• Pingback: Mr_Rockmantico

  • Pingback: Pablín Castañón

  • Pingback: Almanzor

  • Pingback: Edmundo Pérez

  • Pingback: Club Divoblogger

  • Pingback: Ariel Brailovsky

  • Pingback: jose navas pareja

  • Pingback: Histovisualita

  • Pingback: DeHistoria y Hoy

  • Pingback: Compartidos @Goefry

  • Pingback: Manuel Alqsar

  • Pingback: Chema Barragán

  • Pingback: Marcos Ley

  • Pingback: Juan Luis Acero

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Top Tuits

  • Pingback: Las ratas preñadas tendrán 4 semanas para abandonar la ciudad

  • http://http.//www.oscarvelazquez.es Oscar

    :o a veces hay sentencias tan absurdas, que estoy seguro que son una cámara oculta

  • Pingback: Pedro

  • http://rayajosenelaire.blogspot.com Chema Barragan

    jaaaaaajajajaja, con el permiso de Oscar y, como no, el tuyo… me parece a mí que los absurdos eran las propias gentes del lugar… Dios mio!! hay que ver cuantas tonterías es capaz de hacer la peña… jaaaajaja, si por lo menos hubiesen llamado al Flautista de Amelín… jaaaajajaj.

    Un fuerte abrazo :)

  • http://rayajosenelaire.blogspot.com Chema Barragan

    perdón, que error tan absurdo, jaaaajaja… quise decir ‘Dios mio!! hay que ver cuantas tonterías hace la peña… jaaajaja

    otro fuerte abrazo

  • Pingback: Alvaro Rojas

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Oscar, la desesperación y la “confianza” en la justicia de la época… y una dosis de ingenuidad.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Chema, esta debe ser la versión “jurídica” del flautista de Hamelín…

    Un abrazo

  • Pingback: Jesús del Río

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: José Rafael Catalán

  • http://abaloriospvv.blogspot.com/ Pilar

    Un pueblo de orden, supongo que después contrataron a un famoso flautista ¿no?

  • Pingback: Sergio_moncho.

  • Pingback: Maria

  • Pingback: Rafael López Diez

  • Pingback: Jorge González

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Pilar, o directamente a un exterminador…

  • http://latinajadediogenes.blogspot.com Cayetano

    La segunda parte, con juicio y abogado, es de chiste; pero la primera, con el ultimátum para que se fueran, se parece mucho al bando que se publicó en la época de Felipe III para expulsar a los moriscos. Creo que las ratas fueron mejor tratadas.
    Un saludo.

  • http://elinteriorsecreto.blogspot.com laMar

    ¿Las ratas de entonces sabían leer? Como han cambiado los tiempos jajajajaja. Me ha encantado ;) )
    Besos enormes mi Gladiador

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    Y yo que creía que el monopolio de gente fumada se daba en mis alrededores…

  • http://maireencuenta.wordpress.com Maireen

    ¿Y no les asignaron siquiera un defensor de oficio? Porque hasta el más bobo podría haber alegado que las ratas no sabían entender un calendario, jejeje.

  • Pingback: Axl Wallace

  • Pingback: Kennia Velázquez

  • Pingback: Rocio_Juárez

  • Pingback: amaia alberdi

  • Pingback: Blanca

  • Pingback: José Carlos

  • Pingback: CC

  • Pingback: Xavier Calpena

  • Beatriz

    Ese “justo y coherente donde los haya” … Es un post genial. Gracias por las sonrisas.

  • cc

    Los juicios sobre animales siempre consiguen asombrarnos y extrañarnos porque a día de hoy resulta imposible concebir que un sistema jurídico fuese capaz de encauzar a seres irracionales para celebrar las sesiones pertinentes con total convicción y seriedad por parte de los celebrantes. Es lógico entender que el alegato del abogado de la acusación se basaba en las declaraciones de los campesinos afectados por la virulencia de la plaga, pero ¿y el de la defensa?¿Acaso entendía el idioma de las ratas? ¿Cómo podía erigirse en representante de los derechos civiles ratoniles? Absurdo y demencial.
    Por otro lado me surge un interrogante: ¿acudieron a la justicia “en primera instancia” o habían solicitado previamente su intervención a la iglesia para que realizara algún ritual?

    Un abrazo tinerfeño, rodeado de gatos.
    CC

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Cayetano, nada se conoce de la ejecución de la sentencia…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @laMar, cuando las palabras se convierten en “palos” todos lo entienden.

    Un beso

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Kikas, todo depende en qué círculos te muevas…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Maireen, sí tuvo abogado defensor, aunque no debía ser muy bueno.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Beatriz, muchas gracias :)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @cc, lo que plantea los juicios sobre animales, de los que hubo para todos los gustos y colores, es que la irracionalidad no exclusiva de los que llamamos animales.

    Un abrazo

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    En círculos concéntricos..por supuesto

  • Pingback: kepasa29

  • Pingback: fabriciano

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Kikas, pues así no llegarás nunca a Santiago…

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Pedro Muñoz Plaza

  • Pingback: Juan Antonio

  • Pingback: senovilla

  • http://www.losmundosdejairo.blogspot.com jairo

    sin duda ninguna iria al juzgado a firmar…

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com/ Xurxo

    ¿Y quién pagó las costas?

    Un saludín 8)

  • Tere Silla N ueva

    El tema tiene lo suyo,pero la foto se sale.No veas como se me ha puesto el cuerpo y si la ve una que yo sé….Bsssssssssssssss

  • Pingback: Adrián Fernández

  • Pingback: mariano

  • http://laneuronaimpasible.blogspot.com/ mariano-waspy

    Tuvieron suerte de que green peace estaba aun en pruebas, sino de qué !!
    un saludo

  • http://www.emancipadosdementes.blogspot.com Laura de Bife

    Javier: Si no te conociera a vos y a tu blog, o si nunca hubiera leído un post tuyo, pensaría que este es un chiste…
    De las cosas que se entera una, casi 5 siglos después!!!!
    Me da penita por ratas preñadas y los lactantes…
    Qué habrá sido de ellos, desterrados…
    Jajjaja!!
    Besos para vos.
    Lau.

  • Pingback: Carlos Suasnavas

  • Maria

    Sucede que las ratas no son muy entendidas en asuntos judiciales, no creo que haya sido mala voluntad…
    De haberlo entendido, hubieran salido ¡como rata por tirante!
    Cariños

  • Pingback: Angel Ballester

  • Pingback: Nikkita

  • Pingback: Yo misma

  • http://yacoriki.blogspot.com/ Yacoriki

    Sobre animales procesados, Carlos Fisas, en su libro Historias de la Historia, dedica un capítulo. La parte referida a loros la publiqué en mi blog http://www.yacoriki.blogspot.com/2010/06/animales-procesados.html
    Pero el mismo capítulo contiene otros procesos, entre ellos, el seguido contra ratones de campo en 1519 por la aldea de Stilfs. El abogado defensor de los ratones alegó: Que ha comprendido la acusación, mas es del dominio público que sus defendidos son la causa, asimismo, de determinadas ventajas, puesto que destruyen las crisálidas de insectos, de modo que confía en que el tribunal no les retirará su protección. Si a pesar de ello así sucediera, solicita que el tribunal obligue a la acusación a que designe para sus defendidos otro territorio, en donde puedan vivir en paz; otrosí digo: que les delegue suficiente fuerza armada que les proteja contra sus enemigos, los perros y los gatos, durante su éxodo; otrosí digo: que en el caso de que alguna de sus defendidas se hallase preñada, se le conceda un tiempo de protección justo, para que pueda dar a luz a sus vástagos, llevándolos consigo.

    Parece cosa de hace 500 años pero, sin llegar al juzgado, tenemos reciente, la detención de un loro entrenado para avisar narcos en Colombia y una señora pidió a la policía local de su ciudad la detención de un gavilán que mató a su loro, según denunció.

  • Pingback: Trianarts

  • Pingback: Miriam

  • Pingback: Ángela Contreras

  • http://www.defanafan.com Kin Haro

    Desde luego teneis informacion de lo mas variada… y esto si que no me lo esperaba. Un saludo desde http://www.defanafan.com y suerte en los 20blogs

  • Pingback: jander

  • Pingback: Goefry

  • Pingback: La Fuenteovejuna francesa que salvó a una burra

Switch to our mobile site