Cuando EEUU utilizó un váter para bombardear al Vietcong

04 mar
4 marzo 2014

En la llamada Operación Rolling Thunder durante la Guerra de Vietnam y mediante el bombardeo masivo, los EEUU intentaron destruir la industria y las comunicaciones de Vietnam del Norte para detener la ayuda suministrada al Vietcong y los envíos de tropas desde China. Desde sus bases en Tailandia, Vietnam del Sur, la isla de Guam y desde portaaviones como el USS Forrestal, el USS Kitty Hawk o el USS Midway, 700 aviones de los EEUU -reemplazados conforme iban siendo derribados o averiados- mantuvieron el bombardeo continuo durante más de 3 años.

Uno de los escuadrones que formó parte del bombardeo desde el USS Midway fue el VA-25, también llamado “Fist of the Fleet“, compuesto por aviones Douglas A-1 Skyraider. A alguien se le ocurrió que había que conmemorar haber llegado a los 6 millones de libras de bombas arrojadas… con un váter.

Bomba_váter

En octubre de 1965, en una misión del escuadrón Fist of the Fleet encabezada por el capitán Clarence W. Stoddard Jr. -fallecería en otra misión un año más tarde-, se armó al Skyraider 572 con un váter roto que sería lanzado con el resto de las bombas. Supongo que para bombardear al enemigo todo vale. Y como muchos de vosotros dudaréis de esta imagen, os dejo el video que se grabó…

Fuentes e imágenes: Vietnam Veterans Memorial Fund, Midway Sailor

Share

El hombre lobo español

03 mar
3 marzo 2014

Presente en muchas culturas de nuestro orbe, se trata quizá del más universal de todos los mitos. El hombre lobo es una criatura legendaria que se remonta casi al mismo origen de la humanidad y su alargada sombra sigue aterrorizando aun hoy al populacho, sobre todo y especialmente durante las noches de luna llena. ¿Podría ser de otra manera? Pero en ocasiones la realidad supera a la ficción, y aquí en España también tuvimos, o más bien padecimos, las andanzas de nuestro peculiar hombre lobo. El gallego Manuel Blanco Romasanta cometió, a mediados del siglo XIX, entre 9 y 13 brutales asesinatos de mujeres y niños a los que extraía las grasas para venderlas junto a sus pertenencias.

Manuel Blanco Romasanta

Manuel Blanco Romasanta

Por la ejecución de tales crímenes, a Romasanta se le consideró un asesino en serie y se le diagnosticó licantropía clínica, el único caso de tales características acaecido en la historia de España. La licantropía clínica es una enfermedad de origen mental que provoca una alucinación en la persona afectada que le hace creer que es o puede transformarse en un animal. Precisamente, este trastorno fue el que alegó Romasanta en su defensa: aseguró haber sido víctima de un maleficio que le transformaba en lobo y le obligaba a asesinar.

Más bien el calificativo animalesco le vino de cómo acababa con sus víctimas: las descuartizaba, les extraía la grasa para venderla y dejaba sus despojos al aire libre, lo que motivaba la atracción de los lobos, que con saña mordían y desgarraban los cadáveres mediante sus afilados colmillos. De esta manera, Romasanta se construyó la leyenda que podría servirle de coartada en los juicios por sus asesinatos.

Romasanta, que apenas medía 137 centímetros de altura, seguía un metódico patrón previo a la comisión de los crímenes. Cortejaba y engatusaba a un perfil tipo de mujer madura y soltera. Cuando se ganaba su confianza les convencía para cambiar de ciudad a cambio de conseguirles un buen trabajo; pero durante el trayecto, como en un viaje sin retorno, acababa con ellas. Era un embaucador que hizo de la mentira y la manipulación su modo de vida. Hasta que fue descubierto y confesó.

La historia del hombre lobo no resultó creíble en los tribunales y los médicos consideraron que todo era un montaje ideado por el propio Romasanta. El informe médico esgrimido en el juicio concluía que el considerado hombre lobo de Allariz (Ourense)era un ser perverso, consumado criminal, capaz de todo, frío y sereno, sin bondad“. Gracias a la intermediación de la reina Isabel II, Romasanta se libró del garrote vil, sentencia mortal a la que fue condenado el 6 de abril de 1853. Una carta de súplica remitida por su abogado ablandó a la monarca, que conmutó la pena capital por la cadena perpetua.

Quizá, una infancia traumática padecida, marcada por un pseudohermafroditismo femenino (Romasanta nació mujer pero segregaba hormonas masculinas que le masculinizaron y le otorgaron características físicas de hombre) pudo influir en su posterior enajenación mental y conducta criminal. Esta atípica condición solo afecta a uno de entre cada 10.000 o 15.000 nacidos.

A Allariz no solo se la conoce por las atrocidades que cometió Romasanta. Este municipio gallego fue corte de los suevos y escogido por el rey Alfonso X el Sabio para compilar sus célebres ‘Cantigas‘. Otro monarca castellano, Sancho IV, nombró a la villa “llave del Reino de Galicia”. Allariz presume de su Real Monasterio de Santa Clara, que además de albergar los restos de Doña Violante (la esposa de Alfonso X el Sabio), cuenta con el claustro barroco más grande de España, de 3.600 metros cuadrados y 72 arcos.

Colaboración de Javier Ramos de Lugares con Historia.
Para más información: El hombre lobo de Allariz

Share

“Buscarle tres pies al gato”, con tal de que no salte del plato

28 feb
28 febrero 2014

Sostiene la bibliotecónoma, filóloga, lexicógrafa y redactora del afamado diccionario que su nombre lleva, María Juan Moliner Ruiz, que la expresión significa: “… buscarle complicaciones a un asunto que de por sí no las tiene”. Otra acepción remitiría a ponerle reparos poco o nada fundados a la conducta o asertos de terceros, un poco porque sí y porque a ver qué dice si me opongo. Con idéntico sentido y usando en metáfora al mismo animalillo, se dice “buscarle la quinta pata al gato”. Tres sería negar la evidencia, excepto, claro está, en casos de mutilación traumática del felino, y cinco una manera deliberada de mal contar, incluyendo la cola en el repertorio de patas. Para resolver el dilema entre tres y cinco, eso sí al estilo y modo salomónico, a alguien se le ocurrió una cuarteta que dice:

El normal cuatro presenta,
tres si le falta una sola,
y cinco si quien las cuenta
toma por pata la cola.

Llegados a este punto, no deja de ser curioso que los debates en torno a las cuestiones gatunas y sus confusiones aledañas se hayan procurado llevar casi siempre al terreno de la lírica. En los Siglos de Oro y del hambre atroz, fue muy frecuente usar gato en preparaciones culinarias, intentando hacer pasar al minino por lo que no era. Así, Quevedo y otros ilustres fedatarios de la época nos refieren que ante las fuentes de cabrito asado o frito que ofrecían algunos mesones, ventas y ventorros, los comensales, antes de hincarle el diente lanzarán sobre él este conjuro rimado: “Si eres cabrito, mantente frito; si eres gato, salta del plato”.

gatoxliebre

La fraudulenta práctica coquinaria se extendió por los siglos posteriores y a ella se refiere en hondo cantar el periodista y dramaturgo gerundense José Fernández Bremón (1839-1910) en su poema Dar gato por liebre, que dice así:

Elige un gato joven
que tenga buena facha:
llamas al aguador y lo despacha.
Cébale con riñones,
asaduras, mollejas y pichones;
prohíbe darle sustos,
desazones, castigos y disgustos,
y al año o poco más, tendrá el minino
el cogote muy ancho, el pelo fino.
Ya gordo y reluciente,
haciéndole caricias con la mano,
degollarás al gato dulcemente
como si degollases a tu hermano.
Desuéllale con arte,
límpiale bien, y que le oree el viento.
Pásale un espadín de parte a parte
y ásale a fuego lento:
despacio y muy a punto,
báñale con un unto
de aceite aderezado
con limón y con ajo machacado;
en tanto, le volteas;
y sólo a medio asar, es el instante,
con sal le espolvoreas;
no apartando del gato la mirada
hasta que su corteza esté dorada,
y asado el animal y harto de fuego,
con punzantes aromas
le obligue a que le saques y le comas:
si al asarle, seguiste mis consejos,
ríete de las liebres y conejos:
sólo algún mentecato
a quien trates de dar gato por liebre
pedirá que le des liebre por gato.

Imagen: Sabiduría de Escalera

Share

El campo de concentración más antiguo

27 feb
27 febrero 2014

En algunos foros de militaria en internet suele discutirse acerca de quién inventó los campos de concentración. Es un tema peliagudo, pues implica un gran peso ideológico y político. A nadie le gusta reconocer que su abuelo fue un bestia. Por ello, los partidarios del nazismo intentan remitir la culpa de la invención a los ingleses, durante la Guerra de los Boers. Y como es natural, los británicos alegan que los españoles ya habíamos creado “campos de reconcentrados” en la Guerra de Cuba de 1898. De esta forma, tirándose la pelota unos a otros, nos vamos remontando poco a poco en la antigüedad, descubriendo que la idea del genocidio siempre ha estado en la mente del ser humano, al margen de etnias, religiones, economía o ideologías políticas.

Sargón de Akhad

Sargón de Akhad

Hace más o menos unos 4300 años, en Mesopotamia se creó el primer imperio del que tenemos noticias, el acadio. Aunque se forjó a sangre y fuego, Sargón de Akhad, su fundador, será recordado siglos después como un gobernante justo. En todo momento intentó buscar la reconciliación con los sometidos sumerios, respetando y asimilando su cultura, su religión, su idioma y procurando no imponer gobernantes no deseados. Pero su hijo y sucesor, Rimush, estaba hecho de otra pasta. Se piensa que Rimush intentó colocar como gobernadores a toda una camarilla de acadios, lo que enfadó al pueblo sumerio que acabó rebelándose contra el monarca. Dirigidas por gobernadores sumerios, las ciudades de Zabala, Adab, Umma, Kidingira, Ur y Lagash se levantaron en armas. Entre éstos, destacaba un antiguo enemigo de su padre: Meskigala de Adab, al que Sargón había perdonado la vida y mantenido en el cargo. El resultado de la guerra fue adverso para los sumerios, que fueron sometidos de nuevo. Y los datos ofrecidos por los textos de autobombo de Rimush son impresionantes: Adab y Zabala, 15.718 muertos, 14.576 prisioneros y deportados; Umma y Kidingira, 8.900 muertos, 3.450 prisioneros y 3.600 deportados; Lagash y Ur, 8.040 muertos, 5.460 prisioneros y 5.985 deportados. En otro texto adicional se mencionan tres batallas en las que la coalición sumeria sufre 11.322 muertos, 10.680 prisioneros y 14.100 deportados (en aquella época, una ciudad como Ur podía tener una población de 50.000 habitantes de media).

Se cree que llegaron a morir en batalla alrededor de 50.000 personas. Y en esos instantes, para tener las manos libres, Rimush crea el primer campo de concentración del que tenemos noticia, donde llegó a haber más de 35.000 seres humanos internados. No se sabe muy bien si era un campo de trabajos forzados o de exterminio a secas. “A-na ga-ra-si-im ish-kun” son las palabras con que en el texto de Rimush se define al campo, pero los sumeriólogos aún discuten el sentido de la traducción. En todo caso, miles de seres humanos fallecieron en ese lugar. Tras nueve años de reinado, Rimush murió en un golpe de estado al ser golpeado en la cabeza con un sello de piedra. No hemos cambiado gran cosa en 4000 años.

Colaboración de Joshua BedwyR autor de En un mundo azul oscuro

Share

Diario de un Nómada, cruzar Sudamérica tras los pasos de los exploradores españoles

25 feb
25 febrero 2014

Ya sabéis que me gusta embarcarme en todo tipo de proyectos, pero este me hace especial ilusión. Voy a formar parte del proyecto “Diario de un Nómada“, cruzar Sudamérica en moto tras los pasos de los exploradores españoles olvidados. Un viaje de 30.000 km, desde el estrecho de Magallanes hasta el canal de Panamá, en el que conoceremos de la mano de Miquel Silvestre grandes historias, una aventura documental que se emitirá a lo largo de 13 capítulos en La 2 de RTVE cuando termine el viaje. Iremos contándolo día a día desde las redes y desde el blog de RTVE. He tenido la suerte de que Miquel me invite a formar parte de este proyecto en la elaboración de los guiones y buscando historias que nos contará sobre el terreno, exactamente donde ocurrieron. Os aconsejo que le echéis un vistazo al video. ¿Qué os parece?

Diario de un Nómada

Share

¡Al cochero lo que quiera, y al caballo una torrija!

21 feb
21 febrero 2014

En su génesis los dichos siempre han sido localistas, pero el azar o su carga intrínseca de universalismo les fueron proporcionando con el tiempo un distinto grado de generalización en el uso y el habla popular fuera de sus fronteras naturales. La expresión “¡Al cochero lo que quiera, y al caballo una torrija!” es de las que se ha quedado en su pueblo, que es Madrid y que aun siendo ciudad tan grande sale el sol por la mañana y se pone por la tarde.

Precisando su origen, éste tuvo lugar en la taberna Antonio Sánchez, sita en el punto en el que la calle de Mesón de Paredes deja a su espalda la plaza de Tirso de Molina para empezar a bajar hacía la de Lavapiés. El local, de finales del primer tercio del siglo XIX, fue propiedad de Colita, matador de novillos-toros, del diestro Cara Ancha y del valdepeñero vendedor de vinos Antonio Sánchez, para terminar por fin en manos de otro torero, el hijo del vinatero y también de nombre Antonio Sánchez. Fue a su madre, doña Dolores Ugarte, a quien se le ocurrió empezar a hacer torrijas como tapa de los chatos de vino que se jarreaban los parroquianos, pero el éxito del dulce bocado fue tal que pronto empezó a venderlas por docenas y, según cuenta Díaz-Cañabate en su Historia de una taberna, hasta dos mil diarias se llegaron a despachar en los años treinta. Allí iban a beber y a comer torrijas, entre muchísimos otros, el rey Alfonso XIII, el Chepa de Quismondo, y El Madriles, conductor de simón, un tipo de carruaje ligero que, tirado por un caballo, había hecho fortuna en las calles de Madrid desde mediados del siglo XVIII.

Taberna Antonio Sanchez

No había tarde-noche que El Madriles faltara a su cita en la taberna de Antonio Sánchez y si por cualquier razón se despistaba, el caballo, de nombre Chótis, se encargaba de recordárselo conduciendo hasta allí sus pasos por propia equina iniciativa. A alguien se le ocurrió un buen día invitar al auriga y a su pareja de hecho, haciendo la comanda al tabernero con un “¡Al cochero lo que quiera, y al caballo una torrija!”, y al poco la cosa del invitar y del decir se puso de moda entre los señoritos calavera que se dejaban caer por el garito en el antes o el después de su visita a las casas de lenocinio que por allí abundaban.

De la taberna de Antonio Sánchez el dicho saltó a otros locales de los llamados barrios bajos madrileños y de allí a la fraseología castiza del p’a qué soy requerido, de forma y manera que para obtener el certificado de “gato” legítimo, con doble cremallera y tracción trasera, es preciso y necesario haberlo pronunciado por lo menos medio centenar de veces en taberna capitalina de solera.

Posdata: El Chepa de Quismondo acabó colgado en las paredes del MoMA neoyorquino en lienzo de Ignacio Zuloaga y Chótis, una vez fenecido El Madriles, concluyó sus días pastando tranquilamente en la finca de una señora catalana, caritativa y afecta a la especie equina.

Share

El gato que ocasionó un conflicto internacional

20 feb
20 febrero 2014

Creo que la mejor forma de presentar a uno de los protagonistas de esta historia es que lo hagan sus palabras

Si no piensas en tu porvenir, no lo tendrás.
Aunque todo lo demás falle, siempre podemos asegurarnos la inmortalidad cometiendo algún error espectacular.
Para manipular eficazmente a la gente, es necesario hacer creer a todos que nadie les manipula.
Bajo el capitalismo, el hombre explota al hombre. Bajo el comunismo, es justo al contrario.
Cuanto mayor la riqueza, más espesa la suciedad.

Estas sentencias son obra de John Kenneth Galbraith, que además de escritor, profesor en la Universidad de Harvard y uno de los economistas más relevantes del siglo XX, también trabajó en las administraciones de varios presidentes de los EEUU. Bajo la presidencia de John F. Kennedy, y por amistad con éste, aceptó el nombramiento de embajador de los EEUU en la India en 1961, donde se convirtió en confidente del primer ministro Jawaharlal Nehru, asesoró al gobierno de la India en materia económica y ayudó a establecer uno de los primeros departamentos de informática en el Instituto Indio de Tecnología en Kanpur. Pero también tuvo que lidiar con un conflicto enquistado entre la India y Pakistán, el territorio de Cachemira. Las relaciones entre estadounidenses y pakistaníes eran demasiado tensas, éstos tenían la certeza de que estaban ayudando militarmente a la India.

Cats Indian

En 1962, durante un viaje de su mujer Catherine Galbraith y sus hijos a la India, visitaron el estado de Gujarat y el gobernador, por aquello de quedar bien con la familia del embajador, les regaló a los niños una pareja de gatos siameses. El nombre de uno de los gatos no se conoce y el del otro, visto lo visto, casi habría sido mejor que tampoco se conociese… le pusieron Ahmedabad, la ciudad donde habían nacido, pero en casa al gatito lo llamaban “Ahmed” -uno de los nombres del profeta Mahoma en el mundo islámico-. Todo estalló cuando Catherine concedió una entrevista e hizo referencia a su gatito Ahmed. Cuando la noticia llegó a Pakistán, se interpretó como un insulto al Islam: la gente se echó a las calles, las instalaciones estadounidenses fueron apedreadas y los trabajadores de la embajada atacados. Ante aquel revuelo, y para evitar males mayores, John Kenneth Galbraith le cambió el nombre al gatito por el de Gujarat

Fuera de la diplomacia nunca se entenderá el daño que pudo ocasionar el nombre de un gatito

Imagen: 22words Fuentes: National Review Old, The Glasgow Herald

Share

Marcia, la amante del emperador Cómodo que salvó a cientos de esclavos

17 feb
17 febrero 2014

Los que hayáis visto la película Gladiator (2000), dirigida por Ridley Scott, recordaréis lo malo que era el emperador Cómodo (Joaquin Phoenix) y las perrerías que le hizo a nuestro héroe Máximo Décimo Meridio (Russell Crowe). Hay un momento en la película que me parece brutal: cuando Cómodo desciende a la arena para conocer al gladiador enmascarado, Russell Crowe se quita el yelmo y le dice:

Me llamo Máximo Décimo Meridio, comandante de los Ejércitos del Norte, general de las Legiones Fénix, leal servidor del verdadero emperador Marco Aurelio [padre de Cómodo], padre de un hijo asesinado, marido de una mujer asesinada, y alcanzaré mi venganza en esta vida o en la otra.

Russell Crowe en "Gladiator"

Russell Crowe en “Gladiator”

Igual que en la película, aunque con otro guión, Cómodo tuvo que hacer frente a una conspiración para matarlo urdida por su propia hermana Lucilla. No tuvieron éxito y el emperador se tomó su cumplida venganza. Uno de los conspiradores de segundo orden logró salvar su vida pero no sus posesiones, todos sus esclavos pasaron a servir al Emperador. Entre este grupo de esclavos estaba Marcia, una joven muy bella que dejó el servicio para pasar directamente a la cama de Cómodo. Marcia había sido una niña abandonada que recogió en la calle el presbítero Jacinto. No se sabe cómo ni por qué pero el caso es que pasó a servir como esclava en la casa del conspirador. Un pequeño detalle muy importante para esta historia… Marcia era cristiana. Desde que Marcia llegó a la vida del Emperador, trató de favorecer en todo lo que pudo a los cristianos que en aquel momento, y dependiendo de la voluntad de cada uno de los emperadores, eran perseguidos en mayor o menor medida. Como pudo y a escondidas, logró reunirse con el Papa Víctor I y le pidió que confeccionase una lista con los cristianos de Roma condenados a trabajos forzados en las minas de Cerdeña. Con la lista en la mano se marchó y, después de una noche de placer, consiguió el perdón de todos. Aquel día, Cómodo mostró que tenía corazón… o que era imposible negarle nada a Marcia.

Imagen: La Odisea del cine

Share

Switch to our desktop site