Camilo José Cela Trulock (1916 – 2002) fue un autor enormemente prolífico, novelista, periodista, ensayista, editor de revistas literarias, conferenciante, académico español, Premio Príncipe de Asturias de las Letras, Premio Cervantes y, como colofón, Premio Nobel de Literatura.

Un grande de nuestras letras sin pelos en la lengua y al que le gustaba llamar las cosas por su nombre. Y digo esto porque pocos se prestan a contar con tanta claridad y lujo de detalles anécdotas de su vida como… su primera vez.

Me inicié en los arcanos del rijo con una esquinera de la calle Desengaño, rubia teñida, más bien metida en carnes y muy perfumada, que me chistó, me enseñó una teta y me catequizó sin mayor esfuerzo (…) durante el acto, mi paternaire me tenía abrazado y mientras yo hacía lo que podía ella calcetaba una bufanda para un hijo (…) la lana me hacía cosquillas en la espalda y no faltó nada para que me estrenase con un gatillazo

Es lo que tienen las mujeres, que pueden hacer dos cosas a la vez. El pobre don Camilo bastante tenía con mantener… el tipo.

Fuente: Camilo J. Cela – Memorias, en Revista “Gente” de Diario 16.

Share