Los siameses son aquellos gemelos cuyos cuerpos siguen unidos después del nacimiento con una frecuencia de un caso cada 200.000 nacimientos. Si hoy en día, con la tecnología del siglo XXI y dependiendo de los órganos que tengan unidos, es una operación de riesgo… en esta historia estamos hablando del siglo XVII.

El autor de este milagro, porque en el siglo XVII se debe catalogar así, fue el cirujano y obstetra suizo Johannes Fatio en 1689. Fatio nació en Berna, curso estudios de medicina en esta ciudad y obtuvo el doctorado en la Universidad de Valence (Francia). Centró su trabajo en los problemas y enfermedades que padecían los niños, convirtiéndose en un reputado pediatra. Además, publicó varios estudios y libros con los tratamientos adecuados que, por temas ajenos a la medicina, fueron destruidos. Era un especialista en pequeñas intervenciones quirúrgicas hasta que en 1689 tuvo que enfrentarse al mayor de retos… separar a las siamesas Elisabet y Catherina.

Fatio

El caso es que tuvo suerte de que fuesen siameses de los llamados xifópagos, generalmente unidos sólo por tejido blando y que no comparten órganos vitales -a menudo, como en este caso, el hígado pero ya sabemos que es capaz de regenerarse completamente-. Así que, poco después de bautizarlas ya que pensaban que no sobrevivirían a la operación, Fatio y un equipo médico del que sólo se sabe que formaba parte el alcalde de Basilea (¿?), realizaron con éxito la intervención de separar a Elisabet y Catherina. Pero el momento más brillante de su carrera pronto se vio empañado por temas políticos…

siameses

El gobierno de la ciudad estaba formado por un Consejo que poco a poco fue cayendo en manos de las poderosas corporaciones de banqueros y altos comerciantes, y acabaron por repartirse el poder entre unos pocos. En 1691, se produjo el caos cuando el pueblo intentó recuperar el poder y en un principio así fue… pero la ciudad no tardó en ser recuperada por los poderosos y Fatio, como cabecilla de la revuelta, fue encarcelado, torturado y asesinado. Sus libros fueron confiscados y quemados por las autoridades. Sólo se salvó The Helvetic Reasonable Midwife (¿La comadrona razonable Helvética?) -escrito después de la intervención de las siamesas- pero no fue publicado hasta 1752.

Fuentes e imágenes: US National Library of MedicineNational Institutes of Health, The First Successful Separation of Conjoined Twins in 1689, altbasel,

Share