De fronteras, como decí­a Fernand Braudel:

Una frontera no desaparece jamás. Es como una cicatriz, no hace sufrir pero de vez en cuando aparece.

De bayonetas, como decí­a Charles Maurice de Talleyrand:

Con una bayoneta se puede hacer de todo, excepto sentarse encima.

Share