El llamado Oro de Moscú se refiere a la operación de apropiación y traslado de 510 toneladas de oro – el 72,6% de las reservas de oro del Banco de España – desde su depósito en Madrid hacia la Unión Soviética, a los pocos meses del inicio de la Guerra Civil Española, por parte del gobierno de la II República, así como a las posteriores gestiones relacionadas con su venta a la URSS y la utilización de los fondos obtenidos. La cuarta parte restante de la reserva del Banco -unas 193 toneladas – fue trasladada a Francia en una operación que, por analogía, se conoce como el Oro de París.

Aunque setenta y cinco años después, las especulaciones sobre si Rusia se quedó con el dinero o éste regresó a la España de Franco siguen en el aire, dejaremos a un lado el Oro de Moscú y nos centraremos en dos partidas igualmente misteriosas…

1.-  El descubrimiento en México hace dos años de una carcasa de reloj, junto con un relicario y unas cajas que llevan la leyenda Monte de Piedad de Madrid descubiertas en los años sesenta, han abierto una investigación que pudiera relacionar estos objetos  con el presunto tesoro que llegó a México en 1939 a bordo del barco Vita y que españoles republicanos se habrían llevado del Monte de Piedad de Madrid y del Banco de España con el objetivo de mantener a los exiliados.

2.- Ante el avance de las tropas sublevadas y el recrudeciendo de los bombardeos sobre Madrid, el 6 de noviembre de 1936 se produce la salida del Gobierno hacia Valencia pero no van solos… les acompañan los cuadros del Prado, oro y las diferentes incautaciones que se habían hecho a través de la Caja general de Reparaciones (organismo económico dependiente del Ministerio de Hacienda de la Segunda República cuyo objetivo es incautar los bienes de los civiles que apoyasen la sublevación militar). En un primer momento este tesoro se guarda en Cartagena pero viendo el desenlace que va tomando la guerra, el presidente Negrín decide trasladarlo a un lugar cercano a la frontera francesa… el lugar elegido son unas minas de talco en la Vajol (Gerona).

Mina de La Vajol

El 26 enero de 1939 cae Barcelona, el 5 de febrero Gerona… el Gobierno de la República y miles de civiles y combatientes huyen a Francia pero, antes de tomar el camino del exilio, Negrín dio la orden de sacar el tesoro y trasladarlo a Francia en 7 camiones. Seis de estos camiones logran pasar pero el séptimo… hay varias versiones:

  • Nunca existió un séptimo camión.
  • En el libro Treasures Of The World, el escritor y cazatesoros Robert Charroux relata la historia de Vicente, uno de los ocupantes de aquel camión y único superviviente tras la Segunda Guerra Mundial. Según le contó Vicente, consiguieron atravesar la frontera por Cerbere con una carga de unas diez toneladas en oro y después de conducir varias horas decidieron enterrar el oro en una zona pantanosa cerca de Saint-Cyprien; memorizaron el lugar y tras abandonar el camión lejos del tesoro se entregaron a los gendarmes franceses. A finales de los años 50, Vicente acompañó a Charroux y su equipo de buscadores a localizar el oro pero tras 20 años el lugar había cambiado considerablemente y las referencias que había memorizado habían desaparecido… fue imposible localizarlo.
  • En 1997, el reportero Stephane Cosme y Philippe Valode, director de la revista Actualités de l’Histoire, deciden investigar el tema. Un testigo del traslado del oro de la Vajol a Figueras dice que no hubo un séptimo camión pero sí que parte de ese tesoro pasó por senderos y caminos con los combatientes republicanos.
    Los rumores sobre enriquecimientos repentinos circularon durante mucho tiempo. Además, la prensa francesa dio cuenta de que 76 oficiales y dos soldados republicanos de la Brigada Líster habían sido arrestados en la frontera unos días antes de ser conquistada Barcelona, y que en su poder se habían encontrado barras de oro y plata, joyas y piedras preciosas. Los detenidos explicaron que estaban cumpliendo una orden de sus superiores… Fueron condenados a dos años de prisión pero después el Tribunal de Apelación de Montpellier los exoneró.

¿Existió aquel séptimo camión? ¿Se quedaron parte del tesoro los republicanos? ¿Seguirá oculto el oro en alguna parte de Francia?

Fuente: El País, Recursos económicos en la República de la Guerra Civil, Los Dosieres Secretos de la II Guerra Mundial – Philippe Valode y Robert Arnaut.

Share