa. Pero yo te diría :
-la Batalla de Covadonga, allá por el 722, momento en el que comienza la forja de una nación hecha a sí misma a sangre y fuego.

-el descubrimiento de América de 1492, hecho absolutamente espectacular y comparable a la llegada del hombre a la Luna y que además marca el nacimiento del Imperio Español.

-La Conquista de Granada y por tanto la culminación de la Reconquista. Otra vez el año 1492, el año de España.

-Y porque no todo han de ser batallas te daré dos años, 1605 y 1615, los años en los que se publican las dos partes de El Quijote. ¿O acaso no dura más el Imperio de las Letras que el de la Espada?

6.- Si la realidad histórica de España es sólo una, siendo las fuentes, en teoría, las mismas ¿cómo se puede contar nuestra Historia de formas tan dispares?

La realidad depende de tu perspectiva. No es lo mismo la Batalla de Lepanto contada por un marinero español que por uno turco. No sólo la historia de España se cuenta de muchas y muy diferentes maneras, sino la de cualquier país. No somos en eso distintos de nadie.

7.- ¿Quién es tu mentor en tu pasión por el Historia?

Nadie. Siempre me gustó. No me empujó nadie a leer Historia.

8.- ¿Cuándo se rodará una gran película histórica en nuestro país?. A los intentos de “Alatriste” y “Los Borgia” creo que les falta “ese” salto de calidad. ¿Será Ágora? ¿Cuál sería esa película?
Es una incógnita. España produce muy pocas películas buenas al año. Pedir que una de ellas sea encima histórica ya es mucho. A Alatriste le falló la adaptación del guión, pero en otros aspectos es muy brillante.

Yo echo de menos una buena serie sobre el Siglo De Oro. A ver si se animan. ¡Daría para tanto!

9.- ¿Tus aficiones “secretas”?

No tengo grandes secretos. Mi afición es escribir. Me gusta, y me realizo a través de ella. Es algo fascinante. En el caso de tener alguna realmente secreta no te la contaría, como es obvio.

10.- Un día perfecto sería …

Un día perfecto sería algo desastroso. La imperfección es una cualidad humana y por tanto nos hace humanos. La perfección, por el contrario, nos deshumaniza. Un día perfecto sería algo artificial, maquinal, intrínsecamente perverso. No hay nada más aburrido que las personas felices, no tienen absolutamente nada que contar.

Las piedras del camino están ahí para hacernos mejores, no para hundirnos.

Share

HdH en la radio.

15 ene
15 enero 2010

El 2010, para Historias de la Historia, comienza con buen pie. El pasado 8 de enero – ¿serí­a mi regalo de Reyes? – fui invitado a participar  en el programa “La Radio de los Blogueros” (Punto Radio Sevilla 93.0 FM). El tema de la charla/tertulia/debate:  “Inventos e Inventores“.

Sentado y con el auricular pegado a la oreja escucho las noticias. Kobe, mi perro, comienza a ladrar y Begoña, mi mujer, se lo lleva a la calle para no molestar. Tras las noticias, suena la sintoní­a del programa… A mi derecha un manojo de nervios, es mi primera intervención radiofónica, y a mi izquierda el virus de la gripe, los “mejores” compañeros de viaje al universo de Marconi. Tras los saludos y presentaciones de los invitados en el estudio, Teresa Puig me presenta… (30 minutos en los que disfruté como un enano)



Sólo puedo expresar mi agradecimiento a todo el equipo del programa (Teresa, Juanma, Natalia, Ali y Ramsés) y a la Radio de los Blogueros por contar con este  “viajero charlatán al que le encanta escuchar”.

Share

Entrevista a Jesús Berrocal-Rangel

03 dic
3 diciembre 2009

Jesús Berrocal-Rangel es un viajero apasionado que acaba de publicar su última novela histórica “Tierra y Destino” (Carisma Libros) junto a Antonio Castro. En 1810 el teniente británico Arhur Flinter y el húsar francés Louis D”™Armagnac cruzan sus sables por primera vez en los pinares de Cádiz, durante la Guerra de Independencia española. Desde entonces, un trágico acontecimiento marca sus destinos hasta reunirles en 1835 en plena Guerra Carlista. Los tiempos han cambiado mucho: Flinter es ahora un sobrio coronel fiel a la reina Isabel y D”™Armagnac un mercenario del pretendiente al trono. El sentido de los viejos soldados no admite réplicas. Ha llegado el momento de saldar cuentas. Pero las cosas no siempre son lo que parecen y puede que el destino tenga otros planes.

1.- ¿El primer libro que te dejó huella?. ¿Qué edad tení­as?
JB-R: Desde muy pequeño he sido lector de comics y de adolescente devoraba libros tipo Stephen King, los clásicos los he ido descubriendo algo tarde. A los dieciocho cayó en mis manos un librito de la clásica editorial Aguilar titulado Naufragios, crónica de los viajes de Alvar Núñez Cabeza de Vaca. Después de leer las vicisitudes que sufrió y superó el viejo Alvar, cualquier problema de nuestra moderna vida occidental se esfuma.

2.- ¿Tu primer libro que tuvimos la suerte de ver publicado?
JB-R: El Sueño del Caballero, las aventuras de un pí­caro del siglo XVI que pasa por las guerras de Italia y la conquista americana. La primera vez que se publicó, en el año 2000, fue una edición cuidada pero muy modesta de la Diputación de Badajoz, por la que guardo un cariño especial. Gracias a la buena acogida que tuvo por la crí­tica y, sobre todo, por los lectores, ha vuelto a editarse varias veces (la última en octubre de 2009) e incluso siguió el viaje de los protagonistas para distribuirse por América.

3.- Escritores y libros preferidos, releí­dos, especiales, etc.
JB-R: Como preferidos, cualquiera de Joseph Conrad, de Stevenson y de London. También Conan-Doyle, Hemingway, Pérez Galdós, Alejo Carpentier, algunos de Vázquez-Figueroa y, aunque sea un autor de cómic, debo incluir a Hugo Pratt. Mis libros releí­dos son El Corazón de las Tinieblas (Conrad) y El Doctor Jekyll (Stevenson): ambos bucean en el interior del ser humano de una manera sencilla, para recordarnos que todos somos capaces de lo mejor… y de lo peor. Entre lo más reciente, me interesan los trabajos de Ignacio del Valle, Albert Sánchez Piñol y Jesús Sánchez Adalid.

4.- ¿Cuánto suele durar la labor de documentación para escribir un libro?
JB-R: No puedo ceñirme a un patrón de tiempo determinado. Uno sabe cuándo empieza un libro pero, por lo general, desconoce en qué momento se terminará. En mi caso, la investigación histórica es una de las partes más divertidas, tanto que a veces me distrae del objetivo de crear. Creo que debe hacerse con rigurosidad, aunque teniendo claro que un novelista puede tomarse cualquier licencia siempre que no “mienta” al lector falseando o adaptando la Historia real. Por mi parte, no me limito a sumergirme en archivos y bibliotecas; siempre intento viajar a los escenarios de mis novelas para poder captar colores, luces, olores… toda sensación que pueda atesorar para que el lector “viva” la narración.

5.- Momento o momentos históricos más importantes en la Historia de España
JB-R: Como importancia positiva e interesante, los siglos XVI y XVII. Como punto de inflexión negativo, la Guerra de Independencia. De haberse gestionado correctamente aquel momento podrí­amos habernos enganchado al tren de la modernidad europea y ahorrarnos dos siglos de atraso y numerosas guerras civiles. Pero nuestro lí­der era Fernando VII, ¿qué podí­amos esperar de un tipejo de semejante calaña?.

6.- Si la realidad histórica de España es sólo una, siendo las fuentes, en teorí­a, las mismas ¿cómo se puede contar nuestra Historia de formas tan dispares?
JB-R: Tantos intereses económicos (defendidos por polí­ticos, medios de comunicación y religiones), tantas versiones de la Historia. Entre medias, todos sabemos dónde hay que buscar a los investigadores serios e imparciales: normalmente lejos de los focos y de los escenarios faranduleros.

7.- ¿Quién es tu mentor en tu pasión por la Historia?
JB-R: Sin duda, mi hermano Luis Berrocal-Rangel, profesor en la Universidad Autónoma de Madrid de Antropologí­a y Etnologí­a, Prehistoria y especializado en Arqueologí­a del mundo Celta. En los años “™70, cuando yo era un niño y él un estudiante que colaboraba en las excavaciones de la Alcazaba de Badajoz solí­a llevarme a ver los restos encontrados de edificios o de soldados de distintas épocas, la mayorí­a franceses, británicos y sus aliados durante la Guerra de Independencia. Más tarde descubrí­ a Caro Baroja y, como el mejor divulgador histórico que hemos tenido, a Juan Antonio Cebrián.

8.- ¿Cuándo se rodará una gran pelí­cula histórica en nuestro paí­s?. A los intentos de “Alatriste” y “Los Borgia” creo que les falta “ese” salto de calidad. ¿Será Ágora? ¿Cuál serí­a esa pelí­cula?
JB-R: No hay que perder la esperanza, pero lo veo muy complicado. Si la mayorí­a de los espectadores estamos de acuerdo en que esa buena pelí­cula histórica no llega, quizá la industria cinematográfica deberí­a replantearse ciertos conceptos. Hay momentos fantásticos en nuestra Historia: pensemos solamente en el fascinante siglo XVI…

9.- ¿Tus aficiones “secretas”?
JB-R: El baloncesto, soy un adicto y en mis novelas suelo usar apellidos de jugadores ilustres, es un guiño a aquellos lectores que, ilusos como yo, llegamos a creer en los “™80 que habí­a una alternativa al omnipresente fútbol. También me interesan especialmente la cocina y la tecnologí­a.

10.- Un dí­a perfecto serí­a…
JB-R: Pasear durante la mañana junto a Pilar, mi mujer, por Pompeya; por la tarde un partidito de basket y por la noche un concierto de Springsteen… ¡uff, demasiado cansado para ser perfecto! Creo que prefiero planear una semana perfecta, o un mes perfecto, o…

Share

Entrevista a Olalla Garcí­a

09 nov
9 noviembre 2009

Olalla Garcí­a es historiadora y autora de las novelas históricas “Ardashir, rey de Persia” (2005), “Las puertas de seda” (2007) y “El jardí­n de Hipatia” (2009)

Una buena novela histórica ha de ser, ante todo, una buena novela.

1.- ¿El primer libro que te dejó huella? ¿Qué edad tení­as?

Es curioso: me han hecho muchas veces esta pregunta, y he llegado a la conclusión de que no puedo responder con precisión. La casa de mis padres estaba repleta de libros, y yo aprendí­ a leer antes de ir al colegio. Recuerdo que me gustaban mucho las historias de la épica y la mitologí­a clásicas, con esa intensidad de pasiones y conflictos internos, que hoy son la fuerza impulsora de mis novelas; y me hace gracia recordar que me impactaron mucho La Ilí­ada y Las metamorfosis de Ovidio, aunque hoy sé que en aquella primera lectura no entendí­ ni la mitad de su contenido, y no hablemos ya de su profundidad.

2.- ¿Tu primer libro que tuvimos la suerte de ver publicado?

“Ardashir, rey de Persia”, en el año 2005. Después vinieron “Las puertas de seda” (2007) y “El jardí­n de Hipatia” (2009). Pero sigo guardando un cariño especial a mi primera novela, por lo mucho que significa para mí­ a nivel personal.

3.- Escritores y libros preferidos, releí­dos, especiales, etc.

El mí­o es un caso peculiar. Me alimento, por un lado, de clásicos literarios (especialmente, del s. XIX) y, por otro, de fuentes históricas y textos de investigación historiográfica. Ahora bien, si me preguntas en concreto qué autores de novela histórica me han influido más, te diré que algunos de los “pesos pesados” como Robert Graves, Mary Renault, Gisbert Haefs o Mika Waltari.

4.- ¿Cuánto suele durar la labor de documentación para escribir un libro?

Ya dicho que soy un caso raro, ¿no? Otra prueba: si digo que tardo dos o tres años en documentarme y escribir una novela, hay que tener en cuenta ciertos factores para calcular las horas de trabajo y su intensidad. Tengo dos ventajas: la primera es llevar a mis espaldas la carrera de Historia y cinco años de doctorado, por lo que no sólo parto ya de una base sólida en cuanto a técnicas y conocimientos, sino que, además, estoy habituada a trabajar con documentación; la segunda es que, a diferencia de la mayorí­a de mis compañeros novelistas, me dedico en exclusiva a la escritura; no tengo otro empleo al que tenga que dedicar gran parte de tiempo.

5.- Momento o momentos históricos más importantes en la Historia de España.

Seguro que muchos de los que lean este entrevista pueden contestar a la pregunta con mayor propiedad que yo. Cualquiera que lea mis novelas y mis artí­culos constatará que no soy especialista en Historia de España; además, he estudiado mucha más historia social y de las mentalidades que historia de los hechos polí­ticos. En este sentido, sí­ reseñarí­a los grandes pilares ideológicos que nos definen como cultura: la introducción del derecho romano como base de nuestro sistema jurí­dico; la del cristianismo y, con mayor propiedad, ese catolicismo post-trentino tan arraigado que nos diferencia de nuestros vecinos europeos; y, junto a eso, los ideales humanistas del Renacimiento y los de la Ilustración, de importancia fundamental para lo que se ha dado en llamar “la civilización occidental”; todos los anteriores son factores importantes a la hora de conformar nuestra idiosincrasia cultural, con excepción de que, como individuos, nos adhiramos a unos más que otros.

6.- Si la realidad histórica de España es sólo una, siendo las fuentes, en teorí­a, las mismas ¿cómo se puede contar nuestra Historia de formas tan dispares?

Porque la Historia no es una ciencia exacta, sino una disciplina humaní­stica. Ni siquiera nuestras fuentes son neutrales: han sido redactadas por individuos concretos, con sus particulares circunstancias, intereses y posicionamientos ideológicos. La labor del historiador no consiste leerlas, sino en interpretarlas. Y es en ese proceso de interpretación donde se generan las diferencias en la forma de narrar la Historia. Hay estudiosos que han sostenido una determinada tesis durante su juventud y, años después, han llegado defender otra interpretación incompatible con la primera, basándose siempre en las mismas fuentes. Esto demuestra que es inevitable cierto grado de subjetividad, por mucho que nos empeñemos en fingir lo contrario; pero, con todo, un verdadero historiador debe luchar por ser honesto y no convertir la Historia en un arma arrojadiza y tendenciosa.

7.- ¿Quién es tu mentor en tu pasión por el Historia?

He tenido varios, no en vano estudié esa carrera en la universidad. Pero el primero y, tal vez, el que me ha dejado una huella más profunda, ha sido mi padre. Era profesor de latí­n en un instituto (ahora está jubilado), y una persona con verdadera vocación por su trabajo, que me legó, entre otras muchas cosas, un profundo amor por el mundo clásico.

8.- ¿Cuándo se rodará una gran pelí­cula histórica en nuestro paí­s? A los intentos de “Alatriste” y “Los Borgia” creo que les falta “ese” salto de calidad. ¿Será Ágora? ¿Cuál serí­a esa pelí­cula?

Para disfrutar de una obra de ficción, sea novela, pelí­cula, etc., hay que dejar de lado la mentalidad del historiador. Son obras de ficción y el creador tiene su margen para manejar los elementos narrativos. Desde esta perspectiva, puedo decir que disfruté mucho de la pelí­cula Ágora; me ayudó el hecho de conocer muy bien la Alejandrí­a de la época y a la protagonista gracias al minucioso proceso de documentación que habí­a realizado para mi última novela. Por lo demás, todos sabemos que la industria cinematográfica acostumbra a tomarse ciencias licencias respecto a los verdaderos hechos históricos. Espero que los espectadores tengan muy claro este último punto.

9.- ¿Tus aficiones “secretas”?

No es que sean tan secretas: el té y la ópera. El primero despierta el espí­ritu y la segunda lo eleva.

10.- Un dí­a perfecto serí­a…

Para mí­, el dí­a en que siento que he escrito una escena magistral. Y con esto me refiero a una escena capaz de conmover y, al mismo tiempo, plantear una reflexión al lector. Creo que la misión de un novelista histórico no estriba en dar una respuesta, sino en suscitar las preguntas adecuadas.

Share

Entrevista a Lorenzo Mur

09 jul
9 julio 2009

Entrevistamos a Lorenzo Mur, autor de Wasqa Lorenzo Mur

1.- ¿El primer libro que te dejó huella? ¿Qué edad tení­as? 

El primer libro que me dejó huella fue El Idiota de Dostoievski.

2.- ¿Tu primer libro que tuvimos la suerte de ver publicado?

He tenido mucha suerte porque Wasqa es mi primera novela y he contado con el apoyo de una editorial nacional que se ha encargado de su publicación y distribución.

3.- Escritores y libros preferidos, releí­dos, especiales, etc.

Por formación me gusta mucho la literatura medieval y de los Siglos de Oro así­ que suelo releer obras como Erec et Enide, Tirant lo Blanc, Poema de Mio Cid, el Arcipreste de Talavera, el Decamerón, los Lais de Marí­a de Francia… Si tuviera que decidirme por un autor que me llevarí­a a cualquier sitio elegirí­a, aunque suene un poco raro, a Quino. Me encanta su humor y su facilidad para reflejar el ánimo con pequeños trazos

4.- ¿Cuánto suele durar la labor de documentación para escribir un libro?

Mi caso quizás sea un poco diferente porque mi formación inicial es en Historia Medieval y luego en Filologí­a Hispánica así­ que la documentación no ha sido fruto de un trabajo reciente circunscrito a un año o dos sino una suma de estudios realizados desde la Universidad.

5.- Momento o momentos históricos más importantes en la Historia de España

Para mí­ la Edad Media porque nos devuelve a un contexto europeo cristiano tras la invasión musulmana. Con esto no quiero decir que la etapa andalusí­ sea menos importante, pero sí­ que durante esos siglos se forjó ese carácter especial de la pení­nsula que todaví­a nos diferencia, para mí­, positivamente, del resto de Europa. Si tuviera que concretar más me quedarí­a en el siglo XI con la toma de Toledo, de Huesca, de Tarragona… y la definitiva expansión hacia el sur.

6.- Si la realidad histórica de España es sólo una, siendo las fuentes, en teorí­a, las mismas ¿cómo se puede contar nuestra Historia de formas tan dispares?

La historia siempre es subjetiva, las fuentes lo son y, además, las personas solemos tener puntos de vista diferentes. Pero una cosa es que no podamos ser al 100% objetivos y otra es que manipulemos y deformemos la realidad.

7.- ¿Quién es tu mentor en tu pasión por la Historia?

La historia siempre me ha gustado, desde EGB, y luego lees revistas, artí­culos, empiezas con algunos libros… y decides hacer de la historia parte importante de tu futuro al escogerla para tus estudios en la Universidad. En ese momento no sabes si acabarás como arqueólogo, profesor, bibliotecario… o preparando oposiciones para la administración.

8.- ¿Cuándo se rodará una gran pelí­cula histórica en nuestro paí­s? A los intentos de «Alatriste» y «Los Borgia» creo que les falta «ese» salto de calidad. ¿Cuál serí­a esa pelí­cula?

Espero que sea Independencia de José Luis Corral y no porque fuera profesor mí­o en Zaragoza sino porque me parece muy importante su implicación para fomentar el interés por la historia y su valentí­a por novelar momentos históricos tan dispares de nuestra historia, abarcando desde la Edad Antigua hasta la Contemporánea. De todas maneras, yo creo que disponemos ya de pelí­culas interesantes sobre la historia de España o rodadas en nuestro paí­s. Yo le tengo especial cariño a “El reino de los Cielos” porque está rodada en parte en el magní­fico castillo de Loarre.

9.- ¿Tus aficiones «secretas»?

Me gusta correr (he terminado algunos maratones y medias) así­ que si puedo hago algo de deporte, aunque ahora no dispongo casi de tiempo para nada.

10.- Un dí­a perfecto serí­a …

Primavera, dí­a largo, buena temperatura (ligeramente nublado) y festivo, por supuesto, para poder hacer aquello que más nos apeteciera
Pen

Share

Entrevista a Gabriel Castelló.

02 jun
2 junio 2009

Gabriel Castelló, autor de la novela “VALENTIA, Las memorias de Caivs Antonivs Nasvs“, es un valenciano de nacimiento, pensamiento y convicción, géminis, comercial y Gabriel Castelloescritor, amante de la Historia, las artes y de la libertad de credo y opinión. Desde muy joven siempre me han fascinado las culturas de la antiguedad, y más en especial la Roma republicana, una ciudad de pastores que acabó dominando el viejo mundo, imponiéndose a estados más potentes que ella como Carthago, e influyendo con la propagación a punta de espada de sus costumbres en el devenir de lo que hoy representan los valores la Europa Comunitaria.

1.- ¿El primer libro que te dejó huella? ¿Qué edad tení­as?

Sin duda alguna fue “Sónnica, la Cortesana” de D. Vicente Blasco Ibáñez. Tendrí­a por entonces catorce años, estaba en primero de BUP.

2.- ¿Tu primer libro que tuvimos la suerte de ver publicado?

Mi primera novela histórica, “Valentia, Las Memorias de Caivus Antonivs Nasvs”, se publicó a finales del pasado año. Para mí­ fue un momento muy especial, un proyecto de muchos años de sacrificio convertido en realidad.

3.- Escritores y libros preferidos, releí­dos, especiales, etc.

Como base te diré que el anteriormente mencionado de Blasco Ibáñez me impactó mucho. Es una novela épica y trágica, ambientada a poca distancia de mi casa en metros pero a mucha en tiempo, que rememora el mí­tico sitio de Sagunto a manos del legendario Aní­bal Barca. También me emocionaron en su dí­a “Sinuhé El Egipcio” de Mika Waltari, “Ben-Hur” de Lewis Wallace y “Yo, Claudio” de Robert Graves. Actualmente leo todo lo que han escrito Valerio Massimo Manfredi, Michael Curtis Ford, Simon Scarrow, Santiago Posteguillo, Gisbert Haefs, Collen McCullough y demás autores consagrados de la novela histórica. Me gustó mucho “Puertas de Seda” de Olalla Garcí­a.

4.- ¿Cuánto suele durar la labor de documentación para escribir un libro?

Depende lo escrupuloso que seas a la hora de crear la puesta en escena de los acontecimientos que suceden en el relato. En el caso de “Valentia” he necesitado varios años de investigación para poder recrear al más mí­nimo detalle la vida y hechos de nuestros ancestros hace veinte siglos. Ahora estoy recopilando datos y visitando los escenarios donde sucede mi próximo trabajo.

5.- Momento o momentos históricos más importantes en la Historia de España

Pienso que le debemos nuestra peculiar idiosincrasia a una fusión de elementos, autóctonos y foráneos, pero centrándonos en los momentos decisivos que a mi modesto parecer han trastocado la Historia peninsular dirí­a que ha habido cinco grandes puntos de inflexión:

a) La entrada de Roma en la vieja Iberia durante la Segunda Guerra Púnica y su posterior e innegable influencia en el devenir de nuestra Historia.

b) La ingenua invitación a Tariq y sus hombres a participar en las luchas intestinas del decadente reino visigodo y los profundos cambios religiosos y culturales que aquella invasión ocasionó.

c) La radicalización religiosa de los reinos hispánicos desde los Reyes Católicos hasta Felipe II condujo al estado a un desgaste terrible, disturbios internos como “Las Germaní­as” en Valencia, paralización del renacimiento ideológico bajo el temor al Santo Oficio además de entablar guerras religiosas en Europa y el Mediterráneo simultáneas a la evangelización a golpe de espada del Nuevo Mundo.

d) La abolición de las Cortes de Cádiz por Fernando VII, y la consiguiente reentrada en escena de la Santa Inquisición, devolvió a España a la Edad Media cuando toda Europa despertaba al liberalismo, la ciencia, la revolución tecnológica… a la modernidad,

e) El 14 de Abril de 1931; Con la proclamación de la Segunda República se aceleró el proceso de radicalización de los extremistas de ambos bandos que, dramáticamente, concluyó en la tragedia más reciente que sacudió nuestra vieja Hispania y que tras la Guerra Civil produjo un paréntesis de cuatro décadas en la integración cultural y tecnológica de España en su único futuro posible: Europa.

6.- Si la realidad histórica de España es sólo una, siendo las fuentes, en teorí­a, las mismas ¿cómo se puede contar nuestra Historia de formas tan dispares?

Todo depende de cómo se mire, pues afecta de forma dispar a unos o a otros dependiendo de las secuelas que deje un hecho. Por ponerte un ejemplo local, no pueden pensar de igual modo sobre la figura de Felipe V un segoviano que un setabense; Xí tiva (Valencia) fue quemada por orden del Borbón tras la batalla de Almansa (1707) y aún a dí­a de hoy el retrato del monarca sigue boca bajo en el consorcio municipal. España ganó el absolutismo y Valencia perdió sus fueros. Hasta nuestro dí­as han llegado los efectos de aquella batalla, tanto cultural como económicamente.

7.- ¿Quién es tu mentor en tu pasión por la Historia?

Mi padre, gran estudioso de la Historia de la Comunidad Valenciana desde sus orí­genes í­beros hasta el mencionado desastre de Almansa. él fue quien me inculcó desde bien joven que para mejorar el presente y entender bien el futuro has de conocer mejor el pasado; nuestros males son cí­clicos y recurrentes.

8.- ¿Cuándo se rodará una gran pelí­cula histórica en nuestro paí­s? A los intentos de “Alatriste” y “Los Borgia” creo que les falta “ese” salto de calidad. ¿Cuál serí­a esa pelí­cula?

Habrí­a muchas historias que podrí­an ser joyas del cine épico; Como guiones idóneos tendrí­amos desde la saga sobre Escipión, magistralmente escrita por Santiago Posteguillo – a punto de salir ya la tercera y esperada entrega -, a la Barcelona Medieval de “Te daré la Tierra” de Chufo Llorens o a los “Episodios Nacionales” de Benito Pérez Galdós. Mi primera novela histórica, “Valentia”, una historia de ambiciones, pasiones, intrigas y envidias ambientada en nuestras tierras hispanas durante la cruenta Guerra Civil romana también darí­a para una serie muy vistosa, didáctica y atractiva.

Ojalá los objetivos de la industria cinematográfica española pasen de explotar argumentos simplones y ordinarios propios de telenovela a diseñar producciones ambiciosas que recreen e instruyan al espectador en nuestra cultura, hechos y, también, miserias. Sinceramente, espero que series de calidad de HBO como “Roma” o “Los Tudor” en el Reino Unido, o estrenos inminentes como la interesantí­sima “Ágora” de Alejandro Amenábar, cambien esta tendencia suicida del celuloide que, irónicamente, cumple con uno de los preceptos más clásicos de los gobernantes de la antigua Roma: panem et circenses…

9.- ¿Tus aficiones “secretas”?

No tengo grandes secretos; Soy fiel a Mercurio, cinéfilo declarado, amante del comercio, las artes literarias, la música, el teatro, el buen vino y la buena cocina ““ en especial de las sabrosas recetas de Apicivs, el cocinero del emperador Tiberio ““ y un acérrimo forofo del impredecible Valencia, C.F.

10.- Un dí­a perfecto serí­a …

…Un dí­a sin amos ni esclavos, un dí­a diáfano en el cielo y en el alma de las gentes que pueblan nuestro mundo, un dí­a sin que corra más sangre por la simple interpretación de un libro religioso, un dí­a sin que un niño llore a causa de los eternos rencores y la codicia desmedida, un dí­a sin cobardes mal tratadores… y también, como no, un cálido dí­a rodeado de la gente que quieres disfrutando del regalo que los Dioses nos han concedido en esta bendita tierra que poseemos: paz, armoní­a, tolerancia y respeto a nuestros mayores.

Pen

Share

Entrevista a Claudia Casanova

21 may
21 mayo 2009

Claudia Casanova es la autora de la novela La dama y el león, en la que narra la historia de una mujer de la Edad Media que intenta escapar al destino de un Claudia Casanovamatrimonio impuesto. Adicta a la lectura, traductora, escritora y ahora vuelve a reactivar su blog, donde se trata de historia medieval, literatura en general y reflexiones varias.

Muchas gracias Claudia.

1.- ¿El primer libro que te dejó huella?¿Qué edad tení­as?

Es difí­cil de precisar uno, por muy manida que resulte la frase. Pasé de los cómics y de los tebeos a estas novelas de la colección Bruguera que supongo nos educaron a buena parte de los actuales lectores, y debí­a tener unos diez o doce años. Devoré casi todos los tí­tulos de Julio Verne; Los tigres de Mompracem de Emilio Salgari; las interminables sagas de Alejandro Dumas, incluso las aventuras de H.Riddger Haggard y el bueno de Allan Quatermain, Scaramouche de Rafael Sabatini, que tan distinto era de la pelí­cula… Aprendí­ a leer inglés con Walter Scott, H.G.Wells, Robert Louis Stevenson y la buena de Jane Austen. ¡Menuda mezcla! El que me dejó más huella…Creo que fue más adelante, cuando en la biblioteca de mis padres leí­ la biografí­a de Maria Antonieta de Stefan Zweig. El grado de pasión y acercamiento al personaje que desplegó el autor me dejó sin aliento. Sabí­as que iba a ser ejecutada y a pesar de eso deseabas que no sucediera. Para mí­, el ejemplo perfecto del poder de un escritor y la suspensión de la verosimilitud narrativa.

2.- ¿Tu primer libro que tuvimos la suerte de ver publicado?

Mi primer libro publicado fue La dama y el león, y empecé a escribirlo casi por casualidad. Todo empezó porque a través de traducciones, lecturas y otros encargos editoriales me fui documentando, sin darme cuenta al principio y voluntariamente después, sobre la Edad Media y más concretamente acerca del siglo XII. Las lecturas de las novelas, de estilo limpio y poderoso, de Chrétien de Troyes, de las monografí­as de Georges Duby o Jacques Le Goff y otros medievalistas franceses fueron decisivas para que optara por situar la acción de la novela en el norte de Francia, entre el Vexin normando que tantos dolores de cabeza le trajo al rey Enrique de Plantagenet y el condado de Champaña, cuyas ferias medievales fueron las más concurridas de su época. Por supuesto, caí­ rendida ante el laberinto de Chartres y su mí­stica medieval. Y por si fuera poco me permití­ el lujo insolente de hacer aparecer a Chrétien en un “cameo” novelí­stico, acompañado de Andreas Capellanus.

Antes de escribir esa novela, habí­a terminado otras dos, que no son aptas para ver la luz del sol ni de la librerí­a, pero que sirvieron su propósito.

3.- Escritores y libros preferidos, releí­dos, especiales, etc.

Después de los clásicos de aventuras ya mencionados, durante la escuela leí­ muchos autores franceses: primero más sencillos, como Maupassant, que tiene cuentos deliciosos y aptos para jóvenes. También Renard, Zola, Stendhal, Balzac y Flaubert. ¡Sí­, me gustan las sagas! De todos ellos creo que he heredado una amable tendencia a la metáfora. Como soy omní­vora y no reparo en nacionalidades, de los rusos me quedo con Chéjov, Tolstoi y Dostoyevsky. Pero por supuesto que antes que Shakespeare ““que también”“ siempre vuelvo al Quijote, a Cervantes y al Siglo de Oro ““ también a las Crí²niques. En el cajón de autor español, le reservo un espacio a Javier Marí­as, pero es como mi otro yo lector: cuando termino una novela histórica, la alterno con un texto clásico (de historia griega o latina) o uno contemporáneo, generalmente Marí­as.

4.- ¿Cuánto suele durar la labor de documentación para escribir un libro?

Es el momento más divertido y también el más agotador, y al que más cuesta ponerle fin. En el caso de mi siguiente novela, La tierra de Dios, he dedicado unos dos años a recopilar información sobre la España del siglo XII, a leer bibliografí­a, a viajar por las ciudades que describo, y a identificar personajes y situaciones históricas con potencial narrativo. Todo acaba cuando el nivel de información que manejo me supera por excesiva, y hasta yo comprendo que debo ponerme a escribir. Previamente habré elaborado un guión o una lista de capí­tulos con resumen de la narración, que me servirá de ancla durante el proceso de escritura, pero que no garantiza en absoluto el final ni los ejes de desarrollo: muchas veces contaba con eliminar un personaje que luego resulta imprescindible, y debo mantenerlo, o al revés.

5.- Momento o momentos históricos más importantes en la Historia de España

Incontables, porque la historia de España es riquí­sima en ocasiones dignas de ser narradas, tanto por las alturas a las que se encumbró como por los abismos en los que cayó. Si fuéramos tan hábiles como nuestros vecinos los anglosajones, otro gallo nos cantarí­a. En el espacio cronológico que va desde la Antigüedad hasta la Edad Media, desde luego yo destacarí­a la Hispania romana, que ha suscitado buenas novelas pero pide a gritos una Colleen McCullough española; luego la formación de los reinos de España, que es el tema que sobrevuela mi novela La tierra de Dios, aunque deja mucho campo por labrar ““y confieso que es un perí­odo que no me ha agotado a nivel literario, a diferencia del norte de Francia”“; más tarde el auge y caí­da de la Casa de Aragón, y la unión de los reinos que formaron el germen de lo que hoy es España. Después, el descubrimiento de América y el siglo de Oro ha merecido estupendas narraciones, pero sólo Arturo Pérez-Reverte y su Alatriste (que gustará más o menos pero nos pone en el mapa literario y editorial mundial) ha sabido crear una saga a la manera de Dumas. En fin, hay muchí­simos más, pero esos son los más importantes para mí­.

6.- Si la realidad histórica de España es sólo una, siendo las fuentes, en teorí­a, las mismas ¿cómo se puede contar nuestra Historia de formas tan dispares?

Esta es una vieja pero interesante pregunta de la historiografí­a, porque sigue sin respuesta: el historiador es objetivo, ¿pero puede ser imparcial? ¿Quién cuenta y desde qué posición ideológica se cuenta? Esa es la clave. Claudio Sánchez-Albornoz afirmaba que los setecientos años de conquista musulmana pasaron por encima de la población “autóctona” sin modificar un ápice el “espí­ritu castellano”. Pero todos sabemos ““y vemos a nuestro alrededor”“ que cualquier tipo de inmigración se mezcla con y afecta a la sociedad que la acoge, en uno u otro sentido. ¿Alguien puede creer que los trovadores que viajaban de corte en corte y transportaban nuevas formas de poesí­a de un punto a otro no modificaban el gusto musical, literario y creativo de los poderosos y por ende de sus pueblos? Quizá debido a que España no ha elaborado un proceso de naturalización, integración o aceptación de su pasado histórico como pueda haberlo hecho Francia, o Inglaterra, ese pasado histórico sigue siendo “material sensible” para muchos, pues se interpreta en clave actual y entonces es cuando se desata la polémica. Desde luego, a mi me ha sorprendido muchí­simo la disparidad de tono entre los distintos manuales de historia que hablan de la formación de los reinos de España: los hay para todos los gustos.

7.- ¿Quién es tu mentor en tu pasión por el Historia?

Me hubiera gustado tener un mentor al uso, pues creo que es un lujo del que no terminarí­a nunca de abusar. Tengo, eso sí­, maestros que no son conscientes de serlo: personas que me recomiendan lecturas, amigos con los que me dedico a escuchar y reflexionar, o profesionales con los que he tenido la gran suerte de trabajar, y que con sus actos me han enseñado el buen camino a seguir.

8.- ¿Cuándo se rodará una gran pelí­cula histórica en nuestro paí­s?. A los intentos de “Alatriste” y “Los Borgia” creo que les falta “ese” salto de calidad.

¿Cuál serí­a esa pelí­cula?

Qué gran verdad: todos los que esperábamos que la adaptación al cine de “Alatriste” abriera las puertas de la saga literaria a un público más amplio nos quedamos con las ganas. De hecho en alguna entrada de mi blog me lamento precisamente de eso: de lo bien que saben hacerlo los ingleses con sus producciones (véase “Los Tudor”), que glosan sin ningún tipo de sonrojo su pasado histórico como si fueran los Virgilios de su tiempo, mientras que en España y en Catalunya, las propuestas son del vuelo de “Águila roja”. Precisamente por ese desacuerdo que apuntaba antes acerca de nuestra historia creo que será muy difí­cil que un productor desarrolle un proyecto que funcione y con acogida del público. Hay que dar el salto convencidos, como lo hizo Peter Jackson con la adaptación de “El señor de los anillos”: tení­a a los fans con las lanzas a punto por si no les gustaba su versión, y terminó llevándose el gato al agua, pero eso sí­: con una inversión seria de dinero, un guión sólido, un elenco impecable. Puede gustar más o menos, pero es una propuesta seria y respetable. Eso es lo que nos falta.

9.- ¿Tus aficiones “secretas”?

No son muy secretas: el buen cine, desde luego, entendiendo por eso el clásico hasta nuestros dí­as pero con cuentagotas estos últimos, incluyendo a Ridley Scott y un puñado de buenos directores contemporáneos más. Actualmente las series de televisión son la otra cara de mi pasión por la narración, bajo cualquiera de sus formas. Sostengo que Aaron Sorkin es la amalgama perfecta de Billy Wilder, John y Julius Epstein, Glenn Gordon Caron, Ben Hetch y William Goldman de nuestros dí­as, así­ que cualquier producto televisivo que lleve, ya no su firma, sino un trocito de una de sus pestañas (hasta el fallido “Studio 60″), merece mi atención. Incluso a su pelí­cula sobre los intrí­ngulis de Facebook pienso “someterme”. Luego, disfruto como el que más con los sospechosos habituales: A dos metros bajo tierra, Deadwood, Lost, Los soprano, Mad Men, In Treatment, Life (recién cancelada y todo)…

10.- Un dí­a perfecto serí­a …

Una lí­nea continua formada por los verbos leer y escribir, con pausas razonables para las restantes funciones vitales.

Pen

Share

Switch to our desktop site