• Pingback: unoalmes o más

  • Pingback: Eduardo Recuero Cara

  • Pingback: ƒernando √alle

  • Pingback: Jose Serrano

  • Pingback: Manuel Cid Manso

  • Pingback: víctorlópezjaramillo

  • Pingback: vendettavndt8

  • Pingback: Kim Nguyen Baraldi

  • Pingback: Kennia Velázquez

  • Pingback: NIEVES

  • Pingback: Uchiha Sasuke

  • Pingback: El octogenario que derrotó a un batallón de nazis

  • Pingback: El octogenario que derrotó a un batallón de nazis

  • http://www.losmundosdejairo.blogspot.com jairo

    Sin duda un gran hombre y es una lastima que su historia saliese tan tarde a la luz

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @jairo, aunque un poco tarde, el caso es que su sacrificio no quedó en el olvido.

  • Mercedes

    Tipo valiente… Cuantos heroes anonimos. Beso

  • http://latinajadediogenes.blogspot.com Cayetano

    Se las jugó y se la jugó. Al fin y al cabo tenía escasas posibilidades de salir vivo de esa. Si se hubiera negado a los alemanes, se lo habrían cargado igual. Así que, como Sansón contra los filisteos, se inmoló por una noble causa.
    Un saludo.

  • Alfonso

    O lo que es lo mismo, que cayó bajo el fuego de las ametralladoras con los alemanes, y tuvieron que escribir un final un tanto peliculero para disimular.

  • http://r-bigriver.blogspot.com/ rafa

    buen post,

    ;-)

    rafa.-

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Mercedes, conforme los vayamos descubriendo… dejarán de serlo. :)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Cayetano, tal como conocía al bosque creo que hubiese podido despistar a los nazis y salvar el pellejo. Creo que decidió jugársela con todas las consecuencias.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Alfonso, la crónica de Boris Polevoy así lo contó. Otra cosa es lo que realmente pasó…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @rafa, muchas gracias :)

  • http://elinteriorsecreto.blogspot.com laMar

    Un héroe sin duda. Al final salió a la luz su hazaña y sacrificio, pero que triste que tardaran tanto en descubrirlo y reconocerlo.
    Besos enormes :)

  • http://http.//www.oscarvelazquez.es Oscar

    No era partidario de Stalin, pero murió por la patria :s pobre hombre

  • http://maireencuenta.wordpress.com Maireen

    El buen hombre, un héroe, sin duda.

    Lo que me aterroriza es que convirtieran eso en un cuento infantil.

  • Pingback: El octogenario que derrotó a un batallón de nazis | Noticias - d2.com.es

  • Domingo

    Lo mas interesante es que no simpatizaba para nada con el gobierno comunista

  • http://www.mundoeva.com Carola

    Seguramente cayó bajo fuego “amigo” de sus propios compatriotas, pero tampoco tenía muchas alternativas. Si se negaba al pedido alemán lo mataban y si no se negaba lo mataban igual. Al menos lo hizo haciéndole un bien a su patria y a los suyos.

  • Pingback: Rober Ferreras

  • Pingback: Alexia

  • Pingback: mariano

  • Pingback: El octogenario que derrotó a un batallón de nazis | Grace To You

  • Pingback: Antonioz

  • Pingback: Fran de Numantia

  • Pingback: Roberto Prada

  • http://laneuronaimpasible.blogspot.com/ mariano-waspy

    Está claro que no se debe confiar en el enemigo y menos si acepta “traicionar” a los suyos, Que se lo pregunten a Judas…

  • Pingback: Compartir Lectura

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @laMar, y los que nos quedan por descubrir y, peor aún, todos los que pasaron sin pena ni gloria y no podremos recuperar su memoria.

    Un beso

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Oscar, no son incompatibles… :)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Maireen, y “Los cuentos de Gulliver”…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Domingo, como he dicho antes: no son cuestiones incompatibles…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Carola, conociendo el bosque como lo conocía, seguro que habría tenido alguna ocasión de escaparse. Pero “vete tú a saber”

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Mariano, y menos si parece un desvalido anciano que ya lo dice el refrán: “más sabe el diablo por viejo que por diablo”.

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: Johana Cevallos Vera

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com/ Xurxo

    Lo curioso es que el ejército rojo le creyera al niño :)

    Un saludín.

  • Pingback: El octogenario que derrotó a un batallón de nazis | Noticias HMX

  • Pingback: Chema Barragán

  • Pingback: Marc toda Garcia

  • http://rayajosenelaire.blogspot.com Chema Barragan

    La historia de este hombre me recuerda a la trama de ‘El Guía del Desfiladero’ en la que un nativo de cierta región guía a los ‘Vikingos invasores’ por los caminos más tortuosos. Realmente se merecía ser tratado como un ‘héroe’.

    Un fuerte abrazo Javier :)

  • Pingback: Antonio del Castillo

  • Pingback: Marcos Ley

  • Pingback: Curiosa Historia

  • Pingback: DR

  • me pican los oblongos

    1º.- Me recuerda a la leyenda rusa de Susanin, o sea, que me suena a tópico cuento de propaganda estalinista.

    1º.- No sé por qué relaciona al ejército alemán con el ejército nazi, a no ser que se refiera directamente al relacionado con las SS.

    • r

      Durante el mandato de hitler el ejercito aleman fue nazi. Asi como el ejercito sovietico fue rojo.

  • Pingback: Angel Ballester

  • http://www.curiosahistoria.com/ CuriosaHistoria

    Si fuera una película y no una historia real habría sobrevivido, si duda lo merecía, una lástima.

  • Pingback: El anciano que derrotó a un batallón de nazis | MiBahia.net

  • http://www.sagitaire17.com/ sagitaire17

    Hola Javier,
    Aquí la prueba de que personas aparentemente insignificante pueden tener mucho peso en la historia.
    Buen inicio de semana,y un abrazo.

  • Javier C.

    La verdad es que no veo ningún acto de heroísmo en el hecho de llevar, a sabiendas, a una panda de pobres diablos (sean del signo que sean) hacia una muerte segura.

    Sólo pensando que cualquier soldado del ejército alemán merecía, de por sí, la muerte; y que tal muerte no sólo era ‘justa’ sino además ‘buena’… sólo entonces puede uno decir: ¡Qué gran hombre el que contribuyó a matar a muchos!

    Lo cierto es que así, tomando a “los nazis” como una abstracción, como una encarnación demoníaca, se hace justo lo que toda ideología fascista hace: convertir al Otro en algo inhumano. En algo que puede y debe exterminarse.

    (No hay más que ver cómo en la cultura popular son sistemáticamente esa clase de malvados a los que no importa matar del modo más brutal, numeroso o grotesco: ocupan un lugar vacío, de no-humanidad, como los zombies o los vampiros. Son, sin más, monstruos).

    Lo falaz de la cosa reside en lo siguiente: o eran hombres, y sufrían, y luchaban por su patria (aunque su Causa fuera, como toda Causa que asesina a gente, monstruosa), y tenían miedo, y estaban metidos en un fregado (muchos de ellos, los de abajo, los que se alistaban a la fuerza, o porque no sabían lo que hacían: no, desde luego, los altos cargos, los líderes del partidos, que ésos sí se creían algo más su papel), y murieron horriblemente por una Causa absurda (como morir por el Imperio Romano, por Babilonia, por Stalin: una vez muerto, al muerto le da lo mismo)…
    O no eran hombres, sino un atajo de perros miserables.

    Yo comprendo que este señor mayor, en mitad de una guerra, viéndose con la posibilidad de joder al enemigo… pues la liase parda. Cosa muy comprensible en esa circunstancia.

    Pero llamarlo héroe (cuando, en verdad, ni salvó a nadie ni realizó un acto trascendente, cosa que es lo que hacen los héroes: hallar con sus actos una trascendencia), me parece no sólo excesivo, sino una defensa del asesinato ciego (‘ciego’ en el sentido de que él no conocía a ninguno de los soldados del batallón: los había tomado cómo símbolo de todo el nazismo; ¿qué más le daba que hubiera entre tanto soldado cinco, o diez personas excelentes, que no merecieran morir? Es la misma indiferencia que aplica Yahvé al destruir Gomorra, o Hitler al promover la ejecución de los judíos).

    En fin: que comprendo muy bien las razones de Matvey (son totalmente evidentes), así como su astucia; pero muy poco entiendo la defensa que desde aquí se le hace.

    Un saludo.

  • Pingback: El anciano que derrotó a un batallón de nazis « elhistoriador.es

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Xurxo, tampoco perdía nada y dudo mucho que un niño se arriesgase a montar una mentira de tal calibre.

    Un abrazo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Chema, su reconocimiento patrio llegó tarde… pero llegó.

    Un abrazo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @oblongos, la leyenda así lo cuenta… Respecto al tema de los nazis, es verdad que no todo el ejército alemán eran nazis pero, por extensión, se ha aplicado esa denominación (error mío)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @CuriosaHistoria, es lo que tienen las películas… que les puedes poner el final que quieras.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @sagitaire17, igualmente :)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Javier, entiendo que para su país sea un héroe. Alemania estaba en plena ofensiva de invasión de Rusia.

  • Javier C.

    Sí, desde luego, para la propaganda de su país es correcto venderlo como un héroe.

    Pero eso no debe tapar el hecho innegable de que no lo era, desde luego.

    En todo caso, lo que me animó a escribir fueron, en verdad, dos cosas. La primera, el uso algo inexacto del verbo “derrotó”, en el titular; la segunda, que en general todos los comentarios tengan por bueno el que alguien arrastre a la muerte a un batallón entero. Porque sí, porque lo dice su patria.

    En cuanto a lo primero, según la RAE, el verbo “derrotar” significa:

    1. tr. Disipar, romper, destrozar hacienda, muebles o vestidos.
    2. tr. Destruir, arruinar a alguien en la salud o en los bienes.
    3. tr. Vencer o ganar en enfrentamientos cotidianos.
    4. tr. Mil. Vencer y hacer huir con desorden al ejército contrario.

    Las definiciones 1 y 2 no sirven aquí, porque lo que se le quitó a los alemanes no fue la hacienda, la salud o los bienes, sino la propia vida (decir que alguien “ha perdido tanta salud que se ha muerto” sería un chiste negro o una ironía).

    Las 3 y 4 dan por hecho que hay contendientes. Pero, en este caso, ni el batallón luchó contra Matvey, ni él contra ellos; ni fue él el que los hizo, personalmente, huir con desorden.

    El empleo de ese verbo ya me ha sonado un poco tendencioso, porque si se dice de alguien que “X derrotó a Y”, lo que suele pensarse es en la victoria -moral, ética, militar, deportiva- de X. O sea, que se está diciendo: “X ganó, venció”.
    Esa imagen de “victorioso” aplicado a Matvey no deja de resultar inexacta y ambigua, habida cuenta de que está muerto; y de que, por muchos honores que reciba, y por mucho que se le honre la memoria, Matvey va a seguir igual de muerto ahora o dentro de 1.000 años. Incluso podrían renombrar a Rusia toda como “Matvey-landia”, que al mismo Matvey le dejaría indiferente. Como murió allí mismo, la idea de vencedor también se me cae de las manos. Perdió lo único que conlleva la pérdida de todo lo demás: la existencia misma.

    El verbo exacto sería “engañó”, o “traicionó”. Pues Matvey, lo que hizo, fue, precisamente, embaucar al batallón. Ellos, los alemanes, pensaban que les guiaba bien, y él resultó estar llevándoles a su pérdida. El verbo “traicionar” presupone tal vez un compromiso más fuerte, que no se daba en este caso.

    Así que, en fin, el verbo adecuado -para que no parezca que se está vendiendo lo de Matvey como una grandeza- es “engañar”.

    En cuanto a lo segundo, no dejan de producirme escalofríos los siguientes comentarios:

    “Así que, como Sansón contra los filisteos, se inmoló por una noble causa.”

    “El buen hombre, un héroe, sin duda.”

    “Su sacrificio no quedó en el olvido.”

    Lo que se afirma aquí, sin más, es que Matvey llevó a la muerte, por engaño a un batallón de soldados (que se me corrija si yerro, pero suelen componerse de entre 300 y 1000 hombres); y que debido a esa hermosa hazaña asesina, es “un buen hombre”, respondía a “una buena causa”, y que, afortunadamente, “su sacrificio” se está recordando.

    Vamos, hablando en plata: Si la “Causa buena” lo legitima, provocar la perdición de 500 personas es algo digno de un “buen hombre”, algo que merece ser recordado.

    O yo le tengo demasiada aversión a eso de ir matando a gente en nombre de causas abstractas, o aquí se están diciendo cosas que van contra el sentido común.

    Desde luego que su país le considera un héroe. Con la vida de los muertos se fraguan las buenas propagandas políticas. En esa consideración de héroe no hay ninguna diferencia con cómo cualquier otra patria creaba sus mitos. También Napoleón era un héroe para los franceses, y lo único que hizo fue matar en el campo a unas cuentas generaciones de franceses que luchaba por Su causa.

    No quiero parecer un vulgar troll, ni quiero enzarzarme en una discusión absurda. Con mucho tino usted mismo ha saltado por encima de mis explicaciones sobre la naturaleza demoníaca impuesta a los nazis, de modo que, le rogaría, se las volviese a leer.

    No es asunto baladí que la gente justifique la muerte, por “una buena causa”, de un batallón entero de seres humanos (que no otra cosa eran los nazis; tan seres humanos como los judíos a los que ellos ejecutaron).

    Para cargarse a alguien, y más en una guerra, hace falta fe. Fe en la patria (el Franquismo juzgando a los enemigos de la patria, por ejemplo), Fe en el futuro (el Imperio Romano creyéndose elegido por los dioses para someter a los pueblos), Fe en una Idea (el nazismo y sus delirantes chorradas sobre la raza aria), o Fe en que hay razones de verdad para matar a gente porque sí.

    “Jamás la falta de fe y el descreimiento han dicho una mentira o apretado el gatillo de un arma”.

    Este Matvey tenía fe; una fe tan religiosa como irracional en su patria, en que los soldados eran malos, o en que merecían morir. Los arrastró a la muerte y murió él también. Ironía de ironías.

    Claro que en Rusia, la Madre Patria, están encantados: “¡Qué siervo tan obediente, tan ejemplar, que muere y hunde a gente en el nombre de su amantísima Rusia! ¡Ya podrían morir más siervos nuestros y hundir por el camino a uno cuantos enemigos!”.

    (Y quien dice Rusia dice Francia, Estados Unidos, Irak o lo que sea).

    Pero que aquí, gente como nosotros, del pueblo; gente que vive (o debería) sin odios, sin ideas fijas. Gente que, como yo, pasamos por esta página para leer sus interesantísimas historias…

    Que aquí defendamos una Causa capaz de causar muertos, me parece sin más, abominable.

    Lo que menos quiero es iniciar una disputa o “llevar razón” personalmente.

    Sí me gustaría que fuera consciente de lo que le estoy intentado razonar.

    Un saludo.

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: willy yang

  • Pingback: Carlos Suasnavas

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    Propaganda Stalinista…pero es cierto que allí en la Guerra se involucró absolutamente todo el pueblo
    La Gran Guerra Patriótica…

  • Pingback: Raúl Valtierra

  • Pingback: Alejandro Bravo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Javier C., por el tema del verbo utilizado en el titular, puede que sea un poco “exagerado” pero hay que considerar que fue su plan, además de jugársela personalmente, el que consiguió derrotar al batallón con la culminación de la intervención del ejército rojo.
    Por el hecho de la opinión general sobre el post, y los comentarios, cada uno expresa su opinión… otra cosa es que a ti, personalmente, te pueda parecer cuestionable.
    Es difícil, y a veces un error, interpretar y juzgar hechos pasados con nuestra mentalidad, desde el sillón de casa… y en una guerra (que a Kuzmin ni le iba ni le venía como al 90% de los que se ven involucrados en ellas).
    Como decía Voltaire sobre el origen de todas las guerras:
    “Un genealogista prueba a un príncipe que desciende en línea directa de un conde cuyos padres celebraron un pacto de familia hace tres o cuatrocientos años con una noble casa de la que ni siquiera existe el recuerdo.
    Esta casa tenía vagas pretensiones sobre una provincia cuyo último poseedor murió de apoplejía. Esta provincia protesta inútilmente contra los supuestos derechos del príncipe; dice que no desea que la gobiernen y expone que para dictar leyes a vasallos, éstos tienen que consentirlo; pero el príncipe no hace caso de estas protestas porque cree su derecho incontestable. Reúne a multitud de hombres, los viste de grueso paño azul, les manda marchar a derecha e izquierda y se dirige con ellos a la gloria.
    Otros príncipes oyen hablar de ese gran número de hombres puestos en armas y toman también parte en la empresa, cada uno según su poder, y llenan una extensión del territorio de asesinos mercenarios. Acuden multitudes que se encarnizan unas contra otras, no sólo sin tener interés alguno en la guerra sino sin saber por qué se promueve.
    Lo maravilloso de esta empresa infernal es que cada jefe de los asesinos hace bendecir sus banderas e invoca a Dios solemnemente antes de ir a exterminar a su prójimo. Cuando un jefe sólo tiene la fortuna de poder degollar a dos o tres mil hombres, no da las gracias a Dios; pero cuando consigue exterminar a diez mil y destruir alguna ciudad, entonces manda cantar el tedéum.”

    Aquí nadie ensalza la muerte ni la justifica, simplemente se dice lo que a cada uno piensa de una situación o hecho concreto.

    Gracias por tus comentarios. Un saludo

  • Pingback: Xabier Cortés

  • Pingback: Milagroso repollo

  • Pingback: El octogenario que derrotó a un batallón de nazis

  • Pingback: Satai

  • Pingback: Gildardo

  • Pingback: Francisco Vázquez

  • Pingback: jose

  • Pingback: amaia alberdi

  • Pingback: Rubén

  • Pingback: Nikkita

  • Pingback: Luis Cano

  • Pingback: Ramon Llorens

  • http://www.elblogdeluna.wordpress.com elblogdeluna

    Pienso que ante los nazis Kuzman trató de defenderse; si no hubiese aceptado guiarlos por el bosque también lo hubiesen matado. Se le ocurrió la idea de agotarlos porque creyó que en la emboscada final podría salvar su vida. Un saludo

  • Pingback: ||||||||||||||||||||

  • Pingback: Yo misma

  • Pingback: Eva Epstein

  • Pingback: Gabriel Epstein גבא

  • Pingback: Ricardo Rojas B.

  • Pingback: El anciano que derrotó un batallón nazi “ Biriuk ” | Descargar Peliculas,Musicas Gratis Programas Gratis, Juegos Gratis, Series Gratis, Anime y Mangas

Switch to our mobile site