• Pingback: 40z0

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Luis Olaechea Moral

  • Pingback: Mauricio de Barreda

  • Pingback: Club Bloggers™

  • Pingback: Helena Hachechan

  • Pingback: El Joker

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: Malapata

  • Pingback: Óscar Velázquez

  • Pingback: Almanzor

  • Pingback: JJ

  • Pingback: piquio

  • Pingback: Top Tuits

  • Pingback: Top Tuits

  • Pingback: Goefry

  • Pingback: CCIVERA

  • Pingback: JM Noticias

  • Pingback: Borja De Diego

  • Pingback: Isabel

  • Pingback: Claudia Iraola Riera

  • Pingback: Jesús del Río

  • Pingback: La carta que, por llegar con retraso, cambió el mundo y salvó a las ballenas

  • Pingback: La carta que, por llegar con retraso, cambió el mundo y salvó a las ballenas

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: César Vizcaíno

  • Pingback: César Vizcaíno

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: laura soriano aguado

  • Pingback: laura soriano aguado

  • Pingback: juankar hernandez

  • Pingback: juankar hernandez

  • Pingback: David Vioque

  • http://www.losmundosdejairo.blogspot.com jairo

    Curioso que por una vez lo que contamina y daña la naturaleza salvase a una especie, pero…quien salvara al mundo de nosotros?

  • Pingback: Trianarts

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @jairo, el caso es que hasta 1986 no se prohibió la caza comercial, con el fin de permitir que las poblaciones de cetáceos puedan recuperarse. Y salvarnos de nosotros… está difícil

  • Pingback: 0 Caza de Ballenas

  • Pingback: Santiago Morales

  • Pingback: SeaShepherd Colombia

  • Pingback: Conocer Ciencia

  • Pingback: Andrés Sandoval

  • Mercedes García Piñeiro

    Como decia mi abuela, “nunca se sabe donde está la suerte” ;) Un beso!

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Mercedes, y más cuando los vertidos de petróleo muchas veces son responsables de muertes en el mar.

    Un beso

  • http://latinajadediogenes.blogspot.com Cayetano

    Nadie podría imaginar que un retraso tuviese tanto valor.
    Un saludo.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Cayetano, eso mismo pensó mi madre cuando tras 15 años tuvo un retraso… yo.

    Un saludo

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    Claro, seguro que la carta la mandaron en la RENFE de los años 70 (1870) y así les fue
    ;-)

  • http://elinteriorsecreto.blogspot.com laMar

    Ahora nuestra economía depende del petróleo y la caza de ballenas sigue siendo indiscriminada. Genial historia ;)
    Besos enormes

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com/ Xurxo

    El keroseno o querosén sigue siendo imprescindible en muchos sitios para alumbrarse, cocinar y calentarse. Estupenda historia :)

    Un abrazo.

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    maldito pretroleo… dependemos del y nos cargamos el planeta buscadolo… :( … una pena, aunque suerte para las ballenas

  • Pingback: La carta que, por llegar con retraso, cambio el mundo y salvo las ballenas

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Kikas, en todos sitios tenían su propia RENFE. Aquellos viajes en compartimentos en los que se compartía charla y embutidos…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @laMar, por eso digo que para las ballenas sólo fue un respiro.

    Un beso

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Xurxo, es verdad que, a fecha de hoy, todavía se sigue utilizando en muchos lugares para iluminación y cocinar. No todo el mundo avanza a la vez.

    Un abrazo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Oscar, el día que se encuentre, y se apueste por ella, una fuente de energía limpia, segura, barata y renovable el mundo será “más igual”.

  • Pingback: Gracia Sanchez

  • Pingback: Marranazas.com

  • cc

    Nuestras demandas energéticas han crecido de manera exponencial desde que descubrimos las posibilidades que nos brindaban a la hora de hacer nuestra vida más confortable. Pero de todo esto se ha derivado un problema y es que hemos dejado mella en el planeta cada vez que pretendemos satisfacer dichas demandas: talar árboles, perforar la tierra en busca de carbón, matar ballenas, contaminar aguas, tierras y atmósferas con emisiones de CO2 derivadas de la combustión de combustibles fósiles…
    Tal y como explicas en tu post hemos aprendido a sustituir unos recursos energéticos por otros que resultan más rentables en términos económicos y eso ha permitido dar un respiro a las ballenas pero aún hoy nuestra apuesta energética sigue resultando contaminante y encima limitada. Hay demasiados intereses en juego como apostar de manera clara y rotunda por fuentes de energía inagotables y limpias.
    Por otro lado, también yo fui un sorpresivo retraso materno.
    Un abrazo tinerfeño.
    CC

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @CC, estoy convencido que las propias multinacionales que controlan el mercado del petróleo son las que están poniendo trabas al desarrollo de otras fuentes de energía… se les acabaría el negocio.

    Un abrazo

  • Pingback: Froilán

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: José Carlos

  • Pingback: Pedro

  • Pingback: Jose Rafael

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: Lilus Kickus

  • Victor Vilche Torres

    Muy buena historia, me encanta tu blog.

    Victor Vilche Torres

  • Pingback: montejo

  • Pingback: David Sauce

  • Pingback: piquio

  • Pingback: Pety Trinidad Ruiz

  • Pingback: Nikkita

  • Pingback: La carta que, por llegar con retraso, cambió el mundo y salvó a las ballenas | Grace To You

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Víctor, muchas gracias

  • Ambar

    Hola Javier,maravillosa tu historia,y es así nomás,los negociados y negocios petroleros “acabarían” de alguna manera,aunque el mismo está en millones de usos y necesidades del día a día nuestro…
    Ando muy poco y casi retira definitivamente de los blogs.
    Asique te dejo un gran abrazo y millones de gracias por tus investigaciones,y por tus enseñanzas,es increible tu blog!!!!!
    Que tengas el mejor día.
    Ambar…

  • Pingback: tot llaurat

  • Pingback: La carta que, por llegar con retraso, cambió el mundo y salvó a las ballenas | Noticias HMX

  • Pingback: kenjyx

  • Pingback: Jesus Roldan

  • Cintia

    Hola, la historia es muy interesante, pero no estoy conforme, porque al día de hoy paises como Japón e Islandia cazan indiscriminadamente a estos maravillosos animales, y la verdad es una pena que el hombre este destrozando todoooo, con lo que tenemos creó ya no es sufuciente pero el egoismo del hombre va a acabar con nosotros junto con nuestra naturaleza.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Cintia, digamos que fue un respiro… En 1986 se prohibió la caza comercial excepto un cupo determinado para algunos países, como Japón, por temas “culturales”. Pero si se hubiese seguido utilizando el aceite de las ballenas se habrían extinguido.

  • Pingback: ✬♥La Vie est belle♥✬

  • Pingback: Adrián J. Messina ✔

  • Pingback: Marta S.

  • Pingback: Fernando Solera

  • http://fernandosolera.es Fernando Solera

    Es bueno ser paciente en esta vida. Muchas veces deseas algo con todas tus fuerzas, y cuando estás a punto de arrojar la toalla, de repente, te llega. Por eso es tan importante no perder nunca la esperanza. En este caso fue el azaroso retraso postal lo que permitió un final feliz.

    Un abrazo ;)

  • Pingback: golpedegato

  • Pingback: Dani

  • Pingback: Kewban

  • Pingback: Noé Juan Roig

  • Pingback: José Javier Navas

  • Pingback: Mercè Roura

  • Pingback: Yo misma

  • Pingback: goloviarte

  • Pingback: CreatiBea

  • Pingback: Sergio Martinez 

  • Pingback: Pablo Gómez

  • Pingback: Lïpe Gutiérrez

  • Pingback: Solo de Interés

  • Pingback: Adrián J. Messina ✔

  • Pingback: La carta que, por llegar con retraso, cambió el mundo y salvó a las ballenas « Universidad Digital

  • Pingback: Antonio Laporte 

  • Pingback: maria jesus rodrigo

  • Pingback: Aida

  • Pingback: Luis Almarza-Rosales

  • http://shortu.net/4m conversia

    Qué historia más curiosa, no se de dónde las sacas pero eres muy bueno!

Switch to our mobile site