• Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Edmundo Pérez

  • Pingback: Pablín Castañón

  • Pingback: Almanzor

  • Pingback: Ricardo Sanjurjo

  • Pingback: Óscar Velázquez

  • Pingback: Carlos Benito de Val

  • Pingback: Manuel Alqsar

  • Pingback: Andrea M. Trujillo

  • Pingback: Compartidos @Goefry

  • Pingback: Club Divoblogger

  • Pingback: Anselmo Lucio

  • Pingback: DeHistoria y Hoy

  • Pingback: David Estrada

  • Pingback: María José

  • Pingback: Manuel Olivier

  • Pingback: Manuel Olivier

  • Pingback: Trianarts

  • Pingback: Trianarts

  • http://maireencuenta.wordpress.com Maireen

    ¿Consecuente o demasiado soberbio para aceptar una reprimenda? Me queda la duda.

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: Adolfo Suarez

  • Pingback: Adolfo Suarez

  • Pingback: Gabriel Castelló

  • Pingback: Juan Monroy

  • Pingback: Sofocles

  • Pingback: El legislador más consecuente de la Historia

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Maireen, hablo de consecuente por ser el primero en acatar las normas que él mismo había establecido.

  • http://www.curiosahistoria.com CuriosaHistoria

    A lo mejor el hombre estaba deprimido y ya tendría la idea rondándole la cabeza y decidió hacerlo a lo grande, cumpliendo sus propias normas.

  • Pingback: Juan Pedro Franco

  • Pingback: Borja De Diego

  • Pingback: Jesús Navarro

  • http://deliriosolera.blogspot.com Javier

    Flipo. De todo hay (o ha habido) en la viña de Dios. Vaya par le echaban algunos. Ojalá tuviéramos hombres así de valientes y honestos para dirigirnos hoy día, y no los… eso que tenemos ahora.

    No creo que un hipotético “Historias de la Historia” del siglo XXIV pueda decir mucho de ZP, Sarkozy y compañía…

  • Pingback: Goefry

  • Pingback: goloviarte

  • Pingback: Pablo Fuentes

  • Pingback: Rubén

  • http://latinajadediogenes.blogspot.com Cayetano

    Una persona consecuente, sí señor.
    Ahora que estaría gracioso que entrase Rajoy al Parlamento cantando en verso los acuerdos de gobierno:
    “Vengo a daros una noticia importante,
    que para acceder a la jubilación,
    como todo el mundo hemos de tener,
    muchos más años de cotización.”
    Un saludo.

  • http://http.//www.oscarvelazquez.es Oscar

    OMG! de locos el mundo esta lleno.

  • Pingback: Las historias deIruK

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: David Gonzalez

  • http://elinteriorsecreto.blogspot.com laMar

    Un hombre consecuente sin duda, pero lo de terminar con su vida a causa de las leyes que él mismo dictó, o para dar ejemplo, me da escalofríos.
    Ojalá los mandatarios fueran tan consecuentes sin llegar a este extremo.
    Besos enormes ;)

  • Mercedes

    Alá! podia tomar nota (aunque fuera sólo un poquito) mas de uno.. Un beso!

  • Pingback: Claudia Iraola Riera

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Curiosa, en eso ya no te puedo decir…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Javier, dejaré por escrito que los herederos del blog tengan la obligación de escribir una entrada sobre el tema… aunque dudo que nadie se acuerde de ellos.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Cayetano, tú si que serías un buen legislador, por lo menos “componiendo” leyes.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Oscar, y los que nos quedan por ver…

  • http://rayajosenelaire.blogspot.com Chema Barragan

    Bueno, responsable hasta el punto de ser ‘tonto’… siempre podía haber ‘alegado’ que lo de la espada era para comprobar si los allí presentes recordaban la ley de no llevar armas… vamos, que no se le ocurrió lo de ‘hecha la ley, hecha la trampa’… ains!!!

    Un fuerte abrazo javier :) )

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @laMar, no haría falta que llegasen hasta esos extremos pero sí un poco más de coherencia.

    Un beso

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Mercedes, así debería ser… :)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Chema, tú es que, además, eres más práctico y sabes salir de un apuro de este calibre.

    Un abrazo

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com/ Xurxo

    Curioso, y se mató y dejó a su pueblo a merced de los demás que no eran tan honestos :(

    Un saludillo.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Xurxo, dudo mucho que estuviese pensando en otras cosas que no fuese en ser consecuente… aunque eso le llevase hasta la muerte.

    Un abrazo

  • Pingback: Ana Schwarz

  • Pingback: Comba Comunicaciones

  • Pingback: Kim Nguyen Baraldi

  • Pingback: CC

  • Pingback: DarkSapiens

  • Pingback: Nikkita

  • Pingback: mariano

  • Pingback: Pedro

  • Pingback: Carlos Suasnavas

  • Pingback: Carlos Andrés Vera

  • Pingback: Maria

  • Pingback: Eulogio Diéguez

  • Pingback: fidelmartin

  • http://bloggsspartako.blogspot.com/ Spartako

    Joder que drastico!!! Hombre, hay que ser coherente, pero no hasta ese punto.

  • Pingback: ★ Space Monkey ★

  • http://lasonrisadehiperion.blogspot.com/ La sonrisa de Hiperión

    Amigo, de nuevo por tu casa.

    Saludos y buena tarde de sábado.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Spartako, digamos que es un caso excesivo, pero que sirve de muestra para compararlo con el otro extremo… el actual.

  • Pingback: Pedro Muñoz Plaza

  • Pingback: Ramon arcas esteban

  • Pingback: MarioE.Archila

  • Pingback: Juan Antonio

  • Pingback: Sergio Martinez 

  • KC

    No, hombre, no; este señor no era tonto, más bien consecuente con lo que hacía-además de ciertamente radical-, cosa que ya quisieran los mentecatos que hoy tenemos por legisladores (casi tan leguleyos como los “juristas” de algunas Facultades de Derecho).

    Ahora lo que se lleva es yo hago las leyes para todos, pero mejor sí yo me excluyo de la aplicación…

    Saludos.

  • http://www.losmundosdejairo.blogspot.com jairo

    Sin duda un hombre consecuente con sus principios

  • Pingback: Manuel Giménez Gálve

  • Pingback: El legislador más consecuente de la Historia | Tantum Latine | Scoop.it

  • http://lacanciondemalapata.blogspot.com/ Malapata

    En realidad era la única forma de acatar la norma. Si se hubiera negado entonces tendría que haber entrado alguien armado a la Asamblea para ejecutarlo, que a la vez tendría que ser ejecutado por entrar armado por alguien que entrara armado y por tanto…

    Total, que a mí me parece que al final se suicidó por no montar un lío :-)

    Un saludo.

  • Pingback: Más Carondas y menos ombliguismo | acortescaballero

  • Dubitador

    ¡Que buena la historieta! Creo que no puede menos que ser un hoax historico.

    Esta clase de historias tan rotundas gustan mucho a la gente de mentalidad conservadora. Con un mandatario así dudo mucho que la asamblea sirviera de gran cosa.

    La integridad del gobernante no ha de garantizarla las prendas del gobernante sino los mecanismos del sistema para descubrir, denunciar y reprimir la delincuencia de gobierno.

    ¿Que pasa cuando se exalta la delincuencia economica a base de pintarla como virtud y se eliminan los controles y supervisiones que la evitan o moderan?

    El desastre en el que estamos no es por ausencia de grandes hombres e integros gobernantes, sino porque en la propaganda de las ideas la integridad se retrató como una antigualla.

  • Pingback: ANTHONY

  • Pingback: Biblio Legislativa

  • Pingback: Yo misma

  • http://www.p-d-o.com.ar Adrián J. Messina

    Javier que historias fascinante. De esas que nos regala la literatura. Realmente increíble.
    Gracias por enseñarnoslo.
    Un abrazo.

  • Pingback: Hugo Serrano

  • Pingback: Hugo Serrano

  • http://shortu.net/2f Conversia

    Fueran cuales fueran las razones por las que entró armado en la sala, lo que queda claro es que el tío le puso un par de huevos al asunto, de eso no hay duda!

  • Pingback: Andrés Cortés Caballero » Blog Archive » Más Carondas y menos ombliguismo

  • Pingback: David Román

  • Pingback: Adrián Fernández

  • Pingback: Fco Soria

  • Pingback: El legislador más consecuente de la Historia | Hermético diario | Scoop.it

Switch to our mobile site