• Pingback: Zblogs.es

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Paco Lozano

  • Pingback: Carlos Peña

  • Pingback: Divoblogger

  • Pingback: joju Aliaga

  • Pingback: Pablín Castañón

  • Pingback: juanito

  • Pingback: fabriciano

  • Pingback: amaia alberdi

  • Pingback: Adrian Agreda

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Gladyzs

  • Pingback: Kokochon

  • http://gladyzs.clipp.es/ Gladyzs

    Que suerte que los tiempos han cambiado y la mujer al igual que el hombre pueden desempeñarse tanto en el hogar como en el trabajo. No es que sea malo dedicarse al hogar pero cuando es algo que te imponen deja de ser justo. ¡Buen post!

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Ana Schwarz

  • Pingback: SergioValenzuela

  • Pingback: innombreibol

  • Pingback: Eduardo Chicano

  • Pingback: La planificación familiar de los nazis

  • Pingback: La planificación familiar de los nazis | Noticias - d2.com.es

  • Pingback: Ana Schwarz

  • Pingback: Tita Berman

  • Pingback: Georgina López

  • Pingback: Pilar Ordoñez

  • BB

    Perdóname, Gladyzs, por favor, si puntualizo que desgraciadamente tu afirmación es aplicable a una porción muy concreta de la población femenina mundial. Convendría recordar que todavía existe una grandísima parte de esa población femenina mundial que sigue como en la época nazi en Alemania, o la franquista en nuestro país, e incluso mucho peor; como en la Edad Media en muchos otros lugares.

    Podría decir que me considero una privilegiada viviendo en España en el 2011, pero con esas y con todas todavía nos queda camino por recorrer incluso aquí: conciliación familiar “real”, derecho a la maternidad “real”, igualdad salarial “real”, etc. Ya no digamos en esos otros lugares del planeta que mencionaba anteriormente…

    Ojalá algún día podamos formular esa afirmación tan positiva tuya, de forma categórica y general. Ojalá… Sigamos luchando por ello.

    Saludos

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    Como dice Gladyzs las cosas, para bien, han cambiado pero también tiene razón BB porque depende dónde te “pille” y en qué circunstancias.

    Un abrazo

  • http://mujeresderoma.blogspot.com isabelbarcelo

    Ja, ja, javier. Si fuera una profesión, aún podríamos elegirla o no. Toda esa cantinela de que lo que más felices nos hace a las mujeres es estar en el hogar y bla, bla, bla, es muuuuy antigua y lo que te rondaré, morena. Fuera de bromas, esa ideología del nazismo no es nada extraña a lo que muchos piensan que debe ser el papel de las mujeres. Así que se combate activamente contra esa ideología en aspectos más generales – como el racismo, por ejemplo – y en cambio no se desciende a esos particulares que hacen de la vida de muchas mujeres un verdadero infierno. Un abrazo, querido amigo.

  • Pingback: Sergio Martinez

  • Pingback: Janis Dark

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com/ Xurxo

    Una entrada para reflexionar, como siempre.
    Me hace acordar a una película de Chabrol, basada en un caso real en la Francia ocupada, guillotinaron a una mujer por practicar abortos! Hasta donde se llega para imponer una idea.

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    Te imaginas si esa panda de colgados hubieran ganado la guerra? ahora seguramente no existiría la mitad de las cosas que tenemos,hubiera sido un retraso enorme! Menudos Zoquetes

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Isabel, se ve la paja en el ojo ajeno (aspectos generales) y no se ve la viga en el propio (aspectos particulares)
    Un beso

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Xurxo, lamentablemente, la crueldad humana llega más allá de la razón.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Oscar, mejor no imaginarlo… me da repelús.

  • http://elinteriorsecreto.blogspot.com laMar

    La última frase es fantástica. La verdad es que en la España de entonces la propaganda no era tan evidente pero si efectiva. Y hoy en día hay quien aun piensa eso de que “el sitio de la mujer en casa”
    Un beso enorme

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @laMar, la frase “le sitio de la mujer en casa” hay que erradicarla.

    Un beso guapa

  • http://salvagoxo.bolsanegra.net Salvagoxo

    No sé por qué me impresiona tanto la imagen que has colocado. Increíble que así imaginaran la familia ideal.

    Desconocía esta parte de la historia. Muchísimas gracias.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Salvagoxo, la publicidad y propaganda nazi abarcaba todos los ámbitos de la sociedad.

    Un saludo

  • Pingback: Carlos Tinca

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: awacat

  • Pingback: Diana Salazar

  • Pingback: Chema Barragán

  • http://www.losmundosdejairo.blogspot.com jairo

    Menos mal que vamos evolucionando, son medidas para paliar la crisis y el paro un poco drasticas esperemos no volver a ellas en un futuro

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @jairo, en los tiempos que la ideología nacionalsocialista llegó al poder la situación era tan desesperada que hasta las propuestas más descabelladas tenía buena acogida.

  • http://rayajosenelaire.blogspot.com Chema Barragán

    Deu meu!!! Menos mal que la sociedad en ese sentido cámbia, a paso lento, pero caminando. Comparto tu frase final. Ser mujer siempre ha sido una “profesión” de riesgo. Ains!! Que haríamos sin ellas…

    Un fuerte abrazo Javier :)

  • Pingback: fidelmartin

  • Pingback: David

  • Pingback: Antonio Martínez L.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Chema, poco a poco, pero vamos cambiando…

    Un abrazo

  • http://www.cyberelector.com/ Red social de política

    Lo curioso es que parte de este ideario de planificación familiar fue adoptado por el régimen franquista a través de la sección femenina de la Falange. Esta rama de la Falange tenía la “misión” de instruir a las mujeres como buenas esposas, ya se sabe como… por suerte, todo eso ha quedado atrás.

  • http://blogs.andalunet.com/gonzalo Gonzalo

    Voy a dar la nota discordante:

    Partiendo de lo acertado de la frase final de Gladyzs cuando dice: “No es que sea malo dedicarse al hogar pero cuando es algo que te imponen deja de ser justo”.

    Efectivamente, que alguien se quede en casa no es malo, lo malo es que se le obligue.

    Ahora bien, la mentalidad dominante pasa de esa sabia consideración a la magnífica frase que leí a Carlos Esteban hace unas semanas, señalando lo absurdo de considerar que “cuidar a los propios a cambio de amor se llama sumisión, mientras que hacerlo de los otros a cambio del salario mínimo se llama liberación”.

    Mi postura personal es que lo ideal es que en una familia, al menos mientras los hijos son pequeños, uno de los cónyuges deje de trabajar fuera de casa, o al menos reduzca su jornada.

    Vale, ya sé que eso es muy difícil, y que los tiempos son los que son, y la hipoteca y tal y tal. Es cierto. Por eso decía que es “lo ideal”. Y no para uno u otro cónyuge, sino para los niños, que tengan un referente y una presencia con ellos en lugar de “endosárselos” a los abuelos o dejarlos en la calle con llaves de casa desde los 11 años como sucede en estos modernos tiempos.

    Ahora bien, hay gente que pudiendo hacerlo no lo hace porque prefiere vivir a todo tren. Allá cada uno, que viva como quiera… pero que diga la verdad y no ponga excusas. Que no diga que no se puede, sino que prefieren el crucero, el viaje todo incluido o llevar a niños de 4 años a disneyland parís aunque cuando tengan 13 no se acuerden de nada.

    Volviendo a la frase de Gladyzs, lo malo es obligarle.

    Eso sí, no quiero dejar pasar la referencia que muchos hacen como si en España en aquellos años a las mujeres se les obligara a ser sólo amas de casa. Lo cual es un planteamiento la mar de extendido, pero falso. Al menos falso en parte.

    Es verdad que era poco habitual que las mujeres tuvieran estudios superiores, pero no era cosa ni de España ni del franquismo. Era lo habitual en todos sitios. Distinto es que en Europa la cosa empezara a cambiar en los 50 y en España en los 60, pero nada más.

    Cada vez que digo algo así doy por descontados los desprecios dialécticos. Vale. Yo lo que sé es que mi madre, nacida en los 30, es licenciada universitaria (durante el franquismo) y tuvo negocio propio (durante el franquismo). Mis profesoras cuando era niño eran mujeres con título universitario obtenido durante el franquismo. De mis 6 tías, la mayoría tienen carreras. Y las que no, fue porque no quisieron. Lo mismo puedo decir de mi suegra, que no estudió porque no quiso, mientras que su hermana igualmente se licenció en la universidad franquista, esa a la que no podían ir mujeres.

    En lo que nadie se fija es en que la generación de nuestros padres, con un sólo sueldo, pagaron sus pisos, nos dieron estudios y en muchos casos pudieron guardar un dinerito para su vejez. Mientras que ahora, tan libres y modernos, tenemos que trabajar los dos porque si no, no llegamos a la hipoteca que terminaremos de pagar cuando tengamos 70 años y toquemos madera a ver si para entonces queda algo de pensión, porque de ahorros ni hablamos.

    Saludos.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Red social política, ideologías y propagandas similares… caducas y dañinas

  • http://latinajadediogenes cayetano

    Todos los regímenes militaristas y expansionistas tienen esa tendencia a valorar a la mujer sólo como procreadoras. Se necesitan muchos soldados que sirvan a la patria. Franco también fomentó la natalidad con los premios que estableció para las familias numerosas. En la España imperial de la Edad Moderna, se les daba el título de hidalgos a todo aquel que demostrara haber tenido siete hijos varones seguidos, de ahí la denominación de “hidalgos de bragueta”.
    Un saludo.

  • http://www.al-tren.blogspot.com mare@

    pues sí, la mujer ha pasado calvarios eternos a lo largo de la historia, y a pesar de encontrarno en una era moderna y avanzada, desarrollada y futura, aún las mujeres
    en un tanto por ciento elevado siguen encontrándose en la misma situación que hace siglos….

    Interesante lectura la de tu blog… un saludo amigo.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Gonzalo, “cuidar a los propios a cambio de amor se llama sumisión, mientras que hacerlo de los otros a cambio del salario mínimo se llama liberación” una frase más que acertada para demostrar que todo llevado a su extremo se convierte en absurdo.
    Y respecto a la educación de nuestros madres, mi madre es del 30 y fue al colegio, igual que mi padre, “una tarde por la mañana”. No sé si por criarse en un pueblo pero, en esa época, las mujeres eran “educadas” para casarse y llevar una casa.
    Ninguna de mis tías, ni por parte de padre ni madre, tienen ningún tipo de estudios.
    Todas llevaron sus casas, criaron sus hijos, trabajaron en el campo, cuidaron de sus animales… la vida en el campo no entiende de letras ni de estudios, sólo de sudor, penurias y matarse a trabajar.
    Y qué decir de los hombres… mi padre con 8 años ya llevaba, el solo, un rebajo de ovejas y con poco más de la mayoría de edad, si llegaba, ya trabajaba en una mina y seguía con sus ovejas.

  • http://javicrespo.blogspot.com/ Heimdall

    Interesante post. Da miedo pensar todo lo que llevaba a impulsar estas medidas…

    En fin, te sigo leyendo desde mi blog.

    Salu2

  • http://blogs.andalunet.com/gonzalo Gonzalo

    Javier, en el comentario anterior no quise entrar precisamente en el tema de los pueblos y las zonas rurales, en las que las mujeres se encargaban siempre de cuidar la casa y el penoso trabajo que la rodeaba -huerto, animales…-

    Como le leía a un primo mío en el día de la mujer (http://josemoya.blogspot.com/2011/03/de-nuevo-sobre-mujer-y-trabajo.html), lo del acceso de la mujer al mercado laboral no encaja con tantas y tantas mujeres que han trabajado, y vaya cómo, siempre.

    También en las zonas rurales el acceso a los estudios superiores fue muy posterior, pero tanto para mujeres como para hombres.

  • Pingback: Nikkita

  • http://fernandosolera.com Fernando Solera

    Yo comparto la reflexión que ha hecho Javier en twitter acerca de este tema, en la que venía a decir que una mujer que se dedica a criar a sus hijos parece que está mal visto, pero si trabaja en cuidar por cuatro duros a los hijos de los demás, es una mujer liberada. El problema de toda esta historia es que los empresarios han logrado tener a dos esclavos por el precio de uno. Mal negocio hemos hecho, tanto hombres como mujeres.

    Un abrazo ;)

  • Pingback: Carlos Soler

  • Pingback: juanito

  • http://ladeojosglaucos.blogspot.com/ C.G.Aparicio

    La mujer, “recluída” en su casa fue una de las cosas que más se afanaron por conseguir, con sus políticas, los gobiernos de muchos países europeos hasta, incluso, como en el caso que muestras, el s.XX. Esa famosa TEORÍA DE LAS DOS ESFERAS, que contraponía la posición de la mujer en casa con la del hombre fuera de ella.
    En España, se la consideraba el ÁNGEL DEL HOGAR, metáfora para recoger la dulzura de la fémina y su lugar de acción: su casa.

    Un saludo!

  • Pingback: Las historias deIruK

  • Pingback: pdoblog

  • Pingback: José Manuel Guerrero

  • http://neurotransmisores.blogspot.com/ Neurotransmisores

    Bueno, supongo que les daría resultado para repoblar su país.

    Saludos.

  • Pingback: Yo misma

  • Pingback: Harol Páramo

  • Pingback: miguelangelgc.

  • Negrevernis

    Sin entrar en polémicas, esta entrada la puedo actualizar, ya que conozco dos familias (nada filonazis) que piensan y actúan así. Muy bien si es vocacional, pero cuando ellas intentan imponer a los de su entorno cercano este modelo como el ideal y el perfecto para el buen mantenimiento de la unidad familiar, ya me empiezo a escamar…

    Un saludo.

  • Pingback: xareni martinez

  • Andazul

    Por favor, ¿me puedes definir profesión de riesgo?

  • Caca

    mi sueño es q el mundo no aya otr araza q la aria. estaria dispuesto abandonar privilegion en la sociedad europea como reconocimiento voluntario de la necesidad de una raza pura y culturalmente estable y limpia.

  • DS

    Que salvajada!!

Switch to our mobile site