• Pingback: Blogs Culturales

  • Pingback: alefonca

  • Pingback: Maria

  • Pingback: DeHistoria y Hoy

  • Pingback: Miguel A. NORIEGA

  • Pingback: senovilla

  • Pingback: senovilla

  • Pingback: Goefry

  • Pingback: Óscar Velázquez

  • Pingback: HdH

  • Pingback: fabriciano

  • Pingback: Francisco Exposito

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Sanción a un guardia civil por "falta de autoridad dentro de la esfera conyugal" (1940)

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    Al tal General Luis Pilar ese me gustaría verle en su dormitorio tragando quina en presencia de la Generala…
    Dime de lo que presumes….

  • Pingback: Borja De Diego

  • http://latinajadediogenes cayetano

    Pero si siempre mandan más las mujeres de generales y guardias civiles que ellos mismos. ¿Quién mangoneaba más en bodas y eventos? ¿Paco o La Collares? No sé de qué se extrañaban los mandos de la Benemérita.
    Un saludo.

  • http://senovilla-pensamientos.blogspot.com/ senovilla

    Autoridad dentro de la esfera conyugal, un párrafo para ver que el mundo gracias a dios cambia, aunque lentamente, pero cambia.

    Un abrazo ;-) )

  • Pingback: Sanción a un guardia civil por "falta de autoridad dentro de la esfera conyugal" (1940)

  • Pingback: Chema Barragán

  • http://www.varlania.blogspot.com Chema García

    Por lo que leo, ante una sanción previa que le habían impuesto y que él, no iba a reclamar nada (por que sabía de sobra que sólo agravaría las consecuencias, de aquella ya sabes que no había lo de la “Reformatio in peius”), sin embargo, fue ella la que si se dirigió a su superior (yo intuyo que verbalmente y le diría 4 verdades). Ante lo cual y cómo a ella no la podían sancionar por ello, encima a su marido le metieron una sanción doble. Ojo de aquella no es que no tuviera huevos el susodicho, sino que como se te ocurriera decir algo para defender lo que tu considerabas un abuso de autoridad, encima te echaban a la calle y sin posibilidad de cobrar un duro de pensión, por lo tanto… No era cuestión de gallardía sino de mirar precisamente por dar de comer a tus hijos y a tu mujer. ;)
    Recomiendo leer el libro: Los rojos de la Guardia Civil de José Luis Cervero, para entender un poquito esta situación de esa época. Javier genial post, cómo siempre!!

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    Por calzonazos no? jajaja encima de cornudo apaleado.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Kikas, este es de los que grita en el trabajo porque en casa sólo sabe asentir

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @cayetano, una cosa es que mande y otra, muy distinta, que lo hagan por escrito y de tú a tú.

    Salu2

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @senovilla, es este aspecto cambio pero “tan despacio”…

    Un abrazo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Chema, las mujeres siempre fueron más osadas incluso sabiendo que poco, o nada, podían conseguir.
    Gracias por tu recomendación. Un abrazo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Oscar, hay que cosas que en público, y ante la autoridad, no se puede desvelar… :)

  • http://cristalescrito.blogspot.com Jose

    Ver para creer, menos mal que los tiempos avanzan.

    Abrazo

  • Pingback: Pablín Castañón

  • Pingback: Angel Fdez

  • Pingback: Sanción a un guardia civil por "falta de autoridad dentro de la esfera conyugal" (1940) | Noticias - d2.com.es

  • Tere Silla N ueva

    Me encanta, te reinventas y nos sorprendes cada día.BSSS

  • http://elinteriorsecreto.blogspot.com laMar

    Lo de publicarlo para que todo el mundo se entere ¡es auténticamente genial! Gracias por la nueva lección ;)
    Besos enormes

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @José, en esta cuestión en concreto para bien, aunque despacio.

    Un abrazo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Tere, de eso se trata, no?

    Un beso

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @laMar, la publicidad de estas ridículas situaciones deja en evidencia a sus protagonistas.

    Un beso

  • Pingback: Javier Falcón

  • Pingback: Gladyzs

  • http://enmalaga.eu/ Antonio

    1. Me ha encantado la palabra granjear. Me refería (mal) antes a ella sin la n. Todos los días se aprende algo. Gracias.

    2. Yo creo que ocurrió al revés. El benemérito estaba hasta el gorro de su señora y santa esposa, y la mandó a pedir un traslado.
    Su superior, en connivencia con el benemérito, le dió cuatro días de vacaciones conyugales “arrestado” en el cuartelillo, bebiendo vino, jugando a las cartas con sus no menos beneméritos compañeros, y libre de su señora esposa, que debía ser de armas tomar.

    XD

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com/ Xurxo

    Es verdad que han cambiado cosas, pero lo que temo no ha cambiado es el abuso de autoridad, que siempre encuentra nuevas maneras de expresarse.
    Es muy útil leer las fuentes originales y poder saber de dónde venimos, para vigilar las influencias que quedan en nuestra siquis. ( Faaa )

    Un abrazo.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Antonio, la tuya es “otra” versión de la historia :)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Xurxo, el abuso de autoridad es algo innato en la propia disciplina militar luego, en casa, cada uno hace lo que puedo o, mejor dicho, le dejan.

    Un abrazo

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: Chema Barragán

  • Pingback: JM Noticias

  • Pingback: Reina

  • Pingback: Rebeca_Ll

  • http://www.lahistoriaenmislibros.com Eva

    Joer el pobre, cuatro día de arresto por no vestirse por los pies, jajajajaja.

  • Arístides

    ¡Qué mala suerte!
    Apaleado por los dos lados.

    Saludos

  • Pingback: Claudio Cáceres

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Eva, igual el que le impuso la sanción, en casa, tenía lo mismo… El caso es que quede en casa.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Arístides, si es que hay días que es mejor no levantarse de la cama.

    Salu2

  • Pingback: Daniel Ceballos

  • Pingback: Yo misma

  • Pingback: Nikkita

  • Pingback: fidelmartin

  • Pingback: Ana Schwarz

  • http://fernandosolera.es Fernando Solera

    Esto me recuerda la célebre frase de “En mi casa mando yo, pero se hace lo que dice mi mujer”. Por mucho que reglamenten, esa ley natural no la va a cambiar ningún cuerpo, por muy benemérito que éste sea.

  • http://violetasdeahauac.blogspot.com/2011/05/hombre-mujer-sociedad.html Ana Schwarz

    No se si reír o llorar…..
    Y luego nos preguntamos…. ¿De dónde viene este ABERRANTE MACHISMO?

  • cc

    Encuentro de todo punto precipitado extraer como conclusión de esta sanción que todo fue debido a una ausencia de arrestos maritales. A mi juicio, la clave se encuentra en las tres primeras líneas del segundo párrafo, cuando se “entiende” que las solicitudes de cambio de residencia responden una falta de autoridad del esposo o un acuerdo establecido entre ambos. El orden resulta curioso. Es decir, que la Benemérita sospechaba que se trataba de un plan orquestado por la pareja, pero no sería adecuado para el cuerpo afirmar que uno de sus miembros se había sublevado. Creyeron que una insubordinación tendría peor repercusión que una debilidad de carácter.
    Además, ambos sabían que si era ella la encargada de manifestar el desacuerdo de los dos, no iba a recibir ningún tipo de sanción.
    Al menos esa es mi lectura.
    Un abrazo tinerfeño, con mucha autoridad.
    CC

  • http://paseandohistoria.blogspot.com Kassiopea

    Falta saber si es que la señora fue al cuartel a montarles el pollo a los superiores del marido. Pobre hombre, y con la mentalidad de aquella época que lo arresten por calzonazos jajajajaja. Una historia bien curiosa.

    Saludos.

  • http://curioson.blogspot.com/ Froilán

    Es evidente que, mientras nos acompañe la salud, seguiremos mostrando en nuestros pequeños cuadernos, historias tan curiosas como la que hoy abordas en el tuyo.
    Gracias también a nuestro amigo Senovilla.

    Un abrazo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Fernando, esa frase se podría aplicar en muchos hogares…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Ana, en los cuerpos en los que rige la disciplina militar ha costado más tiempo eliminar el machismo.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @cc, es simplemente el texto de la sanción (con la doble versión parece más ecuánime y menos machista). Me imagino la reunión en la que se adoptó esta medida: ese calzonazos sería lo más suave que se escucharía.

    Un abrazo.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Kassiopea, supongo que este carabinero pidió traslado voluntario a Melilla para poder comenzar una nueva vida donde nadie lo conociese :)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Froilán, esta historia se la debo a nuestro buen amigo Senovilla.

    Un abrazo

  • Pingback: Monica Hidalgo

  • http://nataliapastor.blogspot.com/ Natalia Pastor

    Es curiosa esa afirmación de “o mutua inteligencia entre ambos”, más profunda de lo que pueda parecer.
    A fin de cuentas, lo que desprende el texto es que la mujer del Guardia Civil formaba “de facto”, parte de la Benemérita.
    Esto se aplicaba también en el Ejército.

  • Pingback: costampla

  • Pingback: Trianarts

  • el gato con botas

    me sorprende ver como hablais de la benmerita cuando la sancion está impuesta por el cuerpo de carabineros, para algo tan normal en el tiempo que no se pude juzgar con los ojos de hoy. la benemerita era infinitamente peor, mas descarnada, sanguinaria para con sus subordinados, cruel e injusta para las clases de base, hoy aunque algo amortiguado no ha cambiado ni una pizca, sé lo que digo, los mismos perros con distintos collares, si no lo hacen es porque no pueden, no porque no lleven ese germen en su fuero interno.
    Se podrian escribir rios de tinta sobre este tema tan viejo y… tan actual.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @el gato con botas, como digo en el post, el Cuerpo de Carabineros de España se integró en el de la Guardia Civil en 1940.

  • el gato con botas

    Efectivamente pero para la fecha del correctivo impuesto (denominación real) de ninguna manera pudo llevarla a cabo el tal Luis Pilar, porque ya no existía esa fuerza con esa denominación, se habian integrado en la benemerita TRES MESES ANTES, y en todo caso debía haber sido el civilero (verdaderos carniceros de la época) el que tenía la potestad sancionadora sobre esa supuesta víctima que nunca se dió, como se deduce facilmente de la falsedad del documento.
    Así en el artículo 4º de la Ley del 15 de marzo de 1940, podía leerse: Se suprime la actual Inspección General de Carabineros, cuyos cometidos y funciones se agruparán en una sola Sección de la Dirección General de la Guardia Civil a cuyo Director General pasarán las atribuciones conferidas actualmente a la Inspección General del Cuerpo de Carabineros. El personal de este cuerpo estará adscrito a los distintos servicios que por esta Ley se fijen como privativos del Cuerpo de la Guardia Civil, en la forma que, con arreglo a las aptitudes y condiciones de su personal, determine el Director General.
    De todas formas, apreciado javier la historia de esta Institucion tiene varias vertientes en función a quien la realice, todavia estamos pendientes de que alguna vez un porfesional de la Historia coja pluma y papel y plasme la realidad, a buen seguro mucha gente se llevará gran sorpresa con nosotros, verdaderas víctimas de atropellos, injusticias, miedos, desarraigos y miles de calificativos más en este sentido, vigentss aún a pesar de los “cambios”. No es oro todo lo que reluce, ni es jamón todo lo que se vende.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @el gato con botas, si quieres te ofrezco la oportunidad de poder expresar tu opinión en un post, o los que necesites, de lo que tú llamas sorpresas, injusticias, desarraigos… Si te parece, mándame un email y lo hablamos.

    Un saludo

  • el gato con botas

    Gracias Javier, tengo medios y oportunidades, además de mi propio blog y sin embargo no lo pongo. Lo que yo llamo injusticias etc., son tan reales que solo aquellos que las hemos vivido las conocemos y para nosotros queda… de momento a modo de estigma, pero para tu acerbo personal te sugiero consultes algunos de esos beneméritos que peinan canas y así sabras de primera mano a que me refiero, a esa Guardia Civil barroca, extraña y heróica, cuyas heoricidades están muy lejos del esterotipo que le han adjudicado para engordar el cerdo de la satisfacción directora, hazañas diarias enraizadas en sufrimiento y lágrimas compartidas por todos y cada uno de los miembros de la paupérrima familia que participaba como el titular de sus desgracias.
    En fin Javier no me extiendo más, doy por concluida mi intervención, solo un apunte, si quieres saber… pregunta aquellos que te pueden dar respuesta veraz, sólida y contundente, si verdaderamente quieres conocer aquello que al parecer admiras.

  • emi

    No sé como estará ahora el cuerpo, pero mi suegra me contó que si no tenían las viviendas de las casas cuarteles impecables al marido le tocaba hacer mas guardias que a un tonto. Y antes no era moco de pavo la disciplina militar que se les aplicaba. Un saludo a todos y a los miembros de la Benemérita que tanto buen trabajo callado hacen.

  • Pingback: Ángela Contreras

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: María Inés Jara

  • Pingback: Rafael F. Iglesias

  • Pingback: Angel Ballester

  • J. Luis López de Guereñu Polán

    En cuestión de sanciones y discriminación de la mujer durante el régimen de Franco me lo creo todo.

Switch to our mobile site