Con la constitución del estado Israelí­, Jerusalén se encontraba en guerra abierta entre las milicias palestinas que no aceptaban la resolución de las Naciones Unidas y la población judí­a.
En invierno de 1948, Ben Gurión, sabí­a que de las tres ciudades mas importantes del nuevo estado, sólo Jafa o Tel Aviv (ambas en la costa) podrí­an ser cedidas al enemigo. Jerusalén, bajo la protección de las tropas británicas y capital de los dos estados tení­a que ser objeto de protección. La supervivencia de los 100.000 judí­os que en ella viví­an (gran parte de ellos supervivientes de los campos de concentración nazis) dependí­a de los casi 30 camiones diarios que a ella llegaban cargados de alimentos y municiones.
El objetivo del jefe árabe Abdel Kader al-Husayni, era estrangular la ciudad -con el apoyo de las naciones aliadas vecinas- cortando el suministro que llegaba de Tel Aviv. Losjudí­os hicieron inventario de alimentos, requisaron cisternas y racionaron combustible para que el generador que suministraba corriente eléctrica no dejara de funcionar. El control de la ciudad marcaba la soberaní­a de un estado sobre el otro y en la práctica la constitución de ambos Estados. La carretera que uní­a ambas ciudades tení­a en Bad el Ued su punto crí­tico. La Legión Árabe la cortaba constantemente entorpeciendo y bombardeando las columnas de abastecimiento. En ella se acumulaban amasijos de vehí­culos que no eran retirados y que hací­a que los hebreos tuvieran grandes dificultades para traspasar.

El trozo de Jerusalén a Bad el Ued se le conoció como la carretera del miedo. Fueron muchos los combatientes judí­os que en ella murieron. La Liga Árabe inmovilizaba las columnas mediante barricadas de piedras impidiendo maniobrar a los vehí­culos. Desde posiciones elevadas ametrallaban y arrojaban bombas de mano a sus ocupantes. Abdel Kaber siempre contó con la colaboración de las poblaciones palestinas por las que transcurrí­a la ruta en un acto de desobediencia a una resolución de las Naciones Unidas que no aceptaban. La “Haganah” (organización paramilitar de autodefensa judí­a), se vio forzada a abandonar sus posiciones en defensa de la ciudad y en un acto de riesgo salir a campo abierto a proteger la carretera. Se le llamó la “Operación Nachshon“  (del 5 al 20 de abril) y su misión fue neutralizar una docena de pueblos que suministraban a Abdel Kaber los recursos suficientes para ejercer el control de la carretera Se evitó el paso por Bad el Ued, mediante un pasillo alternativo entre las poblaciones palestinas tomadas. Este nuevo paso se le conoció como la “Ruta Birmania“.

El hecho de que los judí­os pudieran mantener esta carretera abierta propició la caí­da de Jerusalén a su favor y el fin del sitio de la ciudad.

Con la colaboración de ARíSTIDES.

Share