En 1963, Sidney Poitier consiguió ser el primer actor afroamericano en ganar el Óscar al mejor actor por su interpretación en Los lirios del valle, pero los comienzos no fueron fáciles.

Sidney Poitier con el Oscar.

Sidney Poitier con el Oscar.

Aunque él siempre se ha considerado bahameño, nació en Miami -porque uno no nace donde quiere, sino donde le pilla a su madre- lo que le sirvió para adquirir la nacionalidad estadounidense. En 1927, cuando sus padres se encontraban en Miami, nacía Sidney… un niño sietemesino. Sus padres decidieron quedarse en Miami para que su bebé prematuro recibiese la atención adecuada. A los tres meses, y con el pequeño ya recuperado, volvieron a Cat Island (Bahamas). A los 10 años, en busca de una vida mejor, se trasladaron a Nasau, la capital. En enero de 1943, a 15 años de edad, Sidney Poitier dejó a su pobre familia de agricultores en Nassau y regresó a los EEUU -tierra de oportunidades- buscando un futuro para él y su familia.

Como otros muchos actores, tuvo que pasar las de Caín: dormir en la calle, trabajar fregando platos e incluso mintió para alistarse en el Ejército… Con 17 años, y viendo que allí no tenía futuro, decidió regresar a Bahamas, pero tampoco tenía el dinero suficiente para pagar el pasaje. Así que, sin ningún complejo, decidió enviarle una carta al presidente Roosevelt:

Estimado Presidente Roosevelt,

Mi nombre es Sidney Poitier y estoy aquí en los Estados Unidos en la ciudad de New York. Yo soy de Bahamas. Me gustaría volver a Bahamas, pero no tengo el dinero suficiente. Me gustaría pedirle un préstamo de $ 100. Yo se lo devolveré cuando llegue a Bahamas. Echo de menos a mi madre y a mi padre, extraño a mis hermanos y hermanas, y echo de menos mi casa en el Caribe. Me parece que no he conseguido acostumbrarme a los Estados Unidos, especialmente al clima frío, y por eso le pido como ciudadano americano un préstamo de $ 100 para volver a casa. Yo se lo devolveré y le estaré eternamente agradecido.

Su compatriota,

Sidney Poitier

Mientras esperaba respuesta, y el dinero para regresar a casa, se unió al American Negro Theater (ANT) – un grupo de teatro del Harlem que daba una oportunidad a los actores principiantes- donde pronto comenzó a despuntar. Lógicamente, el Presidente nunca contestó… se habría perdido un gran actor.

Fuentes e imagen: This Life – Sidney Poitier, The Angeles Time

Share