La esposa rusa que se convirtió en un símbolo de amor y sacrificio para los japoneses

24 nov
24 noviembre 2014

Los triángulos amorosos suelen esconder historias de infidelidad y mentiras, pero el triángulo formado por la rusa Klavdia Novikova, el japonés Yasaburo Hachiya y su esposa Hisako sólo esconde amor y sacrificio.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Yasaburo y su esposa Hisako huyeron de Japón y se establecieron en Corea donde tuvieron dos hijos. Terminada la guerra en Europa y tras la Conferencia de Yalta, en agosto de 1945 Stalin entró en guerra contra Japón invadiendo Manchuria, Corea y las islas Kuriles. Como ocurrió a muchos japoneses residentes en Corea, Yasaburo fue acusado de espionaje y sentenciado a 10 años en los terribles gulag siberianos. En aquel campo conoció a Klavdia Novikova, encerrada por el terrible crimen de “robar para comer” vestido de “robo de la propiedad socialista“.

Cuando ambos terminaron sus condenas, sus vidas volvieron a dar un giro inesperado: Klavdia regresó a su casa y no encontró a nadie, su marido la había abandonado; Yasaburo, víctima de un error burocrático, tuvo que quedarse en la Unión Soviética al no incluirse su nombre entre los prisioneros japoneses que serían repatriados a Japón. Sin posibilidad de regresar a casa, sin noticias de su familia durante 10 años y pensando que su vida anterior estaba rota, Yasaburo Hachiya desapareció bajo el nombre de Yasha Ivanovich. De la amistad nacida en reclusión, aderezada por la soledad, surgió algo más profundo. En un principio, Klavdia tenía miedo de iniciar una relación con Yasha por el qué dirán -había sido condenado por espionaje-. Así que, a pesar de lo que le dictaba su corazón, puso tierra de por medio y se trasladó a miles de kilómetros hasta un pueblecito llamado Progreso. Pero Yasha no se dio por vencido. La siguió hasta Progreso y allí, después de mucho insistir, consiguió el sí. Se casaron y vivieron felices durante 37 años de un pequeño huerto, algunas cabras y los trabajos de Yasha como barbero y acupuntor.

Yasha y Klavdia

Yasha y Klavdia

Sus vidas volverían a cambiar en los años 90 con la caída de la URSS. La apertura al comercio exterior hizo coincidir a un hombre de negocios local con varios empresarios japoneses. Áquel les comentó, como anecdótico, que en su pueblo vivía un japonés que había estado preso en los gulag. A los japoneses les pareció curiosa su historia y comenzaron a investigar su origen… hasta que encontraron a un hermano de Yasha/Yasaburo y los pusieron en contacto. El mundo de Yasha se derrumbó cuando su hermano le dijo que su esposa Hisako y su hija habían sobrevivido y vivían en Japón -su hijo murió en Corea-. Después de 50 años, Hisako todavía seguían esperándolo. Aquella noticia dejó a Yasaburo desconcertado, no sabía si quedarse y seguir con la vida de Yasha junto a Klavdia o regresar para recuperar a Yasaburo y todo lo que dejó atrás. Klavdia decidió por él: reunió los pocos ahorros que tenían y consiguió un pasaporte para su marido, además de divorciarse de él para que recuperase su anterior vida.

Klavdia sacrificó su propia felicidad e insistió en que debía regresar a los brazos de su esposa que había esperado tanto tiempo. Además, con la pensión que obtendría en Japón podría acceder a la atención médica necesaria para su delicado estado de salud.

Su esposa necesitaba abrazarlo de nuevo y su hija necesitaba un padre [...] Cuando le dejé ir, sentí que me habían arrancado la mitad de mi corazón. La culpa no fue de nadie, sólo el destino. Él había sufrido mucho y merecía unas mejores condiciones de vida en su tierra natal.

Yasha y Klavdia

Yasha y Klavdia

En marzo de 1997, se despidieron con un apasionado beso y ambos pensaron que sería la última vez que se veían… pero no fue así. Todos los sábados hablaban por teléfono y Yasaburo enviaba regalos y dinero siempre que podía.

Klavdia
Yasaburo

Un escritor japonés se enteró de aquella historia y decidió escribir un libro de aquel triángulo amoroso que luego se llevó al cine. La historia impactó a la sociedad japonesa y se hizo una colecta para financiar el viaje de Klavdia a Japón…. y el reencuentro se produjo. Si intenso y emotivo fue el abrazo entre Yasaburo y Klavdia, no lo fue menos el de Klavdia y Hisako… no hicieron falta palabras, las lágrimas lo decían todo.

Yasaburo y Hisako

Yasaburo y Hisako

El pasado mes de septiembre falleció Klavida Novikova. Su muerte pasó casi inadvertida en Rusia, pero no en Japón donde se había convertido en un símbolo de amor y sacrificio. Después de su muerte, llegó una emotiva carta de despedida a Progreso escrita por Yasaburo.

Fuente e imágenes: The Siberian Times

Share

Cuando el Imperio otomano financiaba a sus enemigos: la Orden de los caballeros hospitalarios y el Papa de Roma

16 nov
16 noviembre 2014

Decía el novelista inglés William Somerset Maugham…

El valor del dinero es que con él podemos mandar a cualquiera al diablo. Es el sexto sentido que te permite disfrutar de los otros cinco.

Y así debía pensar Inocencio VIII cuando aceptó recibir dinero de los infieles…

En 1481 fallecía el sultán otomano Mehmed II y, como era normal por aquellos lares, sus hijos Bayezid y Djem se disputaron el trono de la Sublime Puerta. Djem cayó derrotado y huyó a la isla Rodas donde se habían establecido los caballeros de la Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén cuando fueron expulsados de San Juan de Acre y Chipre. Pierre d’Aubusson, Gran Maestre de la Orden, llegó a un acuerdo con Bayezid II por el que recibirán un pago anual de 40.000 ducados si mantenía alejado a Djem de sus dominios.

Los Caballeros defendiendo San Juan de Acre en 1291.

Los Caballeros defendiendo San Juan de Acre en 1291.

Pierre decidió alejarlo y lo mandó a Francia donde quedó confinado en una cárcel con todos los privilegios. Aunque estaba bajo la protección de la Orden, muchos reyes comenzaron a interesarse por el rehén como medio para desestabilizar al Imperio otomano. Pierre D’Aubusson decidió aprovechar el preciado tesoro y, para mantenerlo fuera del alcance de sus depredadores, le ofreció el lote completo (Djem y los 40.000 ducados anuales) al Papa Inocencio VIII… por el módico precio de nombrarlo cardenal. Es dinero, venga de donde venga. Dicho y hecho.

Bayezid II

Bayezid II

El Papa recibía una bonita suma y Djem seguía en otro cárcel de lujo… hasta que llegó al trono de San Pedro el Papa Alejandro VI. Éste, trató de utilizar aquel valioso rehén para eliminar a uno de sus peores enemigos: el rey de Francia Carlos VIII. Hizo creer a Bayezid II que el rey francés había enviado un ejército a Roma para liberar a su hermano y disputarle el trono -a Carlos VIII nada le importaba Djem, sólo quería deponer al Papa-. Bayezid II no quería más problemas con su hermano y le ofreció 300.000 ducados al Papa si lo mataba. Cuando el Papa ya estaba haciendo cuentas de todo lo que podría hacer con ese dinero, Carlos VIII tomó Roma y se llevó a Djem. Meses más tarde aparecía muerto y se acabó el negocio para todos.

Fuente: “De lo humano y lo divino

Share

Atascos, incidentes de tráfico y multas en la villa de Madrid, hace tres siglos

12 nov
12 noviembre 2014

Madrid, primer tercio del siglo XVII. Día tras día, el lento tráfico de carrozas y coches de paseo entre el Alcázar y el paseo del Prado era una constante en la hora punta vespertina de la villa. Tanto el Consejo de Castilla como el Concejo de Madrid llevaban tiempo intentando poner orden en este caos, pero la moda de los paseos en coche superaba sus intentos. Si el siglo XVII fue el Siglo de Oro de las letras españolas, también lo fue en la movilidad y en los atascos, a pesar de la incomodidad de un transporte sin ningún tipo de amortiguación en vías que dejaban mucho que desear.

"La fiesta en el Jardín Botánico” - Luis Paret y Alcázar

“La fiesta en el Jardín Botánico” – Luis Paret y Alcázar

Los primeros siniestros

El número de coches iba en aumento -unos 1.200 a finales de siglo en Madrid- y surgían nuevos modelos de “gama alta“: las primeras calesas, las berlinas y las estufas (acristaladas). Las calles madrileñas se revolucionaron cuando en 1625 el Marqués de Toral salió a pasear con el primer coche con cristales -era el primero en todo el reino-. Las gentes marchaban junto al coche esperando el momento en que se rompieran los cristales debido a la mala calidad de las calzadas y a la nula suspensión del coche. El excesivo crecimiento y el hecho de circular sin ningún orden, provocaron los primeros incidentes. El más relevante sucedió en el centro de Madrid en 1655: el coche del gobernador de Madrid, con exceso de velocidad, chocó contra el carruaje del conde de Lodosa y lo hizo volcar. El conde de Lodosa, acordándose de la madre del gobernador, sacó su espada y allí mismo abrió en canal los caballos del vehículo del gobernador.

El número de incidentes creía proporcionalmente al número de coches que circulaban por la villa, así que hubo que regular el tráfico mediante leyes y multas. Por ejemplo…

  • Se limitó el uso del látigo con los animales, ya que se escapaban algunos latigazos y los peatones recibían el mismo castigo que las bestias.
  • La multa por exceso de velocidad era de 10 días de cadenas (la pena máxima).
  • En las intersecciones, había que ceder el paso al coche de la clase social más alta.
  • No se permitía el “transporte” de prostitutas en los coches, excepto para la clase alta…

Aunque los coches eran caros y muchos no se podían costear uno propio, se podían alquilar para dar un paseo por las calles de Madrid dando lugar al coqueteo que narraban Lope de Vega, Quevedo o Vélez de Guevara, cuando los hombres paseaban a pie o a caballo y las damas se insinuaban desde el interior de los coches. De esta forma, el paseo en coche se convirtió en un espectáculo tan atrayente como el teatro o los toros.

Fuente: Madrid, Villa y Coche (1993) – Javier Leralt
Autor: Edmundo Pérez.

Share

National Geographic celebra su 125 aniversario con una oferta para lectores de Historias de la Historia

11 nov
11 noviembre 2014

National Geographic, una de las revistas más populares y emblemáticas, ha cumplido 125 años acompañando a miles de expediciones en todo el mundo para localizar y estudiar los testimonios del pasado. National Geographic Society, gestora del magazine, se ha convertido en unas de las principales organizaciones que promueven el conocimiento científico y el respeto por la naturaleza.

Y para celebrarlo, National Geographic ofrece a todos los lectores de Historia de la Historia una oferta muy especial…

  • Suscripción anual a la revista (12 números) con un descuento del 40%: 24,90€ en lugar de 42€.
  • 3 DVDs, 2 suplementos especiales y un Mapamundi de gran formato a doble cara.

Oferta NatGeo

Nota: Suscripción anual con renovación automática hasta nuevo aviso, en condiciones especiales. Oferta válida para nuevas suscripciones y para península. Para el extranjero solicitar tarifas suscripciones@rba.es

NatGeo

Share

El Eakildukku en Sumeria, una mezcla entre Guantánamo y la Milla Verde

06 nov
6 noviembre 2014

Que los seres humanos tenemos una cruel tendencia a hacerle todo tipo de maldades al prójimo, es algo muy conocido. Y que somos aficionados a torturar y hacer sufrir, también es obvio para cualquiera que abra un libro de Historia.

Venta esclavos Sumeria

Han llegado hasta nuestros días, de forma más o menos parcial, varios códigos legislativos sumerios en forma de textos de las propias leyes o de sentencias judiciales que hacen referencia a algunas de ellas. Gracias a esta documentación, sabemos que los cabezas negras aplicaban la ley con mano dura, no dudando en celebrar castigos de forma pública. No era nada extraño descubrir en una plaza pública a un verdugo despellejando a latigazos a un condenado ante la atenta mirada de todos. Varios de los castigos eran especialmente crueles y podían llegar a la pena de muerte. De la lectura de las tablillas cuneiformes, comprobamos que entre los peores delitos considerados por la sociedad sumeria estaban: el magnicidio o tentativa, el parricidio, el incesto de un padre a su hija o la violación de una sacerdotisa. Todos ellos castigados con la pena de muerte versión empalamiento, castración o desollamiento.

Tras la muerte en un golpe de estado del rey acadio Manishtusu, el gobernador de Ur, Lugalanne, se rebeló contra el nuevo rey Naram-Sin, autoproclamándose rey de Ur y Uruk con el nombre de Amar-Guirid. Cuando Naram-Sin recobró la ciudad de Ur, castigó de forma ejemplar al ex gobernador: fue despellejado y, aún vivo, se le colgó de una jaula en una de las puertas de la ciudad. Según las tablillas, sobrevivió agonizando casi una semana

Cuando un reo era condenado a pena de muerte, se le solía encerrar en una prisión especial a la espera de su ejecución. La más terrible de todas estaba en la ciudad de Nippur y, a partir de la época acadia, pasó a ser la “Milla Verde” de los dos ríos, reservándose para condenados por delitos “especiales”. El nombre de la prisión ya era terriblemente sugestivo: el Eakildukku o Casa de las Lamentaciones. Se encontraba dentro del recinto sagrado del dios Enlil, bajo el Templo de la Oscuridad y al lado del Templo de Gibil (dios de la luz y el fuego). No sabemos qué forma tenía, pues no se han conservado ruinas apreciables que nos permitan tener una idea, pero sí se conservan descripciones. Las celdas estaban en los sótanos del templo, a las que se accedía por una escalera estrecha. Dichas celdas permanecían a oscuras continuamente. Los edificios sumerios se construían sobre las ruinas del edificio precedente, lo que hacía que la prisión estuviese rodeada por una pared de adobes que podía alcanzar más de 5 metros de espesor. Aunque no debía haber mala temperatura en el recinto, debido al grosor de las paredes, los reos permanecían desnudos a fin de que no pudieran utilizar nada para suicidarse. Sin embargo, ese mismo grosor producía el efecto de que no llegara el más mínimo sonido a sus oídos. Se puede decir, por tanto, que eran sometidos a lo que hoy día conocemos como “privación sensorial”.

Zigurat

Debido a esa privación, el prisionero perdía la noción del tiempo, no era capaz de calcular cuánto quedaba para su ejecución y podía llegar a sufrir alucinaciones. No es extraño, por tanto, que se indique en las tablillas que algunos de ellos perdieron la cabeza y caminaron hacia su ejecución sumidos en la demencia. En cierto modo, y teniendo en cuenta la sádica ejecución que les esperaba, tal vez fuera un indirecto acto de misericordia divina. El sadismo no ha cambiado gran cosa, aunque ahora a los reos se les ponga un mono de color naranja.

Colaboración de Joshua BedwyR autor de  En un mundo azul oscuro

Share

La historia a través del vino @Vivanco_es

05 nov
5 noviembre 2014

Desde un tiempo a esta parte, muchas bodegas están tratando de acercar el vino y su cultura al público en general, vía visitas guiadas acompañadas de la correspondiente cata o a través de los mal llamados “museos del vino“. Y digo mal llamados porque en la mayoría de los casos no van más allá de algunas cubas, una prensa y algunos útiles propios de una tradición introducida en nuestro país por los fenicios y consolidada por griegos y romanos. Hasta que llegas a Briones (La Rioja) y te encuentras con Vivanco Cultura del Vino.

Bodegas

Vivanco, una experiencia única que combina un proyecto enológico contemporáneo con un espacio de conocimiento que impulsa un estilo de vida en torno al mundo del vino. 

¿Qué hace diferente a Vivanco del resto de bodegas y dinastías vitivinícolas? Aparentemente, y desde el exterior, parece una bodega más de las muchas que salpican una tierra que mima las vides. Eso sí, con muchos detalles cuidados al máximo que aúnan tradición y vanguardia. Pero las joyas de la corona se encuentran en su interior: el Museo de la Cultura del Vino y el Centro de Documentación del Vino

Alguna exposición temporal de cualquier disciplina artística cuya temática esté relacionada con el vino sirve como telonero para presentar el Museo de la Cultura del Vino: 4.000 metros cuadrados  distribuidos en seis salas, una de ellas exterior con más de 200 uvas diferentes de España y del Mundo, en las que utilizando el vino como hilo conductor viajaremos por la cultura, la tradición, el arte… nuestra historia. Desde ánforas romanas en las que se transportaba el vino hasta cuadros de Picasso, Miró o Sorolla; desde cráteras donde los griegos mezclaban el vino con agua hasta enormes prensas que más parecen máquinas de asedio; desde arte egipcio hasta audiovisuales interactivos; el arte de toneleros, vidrieros y los artesanos del corcho; curiosidades como la mayor colección de sacacorchos del mundo… con el único objetivo de educar, enseñar, divulgar e interactuar con el vino.

vivanco

Digno de elogio, por su ardua labor de investigación, es el trabajo realizado por el Centro de Documentación, donde se han digitalizado todos los fondos disponibles de cualquier tipo de representación gráfica relativa la vino (libros, películas, tebeos, postales, carteles…) para que todo el mundo, vía internet, los pueda consultar -incluso incunables o joyas como la que tengo entre mis manos-.

"Tocando" "Naturalis Historia"de Plinio (ejemplares de 1629)

“Tocando” “Naturalis Historia”de Plinio (ejemplares de 1629)

La Fundación Vivanco, gestora de este regalo para los sentidos, también se encarga de editar libros e incluso de recuperar y rehabilitar antiguas bodegas. Por tanto, a nadie extrañará que en 2007 la  Organización Mundial del Turismo concediese el Premio Especial del Jurado a la Innovación en Organizaciones no Gubernamentales al Programa “La Cultura del Vino de la Fundación Dinastía Vivanco”.

Una vez satisfechos la vista, el oído, el olfato y el tacto, sólo queda complacer al gusto. Y de ello se va a encargar un restaurante en cuya cocina sólo se trabaja con la tradición, los productos de la tierra y  la creatividad. Todo servido con un toque de sofisticación.

Y detrás de todo esto, ¿quién está? Pedro Vivanco y sus hijos Rafael y Santiago. Una dinastía que heredó, y continuó, su pasión por el vino, el arte, la cultura, el coleccionismo… y, sobre todo, por compartirlo con todo el mundo. Una familia cuyo leitmotiv es…

Devolver al vino, lo que le vino nos ha dado.

Familia_Vivanco

Habréis visto que todavía no he hablado de sus vinos, y eso es precisamente lo que hace diferente a Vivanco del resto de bodegas… todo lo que ofrecen utilizando el vino como “excusa”. Pero, lógicamente, también tengo que hablar de ellos. Siendo un profano en la materia -poco más del “me gusta o no me gusta“-, creo que han conseguido una variedad de caldos para regar copiosas comilonas (Crianza o Reserva), acompañar pinchos en la calle Laurel (4 Varietales – para mi el mejor) o el Dulce de Invierno, tan exquisito como escaso. Otro pequeño guiño de cómo cuidan los detalles: las etiquetas de cada uno de sus vinos se corresponden con obras de arte expuestas en el Museo.

No quiero terminar sin mencionar otras experiencias que también tienen cabida en Vivanco Cultura del Vino: convocan un Premio Internacional de Grabados, Jornadas de Poesía, actuaciones en directo, talleres infantiles, cursos y catas…

Share

Oferta para españoles en URSS: alojamiento y comida gratis, jornada de 8 h. remuneradas en clima templado

29 oct
29 octubre 2014

Aunque el título de este artículo pueda parecer una oferta de trabajo, es un ofrecimiento de rendición hecho por la URSS a los españoles de la División Azul, la unidad de voluntarios españoles que sirvió en la Wehrmacht entre 1941 y 1943 durante la Segunda Guerra Mundial.

Ofrecimiento de rendición

Lee esta hoja y pásala a tu compañero.
El Gobierno de la U.R.S.S.

Observa estrictamente todas las leyes internacionales en relación con los prisioneros de guerra. De acuerdo con la decisión del Gobierno Soviético Nº 1.798 del 1 de julio de 1.941, y la orden del Comisario de Defensa de la URSS Stalin, nº 55 del 23 de febrero de 1.942, a todo el que se entrega prisionero, el Ejército Rojo le garantiza la vida y el regreso a la patria después de terminada la guerra. Todos los prisioneros están alojados en campos especiales, visitados por representantes de la Cruz Roja Internacional. Los campos para los prisioneros de guerra españoles están situados en regiones de clima templado.
La jornada de trabajo para los prisioneros es de 8 horas.El trabajo es pagado.
A los prisioneros de guerra españoles en la URSS se les dá 3 comidas calientes al día, 400 gramos de pan, para los que trabajan 800 gramos, 300 gramos de verduras y patatas, embutidos, carne, pescado, azúcar, té y tabaco.
Los prisioneros tienen derecho a mantener correspondencia con sus familiares a través de la Cruz Roja Internacional. Esta hoja sirve de salvoconducto para presentar al Ejército Rojo.

Fuente: Holocausto en español,

Share

Cuando los renos fueron a la guerra

24 oct
24 octubre 2014

En junio de 1941, Hitler iniciaba la ofensiva en el Frente Oriental para invadir la Unión Soviética (Operación Barbarroja)… un plan demasiado ambicioso. La brutal ofensiva alemana consiguió penetrar en las confiadas defensas del Ejército Rojo y ganar terreno rápidamente. No obstante, la llegada del invierno estabilizó el frente permitiendo que el Ejército Rojo se agrupase y desbarata los planes de Hitler. Pero los soviéticos no estaban solos, recibieron la ayuda de los Convoyes del Ártico. Desde Islandia y, sobre todo, desde el Reino Unido atravesaban el océano Ártico hasta los puertos de soviéticos de Murmansk y Arkhangelsk. Desde el mes de agosto de 1941, 78 convoyes consiguieron entregar cuatro millones de toneladas de armamento (7.000 aviones, 5.000 tanques y municiones), combustible, alimentos y medicinas. Los suministros y armas que llegaban a los puertos de Murmansk y Arkhangelsk había que distribuirlos por la frontera de la Unión Soviética para atajar la invasión alemana. Bajo temperaturas extremas y con el hielo como único compañero, los renos se convirtieron en los protagonistas del transporte.

Nenets

Hasta finales de 1939 las minorías del Ártico (nenets, saami, komi…) estaban exentas del servicio militar en el Ejército Rojo, pero cuando la Unión Soviética invadió Finlandia (Guerra de Invierno) fueron obligados a alistarse. Lamentablemente para ellos, sus renos y sus trineos se convirtieron en pieza clave para el transporte y en 1941, al comienzo de la Operación Barbarroja, volvieron a reclamarlos.

Reno Finlandia

Aproximadamente 6.000 renos y 600 pastores, principalmente nenets, fueron reclutados para transportar municiones, alimentos y servir como correo entre las distintas unidades. Los renos y sus pastores podían recorrer unos 50 kilómetros diarios con una carga de hasta 300 kg. Trabajaban durante ocho horas al día y debían descansar uno cada cuatro de trabajo. En medio de aquellos viajes, sometidos a un clima infernal y en muchas ocasiones al fuego de los alemanes, también rescataron y pusieron a salvo a pilotos soviéticos derribados, e incluso a sus propios aviones por piezas. Cuando terminó la guerra, sólo la mitad de los pastores y sus renos regresaron a casa.

Entre los nenets se cuentan historias de  sus habilidades con el lazo (arkan) para atrapar alemanes con vida y conseguir información del enemigo. También sobre el reno perdido tras un ataque aéreo alemán que consiguió regresar al hogar de los nenets a cientos de kilómetros.

reno

Su reconocimiento no llegaría hasta el 23 de febrero de 2012, cuando se inauguró un monumento en la ciudad de Narian-Mar en homenaje a los pastores de renos que murieron en la Segunda Guerra Mundial.

Reindeer Battalion Memorial

Reindeer Battalion Memorial

Fuentes e imágenes: The Atlantic, Barents Observer

Share

Carta de despedida de un minero poco antes de morir en el desastre de Tennessee (1902)

22 oct
22 octubre 2014

En la mañana del 19 de mayo de 1902, 216 mineros fallecían a consecuencia de una brutal explosión en la mina de carbón de Fraterville (Tennessee). La acumulación de gas metano, que se había filtrado de una mina adyacente sin ventilación, provocaba el mayor desastre minero en la historia del estado… en la ciudad quedaron cientos de mujeres viudas, un millar de huérfanos y sólo tres hombres adultos.

Aunque la mayoría falleció con la explosión inicial, 26 de ellos consiguieron sobrevivir y se refugiaron en una galería que había soportado el desastre. Sólo fue un refugio temporal… cuando el grupo de rescate llegó hasta ellos, habían muerto por asfixia. Siendo conscientes de su destino, todos quisieron tener un último recuerdo para sus familias. Esta es la carta de despedida de Jacob Vowell a su esposa Sarah Ellen y al resto de sus hijos… Elbert, de 14 años, estaba junto a él.

Carta_minero

Ellen, querida, adiós de parte de los dos. Elbert dijo que el Señor le ha salvado. Todos estamos rezando para que el aire aguante, pero cada vez se hace más difícil respirar. Ellen, yo quiero que vivas bien y vengas al cielo. Educa a los chicos lo mejor que puedas. ¡Oh, cómo me gustaría estar con vosotros, adiós! Entiérranos a Elbert y a mi en la misma tumba que el pequeño Eddie [otro hijo fallecido anteriormente]. Adiós Ellen, adiós Lily, adiós Jemmie, adiós Horace. Estamos juntos. Son las 2’25. Sólo unos pocos quedamos vivos todavía. ¡Oh Dios, una bocanada de aire más! Ellen, recuérdame mientras vivas. Adiós querida.

Fuente: Oh God, for one more breath

Share

Cuando el amor derrotó a la segregación racial

20 oct
20 octubre 2014

La noche del 11 de julio de 1958, el sheriff del condado y sus ayudantes irrumpieron en la habitación, enfocaron sus linternas sobre sus ojos y gritaron:

—¿Quién es la mujer que está en la cama contigo?
—Yo soy su esposa —dijo Mildred Loving.

Richard Mildred

Richard Loving señaló el certificado de matrimonio que había colgado en la pared: fue su sentencia. El 20 de marzo 1924, la Asamblea General de Virginia había aprobado la ley de integridad racial que, entre otras muchas cosas, prohibía los matrimonios entre blancos y no blancos (afroamericanos, indígenas o chinos). En la pequeña localidad de Central Point (Virginia) vivían Richard Loving y Mildred Jeter, dos jóvenes amigos sin otra particularidad que la de que él era blanco y ella afroamericana con ascendencia de nativos americanos. De la amistad pasaron al amor… y Mildred se quedó embarazada. No por obligación, sino porque querían hacerlo, decidieron casarse en secreto en Washington D.C. por la prohibición de Virginia. Pero como ocurre en todas las poblaciones pequeñas, una denuncia anónima lo puso en conocimiento de las autoridades locales. Richard pasó una noche en la cárcel y Mildred… alguna más. Ante la amenaza de cumplir una condena entre uno y cinco años y con argumentos de este tipo:

Dios Todopoderoso creó las razas blanca, negra, amarilla, malaya y roja, y las colocó en continentes separados. El hecho de que él separase las razas demuestra que no tenía la intención de que las razas se mezclasen.

Mildred Richard

Los Loving aceptaron el acuerdo que les propuso el fiscal: si se declaraban culpables, se suspendía la pena de prisión, pero debían marcharse de Virginia y no regresar juntos durante veinticinco años. Abandonaron la población y volvieron a Washington donde vivieron durante cinco años y tuvieron a sus tres hijos. Regresaban a Central Point cuando podían, pero siempre, y respetando la sentencia, por separado. En 1963, hartos de aquella estúpida prohibición, pusieron su caso en manos de la Unión Americana de Libertades Civiles. Aceptaron el caso, pero se encontraron con un problema antes de comenzar: al haberse declarado culpables habían perdido el derecho a apelar. Aun así, consiguieron sacar el caso de Virginia y llevarlo ante la Corte Suprema de los Estados Unidos en 1967: el llamado caso Loving contra Virginia. Como los Loving no pudieron testificar, Richard le dijo a su abogado: “Señor Cohen, dígale a la Corte Suprema que amo a mi esposa y que es injusto que no pueda vivir con ella en Virginia“.

Richard Mildred hijos

La Corte Suprema falló en favor de los Loving y se consiguió que se derogasen las leyes de segregación racial, aunque no todos los estados del sur lo aplicaron en aquel momento. Alabama se convirtió en el último estado en abolir estas leyes en 2000. En 2007, treinta y dos años después de la muerte de Richard y uno antes de la suya, Mildred emitió un comunicado en apoyo del matrimonio entre personas del mismo sexo:

Creo que todos los estadounidenses, independientemente de su raza, sin importar su sexo, sin importar su orientación sexual, deben tener la misma libertad para casarse.

Fuentes e imágenes: The Loving story, Grey Villet

Share

El periodista que recibió el Pulitzer a pesar de ocultar el genocidio ucraniano

16 oct
16 octubre 2014

Con la Revolución rusa de 1917 caía el régimen zarista y los ucranianos creyeron ver su oportunidad para conseguir la independencia. Con la llegada de los bolcheviques al poder, encabezados por Lenin, los aires de libertad en Ucrania desaparecieron cuando el Ejército Rojo recibió órdenes de devolver la oveja descarriada al redil de la hoz y el martillo. Tras más de dos años de lucha soterrada, los bolcheviques se hicieron con el control de Ucrania. Los años de guerra, la confiscación del grano de sus fértiles tierras como tributo de guerra y una pertinaz sequía provocaron en Ucrania una terrible hambruna en 1921. Lenin, ante aquel terrible panorama, suspendió la confiscación de grano y suavizó las nuevas medidas económicas de colectivización que consiguieron aliviar temporalmente el hambre en la región. La muerte de Lenin confirmó el dicho que reza “otro vendrá que bueno te hará“… y llegó Stalin.

Stalin

Para Stalin, eso de la humanidad debía ser una tara de los capitalista. Aplicó su primer plan quinquenal (1928-1932) para conseguir la transformación radical de las estructuras económicas y sociales soviéticas sin ningún tipo de miramientos. Para ello, se colectivizó la agricultura expropiando las tierras, las cosechas, el ganado y la maquinaria; se reguló la producción y la mayor parte de las cosechas de cereal se destinaron a la exportación y compra de productos manufacturados para la rápida industrialización. Todas estas medidas cambiaban radicalmente la fisonomía de una sociedad mayoritariamente agrícola que debía someterse al control total del Estado. Stalin fue especialmente riguroso y estricto, al contrario que su antecesor, con la implantación de estas medidas en Ucrania, donde topó con los terratenientes ucranianos (kulak), una excusa perfecta para las futuras maniobras de Stalin en Ucrania. Los kulaks desaparecieron misteriosamente y sus tierras fueron expropiadas, las propiedades de los pequeños agricultores independientes fueron confiscadas y éstos obligados a trabajar en las granjas colectivas. Los que se negaban eran deportados a Siberia —más de ochocientos mil—, de donde la mayoría de ellos nunca regresó. Por si esto fuera poco, en 1932, Stalin ordenó incrementar la producción de las granjas colectivas de Ucrania para disponer de más grano para las exportaciones. Apenas quedaba nada para las familias e incluso se bloquearon las fronteras para que no pudiese llegar comida del exterior. El hambre y la muerte se extendieron por todo el país. Veinticinco mil personas, sobre todo niños, morían de inanición cada día. Entre 1932 y 1933, unos ocho millones de ucranianos murieron por un arma de destrucción masiva llamada hambre.

Holodomor

Stalin siempre negó el genocidio ucraniano (holodomor) e incluso llegó a contar con un aliado inesperado: el corresponsal de The New York Times en Moscú, Walter Duranty. Los informes de Duranty en esta época afirmaban:

Cualquier informe de hambruna en Rusia es hoy una exageración o propaganda maligna. No hay hambre o muertes por inanición.

Duranty

Duranty

E ironías de la vida, Walter Duranty recibió el Pulitzer en 1932. Bajo la férrea dictadura comunista todo permaneció en silencio y solo en 1991, tras el desmembramiento de la Unión Soviética y la recuperación de independencia de Ucrania, se destapó el genocidio. En 2003, y ante las miles de voces que pedían revocar el galardón concedido a Duranty, la junta del Premio Pulitzer se reunió para estudiar el caso. La conclusión final fue que el premio se le había otorgado por una serie de artículos publicados en 1931 que nada tenían que ver con el holodomor y, por tanto, no tenían por qué revocarlo. Eso sí, queriendo dejar constancia de su sensibilidad, remataron el informe con unas hipócritas palabras:

La hambruna de 1932-1933 fue horrible y no ha recibido la atención internacional que merecía. Con esta decisión -no revocar el Pulitzer-, el Consejo de ninguna manera quiere disminuir la gravedad de lo ocurrido. La junta expresa su condolencia a los ucranianos y a todos los que todavía lloran el sufrimiento y la muerte provocados por Josef Stalin.

Lógicamente, Stalin elogiaba la labor y, sobre todo, los informes de Walter Duranty

Imagen: National Review

Share

La oscura financiación para la construcción de la Capilla Sixtina y la Basílica de San Pedro

15 oct
15 octubre 2014

La Capilla Sixtina fue construida entre 1471 y 1483 por orden del Papa Sixto IV, al que debe su nombre. Fue el resultado de rehabilitar y ampliar la Capilla Magna, antigua aula medieval fortificada donde tenían lugar las reuniones de la corte papal y, desde aquel momento, se convertiría en la sede de la elección de cada Papa en el cónclave del Colegio cardenalicio. Y como Sixto IV era de los que pensaba que la historia le juzgaría por sus obras -de arte, que no por su forma de obrar-, encargó los frescos de la capilla a los pintores florentinos más famosos: Sandro Botticelli, Domenico Ghirlandaio, Cosimo Rosselli, Pietro Perugino… En 1483 se inauguró la capilla con una ceremonia en la que fue consagrada y dedicada a la Virgen María.

Capilla Sixtina

La tradición católica sitúa la Basílica de San Pedro sobre la tumba del primer obispo de Roma, San Pedro. La construcción del actual edificio, sobre una basílica del siglo IV en la época del emperador Constantino el Grande, comenzó en 1506 por orden del Papa Julio II, sobrino de Sixto IV, y finalizó en 1626. En el haber de Julio II también hay que añadir el hecho de que ordenase al gran Miguel Ángel la decoración de la bóveda de la Capilla Sixtina. Aunque en un principio se mostró reticente, aceptó el encargo cuando consiguió del Papa libertad creativa: un conjunto de pinturas al fresco en las que se representa la historia del mundo y del cosmos antes de Jesucristo.

Basílica San Pedro

Harto difícil cuantificar el enorme coste de estas dos emblemáticas construcciones pero, cual político español con sus proyectos aeroportuarios, nada iba a detener los aires de grandeza de tío y sobrino… y menos la financiación.

Sixto IV

Sixto IV fue un adelantado a su tiempo, ya que legalizó la prostitución en Roma -si entendemos por legalizar gravar la actividad con un impuesto-. Todas las prostitutas debían pagar un tributo para ejercer su profesión y, visto que aquello reportaba pingües beneficios, decidió ampliar aquel impuesto a todos los miembros del clero que mantuviesen barraganas y a los miembros de la nobleza que quisiesen tener libre acceso a la cama de alguna joven doncella. Pero todavía quedaba su obra maestra: la venta de indulgencias. Según la RAE, las indulgencias son la remisión ante Dios de la pena temporal correspondiente a los pecados ya perdonados, que se obtiene por mediación de la Iglesia; en palabras de Sixto IV…

Los que murieron en la luz de la caridad de Cristo pueden ser ayudados por las oraciones de los vivos. Y no sólo eso. Si se dieren limosnas para las necesidades de la Iglesia, las almas ganarán la indulgencia de Dios.

Se convirtió en un auténtico mercado en el que el Papa obtenía financiación y los compradores el perdón de sus pecados. Pero Sixto fue un poco más allá, también podía sacar tajada con los muertos. Hasta la fecha, los beneficiarios de las indulgencias eran los vivos, pero ahora los vivos podían comprar un pasaje en un crucero de lujo para que sus difuntos saliesen del aterrador purgatorio, donde se redimían las penas, y alcanzar el paraíso celestial. Otra ventaja de este mercado, a diferencia de anteriores Papas que vendieron reliquias más falsas que Judas u obtenidas de expoliar tumbas de santos, era que al no entregar nada a cambio era un producto inagotable. Una legión de clérigos recorrieron ciudades y pueblos vendiendo humo que los temerosos de Dios compraban en beneficio de sus difuntos.

Julio II

A Julio II, el Papa Guerrero, más que un líder de la Iglesia se le podía considerar un monarca. Gustaba vestir la armadura y beber con sus soldados; luchó contra los Borgia y sus aliados, contra Venecia y contra los franceses. Estas guerras implicaban un preciado botín que en buena parte fueron destinados a financiar las obras arquitectónicas y contratar a los mejores artistas de la época. Además, y siguiendo los pasos de su tío, también obtuvo importantes ingresos de la prostitución pero añadiendo otra fuente: creó su propio burdel. E incluso parece que Julio II era el que hacía los castings para contratar a los/las profesionales. En 1508, el día de Viernes Santo, no se permitió besar los pies del Papa por las ulceraciones que los cubrían, propias del morbo gálico o mal francés. Murió de sífilis, quizás contraída en los castings.

Fuentes: De lo humano y lo divino, Los Papas y el Sexo – Eric Frattini

Share

Switch to our desktop site