• Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Zblogs.es

  • Pingback: Dani EPAP

  • Pingback: Goefry

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: DarkSapiens

  • Pingback: María José

  • Pingback: Otto Garcia

  • Pingback: javier domingo

  • Pingback: fabriciano

  • Pingback: Kewban

  • Pingback: Trianarts

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Jose Serrano

  • Pingback: Costumbres de Roma. Una canita al aire... el lupanar

  • conchita monguilod

    Lo cuentas con una intensidad y unas ganas que parece que hubieras vivido en esa época, jajajajajaj !!!!!!!!
    La verdad, es que es una interesante explicación del oficio más antiguo del mundo. Aunque hayuna cosa en la que no estoy muy deacuerdo. Dices que “nuestro actual pudor y rubor …la educación judeo-cristiana que hemos recibido “. En esa cultura romana, al igual que en la griega, también se tenía cierto pudor, rubor, a ciertas expresiones sexuales, ya que si todo hubiese sido un “todo vale, vale todo”, no habrían existido las meretrices, los lupanares, y nunca se hubiese conocido por extraordinaria la “ninfomanía” de la esposa (por llamarla algo) del emperador Claudio.
    Aunque todo esto, creo que empezó en Egipto, y no precisamente con Cleopatra.

  • http://latinajadediogenes.blogspot.com/ Cayetano

    Evidentemente hemos cambiado muy poco. Somos todavía romanos. Y el más viejo oficio del mundo… pues eso, haciendo adeptos o clientes o como quiera llamárseles.
    Ya en el antiguo Egipto las meretrices se pintaban los labios para indicar de qué iba la cosa, o sea la especialidad de la casa.
    Un saludo.

  • Pingback: Borja De Diego

  • Pingback: Alefonca

  • Pingback: Adolfo Suarez

  • Pingback: Óscar Velázquez

  • Pingback: juanito

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    Si el Lupanar en vez de en Pompeya hubiera estado en Pompoya, la rima hubiera sido horrible…
    Por cierto, cada vez veo más romanos que nacieron cerca de Bilbao… ¿Como decías que se llamaba, Valeria Mesalina?

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: José Antonio

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com/ Xurxo

    Así que de allí venía lo de “eres una mesalina”, por cierto curiosos indicadores :D

    Un saludín.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @cayetano, por algo lo llaman el “oficio más antiguo del mundo” aunque seguido muy de cerca por los abogados :)
    Un saludo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Kikas, ya se sabe que los de Bilbao nacen donde quieren

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Xurxo, los indicadores eran demasiados evidentes… para no perderse.

    Un abrazo

  • Pingback: Maria

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    Curioso, los abogados lo seguiran de cerca, pero este es mas noble que abogado.

  • Pingback: Chary

  • Pingback: Chary

  • Pingback: Chary

  • Pingback: Chary

  • http://laporteriadenela.blogspot.com Nela

    ¡Como echaba de menos leerte!. Ahora ya me voy poniendo al día.
    Me ha encantado el post, como siempre.
    Besos
    Nela

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Oscar, aquí todos saben su papel…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Nela, se te echaba en falta. Me alegro que “vuelvas a la rutina”

    Un beso

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @conchita, el pudor y el rubor de la época romana no se puede comparar con nuestro tiempo y culpa de ello, para bien o para mal, lo tiene la educación recibida.

    Un beso guapa.

  • Pingback: amaia alberdi

  • Pingback: Gladyzs

  • Pingback: Stampolitis

  • http://gladyzs.clipp.es/ Gladyzs

    Interesante post! Detalles de la cultura romana que no se encuentran en cualquier libro de historia jeje. Me ha encantado leerte.

    Saludos!

  • Pingback: Trianarts

  • Pingback: Trianarts

  • Pingback: Trianarts

  • Pingback: Trianarts

  • Pingback: Javier Sanz

  • http://rayajosenelaire.blogspot.com Chema Barragán

    Conocía el término por un libro que tengo sobre “palabras con historia” pero aquí lo has desarrollado de una forma mucho más ámplia. Me encanta :)

    Un fuerte abrazo :)

    PD: Muchas gracias Javier ;) (ENTROPÍA) Me ha hecho mucha ilusión, jejeje ;)

  • Pingback: Una canita al aire... el lupanar

  • Pingback: David Montilla

  • http://historiasdesdeelrin.blogspot.com Amaya

    Interesante post, muy interesante. Lo de los lupanares y sus indicadores fálicos es algo que tuve oportunidad de ver cuando visité la antigua ciudad de Éfeso. Lo cierto es que es algo que llama la atención, ¿verdad? ¡Y fíjate! En aquella época, las prostitutas pagaban impuestos, como cualquier otro trabajador… En ese sentido, no es que nuestra sociedad actual no haya avanzado, sino que ha retrocedido, y mucho.

  • Pingback: Fernando Solera

  • http://gabrielcastello.blogspot.com Gabriel Castelló

    Querida Conchita, me reafirmo en mi opinión de que estamos tamizados por nuestra educación y moralidad cristiana, y te voy a explicar en que me baso para hacerlo: Unas preguntas tontas de difícil respuesta:

    ¿Dejarías que tu hijo/a pequeño/a estuviese en un salón cuyas paredes estuviesen pintadas con escenas de este tipo? ¿Les llevarías a las múltiples festividades en las que la desnudez y el descaro eran evidentes? ¿Y a una ejecución pública? ¿O a presenciar luchas de fieras o de gladiadores a muerte comiendo palomitas? ¿Negociarías el matrimonio de tu hija con un hombre pudiente mucho más mayor que ella? ¿Tendrías un negocio en los bajos de un burdel? ¿La edad da igual en estas cosas de la coyunda? ¿Tendrías un esclavo dedicado a satisfacerte cuando te plazca?

    Son preguntas muy duras cuya respuesta sería obvia hace 2.000 años: SI

  • http://fernandosolera.com Fernando Solera

    No sé por qué, pero al leer este entretenido artículo erótico-festivo no he podido evitar pensar en Berlusconi. Seguro que le habría interesado mucho conocer a estas lobas ;)

    Un abrazo.

  • http://gabrielcastello.blogspot.com Gabriel Castelló

    Fernando, touché! Cuando sale Berlusconi en la tele me viene un flash a Tiberio… Villa en isla para “Bunga Bunga” incluida (Tiberio en Capri y Berlusconi en Cerdeña)

  • Pingback: Pepe Luis ⌘

  • Pingback: Carlos Suasnavas

  • http://fotografiaperfecta.wordpress.com/ Fotoperfecta

    En su día yo estuve por motivos deportivos (un trofeo de fútbol) en Scafati, justo al lado de las ruinas de Pompeia, y el guía que se encargó de enseñarnos las ruinas e informarnos un poco sobre la vida y costumbres de esa vila romana nos comentó algo bastante curioso.
    Paseando por todas las vías de la ciudad se podía observar como todas tenían una amplitud determinada (supongo que para facilitar el movimiento de carros). Todas excepto la llamada Vía lupanaris. Esta vía se estrechaba considerablemente.
    El guía nos explicó que era así de estrecha para facilitar el trabajo a las mujeres que allí ejercían la profesión.
    La respuesta es obvía. Tenía esas medidas tan limitadas para hacer que el despistado que entrara en la calle, o el que aún estuviera dudoso de pagar por darse un momento de asueto, no se escapara “vivo”.
    Me encantó la explicación y lo bien pensado que lo tenían todo.

    Saludos.

  • Pingback: Raúl Vidal

  • http://www.lahistoriaenmislibros.com Eva

    Menuda loba la mujer de Claudio. Estos romanos estaban degeneradísimos, jejejeje

  • Pingback: Putero

  • Pingback: Arraona Romana

  • Pingback: Lucía Pérez

  • http://facebook.com/profile.php?id=1557694287 Al Swearengen

    Según Plinio el Viejo, Messalina ganó la competición con 25 hombres. No sé de dónde sacas 200.

    • Roberto

      Eso no importa, lo que importa es que habla mal de los hombres romanos, no habla bien de ella…

  • Pingback: Clases de prostitutas de la antigua Roma | Capsulaweb

  • Pingback: Costumbres de Roma. Una canita al aire… el lupanar | Safo | Scoop.it

  • Pingback: Curiosidades sepultadas bajo el Vesubio | ¡Romanizate!

Switch to our mobile site