Tras la Perestroika puesta en marcha por Mijail Gorbachov en la Unión Soviética, la caída del Muro de Berlín (1989) y el desmantelamiento de la URSS, varias repúblicas, entre ellas Estonia, se independizaron.

Fueron tiempos difíciles: desplome económico, caos social y, lo más peligroso, abandono de instalaciones militares. Una de estas instalaciones militares, abandonada en 1993, se encuentra en Arukula, a unos 20 km de Tallín (Estonia). En las fotografías se pueden observar, todavía, máscaras de gas y armas que los niños de la zona utilizan para jugar.




Y si ésto ya es grave, hay algo que me sorprende: según las imágenes,

¿por qué los formularios e indicaciones estaban en castellano?




Yo no puedo contestar a la pregunta, si alguien puede y quiere hacerlo…

Fuente: War Relics Forum

Share