La famosa entrevista de Hendaya (23 de octubre de 1940) tuvo lugar en la estación de trenes de esta localidad, junto a la frontera hispano-francesa, y en ella participaron: Francisco Franco, Adolf  Hitler, Ramón Suñer (cuñado de Franco y ministro de Asuntos Exteriores), Joachim von Ribbentrop (ministro de Asuntos Exteriores alemán) y los traductores, Gross y el barón de las Torres.

Hitler prentendía que España dejase a un lado su posición neutral y entrase en guerra como compensación por la ayuda prestada – hombres y material militar –  durante la Guerra Civil española. Franco simpatizaba con las fuerzas del Eje y, además, estaba convencido de la victoria alemana, pero también sabía que España todavía sangraba. Así que, puso sobre la mesa sus peticiones para entrar en guerra: financiación y material para el ejército, Gibraltar y las colonias francesas del Norte de África (Marruecos, Orán…). Ni Franco ni Hitler se bajaban del burro… la tensión podía cortarse. Hitler llegó a amenazar a Franco:

Si no entras en guerra a mi lado inmediatamente mis tanques pueden ocupar España en dos semanas.

A lo que el impertérrito gallego contestó:

¿En dos semanas? ¡No sabes tú cómo están las carreteras de España para tomarla en dos semanas!

¡Y qué razón tenía!  Más de la mitad de las carreteras, por llamarlas de alguna forma, eran de macadán (varias capas de piedras compactadas con un rodillo, sin asfalto y diseñadas para el tránsito de vehículos de tracción animal). Recordemos la imagen del peón caminero rellenando los baches. Este tipo de construcción debe su nombre al ingeniero de caminos escocés John Loudon Mac Adam que comenzó a utilizarlo en 1820.

Thank you, John

Fuentes: La Aventura de la Historia, Historiasiglo20 y Los años del miedo – Juan Eslava Galán.

Share