• Pingback: Blogs con EÑE

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: Hector Russo

  • Pingback: Edmundo Pérez

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: Edmundo Pérez

  • Pingback: Blogs Culturales

  • Pingback: Blogs con EÑE

  • Pingback: Blogs Culturales

  • Pingback: Pablín Castañón

  • Pingback: Pablín Castañón

  • Pingback: Hector Russo

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Club Bloggers™

  • Pingback: Club Bloggers™

  • Pingback: Kim Nguyen Baraldi

  • Pingback: Kim Nguyen Baraldi

  • Pingback: Óscar Velázquez

  • Pingback: Heru!

  • Pingback: Almanzor

  • Pingback: Christian Nader

  • Pingback: Jose Serrano

  • Pingback: Top Tuits

  • Pingback: DeHistoria y Hoy

  • Pingback: Goefry

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: Rebeca_Ll

  • Pingback: Chema Barragán

  • Pingback: Jesús del Río

  • Pingback: Palomas kamikaze en la II Guerra Mundial

  • Pingback: parado cabreado

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Palomas kamikaze en la II Guerra Mundial

  • Pingback: senovilla

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    Estos son los que, trabajando con ellos, cuando no te ajustas a la norma, sonrien con benevolencia mientras piensan…¡latinos!

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Kikas, distintos conceptos de entender el curro y… la vida.

  • Pingback: mmadrigal

  • Pingback: laqua

  • khaspah

    B.F. Skinner fue un tipo peculiar, de eso no cabe duda.

    De todas formas, más que con esta anécdota me quedo con su obra literaria cumbre, y una de mis favoritas: Walden Dos.

    Se la recomiendo a todo el mundo.

    P.s.: gran blog :-)

  • http://senovilla-pensamientos.blogspot.com/ senovilla

    La cantidad de dinero que se gasta en estas cosas inútiles, pero viendo el lado positivo en algunas acertaron de pleno y funcionaron.

    Un abrazo.

  • Pingback: Noatodo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @khaspah, esto sólo es una anécdota, la labor de Skinner va mucho más allá y, como tú dices, es mejor quedarse con su trabajo.

    Gracias

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @senovilla, la imaginación es la madre de muchos avances, y muchos errores dieron lugar a otros descubrimientos.

    Un abrazo

  • Pingback: fabriciano

  • http://latinajadediogenes.blogspot.com Cayetano

    O sea que aquí no podemos decir que la paloma sea el ave de la paz.
    Un saludo.

  • Pingback: Eqpsi

  • Pingback: Eqpsi

  • Pingback: Borja De Diego

  • Pingback: Yo misma

  • Pingback: Pepeday

  • Pingback: Pedro

  • Pingback: onlinestudio

  • Pingback: Diego Bergantiños

  • Pingback: CC

  • Pingback: amaia alberdi

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: Nikkita

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    menuda cabeza para pensar semejante idea, aunque un poco cruel, por que me imagino que no se preveyó (se escribe así) una capsula de escape para la paloma

  • Pingback: Juan Santos Forner

  • http://demalaga.eu/ Antonio

    Oscar, creo que la suerte de la paloma era lo de menos.

    Por otro lado, si la paloma durante el trayecto hubiese visto en territorio propio algo parecido, hubiese picoteado, y se habrían atacado a si mismos. Supongo.

  • Pingback: mariano

  • http://laporteriadenela.blogspot.com Nela

    Odio a las palomas incluso a la de la Paz (por lo mal que hace su trabajo), pero se pasaron con ellas.
    Besos
    Nela

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Cayetano, cuando se mete el hombre por medio lo de la paz queda muy lejos.

    Salu2

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Oscar, a la paloma nadie le preguntó si quería ser kamikaze

  • Pingback: Fernando Solera

  • http://fernandosolera.es Fernando Solera

    A mí lo de que el ser humano es un animal racional a menudo no me encaja. Eso sí, lo de animal a secas no me cabe la menor duda, sobre todo en esta historia.

    Un abrazo ;)

  • Pingback: Noel Delgado Mujica

  • Pingback: Noel Delgado Mujica

  • Pingback: Noel Delgado Mujica

  • Pingback: Qué traman?

  • Inma Huergo

    Cuanto más tiempo pasa y más voy aprendiendo, más me convenzo de que el ser humano no merece el calificativo de ‘animal’. Estamos muy por debajo de esa categoría (por supuesto, estoy generalizando mucho, hay un pequeño porcentaje que aún merece la salvación). Habréis adivinado que soy una firme defensora de los derechos de los animales, así que cuando leo cosas como la que nos ocupa, no puedo evitar pensar que el humano no sólo no ha cambiado nada, sino que vive en una permanente involución.

    Por otro lado, Skinner es un referente de la Psicología Conductual y no seré yo quien diga que las técnicas de modificación de la conducta no funcionan, todo lo contrario, pero como en muchos otros campos, el de la Psicología también está plagado de experimentos con animales que sólo pueden tener la consideración de crueles, desde del aparentemente sencillo laberinto resuelto a cambio de comida hasta el insufrible de indefensión aprendida con descargas eléctricas. Los he visto, me vi obligada a participar de ellos y hoy día no puedo negar que han sido el detonante de muchas de mis decisiones actuales. Siempre seré contraria a la experimentación con animales y no digamos ya con fines bélicos.

    En fin, que siempre me extiendo más de lo debido, jeje. Muchísimas gracias de nuevo, Javier, por incluir todo el espectro de la naturaleza humana en este viaje histórico que tanto nos hace disfrutar :)

  • http://domiren.com Domingo

    Bueno, y por fín, lograron alcanzar algún objetivo?

  • Pingback: brian ofsie

Switch to our mobile site