• http://dakipalla-kikas.blogspot.com.es/ Kikas

    Todo muy edificante…..

    • http://historiasdelahistoria.com/ Javier Sanz

      Es lo que tiene la historia…

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Legg Calve Perthes

    Crueldad ha habido, hay y habrá por desgracia a lo largo de la historia. Pero los húngaros estos no veas como se las gastaban.

  • Pingback: Cuando los revolucionarios húngaros fuer...

  • Pingback: Cuando los revolucionarios húngaros fueron obligados a comerse a su líder

  • Subcdte_Nachete

    Por muy crueles que pareciesen los terratenientes húngaros, no es nada que no haya ocurrido en la historia. Pensemos en el suceso: los magnates ordenan al pueblo llano ser carne de cañón. Cuando la “chusma” se rebela contra sus patronos, contratan mercenarios y les ordena una masacre para mantenerlos a raya. ¿Donde habré leído eso antes? (MODO IRONICO OFF)

  • Ubersoldat

    Piuf! Entre Ladislao II y Vlad el empalador, no estaban escasos de sádicos.

  • German Cuellar

    uufffff que fuerte eso S: no me imagino al hermano menor al ver a su hermano en esas condiciones…

  • sebar

    Interesante y cruel historia, pero solo una más de las rebeliones campesinas que se produjeron marcando el fin del mundo feudal y el inicio de la era moderna.
    Su motivo profundo no era sino la ruptura del pacto que dio origen a feudalismo, unos trabajaban para otros que se encargaran de su defensa.
    Hoy en día suena raro, pero en su origen estan cosas como las invasiones vikingas, de los pueblos de las estepas (los Hungaros entre ellos) y, en su momento fue una solución razonable a un problema insoluble.
    Pero, como todo en la vida, llego a su fín. Aqui nos muestra a una nobleza que abdica de su función defensora, que solo es respetada y obedecida por su acumulación de riqueza, sin que aporte nada a la sociedad. Cuando llega la hora son levas campesinas y mercenarios quienes tienen que ocuparse del problema. La nobleza ya no realiza ninguna función útil en la sociedad.
    No se porque, pero a mí esta parte de la historia me hace pensar en nuestros políticos, gestores y comunicadores.

Switch to our mobile site