• Pingback: Akrabuamelu, el verdadero Rey Escorpión

  • cayetano gea

    Un poquito de verdad histórica y un montón de leyenda. Hay que vender el producto, hacerlo atractivo para el gran público. El negocio del Séptimo Arte.
    Un saludo.

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Jhon

    No es que defienda la película, pues es malilla, pero solo por la portada es evidente de que palo. Si quieres rigor hostórico no te veas una película de acción, mírate un documental.

    • Julio Antonio García

      Hombre, mucho rigor histórico no, pero algo nunca viene mal, además las historias contadas con más rigor quedan muchas veces mejor que sus contrapartidas “pirotécnicas” y las películas, más exitosas.

      Es como “Noe” o “Hercules” el nombre de esas películas sirve para poco más que atraer a la gente, luego la mayoría sale quejándose del bodrio que les han metido, no tengo nada en contra de un tio que se parece a Hercules pero que lucha en un coliseo romano, o de otro que construye un arca para salvarse de un diluvio y que no se parece en nada al “Noe” bíblico, pero no los llames como la historia original para no confundir a la gente.

      • Pasa Pollo

        La diferencia es que en el caso de Noé o Hércules no hablamos de Historia sino de mitología. Pero sí que estaría bien que fuesen un poco más fieles a esa idiosincrasia.

        • Julio Antonio García

          El caso es que para la película media americana, que algo sea histórico, mitológico o no, es irrelevante. Cada vez más lo único que hacen es coger el nombre de una historia o leyenda y luego inventarse directamente las tonterías más estrafalarias para justificar una acción o unos efectos que ni vienen a cuento. Todo vale por la acción y efectos sin argumento.

  • http://www.oscarvelazquez.es/ Oscar

    Y si hablamos de 300… ya es para morirse de risa

  • Pingback: Akrabuamelu, el verdadero Rey Escorpión | APHU

Switch to our mobile site