Archive for month: julio, 2011

Consejo para mujeres infieles

31 jul
31 julio 2011

Hace unos meses llegó a España “Second Love” una red social para infieles bajo el slogan “la vida es corta; regálate un Second Love“. Para justificar esta red, que según ellos no fomenta la infidelidad, se fijan en las estadísticas: el 34% de los hombres y el 25% de las mujeres casadas confiesan haber vivido, al menos, una aventura extraconyugal. Si ellos lo dicen…

Después de leer esta noticia me acordé de Julia la Mayor, hija del emperador Augusto. Tras el fallecimiento de su primer marido, su padre, en agradecimiento a las batallas ganadas, la desposó con el general Marco Vipsanio Agripa (24 años mayor que ella). A pesar de las innumerables infidelidades de Julia, todavía tuvo tiempo para tener 5 hijos con el general… todos parecidos a su marido:

Cayo Julio César Vipsanio, Julia la Menor, Lucio Julio César Vipsanio, Agripina la Mayor y Marco Vipsanio Agripa Póstumo.

Julia la Mayor

Una amiga, conocedora de los devaneos de la hija del emperador, le preguntó cómo era posible que ninguno de sus hijos fuese de alguno de sus amantes, Julia contestó:

Nunca acepto pasajeros hasta que la bodega de carga está llena.

Share

¿Cómo se transportaban las vacunas hace dos siglos?

28 jul
28 julio 2011

Hoy en día con el uso de neveras portátiles y cajas isotérmicas es fácil mantener la cadena del frío y transportar las vacunas, pero hace dos siglos…

Al médico inglés Edward Jenner le debemos el descubrimiento de la vacuna contra la viruela y, por extensión, las vacunas. Comprobó que las personas que habían estado en contacto con las vacas y que habían sufrido la viruela bovina – en los humanos sólo produce lesiones pustulares – demostraban resistencia a la viruela. Así que, por su cuenta y riesgo, ya que para la comunidad científica aquello era una aberración, extrajo pus de una pústula de la mano de Sarah Nelmes, una ordeñadora que había contraído la viruela de las ubres de su vaca, e inoculó el virus a un joven de 8 años, James Phipps (el cual no había padecido la afección). El niño desarrolló una leve enfermedad que desapareció sin la menor complicación… en 1796 se había probado, con éxito, la primera vacuna. Todavía tuvieron que pasar varios años, y muchas críticas, para que el método de la vacunación se estableciese como medida preventiva de la viruela.

El rey español, Carlos IV, decidió organizar, y financiar, la Real Expedición Filantrópica que llevaría la vacuna de la viruela al continente americano. Pero había un problema… ¿cómo llevar la vacuna en un viaje de 2 meses? La única forma de transporte era inoculada en el propio individuo.

Estos “originales recipientes” debía ser niños, ya que los adultos podían haberse inmunizado y no desarrollar las pústulas necesarias para extraer el virus. Así que, se buscaron “voluntarios” entre los niños abandonados y recogidos en los hospicios que, recordemos, estaban al servicio del Estado (eran los conejillos de indias). Se calculó que con 20 niños sería suficiente para cruzar el charco. La expedición partía el 30 de noviembre de 1803.

Se inocula el virus al primer niño y como no es inmune a la viruela desarrolla la enfermedad, y las consiguientes pústulas, antes de que se cure se vuelve a extraer el virus y se inocula a otro niño y así, sucesivamente, hasta llegar al Nuevo Mundo…

Y gracias a los niños vacuníferos, así se les llamó, llegó la vacuna al continente americano.

Fuentes: Wikipedia, Revistas Científicas Complutenses

Share

La diferencia entre el éxito y el olvido son 10 dólares

26 jul
26 julio 2011

En el ámbito de los inventos y las patentes siempre han existido disputas por la paternidad de ciertos inventos. En este caso, si Antonio Meucci hubiese tenido 10 dólares el iPhone sería un teletrófono.

El inventor italiano Antonio Meucci (1808 – 1889) emigró a New York en 1850 donde, tras diez años de investigación, desarrolló el primer comunicador por voz (llamado teletrófono) que conectaba su laboratorio, en la planta sótano, con su dormitorio en la segunda planta. En 1871 presentó ante la Oficina de Patentes una patent caveats, una especie de patente provisional renovable anualmente. Si durante el tiempo que está en vigor la patent caveats otra persona presenta otro invento similar, la Oficina de Patentes se lo debía comunicar al primero y éste tenía un plazo de 3 meses para solicitar la patente definitiva; si transcurridos estos tres meses no se había solicitado la patente pasaba al segundo.

Antonio Meucci

En 1874, Antonio Meucci no pudo pagar los 10 dólares para renovar la patent caveats. Vivía de la asistencia pública por estar convaleciente de unas quemaduras producidas por la explosión de la caldera del ferry que comunicaba Staten Island, donde vivía, con Manhattan. En 1876, Alexander Graham Bell solicitaba la patente del teléfono y pagaba los 250 dólares estipulados para una patente definitiva.

Alexander Graham Bell

Por causas del destino y del azar (¿?) los bocetos y prototipos de Meucci fueron a parar al laboratorio donde, casualmente, trabajaba Bell… Cuando Meucci quiso recuperar sus originales, se habían extraviado. Meucci interpuso una demanda contra Bell por fraude pero falleció cuando todavía estaba en trámite.

En 2002, por iniciativa del congresista Vito Fossella , la Cámara de Representantes de EEUU aprobó la resolución 269 declarando “que la vida y logros de Antonio Meucci deben ser reconocidos, así como su trabajo en la invención de la teléfono”. A fecha de hoy, todavía siguen las disputas…

Fuentes: The Guardian, About

Share

Historias de la Historia… en la SER

23 jul
23 julio 2011

Como os anticipaba en el anterior post, el de comienzo de mis vacaciones, y ahora ya con todo cerrado os puedo contar la gran noticia:

Desde mañana, y durante todos los domingos de julio y agosto, Historias de la Historia tendrá un hueco en el programa “A vivir que son dos días“, en la SER, desde las 10.30 a las 11.00.

Hace poco más de un mes, Lourdes Lancho, presentadora del programa en su edición estival, me ofreció colaborar con una sección en el programa para seguir contando historias de la Historia. Tras meditarlo durante… 3 segundos, mi respuesta fue un rotundo .

Este reto es una compensación a tantas horas invertidas en hacer de la Historia un montón de historias entretenidas y accesibles a todos. Gracias a todos los que seguís y comentáis este blog… vosotros también sois responsables de esta satisfacción y, sobre todo, a Lourdes Lancho y Beatriz Nogal.

Y desde el martes volveré a publicar regularmente. GRACIAS.

Share

Con vuestro permiso…

10 jul
10 julio 2011

Pues eso, que con vuestro permiso me voy a tomar unas vacaciones en Nerja (Málaga) hasta el día 22. Unos días de sol, playa, paseos, chiringuitos, espetos… Fuera el reloj, comer cuando tienes hambre, dormir cuando tienes sueño y disfrutar todo el tiempo. Puede que me veáis en Twitter o Facebook para dar un poco de envidia, a los que todavía no se han ido de vacaciones. Además, espero y deseo compartir con todos una gran noticia el día de vuelta…

No os preocupéis por mi, trataré de disfrutar por mi y por todos vosotros. Hasta la vuelta.

Share

La venganza de un dentista por el ataque a Pearl Harbor

07 jul
7 julio 2011

El 7 de diciembre de 1941 la Armada Imperial Japonesa, al mando del almirante Yamamoto y bajo la supervisión del Primer ministro Hideki Tojo, lanzaba un ataque sorpresa contra la Flota del Pacífico de los EEUU en Pearl Harbor (Hawai). Estados Unidos declara la guerra a Japón.

El 2 de septiembre de 1945, el ministro de Asuntos Exteriores japonés, Mamoru Shigemitsu, firmaba la rendición ante el general americano, Richard K. Sutherland, a bordo del USS Missouri. Douglas MacArthur dio órdenes para la detención de los criminales de guerra, incluyendo al Primer ministro Tojo. Ante la derrota y la humillación de ser capturado, Tojo intentó suicidarse pegándose un tiro en el pecho. Milagrosamente consiguieron salvarle la vida para ser procesado por crímenes de guerra. Una vez que estuvo recuperado fue trasladado a la cárcel de Sugamo donde pararía el resto de sus días hasta ser condenado y ejecutado en 1948.

Intento suicidio Tojo

Durante su “estancia” en la cárcel, Tojo fue atendido en varias ocasiones por sus problemas dentales hasta el punto de tener que hacerle una prótesis por haber perdido muchas piezas. En primera instancia le atendió el dentista George Foster pero para poder hacer la prótesis pidió ayuda a otro dentista recién llegado a Japón, Jack Mallory. Jack Mallory tenía en sus manos la prótesis del “Hitler japonés“… su venganza estaba servida. Junto con Foster decidieron grabar en la dentadura el mensaje “Remember Pearl Harbor“, pero para no ser tan evidente lo hicieron en código morse:

REMEMBER ._. . _ _ . _ _ _… . ._.
PEARL ._ _. . ._ ._. ._..
HARBOR …. ._ ._. _… _ _ _ ._.

Foster y Tojo

Lo que debería haber sido un secreto, porque así lo acordaron, se filtró y la cosa se puso fea. A los tres meses, y en medio de la noche, tuvieron que vovler a la cárcel y “desfacer el entuerto“.

Jack Mallory

Recomendación literaria para el verano: EL FUEGO Y LAS CENIZAS de Jorge Ordaz e ilustraciones de Enrique Oria.

El fuego y las cenizas


En el transcurso del ataque de Pearl Harbor, y el posterior desembarco de las tropas japonesas en Filipinas, Jorge Ordaz nos presenta una intriga, a modo de thriller de espionaje internacional, en la que la realidad y la
ficción conviven en feroz disputa. Intrigas y luchas de poder, dobles espías, asesinos a sueldo y empresarios sin escrúpulos participan en un juego de máscaras e identidades en el que nadie puede fiarse de nadie. Una trama que marcará a fuego la existencia de unos personajes dominados por la violencia y el afán de supervivencia. José Alfonso Ximénez de Gardoqui, Rummy Cumplido, Kate Ferguson o Gloria Calisig son, entre otros, parte fundamental de una historia despiadada y sincera, relatada con la mayor crudeza. Una historia de cuyo desenlace dependerán sus vidas.

 

Fuentes: Hideki Tojo, News Review, Zbach

Share

Dos miradas, dos historias

05 jul
5 julio 2011

Dicen que una imagen vale más que mil palabras pero qué decir de estas dos miradas:

Florence Owens Thompson

Sharbat Gula

La primera de ellas es una foto tomada por Dorothea Lange titulada Migrant Mother (1936). Aparece Florence Owens Thompson con sus tres hijas en un campamento improvisado a la espera de que su marido y sus hijos varones regresen con algo de alimento. Esta foto ha sido el fiel reflejo de la Gran Depresión americana. Años después, en 1978, un periodista, Emmett Corrigan, decidió investigar qué fue de Florence y su familia. En la foto aparecen Florence y sus hijas… 40 años después. Florence fallecía en 1983 a la edad de 80 años.

La segunda fotografía, que todos conoceréis, fue tomada por Steve McCurry en 1984. En la foto aparece Sharbat Gula, una niña de 12 años refugiada en el campamento de Nasir Bagh (Pakistán) durante la invasión soviética de Afganistán. La expresividad de sus ojos la llevaron a la portada de National Geographic (junio de 1985). Tras varios años de búsqueda, por parte de Steve, en 2002 localizó a Sharbat en una aldea de Afganistán casada y con tres hijos.

Siempre he pensado que lo más sincero de las personas es la mirada… Todas las miradas, el antes y el después de estas historias, son fiel reflejo de su situación.

Fuentes e imágenes: Wikipedia, Historias con Historia, La foto del momento

Share

Nos calentamos quemando dinero, decía un alemán en los años 20

03 jul
3 julio 2011

Tras la firma del Tratado de Versalles, 28 de junio de 1919, se ponía fin a la Primera Guerra Mundial. Los aliados (Francia, Gran Bretaña y EEUU) impusieron a Alemania la reducción del número de efectivos de su ejército y de armamento, concesiones territoriales y, sobre todo, cuantiosas indemnizaciones económicas. Estas indemnizaciones ascendían a 132.000 millones de marcos que, de hecho, Alemania no llegó a liquidar en su totalidad hasta el 2010.

Para financiar estas enormes deudas, el gobierno alemán emitió grandes cantidades de dinero, sin ningún tipo de control, que produjeron un incremento brutal de los precios (hiperinflación). Los precios subían cada día, incluso haciendo cola para comprar los bienes de primera necesidad (se cumplía el dicho popular “al que madruga Dios le ayuda“). El billete de metro pasó de 0,10 marcos, en 1918, a 150 millones en los años 20; el sello más caro era el de 4 marcos y en 1923 era de 50.000 millones…
Llegó un momento en el que el valor del papel en el que se imprimían los billetes era mayor al nominal y se daban situaciones como niños jugando a construir castillos o utilizarlo como combustible:

Imágenes: Perrito piloto

Share

Switch to our desktop site