Tag Archive for: deporte

Un acto de dignidad en un partido de fútbol de 1936

02 jul
2 julio 2014

El Mundial de Fútbol “Brasil 2014” transcurre en su segunda fase y a estas alturas ya es evidente que los principales beneficiarios del evento son los grupos económicos ligados a la FIFA y las élites económicas y políticas locales. Para el pueblo brasileño la celebración del Mundial en su país ha significado desalojos forzados, militarización de los barrios y represión que se cobró la vida de decenas de personas. Por eso, cuando el fútbol ha sido raptado por las corporaciones y el poder, es importante recordar un acto de dignidad que tuvo como protagonista a la selección de fútbol peruana en las Olimpiadas de 1936.

Los Juegos Olímpicos de 1936 se celebraron en Berlín (Alemania) entre el 1 y el 16 de agosto. La elección de la sede se había realizado en 1931, dos años antes de la llegada de los nazis al poder. Aunque hubo en un primer momento un intento de boicotear los Juegos por parte de varios países, finalmente optaron por participar. Sólo España, con el gobierno de la Segunda República, boicoteó los Juegos, además de organizar una competición paralela, la Olimpiada Popular de Barcelona, que debió suspenderse por la guerra. Participaron de los Juegos de 1936 casi 4.000 deportistas de 49 países en 19 disciplinas deportivas y 129 especialidades. Para el régimen alemán era una forma de mostrar la magnificencia del nazismo y para evitar dar una mala imagen ante el mundo se retiraron de las calles los carteles antisemitas.

Los Juegos Olímpicos no estuvieron exentos de controversias, pero un hecho que merece destacarse es el partido de fútbol entre las selecciones de Perú y Austria por los cuartos de final. La selección sudamericana venía de golear 7-3 a Finlandia, y ahora se enfrentaba con el país natal de Adolf Hitler en el Estadio Hertha Platz. El partido se celebró el día 8 de agosto y hasta los primeros 75 minutos de juego los austríacos se imponían por 2-0. Sin embargo, la selección peruana reaccionó en los últimos 15 minutos y logró empatar el partido con goles de Jorge Alcalde y Alejandro Villanueva. En aquel momento, un grupo de aficionados peruanos abandonaron las tribunas y bajaron al campo para alentar de cerca a su equipo. Durante el tiempo suplementario el árbitro anuló tres goles peruanos, aún así Perú se impuso por 4 a 2 con dos goles del delantero “LoloFernández. Esta humillación de la selección austríaca por parte del “Rodillo Negro” -así llamaban a la delantera peruana- no podía permitirse en unos Juegos planificados desde el III Reich para mostrar la superioridad de la raza aria. Por ello, los alemanes presentaron una protesta ante el Tribunal de Apelaciones alegando que la presencia de los aficionados peruanos en el campo de juego había intimado a los jugadores austríacos, llegando a decir que uno de ellos había sacado una pistola y los había amenazado. También se argumentó que el estadio no cumplía con las medidas necesarias para jugar un partido de fútbol. El Tribunal, compuesto exclusivamente por europeos, convocó una reunión el 10 de agosto a las 10 horas, pero la delegación peruana no llegó a tiempo porque fue retrasada por un desfile alemán que se desarrollaba en las calles. Con apoyo del Comité Olímpico y de la FIFA, se resolvió suspender el partido y ordenar que se jugara nuevamente a puerta cerrada.

Selección Perú

Perú se negó a repetir el partido por considerarlo un robo. Además, hay que tener en cuenta que el jugar a puerta cerrada podía facilitar que se cometiera un nuevo fraude. Toda la delegación olímpica peruana, compuesta por 59 deportistas, apoyó la decisión de la selección de fútbol y se retiraron de los Juegos el 12 de agosto. La delegación colombiana se sumó a la protesta en un acto de solidaridad latinoamericana y también se retiraron. Las delegaciones de Argentina, Chile, Uruguay y México expresaron su solidaridad con Perú, aunque sin abandonar la competición. En Lima la decisión del Tribunal de Apelaciones fue recibida como un insulto y decenas de personas se movilizaron ante el Consulado Alemán atacándolo con piedras. La llegada de la delegación al Puerto de Callao fue recibida por una multitud que los ovacionó como héroes. Gracias a estas maniobras, la selección austríaca llegó hasta la final donde fue derrotada por la Italia fascista de Benito Mussolini, que ya había ganado la Copa del Mundo de Italia de 1934 y volvería a hacerlo en Francia en 1938.

La selección peruana de fútbol tuvo en las Olimpiadas de 1936 un acto de dignidad al negarse a ser partícipe de aquel fraude por haber humillado en el terreno de juego al país natal del dictador Adolf Hitler. Michael Dasso, miembro del Comité Olímpico Peruano, declaró:

No tenemos fe en el deporte europeo. Hemos venido aquí y hemos encontrado un puñado de comerciantes.

Teniendo en cuenta los poderosos intereses económicos que podemos observar en las últimas Copas del Mundo, parece que su frase conserva plena vigencia.

Colaboración del escritor e historiador Luciano Andrés Valencia.

Share

El telegrama que concedió al Madrid el título de Real

25 may
25 mayo 2014

Ayer disfrutamos de un espectáculo en el partido que enfrentó al Real Madrid con el Atlético de Madrid por la Champions 2014. Un Real Madrid que apeló al “espíritu de Juanito”, a las épicas remontadas europeas para llevarse la Décima ante un Atlético que aúna calidad, sacrificio y un motivador brutal como es Simeone. Aprovechando el evento, hoy os quiero contar cómo el Madrid adquirió lo de “Real”. El 29 de junio del año 1920, el Madrid Football Club, nombre con el que se fundó la entidad en 1902 por los hermanos catalanes Padrós, recibió por parte del rey Alfonso XIII la denominación de Real. Parece ser que como agradecimiento al campeonato nacional que organizaron los Padrós para conmemorar su mayoría de edad y el comienzo de su reinado como tal -hasta la fecha actuó como regente su madre-. Campeonato que sería el germen de la actual Copa del Rey y que ganó el Vizcaya al Barcelona por 2 a 1.

Telegrama

Además, se añadió al escudo la corona borbónica que se perdería en tiempos de la República, cambiándose  por la banda morada de la bandera republicana. Tras la Guerra Civil se recuperó la corona y se mantuvo la banda.

Escudos Madrid

Fuente: Diario Ya

Share

La canasta que obligó a cambiar las reglas del baloncesto

03 jul
3 julio 2013

En los cuartos de final de la V Copa de Europa, temporada 1961-62, el campeón español, Real Madrid, debía medirse al campeón italiano, Ignis Varese, por el pase a las semifinales. En esta época los enfrentamientos se producían a doble partido pasando a la siguiente eliminatoria el equipo con mayor suma de puntos en el global de la eliminatoria. El sorteo decidió que el primer partido se disputase en campo italiano y el partido de vuelta en la capital española.

El partido de ida se celebró el día 18 de enero de 1962 en Varese, un pueblecito cercano a Milán donde estaba ubicada la factoría de Ignis que daba trabajo a la mayor parte de la población. El campo era una ratonera: suelo de cemento, escasa iluminación y el público a pie de pista. El ambiente era ensordecedor, con 2.000 enardecidos hinchas italianos gritando “¡Forza, Varese!”.

Real_Madrid

La plantilla del Real Madrid estaba entonces formada por Emiliano Rodríguez, Carlos Sevillano, José Lluis Cortés, Wayne Hightower, Stan Morrison, Lolo Sáinz, Julio Descartín, José Ramón Durán, Llopis y Lorenzo Alocén con Pedro Ferrándiz como entrenador. El Madrid mantuvo una cómoda ventaja pero varias decisiones arbitrales, las faltas personales y alguna lesión llevaron a los italianos a empatar el partido a 80 puntos a falta de unos segundos…. Pedro Fernández pidió tiempo muerto. Sacó a Lorenzo Alocén y le dijo:

Ya sabes lo que hay que hacer…

Ferrándiz

Ferrándiz

Ferrándiz ya lo había comentado con sus jugadores antes del partido… era mejor perder por dos puntos e intentar remontar en casa que una prórroga de cinco minutos en aquellas circunstancias. Además, advirtió que nada más terminar el partido saliesen corriendo hacia los vestuarios. Sacaron de fondo y Alocén anotó en su propia canasta… el Madrid perdió por dos puntos. Siguiendo el plan previsto, y para evitar suspicacias, sus compañeros le recriminaron lo que acababa de hacer. El público se volvió loco de alegría y los árbitros no entendían qué pasaba, pero los jugadores del Varese comprendieron la jugada y comenzaron a protestar.

El Varese protestó ante la FIBA por la autocanasta pero el Madrid no había vulnerado ningún artículo del reglamento, así que el resultado tuvo que darse por bueno. Unos meses más tarde, la FIBA modificó el reglamento:

La autocanasta anotada en los últimos instantes de un partido que evite un empate como resultado final, comportará la inmediata descalificación del equipo durante dos años y multa de 1.000 dólares.

En el partido de vuelta, disputado en el Frontón Fiesta Alegre el 7 de febrero de 1962, el Real Madrid venció al Ignis por 83-62 y pasó a la siguiente ronda.

Con este artículo me voy a tomar unas vacaciones para desconectar hasta el día 15 de julio. Han sido varios meses de mucho trabajo pero recompensado con creces (dos libros publicados en 7 meses). Y para compartir alegrías, que así saben mejor, os voy a dejar un par de regalos de dos amigos que sortearé entre todos los que comenten o muevan por la red este artículo: Devotio de Gabriel Castelló y Rayajos en el aire, el libro de Chema Barragán (firmados por los autores).

Devotio-cubiertaLibro Rayajos en el aire

Share

¿Por qué acabó encerrado en un gulag en Siberia el Pelé ruso?

10 feb
10 febrero 2013

En los Juegos Olímpicos en 1956, celebrados en Melbourne (Australia), la selección de fútbol de la URSS se alzaba con la medalla de oro. La estrella de aquel equipo era Eduard Streltsov, un joven delantero veloz y habilidoso que triunfaba en el Torpedo de Moscú… le llamaban el Pelé ruso. Dos años más tarde, con 21 años, era encerrado en un gulag siberiano. ¿Qué ocurrió en esos dos años?

Streltsov -el primero de la foto- con la selección olímpica.

Streltsov -el primero de la foto- con la selección olímpica.

Después de una semifinal épica en la que la URSS consiguió derrotar a Bulgaria con 9 jugadores -se lesionaron dos jugadores soviéticos y todavía no se permitían las sustituciones- remontado el partido con dos goles de Streltsov, en la final frente a Yugoslavia el seleccionador soviético decidió dejar en el banquillo a su joven estrella y jugó en su lugar Nikita Simonyan. A pesar de esta decisión, los soviéticos consiguieron el triunfo. Como los suplentes no recibían medallas, fue el propio Simonyan quien le ofreció la suya a Streltsov reconociendo que habían llegado hasta allí gracias a él…

No te preocupes, ganaré muchos más trofeos en el futuro.

En el Kremlin se organizó un evento para homenajear a los triunfadores de Melbourne, a la que asistió la delegación de fútbol soviética y los miembros más destacados del Politburó, entre los que se encontraba Yekaterina Furtseva -la mujer más poderosa del país- que asistió con su hija de 17 años. Ésta, estaba prendada de la joven estrella y quería conocerle a toda costa; para su madre, aquel noviazgo podía consolidar su posición en el partido. Lamentablemente, Streltsov no estaba por la labor y la rechazó con buenas palabras… después de algunos vodkas, y ante la insistencia de madre e hija, dijo:

jamás me casaría con esa cara de mono

Yekaterina Furtseva no olvidaría aquel desplante y para empeorar más su situación, si cabe, Streltsov rechazó los ofrecimiento de los dos equipos más poderosos de Moscú (CSKA, el equipo del ejército rojo, y el Dynamo de Moscú, el equipo del KGB) para quedarse en el humilde Torpedo… Había firmado su destino. El 25 de mayo de 1958, en plena preparación del Mundial de Suecia, estaban concentrados en las afueras de Moscú en una dacha propiedad de Eduard Karakhanov, oficial del ejército rojo. A la mañana siguiente, después de una noche de fiesta, Streltsov era arrestado y acusado de la violación de Marina Lebedeva, una joven de 20 años que había conocido en la fiesta.

Tras un primer interrogatorio de la KGB, firmó una declaración jurada declarándose culpable… fue juzgado y condenado a 12 años de trabajos forzados en un gulag de Siberia. Cuando se conoció el arresto, los trabajadores de la ZIP, empresa a la que pertenecía el Torpedo, organizaron una manifestación en la que participaron más de 100.000 personas gritando que aquello fue una venganza. La KGB se encargó de acallar las protestas. ¿Por qué firmó aquella declaración cuando había enviado un carta a su madre declarando su inocencia? La presión y las amenazas de la KGB, y la promesa de que si firmaba le permitirían participar en el Mundial de Suecia… volvió a caer en la trampa. Sin la participación de Streltsov, la URSS caería ante Suecia, selección a la que hacia poco tiempo había derrotado 6-0 con 3 goles de Streltsov.

Después de siete años recluido en el gulag se le condonó el resto de la condena y Streltsov, fiel a su equipo, regresó al Torpedo con el que fue campeón en 1965 y 1968 y él mismo declarado mejor jugador en las temporadas 1967 y 1968. Murió en 1990 a causa de un cáncer de garganta. El Torpedo le rindió homenaje, al que para muchos habría sido el mejor jugador del mundo, poniendo su nombre a su estadio y colocando una estatua en los alrededores.

Investigaciones posteriores han descubierto fotos de Marina Lebedeva en las que aparece en la cama de un hospital con moratones que podrían demostrar la violación, pero… ¿fue Eduard Streltsov? Muchos creyeron en su inocencia y en 2001 se creó el Comité Streltsov, encabezado por el ajedrecista Anatoly Karpov y el alcalde de Moscú Yury Luzhkov, para limpiar su nombre. Tras el suceso de la dacha, Marina Lebedeva desapareció del mapa y se cuenta que durante años estuvo visitando la tumba de Streltsov para depositar un ramillete de flores.

Estatua Eduard Streltsov

Estatua Eduard Streltsov

Fuentes e imágenes: The Sport Blog, The Guardian, Historias deportivas

Share

La primera peineta, como gesto despectivo, que apareció en una fotografía

20 ene
20 enero 2013

El gesto tan utilizado hoy en día de levantar de forma obscena el dedo corazón manteniendo la mano cerrada – la peineta – tiene su origen en la antigua Grecia. En la obra Las nubes del dramaturgo Aristófanes, en el 423 a.C., mostró su animadversión hacia Sócrates. En esta comedia, un labriego poco instruido queda sorprendido al conocer la existencia de los versos dáctilos – en la métrica grecolatina, el dáctilo es un pie compuesto por una sílaba larga seguida de dos breves – que explica el poeta. El labriego piensa que al hablar de dáctilo Sócrates se refería a dedo, así que levanta el dedo corazón y pregunta: ¿éste tal vez? El gesto se extendió rápidamente como sinónimo de zafiedad y llegó hasta nuestros días.

El autor de la primera peineta fue el lanzador profesional de béisbol Charles Gardner Radbourn, apodado Old Hoss, en una fotografía del equipo Boston Beaneaters fechada en 1886. Radbourn jugó 12 temporadas en la Major League Baseball (MLB): Buffalo Bisons (1880), Providence Grays (1881–1885), Boston Beaneaters (1886–1889), Boston Reds (1890), and Cincinnati Reds (1891). En 1884, Radbourn se convirtió en el segundo lanzador de las Grandes Ligas de Béisbol en ganar una triple corona y, además, todavía ostenta el récord de victorias en una temporada con 60. En 1939 fue incluido en el Salón de la Fama.

Boston Beaneaters

Old Hoss

Después de retirarse, Radbourn abrió un exitoso salón de billar en Bloomington (Illinois) pero en un accidente de caza perdió un ojo. El resto de sus días los pasó recluido en su casa por la vergüenza que le producía su aspecto. Después de sufrir los efectos de la sífilis durante varios años, Radbourn murió en Bloomington en 1897.

Fuentes e imágenes: Ooze, Sports Yahoo

Share

El Ciclón Negro, el ciclista que rompió la barrera del color

27 sep
27 septiembre 2012

En 1865 se aprobó la Decimotercera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos que abolía y prohibía oficialmente la esclavitud en los Estados Unidos de América y, con excepciones limitadas (como a los condenados por un delito) prohibió la servidumbre involuntaria. Pero en el día a día, sobre todo en los Estados del Sur, todavía existían prejuicios raciales.

Marshall Walter Taylor nació el 26 de noviembre de 1878, en el estado de Indiana. Su padre, Gilbert, el hijo de un esclavo Kentucky, luchó por la Unión en la Guerra Civil y luego trabajó como cochero de los Southards, una familia adinerada de Indianápolis. Cuando Taylor era un niño, solía acompañar a su padre para ayudarle con los caballos y entabló una estrecha amistad con Dan, el hijo de los Southards de su misma edad. De hecho, cuando Marshall tenía 8 años, se llegó a mudar a la casa de los Southards donde recibió la misma educación que Dan. Aquellos felices recuerdos se truncaron cuando la familia se trasladó a Chicago y Marshall tuvo que volver a su casa… a la cruda realidad. Con 13 años tuvo que ponerse a trabajar para ayudar a la economía familiar y lo hizo de repartidor de periódicos con la bicicleta que los Southards le habían regalado cuando se marcharon. Aquella bicicleta se convirtió en su compañera inseparable.

Un avispado comerciante local, propietario de la tienda de bicicletas Hay and Willits, se fijó en la facilidad que Marshall tenía para hacer piruetas y acrobacias con la bici, así que lo contrató para hacer exhibiciones en la puerta de la tienda para atraer clientes. En las exhibiciones se vestía con un uniforme militar y desde aquel momento se quedó con el apodo de “Major“. La tienda en la que trabajaba patrocinaba una competición ciclista local y el día de la carrera Tom Hay, su jefe, le llevó, en teoría, sólo para verla… cuando llegaron le apuntó: con 13 años, Marshall “Mayor” Taylor ganaba su primera competición con una superioridad abrumadora. Durante algunos años más siguió trabajando en la tienda y compitiendo en algunas carreras amateur pero con 17 años conoció a Louis Munger, un exciclista y fabricante de bicicletas, que se convertiría en su manager y, sobre todo, en un buen amigo.

Munger le inscribió para competir en una carrera profesional en Indianápolis… aunque sólo podían competir blancos. En un principio pensaron echarlo pero luego decidieron que sería mejor dejarlo participar… ¿Qué iba a hacer un amateur negro contra los profesionales blancos? Con 17 años batió dos récord en pista (mile y fifth mile). Aunque la respuesta de los organizadores fue prohibirle volver a participar y no validar aquellos registros, ahora todos conocían al Ciclón Negro. Munger se lo llevó a Worcester (Massachusetts) donde tenía la fábrica y compitió en New York en una prueba de resistencia de seis día, consiguió terminar pero decidieron que no competería más en en este tipo de pruebas. Pero lo que sí consiguió en New York fue hacerse profesional.

En 1897 comenzó a competir en el circuito nacional pero el color de su piel le supuso muchas limitaciones: los promotores de las pruebas del Sur le impedían participar, otros muchos competidores le insultaban y lo tiraban de la bici en plena carrera, incluso uno le llegó a coger del cuello y lo dejó inconsciente (se saldó con una multa de $ 50)… Pero no sólo en la competición, cuando compró una casa en un buen barrio de Worcester los vecinos hicieron una colecta para recomprarla por $ 2000 más, algunos hoteles se negaban a alojarlo… Aún así, Taylor consiguió siete récords mundiales, ganó 29 de las 49 carreras que disputó como profesional y en 1899 logró el Campeonato del Mundo en Montreal (Canadá). Su fama saltó a Europa y los promotores franceses quisieron contratarlo y, aunque al principio se mostró reticente, accedió con la condición de no competir en domingo – era un devoto seguidor de la Iglesia Baptista -. En 1902 compitió en el circuito europeo – en igualdad de condiciones que los blancos – ganando la mayoría de las carreras en las participó y cimentando su reputación como el mejor ciclista del mundo. La gira europea continuó hasta Australia para convertirse en el deportista mejor pagado de la época ($ 30.000 anuales).

Portada de un diario francés

En 1910, con 32 años, Taylor se retiraba. Algunos fracasos empresariales, el crack del 29, la separación de su mujer y la enfermedad dejaron al Ciclón Negro solo y arruinado. Durante unos años sobrevivió vendiendo por las calles su autobiografía The Fastest Bicycle Rider in the World. En 1932, a los 53 años, murió y fue enterrado en una fosa común en el Cementerio Mount Glenwood de Chicago. Años mas tarde, un grupo de exciclistas profesionales que conocían la historia de Taylor exhumaron sus restos y los enterraron en una tumba individual con una placa de bronce que reza:

Al Campeón Mundial de ciclismo que superó el difícil camino sin odio en su corazón. Honesto, valiente, creyente, de vida limpia y caballeroso deportista. Un recuerdo a su carrera en la que siempre dio lo mejor. Te has ido pero no te olvidamos.

Fuentes e imágenes: Afrik News, Smithsonian, Cronoramia

Share

El último campeonato de boxeo sin guantes duró ¡¡75 asaltos!!

07 ago
7 agosto 2012

A John Lawrence Sullivan, conocido como The Boston Strongboy, se le puede considerar como el gran campeón de los pesos pesados en la historia del boxeo… con las Reglas de London Prize Ring, sin guantes, y también con las Normas del Marqués de Queensberry, con guantes, que se puede considerar la base de la actuales. Además, fue el primer deportista estadounidense en conseguir más de un millón de dólares en premios.

John L. Sullivan

Nacido en Boston de padres inmigrantes irlandeses, Sullivan se ganó el apodo de Strong Boy peleando en las calles de su barrio. Aunque los combates de boxeo estaban prohibidos en los EEUU, Sullivan fue ganando prestigio disputando combates clandestinos y en 1882 disputó el campeonato oficioso en Gulfport (Mississippi) contra el irlandés Paddy Ryan. Lo derrotó y Sullivan se convirtió en el primer campeón de EEUU. Al año siguiente, y durante un año, estuvo recorriendo el país defendiendo el título, retando a diestro y siniestro e incluso llegó a ofrecer un premio en metálico a cualquiera que aguantase en pie cuatro asaltos… sólo un hombre consiguió el premio.

Pero el combate que nos ocupa tuvo lugar el 8 de julio de 1889. Enfrentó al campeón contra Jake Kilrain, más joven y menos dado al alcohol que Sullivan, y sería el último en disputarse sin guantes. Inicialmente se iba a celebrar en Nueva Orleans pero las autoridades se enteraron y lo prohibieron, para que no volviese a ocurrir se hicieron todos los preparativos en secreto: se eligió la pequeña ciudad de Richburg (Mississippii) en la que el sheriff hizo la vista gorda por 200 dólares y los espectadores, previo pago de 15 dólares, subían a los trenes que los llevaría al combate sin conocer su destino. Sullivan llegó al combate con la pinta de llevar varios días sin dormir y como recién salido de un barril de whisky, algo nada raro, y Kilrain fresco como una rosa… a las 10:30 de la mañana comenzaba la carnicería. Los golpes volaban de uno a otro lado, incluso algunos ilegales, en el cuarto asalto – que duró 15 minutos – la oreja de Sullivan colgaba como un pellejo, los ojos de Kilrain se hinchaban, el aspirante trataba de mantenerse lejos de los poderosos golpes de su rival, el whisky que llevaba en el cuerpo Sullivan – y que seguía tomando con té entre asalto y asalto – ya no le hacían sentir los golpes pero en el asalto número 44 Sullivan comenzó a vomitar… parecía el final:

Sólo whisky, no me des más té… me sienta mal – Le dijo a su preparador.

Tras más de dos horas de mamporros – los asaltos terminaban cuando un boxeador caía o cuando ponía una rodilla en tierra con el fin de coger aire durante una cuenta de 30 segundos – , y con ampollas en la espalda por el sol abrasador, llegó el asalto ¡¡¡75!!!… Mike Donovan, el preparador de Kilrain, tiró la toalla. El campeón retuvo el título y lo volvió a conseguir en la modalidad con guantes hasta que fue derrotado en 1892 por Jim Corbett.

Fuentes e imágenes: Britannica, East Side Boxing, Sports Illustrated

Share

El fútbol no lo inventaron los ingleses sino los chinos

19 jul
19 julio 2012

Si hace poco descubrimos en el juego de la paganica el origen el golf, hoy descubriremos el origen del fútbol… en el siglo III a.C en China.

El fútbol moderno fue creado en Inglaterra tras la formación de la Football Association, cuyas reglas de 1863 son la base del deporte en la actualidad pero los primeros registros del cuju o tsu chu (literalmente patear una pelota) datan del siglo III a.C. Aparecen en un manual militar que incluye el juego en el programa de pruebas físicas a las que eran sometidos los soldados como entrenamiento. Los soldados se dividían en dos equipos y, sin utilizar las manos, debían meter una pelota de unos 30-40 cm. de diámetro (hecha de cuero y rellena con pieles o plumas) en la portería contraria. La portería en cuestión, que no estaba protegida por un portero, era un agujero recortado en una tela seda y colgada en lo alto de dos palos de bambú… a unos 9 metros. Por tanto, se requería una especial habilidad para practicar este juego… sólo estaba hecho para jugones.

Al principio, los partidos de tsu chu únicamente se celebraban entre militares y durante los festejos de cumpleaños del Emperador pero durante la dinastía Han, desde el 206 a. C. hasta el 220, el juego se popularizó de tal forma que se extendió por toda China y ya servía cualquier pretexto para celebrar un partidillo. En tiempos de la dinastía Ming (1368 a 1644) el tsu chu cayó en el olvido… ¿Tendría que ver que los famosos jarrones peligraban con la práctica del tsu chu?

Otra versión del origen del fútbol… el juego japonés Kemari. (Gracias Chema)

Fuentes e imagen: Origins of football, Expert Football, Macau Historia

Share

Manual para jugar al golf en medio de una guerra

24 may
24 mayo 2012

Durante cuatro meses, de julio a octubre de 1940, la fuerza aérea alemana, Luftwaffe, intentó conseguir la superioridad aérea sobre la Royal Air Force británica (RAF), en el transcurso de la primera mitad de la Segunda Guerra Mundial en la llamada Batalla de Inglaterra. No fue una única batalla sino varias campañas de ataques aéreos sobre suelo británico con el objetivo de destruir la mayor cantidad posible de aviones de la RAF, imponer el caos y desatar el pánico de la población para las posterior invasión de Inglaterra.

El Richmond Golf Club, a diez millas del centro de Londres y con más de 2.500 hectáreas, fue uno de los lugares que sufrieron los bombardeos de la Luftwaffe.

Este club privado de golf decidió que ni los bombardeos ni la guerra iban a impedir que sus socios practicasen su deporte favorito. Eso sí, decidieron publicar un manual adaptado a las nuevas circunstancias… una guerra:

  1. Se pide a los jugadores que retiren la metralla o los restos de las bombas para no causar daño a las máquinas segadoras.
  2. En las competiciones, durante un bombardeo, los jugadores pueden ponerse a cubierto sin ninguna penalización.
  3. Las posiciones de  bombas de acción retardada localizadas, están señalizadas por banderas rojas pero no garantiza la distancia de seguridad.
  4. La metralla o los restos de bombas en los fairways (calles) o en los bunkers que se encuentren a un palo de distancia de la bola, podrán retirarse sin penalización.
  5. Una bola movida por la acción del enemigo puede ser reemplazada, o si se pierde o se destruye, la bola podrá ser dropada en el lugar más cercano del agujero sin penalización.
  6. Una bola que cae en el cráter de un bomba puede ser dropada al punto más cercano fuera del agujero sin penalización.
  7. Un jugador cuyo golpeo se ve afectado por la explosión simultánea de una bomba, puede jugar otra bola desde el mismo lugar pero penalizado con un golpe.

Fuente: Wartime Golf Rules

Share

Severianus Ballesteris, el primer campeón en la historia del golf

07 may
7 mayo 2012

Lógicamente Severianus Ballesteris es mi versión latinizada de nuestro campeón Severiano Ballesteros fallecido hoy hace un año y al que me gustaría rendir homenaje con este post.

El golf, tal y como hoy lo entendemos, parece que fue un invento de los escoceses. En el siglo XIV los duros escoceses de las Highlands golpeaban con unos bastones las piedras para embocarlas en los agujeros que hacían los conejos. Incluso en 1457, Jacobo II, rey de Escocia e implicado en la guerra de las dos Rosas, llegó a prohibirlo, so pena de horca, porque sus súbditos dejaban a un lado sus prácticas militares para jugar al golf.

Pero echando marcha atrás, hasta la Antigua Roma, encontramos un juego llamado paganica que podría considerarse el origen del golf. Con un palo curvo de madera se debía golpear una pelota de cuero rellena de lana o plumas, algo más grande que las actuales, con el objetivo de acercarla o golpear un objetivo concreto (árbol, roca…). Se supone que los romanos lo introdujeron en la provincia romana de  Britania, centro y sur de la actual isla de Gran Bretaña, y desde allí pasaría a Caledonia (Escocia).

El poeta Marco Valerio Marcial lo cita en sus Epigramas:

Esta pelota (paganica) formada de plumas bien prietas, es menos blanda que un balón (follis) y menos compacta que la pequeña pelota (trigonica)

Fuentes: Encyclopedia Britannica, The Golf Professor, Golf Information,

Share

El partido de fútbol de la muerte, cuando el triunfo se pagaba con la propia vida.

23 abr
23 abril 2012

Supongo que muchos recordaréis la película Evasión o victoria (1981) en la que la selección alemana de fútbol se enfrentaba a una selección formada por prisioneros de guerra durante la Segunda Guerra Mundial y en la que se planteaba la disyuntiva de aprovechar el partido para una evasión masiva o derrotar a los alemanes en el terreno de juego, pues, como casi siempre pasa, la realidad superó a la ficción.

A comienzos de los años treinta el régimen estalinista, con su programa de colectivización, había provocado una terrible hambruna que acabó con la vida de más de 7 millones de ucranianos (Holodomor o Genocidio Ucraniano); por lo que cuando los alemanes comenzaron la invasión de la Unión Soviética, en 1941, algunos ucranianos los apoyaron al verlos como sus salvadores de las garras del tirano Stalin. Aún así, la mayoría luchó junto al ejército rojo en la defensa de Kiev, donde tras dos meses de asedio sufrieron más de 700.000 bajas entre muertos, heridos y prisioneros. El brutal régimen impuesto por los alemanes en los territorios ocupados convirtió a sus inicialmente partidarios en opositores. Los alemanes, conocedores de esta situación, decidieron congraciarse con el pueblo ucraniano y crearon un campeonato de fútbol entre varios equipos locales. Uno de estos equipos, el FC Start, estaba formado por varios jugadores del Dynamo de Kiev que, tras la ocupación, trabajaban en una panadería. El FC Start derrotó a todos los equipos locales e incluso a otros compuestos por húngaros y rumanos. Y aquí vieron los alemanes su ocasión para demostrar su superioridad… deportiva. En Kiev, el 6 de agosto de 1942, se disputó un partido entre el FC Start y un equipo de pilotos de la Luftwaffe alemana. Lo que iba a ser una muestra de la supremacía de la raza aria se convirtió, para alegría de los ucranianos, en una humillación… el FC Start venció por 5-1.

Partido de la Muerte

Pero aquello no iba a quedar así. Se organizó la revancha tres días más tarde y se preparó todo a conciencia: se reclutaron a los mejores jugadores alemanes, el árbitro era un miembro de las SS, antes del comienzo del partido recibieron una visita en los vestuarios para indicarles qué hacer y las consecuencias de su hipotética victoria… Además, el estadio fue tomada por las SS para controlar la euforia del público. Los equipos saltaron al terreno de juego e hicieron los correspondientes saludos: los alemanes brazo en alto al grito de Heil Hitler y los ucranianos, por su parte, parecía que iban a seguir las recomendaciones cuando extendieron el brazo… pero se llevaron la mano al pecho y gritaron Larga vida al deporte para regocijo de los espectadores. A pesar del nefasto arbitraje los ucranianos llegaron al final de la primera parte ganando 3-1. Durante el descanso, volvieron a recibir otra visita recordando el peligro que corrían sus vidas si ganaban. Cuando se quedaron solos discutieron qué hacer… si no podemos luchar contra ellos con las armas, los derrotaremos en el campo de fútbol y, además, devolveremos la esperanza a nuestros compatriotas. Saltaron al terreno de juego y consiguieron la victoria por 5 a 3. El público estalló de alegría y las SS comenzaron, como ellos sabían hacer, a rebajar la euforia. ¿Qué pasaría ahora con los jugadores?

A los pocos días del partido, los jugadores fueron detenidos por la Gestapo y llevados al cuartel de la policía secreta de Korolenko Street, donde fueron interrogados y torturados. Después los deportaron al campo de exterminio de Babi Yar. En este punto hay varias versiones pero todas coinciden en asegurar que tres jugadores fueron ejecutados: Nikolai Trusevich (portero y capitán del equipo), Alexei Klimenko (el jugador que poco antes de terminar el partido y a puerta vacía se giró 180º y disparó hacia el centro del campo) e Ivan Kuzmenko. Se cuenta que las últimas palabras de Trusevich fueron “el deporte rojo no morirá jamás“. En 1971, se erigió un monumento escultórico en el estadio Zenit de Kiev en memoria de aquellos héroes.

Fuentes e imágenes: Kiev Life, Big Soccer y la idea de Luis Fernando Trigueros seguidor del blog.

Share

¿Cómo arreglaba Franco las tanganas en los partidos Madrid-Barcelona?

11 ene
11 enero 2012

Durante el año pasado tuvimos la suerte de disfrutar de varios enfrentamientos entre el Real Madrid y el Barcelona, y la desgracia de contemplar como la rivalidad mal entendida desembocaba en tanganas. Que pase entre aficionados, aún siendo criticable, es más entendible pero es lamentable que ocurra entre profesionales. A veces, más de las necesarias, a los medios de comunicación también les gusta calentar los previos de los partidos y, al día siguiente, hacer crónicas más centradas en lo puramente extradeportivo. Las tanganas no son exclusivas del fútbol moderno pero, en tiempos de Franco, las crónicas evitaban meter el dedo en la llaga… por imperativo legal.

Tras un partido Madrid-Barcelona en la década de los cuarenta, los directores de los periódicos recibieron esta notificación:

A partir de esta fecha y a los efectos de informaciones y crónicas deportivas, fundamentalmente futbolísticas, este periódico habrá de observar, necesariamente, las siguientes instrucciones dictadas por la superioridad: no se podrá publicar más material que la denominada “película del partido” y el comentario a su desarrollo. Quedan prohibidas las incidencias que pudieran ocurrir ajenas al juego, y dentro de éste, todo lo que haya podido resultar antideportivo y aun dentro de las reglas del mismo, suprimiendo las tan usadas frases de “patadas alevosas”, “juego subterráneo”, agresiones entre jugadores, actos de gamberrismo entre el público… y en general todo aquello que pueda enconar o exacerbar las pasiones entre las distintas regiones españolas.

Fuente: Los años del NODO – Rafael Abella y Gabriel Cardona

Share

Switch to our desktop site