• Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: El jurado popular… un cuento griego

  • http://rayajosenelaire.blogspot.com Chema Barragan

    Pues curiosa esta Historia de la Historia y más teniendo en cuenta que ‘mala hierba nunca muere’ (en referencia a ciertos favoritismos de la justicia hacia ciertos ‘maleantes’) Personalmente creo que es más justo que cualquier delito grave sea dictaminado por un jurado popular, entre otras razones porque, dado el aroma político que envuelve a los jueces, siempre será ‘menos’ fraudulento que la decisión de una sola persona. Aunque tampoco afirmo que un jurado popular sea la panacea de la justicia, que no lo es… ni mucho menos, pero y como te comento… visto lo visto con ciertos procesos judiciales, el politiqueo es quien maneja la barita de los jueces… por regla general.

    un fuerte abrazo Javier

    • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

      Pues a mi, si me dejan elegir, prefiero que me juzgue un profesional y, mucho más, si está compuesto, como en este caso, por jurados que su voluntariedad es consecuencia de una gratificación.
      Un abrazo

  • http://latinajadediogenes.blogspot.com Cayetano

    Así que de ciega nada. Quien hace la ley, hace la trampa.
    Un saludo.

    • http://historiasdelahistoria.com Javier

      Ciega, lo que se dice ciega… me parece que no.
      Salu2

  • Blanca

    A mí me llamaron también para ser jurado y como yo no quería serlo de ninguna manera tuve que optar por una opción que hay y que no me gustaría dejar expuesta aquí..
    Jamás se me pasó, ni por la imaginación, tener que juzgar a nadie..

    Un abrazo..

    • http://historiasdelahistoria.com Javier

      Yo me pase unos días buscando una alternativa, que no encontré, y al final tuve la suerte de que no me llamaron porque no me hacía ninguna ilusión.
      Un beso

  • http://elinteriorsecreto.blogspot.com Chary

    Me resultaría dificilísimo juzgar a nadie. Casi prefiero que sean los jueces quienes lo hagan, pero sin presiones, politiqueos e intereses.
    Besos mi Gladiador

    • http://historiasdelahistoria.com Javier

      El día que el Poder Judicial, por lo menos en sus altas esferas, no esté politizado la sociedad será “más igual”.
      Un beso

  • http://senovilla-pensamientos.blogspot.com.es/ Senovilla

    Leyendo en tus comentarios amigo Javier, yo preferiría no ser juzgado por nada, ya que esos “profesionales” a veces son más papistas que el papas y está todo excesivamente politizado.
    Sabes de antemano la sentencia según en la Sala en la que caigas y es penoso esa falta de unanimidad en los criterios.
    Un abrazo amigo.

    • http://historiasdelahistoria.com Javier

      Según tu comentario parece ser que sí que hay unanimidad en los criterios a la hora de juzgar… otra cosa es que sus criterios no sean basados en las pruebas o la verdad.
      Un abrazo

  • http://armandoepigrama.wordpress.com/ Armando

    Antifonte de Atenas fue un célebre logógrafo de aquella época. Al principio abrió una “tienda de consuelos”, en la cual vendía discursos que prometían aliviar el sufrimiento gracias al poder de las palabras…

    Más tarde, con la experiencia acumulada de varios años como “consolador”, Antifonte pasó a desempeñarse con gran éxito como “logógrafo”, vendiendo discursos de defensa o acusación (según el caso, claro) y se dio a conocer como “cocinero de discursos”.

    La factura incluía un curso rápido de oratoria en los casos (los más comunes) en que el cliente no supiera leer, pues era esta la única forma disponible de entregar “la mercancía”.

    Bella historia!

    • http://historiasdelahistoria.com Javier

      Armando te veo muy puesto en el tema… Otro famoso logógrafo y que además hizo cierta fortuna fue Lisias.
      Gracias

      • http://armandoepigrama.wordpress.com/ Armando

        Puesto en el tema por pura suerte Javier, pues hará un par de meses atrás leí sobre este tema en la amena Historia de la filosofía griega de Luciano de Crescenzo. De Lisias, Luciano comenta que se distinguía por la extrema sencillez de su lenguaje. Gracias mil a ti por entregarnos a menudo este extraordinario blog!

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com.ar/ Xurxo

    El que no quiere o tiene miedo de ser jurado creo que es en definitiva El jurado más confiable, porque al menos duda de su discernimiento o capacidad, lo peligroso son los que quieren serlo porque creen que saben todo. Resumiendo, que no nos suceda nunca pasar por ese trago :)

    Un abrazo.

    • http://historiasdelahistoria.com Javier

      Tu conclusión es la mejor que se puede sacar.
      Un abrazo

  • http://www.losmundosdejairo.blogspot.com jairo

    pues vaya, ago similar a l actual, donde dependiendo de la clase tienes más o menos justicia

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com.es/ Kikas

    La diferencia entre un logógrafo y un abogado me parece escasa…

    • http://armandoepigrama.wordpress.com/ Armando

      Efectívamente Kikas, pues un momento llegó en que la función social de los logógrafos fue muy importante, entonces fueron reconocidos formalmente en los tribunales… esto ocurrió a finales del siglo V aC… En este momento nació (junto con tantas otras cosas) la abogacía como profesión.

    • http://historiasdelahistoria.com Javier

      Tenían mejor prensa los logógrafos que ahora los abogados.

  • http://varlania.blogspot.com Chema García

    Ciertamente los griegos además de inventar la democracia también inventaron otras cosas, algunas mejores y otras peores. Siempre un placer leer sobre los antiguos griegos. Un saludo!!

  • Pingback: El jurado popular… un cuento griego

  • http://www.sagitaire17.com/ sagitaire17

    Hola Javier.Gracias por el interesante articulo.Si el jurado era constituido por gente sin recursos,además debía ser muy fácil de comprarlos…
    Buen fin de semana,y un abrazo.

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    La justicia no existe, ni a existido nunca…la balanza se inclina hacia el lado de que tiene más dinero o amigotes

  • http://www.elblogdeluna.wordpress.com elblogdeluna

    A mí el jurado popular me decepcionó mucho en el caso de Francisco Camps. Un saludo

  • Oscar Ruiz Carrera

    Tan injusto como los cincursos de canto en la que el resultado se decide por la intensidad del aplauso del público.

  • http://oliviaardey.blogspot.com/ Olivia Ardey

    Esta curiosa historia de la Historia la llevaré siempre en el recuerdo. Siempre, como un talismán. Me acompañó en la gran final del concurso El efecto Star Lux…. ¡y cuánta suerte me trajo! Abrazos.

  • Pingback: El jurado popular… un cuento griego | APHU

Switch to our mobile site