• Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Zblogs.es

  • Pingback: Hector Russo

  • Pingback: Club Bloggers

  • Pingback: Blogs Culturales

  • Pingback: Angel Cabrera

  • Pingback: Odt Gpe Sosa

  • Pingback: Guillermo Quindós

  • Pingback: DeHistoria y Hoy

  • Pingback: Divoblogger

  • Pingback: ✔Madver

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: juankar hernandez

  • http://latinajadediogenes cayetano

    Efecto mariposa, efecto dominó: una simple pieza al moverse puede armar un lío tremendo. Casi siempre se habla en la historia del principio de la “causalidad” y con frecuencia se olvida el principio de la “casualidad”: por una pequeña circunstancia, aparentemente sin importancia, se puede liar buena, como en el ejemplo de la herradura que nos traes. Muy curioso.
    Un saludo.

  • http://elinteriorsecreto.blogspot.com laMar

    Curiosa historia la de hoy ;) Sin móviles ni redes sociales el mensaje llegó.
    Un beso enorme

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    O sea, que las disensiones entre flamencos y valones no vienen desde los hechos de la Universidad de Leuwen (Lovaina para los franceses)

  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @cayetano, la vida está llena de pequeñas nimiedades que pasan desapercibidas y que son la causa de importantes cambios.

    Salu2

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @laMar, la vida sin redes sociales también es vida

    Un beso

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Kikas, la pérdida de la independencia del condado de Flandes, y su sometimiento a la corona francesa, generó el rechazo a los francófonos

  • http://javicrespo.blogspot.com/ Heimdall

    Una anécdota muy interesante. Una vez más, se demuestra que la importancia está en los pequeños detalles. :)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Heimdall, los pequeños detallen marcan “las diferencias” :) :)

  • http://flenning.blogspot.com/ Flenning

    Luego se inventaron los mensajes en clave, pero la consigna siempre fue la misma: mateen al mensajero 

  • http://www.losmundosdejairo.blogspot.com jairo

    sin duda curioso el dato, eso es anticipación a los hechos con información privilegiada, saludos

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Flenning, ser mensajero siempre fue una profesión “de riesgo”

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @jairo, la información es poder, sobre todo si es confidencial

    Salu2

  • http://www.sagitaire17.com/ sagitaire17

    Hola Javier.
    Muy interesante articulo,demostrando la importancia de cuidar hasta los más mínimos detalles.
    Un abrazo.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @sagitaire17, que, además, suelen pasar desapercibidos.

    Un abrazo

  • Pingback: juan sevilla fabuel

  • Pingback: fabriciano

  • Pingback: joju Aliaga

  • Pingback: juan sevilla fabuel

  • Pingback: En la edad media también existía el temido "efecto mariposa"

  • Pingback: SIngenio

  • Pingback: Oloman

  • Pingback: 3NRIQ3 SHANGÓ RUIZ

  • Pingback: costampla

  • Pingback: mariano

  • Pingback: Maria

  • Joan

    Hay un dicho que dice: “Por falta de un clavo se perdió la herradura, por falta de una herradura se perdió el caballo, por falta de n caballo se perdió el jinete y por falta de un jinete se perdió la batalla”.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Joan, pues tu dicho podría tener el origen en el post de hoy…

  • http://www.elrefinamiento.com Luis I. Díaz

    Al efecto mariposa se le han dado muchas aplicaciones, entre ellas la conocida como paradoja del abuelo, pero desde luego ninguna como ésta. ¡Qué ocurrente!

    Un saludo.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Luis, una misma denominación para distintos efectos… Ahora y antes

  • Pingback: Carlos Soler

  • Pilar

    Un placer leerte.

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    Interesante… lo desconocía por completo y eso que mis amigos franceses me explican muchas cosas de la historia de este país

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    Javier, hablando un poco en serio, el rechazo de los flamencos a los valones estriba en que hasta mediados del SXX las zonas más ricas de Bélgica eran las valonas y los flamencos estaban absolutamente sometidos economicamente. Eran ellos los siervos, los que realizaban los trabajos peor pagados…
    Con el decaimiento de la mineria y la siderurgia, eso se da la vuelta y ahora son los flamencos quienes no quieren subvencionar a los valones
    Pero bueno, esto yo lo sé de oidas…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Pilar, muchas gracias.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Oscar, pero esta parte, para los franceses, es sangrante

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Kikas, de oídas dices… Supongo que será de primera mano de alguno de tus múltiples viajes

  • Pingback: CreatiBea

  • http://www.vinividivinvi.com CreatiBea

    Todos los “dichos” tienen una explicación…
    Interesante historia.

    Un placer siempre pasar por aquí.

  • http://gladyzs.clipp.es/ Gladyzs

    El efecto mariposa, muy bien aplicado para la historia que nos has dejado el día de hoy. Recuerdo que en los libros de primaria venía un texto que decía “Por un clavo se perdió una herradura, por una herradura, se perdió un caballo, por un caballo, se perdió una batalla,
    por una batalla, se perdió el Reino. Y todo por un clavo de una herradura.” Quien me diría que años después descubriría que es verdad :)

    Besos!

  • Pingback: FELIPEHS

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @CreatiBea, un placer recibir tu visita.

    Un abrazo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Gladyzs, el paso del tiempo confirma o desmiente ciertas “historias”.

    Un beso

  • Pingback: Chema Barragán

  • http://rayajosenelaire.blogspot.com Chema Barragán

    Casi se podía asemejar este efecto con parte de la teoría del caos “LA ACCIÓN DE UNA PERSONA PUEDE VARIAR LAS ACCIONES DEL RESTO DEL MUNDO”, bueno, más o menos… jejeje

    Un fuerte abrazo :)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Chema, y las pequeñas acciones de muchos, por muy pequeñas que sean, pueden cambiar las cosas, pero hay que hacerlas.

    Un abrazo

  • Pingback: Yo misma

  • Pingback: Antonio Martínez L.

  • Pingback: Gracia Sanchez

  • Pingback: Laura de Bife

  • Pingback: costampla

  • Pingback: Las historias deIruK

  • Pingback: fidelmartin

  • Pingback: Nikkita

  • Pingback: Luis Casas Luengo

  • Pingback: Maria Jose Cano

  • Pingback: Jose Luis Tajada

  • Pingback: Sofy Negrete

Switch to our mobile site