• Pingback: 40z0

  • Pingback: Hector Russo

  • Pingback: Mr_Rockmantico

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: Club Bloggers

  • Pingback: Angel Cabrera

  • Pingback: DeHistoria y Hoy

  • Pingback: costampla

  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://latinajadediogenes cayetano

    Igualito, igualito que las carreras de Fórmula uno, con sus accidentes y los corredores dando tumbos y volteretas con riesgo de ser atropellados por los que vienen detrás. La misma muchedumbre, el mismo griterío, la misma expectación, el mismo ambiente.
    Seguimos siendo romanos.

  • http://elinteriorsecreto.blogspot.com laMar

    Estando en Mérida, la guía (fantástica) nos recomendó el libro “El auriga de Hispania” de Jesús Maeso de la Torre, y según llegué a Madrid fui directa a comprarlo para leerlo. Me encantó, lo recomiendo ;)
    Un beso enorme

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: costampla

  • Pingback: ana pascual

  • Pilar

    Apasionante narración, ¿quien ganó?

    Un saludo, hace días que te leo, pero hoy no he podido quedarme callada.

    Un placer

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @cayetano, menos repostar y el cambio de neumáticos… lo mismo.

    Un saludo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @laMar, he leído de Jesús “el lazo púrpura de Jerusalem” y me gustó mucho. Apuntada queda tu recomendación.

    Un beso

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Pilar, ocurrió algo que, lamentablemente, impidió terminar la carrera… los bárbaros atacaban Valentia.

    Gracias

  • Arístides

    ¡Es fantástico e increible¡ En realidad…..qué poquito ha cambiado el mundo en dos mil años.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Arístides, y sólo fuera en esto…

  • http://fernandosolera.com Fernando Solera

    Por lo menos estas carreras contaminaban menos, pues creo que las cuádrigas diésel no se habían inventado todavía.

  • Pingback: fabriciano

  • http://www.elrefinamiento.com Luis I. Díaz

    Eso de que en occidente somos mitad romanos, mitad griegos debe de ser cierto porque ¡Seguimos haciendo las mismas cosas!
    Preciosa narración, como en los periódicos deportivos de hoy en día…

    Un saludo.

  • Pingback: Una carrera de la F1 de la antigua Roma

  • http://origeness.blogspot.com/ Froilán

    Si es cierto que Ben-Hur se ha repetido en las televisiones hasta la saciedad, pero es una obra maestra y no sólo por los premios recibidos, sino, sobre todo, porque nos devuelve la imagen de un momento de la historia fiel al relato de Cayo Antonio con el que hoy nos entretienes. Y recordarás el carro de Messala, que con aquella especie de sierra incorporada iba cortando los radios de los contrarios…
    Salud2

  • Pingback: Óscar Velázquez

  • Pingback: losepas

  • ANA

    Emocionante y vibrante, casic casi, se espera ver a F. Alonso con su cuadriga…,¿seguirá el relato?.

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    Me ha encantado…. pensaba que seria en audio, pero me a gustado mucho también

  • http://www.p-d-o.com.ar Adrián J. Messina

    Hermoso relato!
    Esos eran los verdaderos caballos de fuerza!
    abrazos.

  • cc

    Es un relato con un ritmo trepidante que consigue transmitir toda la emoción del evento y el clima de expectación que se vivía en las gradas.
    Haciendo un ejercicio de extrapolación histórica he concluido que en los actuales circuitos de Fórmula 1 los participantes de esta carrera formarían parte de las siguientes escuderías de acuerdo al color de sus cuádrigas:
    - El Bello Crisus: Ferrari.
    - El Joven Lisandro: Mercedes.
    - La cuádriga del ejército: Lotus.
    - La cuádriga del Senado: Williams.
    Ahora bien ¿y Bernie Ecclestone? Eso ya no lo tengo claro. A ver si puedes despejarme esta duda.
    Un abrazo tinerfeño.
    CC

    P.D. ¿Recibiste mi correo?

  • Pingback: Stampolitis

  • Pingback: Javier Sanz

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Fernando, por el tubo de escape de las cuadrigas se expulsaban residuos sólidos…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Luis, para narrarlo habría sido perfecto Matías Prats (padre)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Froilán, es una película que aunque veas varias veces nunca cansa… es lo que tiene el cine bien hecho.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Ana, esta carrera en cuestión quedó truncada… los bárbaros atacaban.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Oscar, no estamos preparados para el audio, hacen falta voces que transmitan la emoción.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @cc, El Bernie Ecclestone de turno era Quinto Gabinio para ganarse el favor de su pueblo.

  • Pingback: Clipp Blog

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com/ Xurxo

    Una estupenda crónica deportiva, aunque la descripción de los participantes parece un desfile de modas! :D

    Un saludín.

  • Pingback: senovilla

  • Pingback: senovilla

  • Pingback: gustavo adolfo alva

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Maria

  • Pingback: Adela

  • Pingback: Jose Serrano

  • Pingback: Nikkita

  • Pingback: Pablín Castañón

  • Pingback: Reina

  • Pingback: Javier Sanz

  • http://soyplastic.net cavalleto

    Sorprendente lo poco que hemos cambiado.

    Oye, el KERS donde se lo metían a los caballos?

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Xurxo, es que cuidaban mucho los detalles estéticos…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @cavalleto, el KERS venía incorporado de serie

  • http://gabrielcastello.blogspot.com/ Gabriel Castelló

    Efectivamente, Ecclestone sería Quinto Gabinio, uno de los dos duunviros (alcaldes) de Valentia, el cual, siendo víspera de elecciones, deseaba agasajar a su electorado con grandes carreras pagadas de su bolsa buscando en ello ser reelegido… Nada nuevo bajo el sol ;-)

    Tal y cómo ha comentado Javier, tristemente, aquella jornada festiva se tornó en pesadilla pocos instantes después de aquella cuarta vuelta…

  • emi

    Más bien Quinto Gabinio sería Rita Barberá, que seguro hubiera disfrutado también en aquella época organizando las carreras de cuadrigas. Por cierto Gabriel enhorabuena por tu libro, me lo leí , quiero decir me lo devoré de un tirón y eso que no es de bolsillo precisamente. Se notaba que te apasiona la época sobre la que escribes. Un saludo y muchas gracias por la fabulosa novela, una valenciana. Por cierto, ¿Qué más tienes publicado?

  • http://juanjoyraquel.blogspot.com El dinosaurio

    Ya hace días que tenía ganas de asomarme a la blogosfera, pero el tiempo del que dispongo es poco. Eso sí, siempre que puedo hacerlo me encanta dedicártelo a tí y a tu blog, por publicaciones tan interesantes como esta. Un abrazo.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @el dinosaurio, se agradece.

    Un abrazo

  • http://ladeojosglaucos.blogspot.com/ C.G.Aparicio

    ¡¡Magnífica la narración de Gabriel Castelló!! Volver al pasado, situarse en un circo romano para contemplar una emocionante carrera de caballos… Esos aurigas, que levantantaban pasiones del pueblo, y especialmente de las jovencitas… Una maravilla!

    Gracias por trasladarnos, de manera tan viva, a la Historia de Roma en este post.

    Un saludo!

  • http://gabrielcastello.blogspot.com Gabriel Castelló

    Emi, hasta la fecha, VALENTIA es mi única novela publicada; En estos momentos estoy acabando la próxima que, aunque podrá leerse de forma independiente, hará las delicias de quien se haya quedado con ganas de más ;-)

    Gracias a ti, de todo corazón; no hay mejor recompensa para un autor que un lector/a satisfecho/a!!!!!

  • http://gabrielcastello.blogspot.com Gabriel Castelló

    Gracias a tod@s por haberle dedicado un ratito a este fragmento de mi novela. ¡Un fuerte abrazo!

  • teresa

    A estos sólo les faltaba salir en el HOLA.Bss

  • Pingback: amaia alberdi

  • Pingback: fidelmartin

  • Pingback: José Antonio

  • Pingback: Goefry

  • Pingback: Luis Uzcátegui

  • Pingback: I Told You So!!

  • http://ihatetosaybutitoldyouso.blogspot.com/ Onetwothree

    No quiero imaginar una cuádriga de la época con un KERS xDDD

Switch to our mobile site