¿Cuándo dejamos los hombres de usar los zapatos de tacón alto?

25 jun
25 junio 2014

Creo que los zapatos de tacón alto -o de aguja para ser más extremos- estilizan la figura y confirmarían el dicho que reza “para estar guapa, hay que sufrir“. Y digo guapa porque, salvo algunas excepciones, los zapatos de tacón alto suelen llevarlos las mujeres… aunque no siempre fue así. Para contestar a la pregunta que da título a este artículo, habría que preguntarse primero cuándo comenzaron a llevarlos. Pues vamos a ello…

De los primeros que tenemos conocimiento que utilizasen los zapatos de tacón fueron los arqueros a caballo persas. El calzado con tacón les permitía “anclarse” al estribo de sus caballos y, de esta forma, centrarse en disparar sus arcos recurvados con las dos manos. ¿Y cómo llegaron a Europa? A finales del siglo XVI, Persia se encontraba dividida por las luchas entre las distintas facciones que querían acceder al poder. Cuando Abbás el Grande subió al trono en 1588 pacificó el reino y pudo centrarse en recuperar los territorios perdidos a manos de uzbekos y el Imperio otomano mientras duraron las disputas internas. El reinado de Abbás, con sus éxitos militares y un eficiente sistema administrativo, elevó a Persia al estatus de gran potencia. Con el propósito de crear alianzas con el enemigo común -los otomanos- envió embajadas a las cortes europeas.

Abbás

Abbás

En 1599, Abbás envió una misión diplomática que recorrería Europa. Si los embajadores persas se llevaron varios pactos firmados para luchar contra los otomanos, dejaron la fascinación por la cultura y la moda persas. Aquellos zapatos de tacón, exóticos y viriles para los europeos, se convirtieron en la sensación de la aristocracia de toda Europa. Aunque no fuesen muy prácticos, por aquello de imitar las modas de los poderosos, el pueblo también comenzó a usar el zapato de tacón. Y la aristocracia respondió aumentando el tacón hasta convertirlo en lo que hoy llamaríamos “alto” (unos 10 cm.).

Zapato persa del XVII

Zapato persa del XVII

Ya en el XVII, la Francia de Luis XIV, el rey Sol, se convirtió en la primera potencia económica y militar, además de ser la corte que “marcaba tendencias”. El rey Sol promulgó un edicto por el que el tacón alto de color rojo sólo se permitía a la aristocracia… y esa fue la moda en el resto de Europa. Con la Revolución francesa (1789) caía el absolutismo, la monarquía, la moda ostentosa… y los símbolos de la aristocracia, como los zapatos de tacón alto.

Luis XIV

Luis XIV

Fuente e imágenes: BBC, Pigeons and Peacoks

Share

Un escarabajo en peligro de extinción por culpa de su nombre

23 jun
23 junio 2014

La caza, la destrucción del hábitat natural, la introducción de especies foráneas…, muchas y diversas han sido las causas por las que especies animales han visto disminuida su población hasta llegar, en muchos casos, a la extinción. Pero entre todas estas causas, nunca pensé que el nombre de un pobre escarabajo fuese el responsable de que hoy en día estuviese en peligro de extinción. Bueno, el nombre y los neonazis.

Escarabajo Hitler

En 1933 el entomólogo alemán Oscar Scheibel descubrió en una cueva de Eslovenia una nueva especie de escarabajo y, como tal, le puso nombre… Anophtalmus hitleri. Anophtalmus significa “sin ojos, ciego” ya que su hábitat son profundas y oscuras cuevas; su apellido hitleri se debe a la latinización de su “adorado” Führer. Supongo que cuando Hitler le envió una carta agradeciéndole el detalle no sabía exactamente el significado de Anophtalmus, porque eso de “Hitler ciego” no sonaba muy bien. Como seguía las normas de la International Commission on Zoological Nomenclature o ICZN (Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica), no se pudo hacer nada para cambiarle el nombre (no se permiten nombres con connotaciones religiosas). Aquel insignificante insecto pasó sin pena ni gloria durante años, hasta que los neonazis o adoradores de Hitler conocieron de su existencia. Como cuando se inscribe la nueva especie es obligatorio indicar el lugar de procedencia, las cuevas se convirtieron en lugar de peregrinación – y expolio- para los fetichistas de la figura del Führer. Según Martin Bähr, entomólogo de la Colección Estatal Zoológica de Munich:

Casi todos nuestros ejemplares en el museo han sido robados.

Incluso se han llegado a pagar más de 1.000 euros por un ejemplar de Anophtalmus hitleri. A fecha de hoy, está en peligro de extinción. ¡Cuántas veces este escarabajo habrá maldecido la ocurrencia de Oscar Scheibel!

Share

Los brutales grabados que ayudaron a crear la leyenda negra

20 jun
20 junio 2014

Leyenda negra: opinión contra lo español difundida a partir del siglo XVI (así lo define la RAE). Y de esto se encargaron ingleses, franceses y holandeses durante los reinados de Carlos I y Felipe II, curiosamente coincidentes con la época de máximo esplendor del llamado Imperio español. Aunque a veces no lo consiga -porque me he equivocado en muchas ocasiones-, nunca he tratado de juzgar la historia, sólo contarla y, por eso, no voy a calificar lo que otros países han hecho a lo largo de la historia. Eso sí, quiero dejar claro que lo que hicieron los españoles fue lo mismo que las otras potencias europeas, ni más ni menos. Y si se trata de hablar mal de los otros, todo vale… aunque tenga poco que ver con la realidad.

Pues esa leyenda negra que nos ha acompañado durante cinco siglos y que todavía hoy algunos nos echan en cara, tuvo mucho que ver Thierry de Bry, un orfebre y grabador nacido en Lieja que vivió en Estrasburgo, Londres y Frankfurt. Thierry de Bry fue un pseudohistoriador del descubrimiento de América y uno de los fabricantes iniciales más prolíficos de las leyendas negra -de españoles católicos- y blanca -de protestantes-. La imágenes de sus libros fueron editadas en diferentes entregas entre 1590 y 1634, muchas de ellas coloreadas. Se publicaron inicialmente en latín y alemán, pero su éxito obligó a sucesivas traducciones a otras lenguas. Vamos, que en el resto de Europa vendieron bien. En palabras de Carlos Fuentes pintó a España como…

brutal, sanguinaria y sádica, empeñada en torturar y asesinar a sus súbditos coloniales, en tácito contraste, sin duda, con la pureza inmaculada de los colonialistas franceses, ingleses y holandeses.

A los perros

A los perros

De_Bry

canibalismo

Saciar codicia

Los indígenas hacen tragar oro a los codiciosos españoles

Pedro Mendoza comiéndose a los ladrones

Pedro Mendoza (fundador de Buenos Aires) comiéndose a los ladrones

Hernando de Soto

Montejo

Esclavitud

Indígenas trabajando en una mina

Indígenas trabajando en una mina

Share

La primera ONG internacional la creó un estadounidense en la Primera Guerra Mundial

19 jun
19 junio 2014

El European Recovery Program, vulgarmente llamado Plan Marshall por el secretario de estado de los Estados Unidos George Marshall, fue el plan más importante para la reconstrucción de los países europeos después de la Segunda Guerra Mundial que, además, estaba destinado a contener un posible avance del comunismo por toda Europa. Pero no fue la primera vez que los Estados Unidos ayudaron a los países europeos con motivo de una guerra. En 1914, durante la Primera Guerra Mundial, los alemanes invadieron Bélgica y Luxemburgo, pero fueron detenidos en el frente francés. Tras varios enfrentamientos entre los distintos contendientes, los frentes se estabilizaron sin avances considerables.

Aquel desastre mundial provocó que muchos estadounidenses huyesen del viejo continente hacia Londres y desde allí poder regresar a casa. Al llegar a la capital británica, sus problemas no habían terminado: era complicado encontrar un pasaje para los barcos que cruzaban el Atlántico, casi imposible conseguir alojamiento y, para rematar, los bancos no canjeaban los cheques de viaje ni los establecimientos los aceptaban como medio de pago. Pero tuvieron la suerte de que en aquellos años residiese en Londres un empresario e ingeniero de minas estadounidense llamado Herbert Hoover. Hoover, junto con otros compatriotas con posibles, decidieron aunar esfuerzos y reunir dinero para conseguirles alojamiento y canjear sus cheques por dinero en efectivo y poder comprar los pasajes. Consiguieron devolver a casa a miles de estadounidenses. Tras el éxito de aquella operación, debido únicamente al esfuerzo de la solidaridad privada, el embajador estadounidense en el Reino Unido, Walter Hines Page, se puso en contacto con Hoover para proponerle una acción de mayor envergadura: conseguir suministrar alimentos a Bélgica. La invasión de los alemanes, la requisa de las escasas cosechas de un país eminentemente urbano y el bloqueo de los británicos ocasionaron que, literalmente, Bélgica se muriese de hambre. El 22 de octubre nacía la Commission for Relief in Belgium o CRB (Comisión para el Socorro de Bélgica).

Herbert Hoover

Herbert Hoover

Para tener éxito en aquella compleja operación, la CRB tenía que poder negociar directamente con el gobiernos británico y alemán como si fuese un estado propio. Sin su consentimiento, nada se podría hacer. Consiguieron firmar un acuerdo con el gobierno británico para permitirles superar el bloqueo y con el gobierno alemán para poder distribuir la comida entre los civiles, aparte de inmunidad diplomática para Hoover y los trabajadores de la CRB, todos voluntarios, para atravesar las fronteras. Para la financiación de aquella gran empresa se realizaron colectas en varios países, hubo masivas donaciones privadas y también participaron los gobiernos aliados. Con el dinero recaudado se compraba trigo y otros alimentos en el continente americano y Australia; los suministros se cargaban en la flota de barcos facilitados a la CRB que debían atravesar el bloqueo británico y la vigilancia de los submarinos alemanes hasta llegar al puerto franco de Rotterdam (Holanda). Desde allí, y en camiones, llegarían a Bélgica para ser repartidos en las ciudades y pueblos.

Lo que inicialmente iba a ser una operación solidaria puntual, tuvo que ampliarse en el tiempo y a la zona ocupada de Francia. En 1917, Hoover calculó que casi tres millones de personas estaban siendo alimentadas por la CRB a través de los más de dos mil comités locales de beneficencia creados en Bélgica y Francia para distribuir los alimentos. Además de los problemas propios de una operación tan compleja y en medio de una guerra, la CRB tuvo que superar innumerables obstáculos y no menos críticas, incluso de parte de los aliados. Churchill lideró una campaña contra esta organización por considerar que su intervención estaba alargando la guerra al proporcionar alimentos a los belgas y, de esta forma, los alemanes no tenían que preocuparse de alimentar a los habitantes de este país ni de sofocar posibles revueltas provocadas por la hambruna.

hoover-belgium-truck

Y no quedarían aquí las operaciones solidarias de Hoover. Cuando los Estados Unidos entraron en el conflicto en 1917, Hoover regresó a su casa y se puso al frente de la Administración de Alimentos de Estados Unidos. Pero aún hay más: el 6 de diciembre de 1917, cuando Finlandia se independizó durante la Revolución rusa, estalló una brutal guerra civil entre conservadores y comunistas. Años de guerra, malas cosechas y el bloqueo ruso ocasionaron una terrible hambruna en Finlandia y los finlandeses pidieron ayuda a Hoover. Aún con la CRB en funcionamiento y ocupando su nuevo cargo en los Estados Unidos, todavía tuvo tiempo para crear la Finnish Relief Fund (Fundación para el Socorro de Finlandia). Hoover recaudó fondos en Estados Unidos y consiguió donaciones de alimentos desde allí (90 por ciento) y también de Dinamarca, Inglaterra y Noruega para aliviar la hambruna finlandesa. En total, más de treinta y cinco millones de comidas llegaron a los niños finlandeses. ¿Y ya está? No. En 1939, los rusos invadieron Finlandia para recuperar el terreno perdido en 1917, y otra vez volvieron a recurrir a Hoover. Y respondió de nuevo… consiguió recaudar en Estados Unidos cuatrocientos mil dólares en solo un mes; en marzo de 1940 había conseguido dos millones y medio de dólares de ayuda.

Un pequeño detalle que se me olvidaba, Herbert Hoover fue presidente de los Estados Unidos desde el 4 de marzo de 1929 hasta el 4 de marzo de 1933.

Fuentes e imágenes: National Archives, Caballos de Troya de la historia

Share

¿Cómo curaban en la Antigüedad el dolor de migrañas?

16 jun
16 junio 2014

Lo que hoy llamamos migrañas, y por extensión terrible dolor de cabeza, para los antiguos egipcios, griegos o romanos sería algún castigo de los dioses por olvidar alguna ofrenda o haber racaneado en el último sacrificio. Pues ellos ya tenían un remedio para este “mal de dioses” que nosotros ahora hemos recuperado.

Hace unos días leía la noticia del lanzamiento de Cefaly, un dispositivo electroterapéutico craneal que utiliza impulsos eléctricos para estimular el nervio trigémino (controla la sensibilidad en la cara y el cerebro) y, de esta forma, reducir el dolor y prevenir las migrañas. En resumen, recurre a una terapia ya utilizada en la Antigüedad: las descargas eléctricas.

El filósofo griego Tales de Mileto, que vivió hacia el año 600 a.C., observó que al frotar el ámbar, una sustancia resinosa amarillenta, con un paño o piel de animal, adquiría la extraña propiedad de atraer objetos livianos. E incluso parece que en algunos lugares utilizaban el ámbar para quitar las hojas o hierbas secas que quedaban pegadas a la ropa. Y de aquel ámbar, en griego elektron, tenemos la electricidad. Aunque no sabían explicar aquel extraño fenómeno, sí supieron darle uso a las descargas eléctricas generadas por determinados animales fluviales y marinos para “atontar” a sus víctimas y cazarlas cómodamente: los egipcios el pez gato eléctrico del Nilo; griegos y romanos el pez raya que en muchas ocasiones eran criado en cautividad (igual que las piscifactorias de morenas).

Torpedo negro

Torpedo negro

Plinio dejó escrito…

Peces eléctricos se utilizan con fines medicinales para aliviar el dolor de cabeza y la gota.

Escribonio Largo, médico del siglo I que sirvió en la corte del emperador Claudio, compiló en De Compositione Medicamentorum una de las primeras farmacopeas con 271 prescripciones. Una de ellas…

Para eliminar inmediatamente y curar un dolor de cabeza, duradero e insoportable [migraña], un torpedo negro [raya] vivo se pone en el lugar que está el dolor, hasta que el dolor cesa y la zona se queda entumecida.

Y siguiendo con los remedios de Escribonio Largo, también se utilizaban para curar la gota del pie: meter los pies descalzos en aguas poco profundas entre torpedos negros hasta que se adormeciese el pie. En otros escritos, también se aconseja utilizar estas descargas eléctricas de animales para curar la artritis o la epilepsia. Y por último, recordad que no es bueno automedicarse…

ultimosueñocleopatra-u1401Y hablando de Egipto, ¿qué os parece terminar con Cleopatra? La majestuosa reina del Nilo. La mujer cuya extraordinaria belleza envuelta en oro y piedras preciosas ocultaba una inteligencia y ambición única. La seductora infatigable que enloquecía a los hombres. La hábil estratega que supo jugar sus cartas y liberó a Egipto del yugo romano. El gran amor de César. La leyenda personificada. Además, una nueva película sobre este gran personaje histórico está en camino de la mano de Sony Pictures. Se baraja el nombre de Angelina Jolie como Cleopatra y Ang Lee como director.

Entre todos los que comentéis este artículo o lo compartáis por las redes, se sorteará un ejemplar de El último sueño de Cleopatra de Christian Jacq

Share

La película de Steven Spielberg que abolió la esclavitud en Mississippi

12 jun
12 junio 2014

La Decimotercera Enmienda, aprobada por el Congreso el 31 de enero 1865, completaba la legislación para abolir la esclavitud que había comenzado con la Proclamación de Emancipación publicada por el presidente Abraham Lincoln en 1863.

Neither slavery nor involuntary servitude, except as a punishment for crime where of the party shall have been duly convicted, shall exist within the United States, or any place subject to their jurisdiction. [Ni en los Estados Unidos ni en ningún lugar sujeto a su jurisdicción habrá esclavitud ni trabajo forzado, excepto como castigo de un delito del que el responsable haya quedado debidamente convicto]

Enmienda 13

Dicha Enmienda debía ser ratificada y aprobada por los diferentes estados que constituían los Estados Unidos. Y así lo hicieron, todos excepto Delaware, Kentucky y Mississippi que inicialmente la rechazaron. Habría que esperar hasta 1901 para la ratificación en Delaware, 1976 en Kentucky y 1995 en Mississippi. Entonces, ¿qué tiene que ver la película de Steven Spielberg con la abolición de Mississippi? Pues mucho.

La película en concreto es Lincoln, estrenada el 16 de noviembre de 2012, que trata sobre los últimos meses de mandato del presidente de los Estados Unidos Abraham Lincoln. Fue dirigida por Steven Spielberg y protagonizada por Day-Lewis y Sally Field. Tras ver la película, Ranjan Batra, profesor de la Universidad de Mississippi, comentó con su colega Ken Sullivan el detalle de la tardanza en la ratificación en Mississippi. Éste, decidió investigar porque recordaba que fue un movimiento popular el que presionó para que se ratificase… la sorpresa fue mayúscula cuando comprobó que la ratificación del estado de Mississippi de 1995 no fue enviada a la oficina del Registro Federal y, por tanto, no era oficial. Sullivan lo puso en conocimiento del Secretario de Estado de Mississippi, Delbert Hosemann, que presentó la documentación para la aprobación de la ley el 30 de enero de 2013. El 7 de febrero de 2013 el director del registro certificó que había recibido la ratificación y que ya era oficial.

Lincoln (Daniel Day-Lewis y Spielberg)

Fuentes: The Guardian, The Angeles Times

Share

Los perros paracaidistas del desembarco de Normandía

10 jun
10 junio 2014

Hace poco os contaba la historia de Cat Island (Isla del Gato), donde los estadounidenses entrenaban perros para invadir Japón, hoy hablamos de los que participaron en el desembarco de Normandía… los perros paracaidistas (parachuting dogs o paradogs).

Parachute dog

Desde principios de 1943 el Primer Ministro británico, Winston Churchill, y el Presidente estadounidense, Franklin D. Roosevelt, se reunieron para planear la invasión del continente entonces ocupado por los alemanes. Pero no fue hasta el 6 de junio de 1944 cuando se dieron las circunstancias oportunas, el desembarco de Normandía marcó el inicio de la liberación de la Europa occidental ocupada. Uno de los regimientos británicos que iba a participar era el 13º Parachute Regiment and Airborne Forces (Regimiento de Paracaidistas y Fuerzas Aerotransportadas), al que estaban asignados tres perros: Bing, Monty y Ranee.

En la base de Larkhill Garrison los perros recibían el adiestramiento necesario para localizar minas y explosivos, realizar labores de vigilancia y actuar como mensajeros, se familiarizaban con los escenarios de guerra para que no se asustasen en medio de los tiroteos o bombardeos… y un entrenamiento específico para saltar de los aviones. En la prime parte de este entrenamiento, los perros se sentaban dentro de la cabina durante horas para que se acostumbrasen al ruido de los motores; en la segunda fase, la más complicada, los paradogs debían perder el miedo a saltar desde el avión. Para ello, antes del salto los dejaban sin comida y los instructores subían al avión con un buen trozo de carne. Cuando llegaban a la altura señalada, los instructores saltaban enseñándoles el jugoso filete… los perros estaban tras hambrientos que saltaban tras la carne. Cuando llegaban a tierra, recibían el preciado botín. Salto a salto, fueron perdiendo el miedo e incluso parecía que se divertían. Tras dos meses, estaban preparados para el día D.

Parachute dog1

El 6 de junio de 1944, tres aviones del 13º Parachute Regiment and Airborne Forces despegaban de sus bases con 20 paracaidistas y un perro cada uno. Aunque ninguna de las tres aeronaves fue alcanzada por las defensas antiaéreas alemanas, los aviones recibían fuertes sacudidas por las explosiones cercanas. Monty y Ranee mantuvieron el tipo pero Bing se puso muy nervioso, comenzó a ladrar y se escondió asustado bajo un asiento. El salto todavía sería peor… para los tres perros: el paracaídas de Bing quedó enganchado en un árbol y fue herido antes de poder ser rescatado por los paracaidistas, Monty resultó gravemente herido y Ranee desapareció.

A pesar de estar herido, Bing consiguió hacer su trabajo detectando minas e incluso salvando a sus compañeros de una emboscada en un segundo salto durante la Operación Varsity en marzo de 1945. Fue galardonado con la Medalla Dickin, la condecoración que el gobierno británico otorga a los animales por sus acciones durante los conflictos bélicos. Después de su muerte en 1955, fue enterrado en Londres y su estatua se puede visitar en el Museo del Regimiento de Paracaidistas y Fuerzas Aerotransportadas.

Bing el día que fue condecorado junto a su dueña Betty Fetch

Bing el día que fue condecorado junto a su dueña Betty Fetch

Fuentes e imágenes: Spiegel, The Telegraph

 

Share

El 999, primer número de emergencias de la historia

05 jun
5 junio 2014

En noviembre de 1935 se produjo un incendio en un inmueble de Street (Londres) en el que fallecieron 5 mujeres. Cuando el incendio todavía se podía haber controlado, un vecino intentó avisar y marcó el 0 para llamar a una operadora de la centralita… lamentablemente, todas las líneas estaban ocupadas. Tras esta catástrofe, la Oficina General de Correos comenzó a trabajar sobre el proyecto que pondría en marcha el primer número de emergencias de la historia.

999

Se propuso que cuando se marcase este número se iluminase una luz roja y sonase una sirena para alertar a las operadoras y que le diesen prioridad. También se decidió que fuese un número de tres dígitos iguales y como los teléfonos eran de rueda de marcado, el 000, el 111 y el 999 fueron las opciones contempladas pensando en que el tope de la rueda sirviese como referencia táctil en la oscuridad, en medio del humo provocado por un incendio o en caso de invidentes:

El 000 se descartó porque con la marcación del primer cero te ponía en contacto con la operadora (no cambiaba nada); el 111 se descartó porque en casos de fuerte viento los cables podían provocar una llamada accidental; así que, Londres inauguraba el 999 como teléfono de emergencias el 30 de junio de 1937.

Teléfono

En 1991 los países miembros de la Unión Europea acordaron unificar el teléfono de emergencias para toda Europa en el 112. En el área americana, su equivalente es el 911.

Fuentes: BBC, The Guardian
Imagen: Todocolección

Share

Firmas en la Feria del Libro de Zaragoza, Madrid y Teruel

29 may
29 mayo 2014

Como el año pasado por estas fechas, llega el momento de ponernos cara, de charlar, compartir cañas -o lo que se tercie-, de rezar para que no llueva e incluso de echar alguna firma con dedicatoria…. llegan las Ferias del Libro. Os dejo los días y horarios por si os apetece pasar:

ZARAGOZA

  • Día 1 de junio (12’00 – 14-00) en la Casa del Libro (casetas 12 y 13)
  • Día 6 de junio (11’30 – 13,00) en la Librería General (casetas 30 y 31)
  • Día 6 de junio (13’00 – 14,00) en la Librería Central (casetas 15 y 16)
  • Día 7 de junio (12’00 – 14’00) en la Librería Albareda (casetas 40 y 41)

MADRID

  • Día 8 de junio (12’00 – 14’00) en Editorial Anaya (casetas 259 a 263)

TERUEL

  • Día 13 de junio (19’30) en la Librería Perruca. Firma de libros y charla sobre mi “aventura literaria”

Tal y como hicimos el año pasado, después de la firma de libros en Madrid nos iremos a tomar cañitas y tapas…. y la primera corre de mi cuenta. Espero estar tan bien acompañado como el año pasado… y no lo digo sólo por los libros. ¿Nos vemos?

Firma2

 

Share

¿Pudo haber nacido la Revolución Industrial en un pueblo madrileño?

28 may
28 mayo 2014

La Revolución Industrial, o lo que es lo mismo, el proceso de transformación económico, social y tecnológico que se inició en la segunda mitad del siglo XVII en Gran Bretaña y permitió el paso desde una economía rural basada en la agricultura y el comercio a una de carácter urbana y mecanizada, no llegó a España de manera oficial hasta mediados del siglo XIX con la introducción de la máquina de vapor Bonaplata en Barcelona.

Sin embargo, un visionario español del siglo XVII estuvo muy cerca de cambiar el rumbo de la historia de nuestro país con un proyecto piloto que llegó a convertirse en el complejo preindustrial más avanzado de su época en Europa: el Nuevo Baztán. Aquí se prefiguró lo que hubiera sido la Revolución Industrial con mayúsculas de haberse dado en España y no en otros países de Europa.

Juan_de_Goyeneche_Gaston

Juan de Goyeneche y Gastón (1656-1735), banquero, editor, periodista y hombre de industria que llegó a ser tesorero de Carlos II, instaló en el pueblo madrileño de Olmeda de las Cebollas (hoy Olmeda de las Fuentes), durante la Guerra de Sucesión, una fábrica de paños para abastecer de uniformes al ejército. Admirador de las teorías político-económicas de Colbert (ministro del rey francés Luis XIV), Goyeneche ideó un complejo agrícola-industrial que llamó Nuevo Baztán, a 35 kilómetros de Madrid, bello conjunto urbanístico que encargó al célebre arquitecto Churriguera.

En el Nuevo Baztán, Goyeneche trabajó sobre la idea de aplicar el Colbertismo a una empresa propia. Pretendía generar una producción de objetos suntuarios que pudiera competir con el mercado extranjero, reducir las importaciones y sanear así la maltrecha economía hispana. Debido a la buena marcha del Nuevo Baztán, Goyeneche tuvo que ampliar el complejo con nuevas fábricas de papel y vidrio, manufacturas de licores, cerería, confitería, curtidos, zapatería, tejidos de seda, cintas, pañuelos y colonias. Incluso se atrevió con una fábrica de cristal, un producto considerado de lujo.

nuevobaztanantiguo

Sin embargo, el rápido agotamiento de tales planteamientos económicos, el cese de las exenciones fiscales y de los contratos de abastecimiento del ejército, dieron al traste con el experimento, único en España, provocando la decadencia y el abandono del pequeño poblado y de su núcleo palaciego.

Hoy permanece el legado del lugar que antaño se atisbó como el germen la industria mecánica de Europa. En la plaza principal del Nuevo Baztán el viajero puede observar el palacio de Goyeneche y la iglesia, con un notable retablo de mármol y la tumba del susodicho bajo la cúpula, además de diversos edificios que en su tiempo fueron explotaciones agrícolas y fábricas modélicas. En el pueblo actual perduran consistentes restos de aquellas fábricas de paños, municiones, sombreros y vidrios, así como las viviendas de los operarios, todo ello dispuesto en calles amplias, rectas y ventiladas con avanzado criterio urbanístico.

Hubo incluso un seminario de aprendizaje y un mesón para albergue de viajeros. Hoy, aparte de los edificios dieciochescos de Goyeneche, el viajero puede admirar una considerable cantidad de urbanizaciones de lujo y de medio pelo tirando a lujo que descongestionan Madrid y Alcalá de Henares los fines de semanas y festivos de guardar.

Colaboración de Javier Ramos de Lugares con Historia.
Fuentes e imágenes: Nuevo Baztán, Ayto. Nuevo Baztán

Share

Switch to our desktop site