• http://www.syracuse.com/forums/profile.ssf?nickname=DrJonson zukiravatnt

    Hi ! Cool site!
    I speak about such sites – a site from my bookmarks!

  • http://ferbr1.blogspot.com ferbr1

    Lo perverso de este asunto es que, a pesar de que supuestamente en España la discriminación está perseguida legalmente, hay no pocas iglesias que se hacen eco de estos libelos antisemitas, sin que, aparentemente, nadie lo reclame.

    En estos tiempos en los que los santos matamoros están siendo desespadados, serí­a útil también que la iglesia deje de acusar a los judí­os de comer niños y demás lindeces. Supongo que ya serí­a demasiado pedirles que dessantificaran a esos falsos santos…

    Saludos cordiales, suelo leer su blog.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    Espero que del antisemitismo sólo quede la Historia y alguna fiesta popular.
    Un saludo

  • http://ferbr1.blogspot.com ferbr1

    Es que cualquiera de estas dos muestras de antisemitismo son demasiado ¿no cree? Saludos cordiales.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    Cualquier forma de antisemitismo es demasiado.
    Pero la Historia, sólo podemos contarla.
    Es imposible comprender la Historia si lo hacemos desde el punto de vista actual.
    Y las fiestas populares… pues eso fiestas populares.
    Un saludo

  • http://forums.jolt.co.uk/member.php?u=1789402 lube your tube
  • Pingback: Pócima para matar cristianos. | Historias de la Historia

  • la guardia

    El santo niño de la guardia es el mejoor que hay!!!!
    VIVA EL SANTO NIÑO!!

  • Pingback: Los sefardí­es conservaron las llaves de sus casas | Historias de la Historia

  • http://realidad-y-ciencia.globered.com/ Manuel

    Tradiciones basadas en la trampa, el complot y las ejecuciones ilegales de la inquisición. Iglesia y pueblo lo siguen celebrando… Patético.

  • Juan

    Aqui les va otro ejemplo para que se entretengan

    Dominguito del Val
    27 de Octubre

    Acólito. Mártir. Año 1250.

    Por el año 1250 el rey Alfonso el sabio escribió: “”Hemos oído decir que algunos judíos muy crueles, el Viernes Santo, en recuerdo de la Pasión de Nuestro Señor, roban algún niño cristiano y lo crucifican”". Esto fue lo que hicieron con Santo Dominguito del Val.

    Nació este niño en Zaragoza, España, y por sus especiales cualidades de gran piedad y pureza y por su hermosa voz, fue admitido como acólito y cantor de la catedral. Cada día iba de su casa al templo a ayudar a misa, a aprender cantos y a estudiar en la escuela parroquial. En su viaje de ida y vuelta tenía que pasar por entre un barrio de judíos, de estrechas callejuelas, y algunos de ellos se disgustaban mucho cuando Domingo y sus compañeros cantaban canciones a Cristo por las calles, al pasar por allí. Ya lo tenían fichado para tratar de hacerlo desaparecer.

    Y dice las antiguas tradiciones que un adivino judío anunció que si echaban a las aguas del río el corazón de un cristiano y una hostia consagrada, todos los seguidores de Cristo que bebieran de esas aguas morirían. Entonces algunos de aquellos fanáticos pagaron a una vieja malvada para que fuera a comulgar y rápidamente echara la santa Hostia en un pañuelo y se la trajera. Luego fueron donde un hombre muy pobre que estaba pasando mucha hambre y le ofrecieron una bolsa de oro si les reglaba el corazón de uno de sus niños. Aquel hombre fingió que aceptaba el negocio y mientras hacía que uno de sus niños gritara desesperado como si le fueran a sacar el corazón, mató un cerdo y le sacó el corazón (el cual es muy parecido al del ser humano) y sangrando aún, lo entregó a los judíos a cambio de la bolsa de oro.

    Y siguen diciendo las crónicas que los judíos echaron el corazón del cerdo y la santa hostia consagrada, al río que pasaba por la ciudad, y que a los pocos días se produjo una terrible epidemia entre los cerdos de los alrededores y muchos murieron. Y con esto se dieron cuenta los criminales de que el hombre del corazón los había engañado. Entonces se propusieron conseguir ellos personalmente el corazón de un niño cristiano para no equivocarse.

    Ya habían obtenido de manos de un sacristán una santa Hostia consagrada, y entonces el Viernes Santo se propusieron sacrificar a un niño repitiendo los tormentos con los cuales en otro tiempo los judíos antiguos mataron a Jesucristo.

    Y pasaba Dominguito del Val con su sotana de acólito y de pequeño cantor por enfrente de una de aquellas casas de judíos, cuando de pronto, sin tener tiempo ni siquiera de lanzar un grito, unas manotas grandes lo toman por el cuello y le cubren el rostro con un manto, tapándole la boca con una tela para que no pueda pronunciar palabra.

    Temblando de pavor por lo que le pueda suceder, siente que lo llevan ante un corrillo de judíos que simulan repetir el tribunal que condenó a Jesús. Uno hace de Pilato, otro de Caifás, y otro de Anás. Le preguntan si persiste en querer seguir siendo seguidor de Cristo, y él exclama que sí, que prefiere la muerte antes que ser traidor a la religión de Nuestro Señor Jesús. Entonces le declaran sentencia a muerte, y así con sus vestidos de acólito y cantor lo crucifican.

    Le sacaron el corazón y enviaron a uno de los del grupo para que se fuera con la Hostia Consagrada y el corazón del niño y los arrojara al río para que todos los cristianos que de allí bebieran se murieran. Pero no imaginaban lo que ahora les iba a suceder.

    El que llevaba los dos tesoros para echarlos al río, para que nadie sospechara de él, dispuso entrar a un templo y simular que estaba rezando. Y he aquí que de rodillas allí en una banca, abrió el libro donde llevaba la Santa Hostia. Pero unas señoras que estaban allí cerca vieron con admiración que de aquel libro salían resplandores. Se imaginaron que ese hombre debería ser un santo y fuero a comunicar el prodigio a los sacerdotes. Llegaron estos y le pidieron que les mostrara el libro y allí encontraron la Hostia Consagrada. Luego llamaron a las autoridades y estas al revisarlo le encontraron el corazón del niño.

    Aquel bandido al verse descubierto se llenó de pavor y propuso que si no lo mataban denunciaría a todos los que habían cometido el crimen. Y así lo hizo. Las autoridades fueron a la casa de los judíos y los apresaron a todos, y murieron en la horca semejantes criminales (menos el que los denunció, que pagó su pecado con cadena perpetua).

    Y desde entonces Dominguito del Val ha sido invocado como patrono de los acólitos o monaguillos y de los pequeños cantores (modernamente se le invoca junto a otro Patrono de estos niños que es Santo Domingo Savio que también fue pequeño cantor y monaguillo).

  • javier espada toledo

    Yo soy de un pueblo cercano a la Guardia, concretamenete de Villacañas(Toledo) y soy gran devoto de este niño santo. ¿Ustedes creen que pueden quitarle aun pequeño pueblo de Toledo de apenas 2.500 personas que tienen devoción en su cristo una tradición que proviene del año 1501?
    ¿Qué mal les están haciendo a ustedes.? Esta historia yo me la creo porque creo en el Santo niño y he tenido una experiencia con él. En mi pueblo, Villacañas siempre ha habido una tradición en torno al patrón del pueblo , el Santísimo Cristo de la Viga y para todos los que vivimos ahí , más de 10.000 personas el día que se celebra el cristo, el uno de mayo es el día más importante de nuestras vidas. Por favor, respeten las tradiciones tanto la tauromaquia como las pequeñas tradiciones. Viva el santo niño y el cristo de la viga.

  • gerardo Diego Mendoza

    La historia del Santo Niño de la Guardia sucedió hace muchísimos años. No se han encontrado todos los documentos. Historiadores serios aseguran que es muy complicado negar rotundamente la veracidad. Es cierto que los documentos que nos han llegado se prestan para dudar, pero el caso fue estudiado y no es un burdo complot. Algo hubo. Eso no quiere decir que ningún grupo social, religioso ni étnico sea puro ni criminal, pero los delitos han existido siempre.

  • http://historiasdehispania.blogspot.com/2009/11/el-santo-nino-de-la-guardia.html Mara

    Porque bien poco tiempo después de todo esto, oh casualidad, Isabel de Castilla estampaba su sello en la orden de expulsar a los judíos no bautizados de España. Torquemada ya tenía lo que quería: las manzanas podridas, a freír espárragos. Por medio, una crisis económica de la hueva, un retraso secular para el desarrollo intelectual español, y otras muchas cosas. Pero eso al buen fraile se la trajo al pairo.
    Publicadas por JdJ
    historiasdehispania.blogspot.com/2009/11/el-santo-nino-de-la-guardia.html

    Locos de mentes podridas, creer eso de el pueblo judío.
    Los asesinos fueron los mismos que acusan, que sí mataban y no hay ninguna duda de sus crimenes, esos católicos hijos de inquisidores.
    LOS ÚNICOS QUE CELEBRAN RITOS CON LA SANGRE DE SU DIOS EN SUS RITOS SON LOS CRISTIANOS. LOS JUDÍOS tienen absolutamente prohibido comer sangre.

  • marlon

    Hola:
    A quien le interese, le envío el documento por correo, vivo fuera de España y por cosas del destino, tengo este documento en mi poder, lo que les aseguro es que goza de legitimidad, sé que esta en el lugar equivocado, porque debería estar en la madre patría y concretamente el la población que corresponde. Pero tengo en mi poder el primer libro de cofradía del santo niño de la guardia de 1504. reitero quien este interesado contactarme al correo marlon_contreras@hotmail.com.
    Gracias por su atención

  • http://www.armedforcescarolina.org/index.php/member/270579/ Catherine Marie

    Your way of describing the whole thing in this post is really fastidious, every one be able to simply understand it, Thanks a lot.

  • german

    A los judíos los expulsaron de España bajo los cargos de violar las leyes y evasión de impuestos, conozco a los judíos especialmente su perfidia y engaños y estoy convencido de que el martirio de ese niño fue real.

  • german

    Todos los ignorantes que dicen que es antisemitismo no conocen a los judíos.

  • Pingback: Cuando los sefardíes fueron expulsados conservaron las llaves de sus casas

  • Pingback: Cuando los sefardíes fueron expulsados, conservaron las llaves de sus casas | Unidos Contra la Apostasía

Switch to our mobile site