Archive for month: mayo, 2008

Impuestos medievales.

28 may
28 mayo 2008

Si ahora nos quejamos de los impuestos que nos toca pagar (directos como el IRPF o indirectos como el IVA) más motivos tení­an para quejarse en el Medievo, ya que solí­an repercutir en el pueblo y beneficiar a los mismos (Corona, nobleza y clero). Vamos a poner algunos ejemplos para que podáis comparar.

  • Diezmo: gravamen correspondiente a la décima parte de las cosechas que recaudaba la Iglesia y serví­a para el mantenimiento del clero. Se generalizó en el siglo XI y permaneció hasta el XIX.
  • Alcabalas: impuesto castellano que gravaba el comercio de mercancí­as. En 1342 se generalizó y en 1349 se convirtió en un impuesto permanente. Suponí­a el 5% y luego el 10% del valor de la venta (aunque raras veces se llega a pagar esta cuantí­a). Su recaudación se hací­a por arrendamiento o por encabezamiento (los municipios se comprometí­an a cobrar una cantidad, recaudada entre sus vecinos, y a cambio recibí­an contrapartidas polí­ticas de los monarcas).
  • Tercias reales: representaban dos novenas partes del diezmo y eran recaudadas de forma similar a las alcabalas.
  • Excusado: implantado en 1567, consistí­a en la cesión del diezmo de la tercera mayor casa o hacienda (luego serí­a la primera) de cada parroquia.
  • Primicias: consistentes en la cuadragésima y sexagésima parte de los primeros frutos de la tierra y el ganado.
  • Portazgos: impuesto que se exigí­a en las puertas de las ciudades y villas principales del reino, sobre las mercaderí­as que los forasteros introducí­an en ellas para su venta.
  • Pontazgos: similar al anterior, pero se paga al cruzar puentes.
  • Sisas: impuesto indirecto implantado en Aragón y luego en Castilla. Consistí­a en descontar en el momento de la compra una cantidad en el peso de ciertos productos (pan, carne, vino, harina); la diferencia entre el precio pagado y el de lo recibido era la “sisa” (os suena). Como gravaba bienes de primera necesidad era muy impopular.
  • Millones: impuesto extraordinario fijado por las Cortes de Castila, que se reservaban el control de su administración a través de una Comisión de Millones y comprometí­an a la Corona a dedicar lo recaudado a un gasto determinado (el primero se concedió a Felipe II en 1590 para reponer las pérdidas de la Armada Invencible).

Con la llegada de la revolución francesa, la mayorí­a de los impuestos medievales -todos indirectos- desaparecieron y los nobles comenzaron a tener que pagar a la Hacienda Pública, aunque ni campesinos ni artesanos vieron cumplidas sus expectativas de ver hecho realidad un sistema fiscal justo.

Share

Concurso ¿Quién o Qué?. Duodécimo y último QoQ

27 may
27 mayo 2008

La respuesta al Undécimo QoQ es: La “Reconquista” desde el Valle de Arán.

Duodécimo QoQ:

  1. Es un clérigo que llegó a ser juez.
  2. Nació en tierra de conquistadores.
  3. Impidió la profanación de la tumba del apóstol Santiago.
  4. Fue capturado por los berberiscos y vendido en el imperio otomano.
  5. Estuvo presente cuando un rey fundó una ciudad bajo el lema “ut placeat deo et homnibus”.

Para contestar deja un comentario. Se puede votar hasta el 3 de junio.
La Clasificación en la pestaña Concurso.

La respuesta de este QoQ y la clasificación final:

3 de junio a las 17,00 horas.

Share

El caballero del Alba.

22 may
22 mayo 2008

Aunque ya escribí­ un post referente a esta novela de mi paisano Sebastián Roa, fue una entrevista con el autor y sus comentarios de la novela. Ahora, después de leerla, voy a escribir mi reseña.

Esta reseña puede que no sea muy objetiva, ya que se mezclan los sentimientos con lo puramente literario, pero trataré de escribirla razonando por qué os aconsejo su lectura.

El hilo conductor de la novela no tiene nada oculto y es de sobras conocido, está basado en la leyenda (o historia) de los Amantes de Teruel (mi tierra). Diego de Marcilla tiene que partir para buscar fortuna y poder casarse con su amada Isabel de Segura. ésta le corresponde con su amor, pero su padre no cree que un segundón sea el mejor pretendiente para su hija, y menos cuando la pretende Pedro de Azagra, hermanastro del Señor de Albarrací­n. D. Pedro Segura le da un plazo de 5 años (1217) para amasar fortuna y entregarle a su hija. Diego de Marcilla parte en 1212 a cumplir su juramento.

Hasta aquí­ nada nuevo, por lo menos para mi.

La novela está contada en primera persona por Diego Marcilla y relata todas sus aventuras, durante el plazo de los cinco años, para conseguir la suficiente riqueza que le permitan desposar a Isabel. Acompañamos al turolense a las Navas de Tolosa, donde se une a la cruzada cristiana contra los almohades. Esta primera batalla no le dará la suficiente como para volver a casa, pero en ella demostrará su valor y tendrá sus primeros encontronazos con los sanguinarios ultramontanos. Seguirá con un grupo de paisanos y su amigo Esteban (leonés) por tierras de frontera luchando contra los almohades, hasta que tiene noticias de la partida de su rey, Pedro II de Aragón, hacia el Languedoc, donde perderá todo (y casi la vida). La última intentona la hace en Tierra Santa, donde se une a los fieros almogávares y amasa una gran fortuna dando escolta a las caravanas. Hay un punto en la novela donde nuestro héroe, con la fortuna suficiente, pone fecha de vuelta a Teruel, pero…

Sebastián me va a matar, estoy destripando la novela.

Seremos testigos directos de los acontecimientos de las Navas de Tolosa, de Muret, de San Juan de Acre, “conoceremos” a los crueles ultramontanos, al Papa “genocida” Inocencio, a los “salvajes” almogávares, al rey Pedro II de Aragón, a los musulmanes de la pení­nsula y de Jerusalén, a los piratas berberiscos, a los cátaros, etc.

Sebastián caracteriza a Diego como un héroe medieval, inteligente, noble y honesto con su amada – y su juramento-. Los caprichos del destino (o de la pluma de Sebas) harán que durante toda la novela haya un personaje responsable de todas sus desdichas (y de los que le rodean). Las alegrí­as son mí­nimas comparadas con las desgracias. Hay pasajes desgarradores en los que mientras lees crees que, en la siguiente página, Diego va a tirar la toalla, “hasta aquí­ hemos llegado”; pero no, sigue adelante incluso dejando algún corazón roto por el camino (otro motivo más de sufrimiento para Diego). Es un hombre de honor y de palabra, algo con tan poco valor ahora que si no está refrendado por una firma no vale. La Edad Media es un periodo de valores humanos y no de miserias humanas como actualmente.

Sabiendo el final, habí­a momentos, cuando faltaban pocas páginas, que pensaba que Sebas en un ataque de locura (u olvido) cambiarí­a el final y serí­a un “fueron felices y comieron perdices”. No hubo suerte, Sebas fue fiel a la leyenda hasta el final, tanto como Diego.

He sufrido con Diego, he golpeado la mesa (es verdad) en el único momento que la ira se apodera de él (justificadamente), en el libro la amistad se escribe con mayúsculas, he comprendido lo que es el honor, me he lanzado al galope junto a Diego sin temor a la muerte y casi muero por amor.

Seguramente todas las aventuras (o mejor dicho desventuras) de Diego durante esos cinco años están sólo en la cabeza del autor, pero para mi la historia de los Amantes de Teruel es la la historia del Caballero del Alba. Cuando dices que eres de Teruel, todo el mundo te pregunta por los Amantes del Teruel (y el jamón, Dinópolis, Albarrací­n, el mudéjar… y todaví­a hay mucho más) y yo les relato, a grandes rasgos, la leyenda pasando por alto el intervalo de esos cinco años. Puesto que las leyendas se nutren de la tradición oral y la costumbre, yo contaré la leyenda de los Amantes de Teruel incluyendo una maravillosa crónica de cinco años que un ermitaño (un tal Lacedemonia) le contó a mi tatatatatatarabuelo, y que relata la historia del Caballero del Alba.

Sebas, me quito el sombrero y sólo puedo decirte GRACIAS.

Share

Concurso ¿Quién o Qué?. Undécimo QoQ

20 may
20 mayo 2008

La respuesta al Décimo QoQ es: Mencí­a Calderón.

Undécimo QoQ:

  1. Es un acontecimiento.
  2. El fin que se perseguí­a era el mismo que el de los reinos cristianos contra los musulmanes.
  3. Su germen no broto en la pení­nsula ibérica.
  4. La pasión y la ingenuidad cegaron a sus protagonistas.
  5. Los paisanos del lugar tienen tres lenguas cooficiales.

Para contestar deja un comentario. Se puede votar hasta el 27 de mayo.
La Clasificación en la pestaña Concurso.

La respuesta de este QoQ con el siguiente QoQ, y éste se posteará:

27 de mayo a las 17,00 horas.

Share

¡ No me entierren todaví­a… Que estoy vivo !

19 may
19 mayo 2008

Con la colaboración de Guillermo, un post… muy original y morboso.

Ataud

Determinar si los muertos estaban en realidad muertos era una desconcertante e inexacta ciencia antes del advenimiento de la medicina moderna. Pero el temor no era totalmente irracional. A lo largo de la Historia ha habido numerosos casos de personas enterradas vivas accidentalmente y curiosas leyendas hablaban de ataúdes abiertos donde se encontraba un cadáver con una larga barba, o con las palmas de las manos levantadas hacia arriba, o destrozadas por el esfuerzo de haber intentado escapar…
También la literatura encontró terreno fértil en el miedo a ser enterrado vivo; los relatos de terror de Edgar Allan PoeEl entierro prematuro” (1844), “La caí­da de la Casa de Usher” y “El barril de amontillado” son buenos ejemplos de ello.

Poe

Algunas personas tuvieron tanto miedo a despertar dentro de un ataúd que dejaron instrucciones expresas de que su corazón debí­a ser apuñalado o su garganta cortada antes de ser enterradas.

Así­ las cosas, y fruto de ese miedo, o “taphophobia” (del griego taphos, que significa “tumba” y que se traducirí­a como “miedo a las tumbas”), fueron distintas las técnicas utilizadas para establecer el carácter definitivo de los presuntos finados.

Se dice que Paracelso (1493-1541), alquimista y quizá el médico más grande de su tiempo, consiguió la reanimación de un cadáver mediante fuelles, un truco que probablemente fue recogido de escritos médicos árabes.

Durante los siglos XVII y XVIII se les administraban enemas de humo de tabaco o se les pellizcaban los pezones con alicates.

Otro sistema consistí­a en tirar vigorosamente de la lengua del presunto cadáver, llegando a utilizar para ello una máquina-pinza que, durante al menos tres horas, y de manera continua, la sometí­a a fuertes tirones.

También en el siglo XVIII, el anatomista danés Jacob Winslow (1669-1760) ideó un método basado en hacer cosquillas en la nariz con una pluma, azotar la piel con ortigas o clavar agujas bajo las uñas de los pies. Todo valí­a para garantizar el no ser enterrado vivo.

Aunque, supuestamente, algunas ví­ctimas fueron devueltas a la vida durante estas torturas, la comunidad cientí­fica consideró que la única verdadera señal de la muerte era la putrefacción.

Así­, se aconsejaba que toda persona que se presumiera muerta debí­a ser colocada en un lugar cálido en busca de signos de descomposición antes de su entierro. Fueron las llamadas morgues de espera.

Ataud2

En el siglo XIX, el desarrollo tecnológico en esta búsqueda para evitar un entierro prematuro se concretó en el “ataúd de seguridad”, una invención que permitirí­a a los erróneamente enterrados comunicarse con el mundo por encima de ellos. La mayorí­a de los modelos incluí­an un tubo de aire y un dispositivo que permití­a avisar a la superficie de la vuelta a la vida del enterrado, soplando un cuerno, o izando una bandera. Existí­a un modelo que incluí­a un martillo mecánico de latón para golpear la tapa de ataúd.

Bandera

Otros diseños incluí­an escaleras, escotillas de escape e incluso tubos para el trasvase de alimentos. Otro permitirí­a que el individuo enterrado prematuramente lanzara un petardo por el tubo de aire del ataúd. Algunos incluso también llegaron a estar equipados con una pala.

Una leyenda urbana dice que el refrán “Salvados por la campana” se deriva del hecho de que en alguno de estos “ataúdes de seguridad” se poní­a una cadena que estaba atada a una campana en el exterior, que alertarí­a que la persona recientemente enterrada aún no habrí­a fallecido.

Campana

Guille

Share

Certamen literario “Bosque de Cebrián”

16 may
16 mayo 2008

El 20 de octubre del 2007 falleció Juan Antonio Cebrián, escritor, divulgador, periodista y director del legendario programa radiofónico ‘La Rosa de los Vientos’, en Onda Cero Radio.

En su momento, diferentes amigos y conocidos hicieron su particular homenaje a esta grandí­sima persona. Hubo recordatorios radiofónicos de personas afines o compañeros de emisora, programas homenaje, columnas en periódicos; incluso algunos de sus admiradores y alumnos a traves de las ondas ,nos embarcamos en la creación de un bosque con su nombre.

El bosque de Cebrián,situado en Riba de Saelices(Guadalajara),una comarca que fué asolada por un incendio en el 2005 causando un terrible desastre ecológico y humano.Junto con Adena ,los rosaventeros llevamos vida al lugar repoblando casi dos hectáreas de Sabinar.

A raí­z del nacimiento del ‘Bosque de Cebrian’ tomamos la firme decisión de que cada año en las mismas fechas, nos diéramos cita los oyentes, el equipo de La Rosa de los vientos y Adena. Todos con la ilusión de mantener el espí­ritu de Cebrián y nos comprometimos a crear una iniciativa que impulsara la divulgacion de la labor ecológica, cultural y humana de esta gran persona, que dejó un maravilloso poso digno de ser recordado, de forma que nunca se olvide.

Este es el ‘I Certamen de relatos cortos Bosque de Cebrián’;en el concursarán relatos de ficción que tengan como protagonista un bosque imaginario. Esta iniciativa, de la que forma parte El Recreo.com junto al grupo precursor, Proyecto Bosque de Cebrián, es un concurso literario llevado por ambos portales: www.bosquecebrian.es y www.el-recreo.com
Este certamen de carácter nacional, no está organizado por el programa ‘La Rosa de los Vientos’,aunque si tiene su beneplácito y a algunos de sus colaboradores como parte del jurado a tí­tulo personal .

La ceremonia de entrega de premios tendrá lugar en marzo de 2009 en el Bosque Cebrian. También se hará entrega de los ejemplares editados que se originen a partir del certamen, con el relato ganador y otros seleccionados.
Las bases las podéis ver aquí­ (.pdf)

Toda la información y cualquier duda que os pueda surgir la encontrareis y os responderemos en la web del bosque www.bosquecebrian.es

¡¡Esperamos vuestros relatos!!

Share

Una Historia de Teruel.

14 may
14 mayo 2008

Después de un viaje a Teruel de nuestro amigo Senovilla, tenemos un post de los Amantes de Teruel. Es un placer publicar este post de mi tierra, gracias amigo.

Corrí­a el siglo XII en la famosa localidad de Teruel y allí­ replicaban las campanas porque habí­a BODA, ese era el sonido que a lo lejos escuchaba un caballero medieval, que morí­a por llegar pronto a tan bella villa por la cuesta de Andaquilla.

Era D. DIEGO DE MARCILLA, según los textos históricos conocido como JUAN MARTíNEZ DE MARCILLA, que volví­a a Teruel rico y famoso por haber participado en múltiples batallas.

Desde niño cuentan que estaba enamorado de ISABLE DE SEGURA, y que ésta a su amor correspondí­a, pero ella era hija de gente importante y él nada más que el hijo segundo de una familia modesta.

El Padre de Isabel viendo el amor que sentí­a su hija, dio un plazo de cinco años a D. DIEGO DE MARCILLA para que hiciese fortuna y pudiera así­ desposara con su hija.

Como os contaba, era el año 1.217, y el dí­a que cumplí­a el plazo interpuesto por el padre de Isabel, corrí­a exhausto a su encuentro en Teruel.

Al llegar y escuchar las campanas, sus amigos le informan de que es fiesta y que la villa de Teruel está engalanada porque ISABEL DE SEGURA acababa de casarse.

Le contaron que la presión de las familias y un pretendiente muy importante eran los causantes de este enlace.

Pasó por sentimientos de cólera, ira, pesar, rabia y tras ser calmado por sus amigos, decidió ir a  ver a su amada Isabel, para escuchar de su boca porqué se habí­a casado con PEDRO FERNÁNDEZ DE AZAGRA, hermano del Señor de Albarrací­n.

Le pide un beso en este encuentro, pero ella se lo niega porque pertenece a otro hombre, D. Diego dicen que no pudo resistirse a la negativa y como si se le rompiera el corazón cayó fulminado al suelo, en esos momentos habí­a MUERTO.

Al dí­a siguiente, el redoblar de las campanas, no era festivo sino de duelo, se celebraba el funeral de Diego, una comitiva en silencio transportó el cadáver hacia el templo y dio comienzo el funeral, al salir del oficio el gentí­o, una hermosa figura de mujer con la cara velada se acerca al fallecido y destacándose se acerca al fallecido para darle el famoso beso que le negó en vida a Diego, era Isabel  que al dar ese beso cayó desplomada en el suelo falleciendo de amor según cuenta la tradición.

Por esto están enterrados juntos, ambos murieron, él  al pedir un beso en vida y ella por concedérselo en muerte.

Share

Concurso ¿Quién o Qué?. Décimo QoQ

13 may
13 mayo 2008

La respuesta al Noveno QoQ es: Federico Garcí­a Lorca.

(perdonar por el retraso en la actualización de la clasificación, hoy a las 17.30 horas estará actualizado)

Décimo QoQ:

  1. Es una mujer.
  2. Su vida transcurre en el siglo XVI.
  3. Viuda de un “adelantado” a su tiempo.
  4. Pionera de lo que más tarde se hizo en Plan (Huesca).
  5. Lo que Forrest Gumpo hizo por carretera ella lo hizo entre selvas y sierras.

Para contestar deja un comentario. Se puede votar hasta el 20 de mayo.
La Clasificación en la pestaña Concurso.

La respuesta de este QoQ con el siguiente QoQ, y éste se posteará:

20 de mayo a las 17,00 horas.

Share

Switch to our desktop site