25 mensajes para “Un juez de paz que no tenía muy claro lo de la decisión salomónica”

  1. Carameloman dice:

    Cuando pensé que la historia no me iba a gustar…ZAS! Giro inesperado =) Muy buena Javier!

  2. Kikas dice:

    Jejeje, no me lo puedo creer….
    Hay un montón de chistes sobre la Presidenta de Argentina del mismo pelo….

    • Este es lo que en la Argentina se conoce como “chiste de gallegos” (equivale a los de Lepe) aclarando que todos los españoles son gallegos para los argentinos :) Muy buena anécdota que seguramente es cierta, no hagas caso a los trolls Javier, saludos

      • Cristian Alexis dice:

        Como dices, un chiste “de gallegos” aqui es muy similar a esta historia verídica que nos trae el blog. También es cierto que acá a todos los españoles les decimos “gallegos” y creo que es porque gran parte de los inmigrantes españoles que hicieron mi país, provenían de Galicia, como mi ascendencia (soy Fernández, mis bisabuelos eran de Lugo) Dicho sea de paso, festejo que se burlen de la ridícula presidente que desgraciadamente nos representa, si existen esos chistes en España sobre ésta mujer, ojalá sean cada vez más, cosa que no veo difícil, dado que ella misma es un chiste viviente. Muy buena anécdota, se la contaré a mi tío, el que tiene el restaurant en Alcalá, seguramente crea que es “un chiste de gallegos” Saludos desde el otro lado del mundo.

  3. Karlsterio Kovas dice:

    Esto es un chiste, no una historia. No hay ninguna constancia de que lo
    que se cuenta aquí haya ocurrido de verdad: ni el pueblo, ni la fecha,
    ni el nombre del juez… Yo lo había oído anteriormente como un chiste.
    Dentro de poco veremos chistes de Jaimito comentados como sucesos reales.

    • Javier Sanz dice:

      La fuente es el libro “Anécdotas de la Historia” de Pancracio Celdrán Gomáriz: licenciado en Lengua y Literatura Hispánicas y doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid, también tiene un máster en Historia Comparada y es diplomado en Historia de Oriente Medio, Lengua y Literatura Inglesas, Literatura Comparada y Lengua y Cultura Hebreas.

  4. Cayetano dice:

    Eso pasa por leer la Biblia y aplicar las lecturas a pies juntillas. Jejeje.
    Un saludo.

  5. Juan Carlos López dice:

    Ja, ja, ja.

    La anécdota, imaginaria o no, apunta tanto a la ignorancia del juez como, y esto es, me parece, más importante, a la humanidad maternal del secretario, si es que se admite el adjetivo.

  6. jairo F Quindos dice:

    jjijijijiji que bueno hay grandes jueces de paz jijijiji este al menos entrego al niño a alguien

  7. Oscar dice:

    LOL! jajajaja, y se acabo asi, o hubo mas?

  8. Manuel Guisande dice:

    Yo me creo todo, vamos que si me lo creo… y perdona que te deje este enlace relacionado con cosas de jueces y de esa época. Un saludo Javier http://manuelguisande.wordpress.com/2009/04/27/una-sentencia-inapelable/

  9. jajaja, desde luego el juez no tenía demasiado clara la razón de Salomón para entregar el niño a su madre auténtica…
    Un besazo Javier y que tengas una estupenda semana,

  10. Indíbil dice:

    Pues vaya con el Remigio…
    ¿Sería el padre de la criatura?
    0:-)

  11. ¿Soy el único que cree que en realidad el juez de paz ejerció correctamente la “decisión salomónica”? (apropósito o no) El objeto mas que determinar la madre, era saber quien se interesaba por la criatura y por consecuencia mejor padre sería, y ya que ninguna de las “madres” se interesaba pues el buen Remigio era mejor elección para el niño, que cualquiera de las silenciosas madres, otra forma de verlo.

  12. Yerlin Velásquez dice:

    hahahahahaah como me he reido con el final

  1. [...] Un juez de paz que no tenía muy claro lo de la decisión salomónica [...]

  2. [...] >> extraído de: http://historiasdelahistoria.com/2013/01/13/un-juez-de-paz-que-no-tenia-muy-claro-lo-de-la-decision-… [...]

Deja un comentario

Switch to our mobile site