• Pingback: Bitacoras.com

  • Cayetano

    La figura de Adriano levanta pasiones enfrentadas. Ni ángel ni demonio. Un emperador. Un hijo de su tiempo. Lejos quizá de esa visión edulcorada que nos supo servir magistralmente M. Yourcenar en su novela “memorias de Adriano”.
    Un saludo.

    • Gabriel Castelló Alonso

      Nos ha llegado un Adriano muy sensible de la pluma de Yourcenar, aunque estoy completamente de acuerdo contigo, era un romano pragmático de su tiempo, y una insurrección no se resuelve con flores ;-)

  • Blanca

    Las memorias de Adriano es uno de mis libros favoritos, tal vez no fue muy bien retratado, pero tiene verdades como templos.

    Sobre el libro de Costampla la recomendación de que hay que leerle está servida.

    Un beso

  • http://www.oscarvelazquez.es/ Oscar

    Los patriotismos extremos no llevan a ninguna parte, bueno si, ala destrucción, y la historia se repite cada vez… no aprendemos del pasado y encima olvidamos

  • Costampla

    Excelente post Javier.  Muchas gracias por mencionar COMPENDIO DE RELATOS en este artículo.  Es un honor y un orgullo contar con amigos como tú. Un abrazo comp

  • rosscanaria

    Los romanos y los judíos, eterno dilema…
    Me ha encantado esta entrada Javier y por supuesto apoyo la moción “todos a leer el Compendio de Relatos de nuestro amigo Costampla”
    Abrazo a los dos y lindo fin de semana,

  • cristián Alvarado.

    Akiva ben iosef, este rabí lo he encontrado en otras publicaciones de distinta índole, pero tengo la duda si es el mismo de la antiguedad o es un nombre común, porque también aparece en textos cabalisticos contemporáneos donde se refieren a el como un gran maestro iluminado, pero en realidad es más referencial su mención en varios articulos. En cuanto a Adriano, es uno más de los salvajes representantes del imperio romano, claro, como los demás dejó su firma en la historia.

Switch to our mobile site