A las 21:40 horas del 15 de febrero de 1898 una inesperada explosión vino a turbar el bullicio noctámbulo de La Habana. Una explosión en el acorazado estadounidense Maine lo hundía irremediablemente. Aquel episodio, “utilizado” por EEUU como excusa para intervenir en Cuba, cambió la historia de España y acabó por convertir a la “víctima” en la primera potencia militar del siglo XX. El 25 de abril de 1898 EEUU le declaraba oficialmente la guerra a España. Los planes estadounidenses se vieron favorecidos por la inestabilidad económica española, nuestra obsoleta flota, la debilidad del gobierno del liberal Práxedes Mateo Sagasta y los aires de independencia que soplaban cada vez con más intensidad en Cuba. El Tratado de París de 1898, firmado el 10 de diciembre, ponía fin a la guerra hispano-estadounidense… y al Imperio español de ultramar. España renunciaba a la soberanía sobre Cuba y cedía Filipinas, Guam y Puerto Rico a los EEUU por 20 millones de dólares.

¿Pero qué ocurrió aquel 15 de febrero en el puerto de La Habana (Cuba)? A las diez menos veinte de la noche el acorazado norteamericano Maine sufría una misteriosa explosión que provocó un terrible incendio en la zona de proa. A pesar de la rápida y masiva ayuda de españoles y cubanos, nada se pudo hacer. El barco se hundió y perdieron la vida doscientos sesenta y cuatro marineros y dos oficiales. A la mañana siguiente, al estar el barco en aguas bajo jurisdicción española, se inició una investigación por parte de las autoridades españolas para averiguar qué había ocurrido. Sorprendentemente, las autoridades estadounidenses no permitieron examinar los restos del navío al considerarlo territorio norteamericano. Así que, ante las únicas evidencias exteriores, en el agujero que la explosión provocó en el casco del barco las planchas de acero estaban dobladas hacia afuera, se determinó que la explosión se produjo en el interior y que, por tanto, debió de ser un accidente. Los estadounidenses tenían su propia teoría: el ataque con un obús o una mina. Los periódicos norteamericanos, cual creadores de opinión, se encargaron de difundir esta disparatada teoría y crear el caldo de cultivo ideal para la posterior declaración de guerra.

Pero hubo una carta anterior que delataba las intenciones de EEUU. España no atravesaba uno de sus mejores periodos de la historia ni económica ni militarmente, así que los Estados Unidos pensaron que con unas migajas bastaría para conseguir Cuba. Días antes del accidente provocado del Maine, Washington había enviado a una carta a Madrid:

El ejército norteamericano intervendrá en la isla si España no accede a vender Cuba a los Estados Unidos por trescientos millones de dólares. Para facilitar la operación, se ofrece además un millón de dólares para los negociadores que medien en dicho acuerdo.

Aunque parezca mentira por los muchos antecedentes de nuestros políticos, y quiero creer que por honestidad y orgullo patrio, los negociadores no aceptaron el soborno del millón de dólares y se rechazó la propuesta. Aunque el tono amenazante de la carta dejaba muy claras las intenciones del gobierno estadounidense, nunca reconocerán que la teoría del sabotaje español al Maine fue una patraña. Ya que, en el hipotético caso de hacerlo, dicho reconocimiento llevaría implícito que su propio gobierno fue el responsable de la muerte de 266 compatriotas.

Y es que si somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras, aquí se podría añadir que también somos esclavos de nuestras cartas.