Rajastán es en la actualidad el mayor de los estado del noroeste de la India. Antiguamente fue conocida como Rajput, el reino de los rajput, ya que desde el siglo VI estuvo gobernado por la casta de guerreros rajput, término sanscrito que significa hijos del rey. La conquista de los musulmanes en el siglo XII, con la posterior creación del sultanato del Delhi, y las incursiones del mogol Tamerlán en el siglo XIV, el subcontinente indio quedó dividido en varios Estados: unos musulmanes, otros formando parte del Imperio Mogol… hasta que a mediados del siglo XIX, la mayor parte de la India estaba bajo el control de la Compañía Británica de las Indias Orientales. Durante todos estos siglos de incursiones, conquista y dominación el estado de Rajastán permaneció independiente, en diferentes grados, gracias a los aguerridos rajputs… y a sus caballos Marwari.

Cada rajput criaba y educaba a su propio caballo, siempre de la raza Marwari, y que luego sería su compañero en la batalla. Esta raza se ha caracterizado por su inteligencia, lealtad y valentía. Además, físicamente, tiene una marca distintiva… orejas puntiagudas con las puntas mirando hacia dentro incluso llegando a tocarse.

Cuando los rajput tuvieron que hacer frente a los elefantes mogoles decidieron tirar de imaginación… dotaron a sus caballos de una especie de trompa para engañar a los elefantes adultos y hacerles creer que eran elefantes jóvenes, lo que les permitiría acercarse hasta ellos sin ser atacados.

Rajput y su Marwari-elefante

En la Batalla de Haldighati (1576) se enfrentaron las fuerzas del Maharana Pratap, gobernante de Mewar (Rajastán), y el gobernador mogol Jalal ud-Din Muhammad Akbar. Según cuenta la leyenda, y el cuadro que representa dicha batalla, el Maharana Pratap y su fiel caballo Chetak, con la trompa postiza, pudieron acercarse hasta el elefante del general Raja Man Singh, que dirigía el ataque de los mogoles. Cuando estuvo frente a él, Chetak se levantó sobre las patas traseras y el Maharana Pratap le arrojó la lanza. Sin embargo, el general pudo esquivarla y mató al mahout. Al caer, tiró de la oreja del elefante y se giró bruscamente hiriendo de gravedad a Chetak en una pata. Herido de muerte todavía tuvo fuerzas para sacar a su rajput de la lucha y ponerlo a salvo. Fue una derrota para los rajput pero esta batalla se utiliza para demostrar la valentía y lealtad de los Marwari.

Batalla de Haldighati

Fuente e imágenes: CNN, Himalayan Foot Steps

Share