• Pingback: Angel Cabrera

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: Madver

  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://latinajadediogenes cayetano

    Interesante y completísima entrada.
    Esta historia tan bárbara -nunca mejor dicho- nos ofrece varias enseñanzas:
    1.- El que se enfrentaba al poder de Roma, tarde o temprano acababa pagándolo caro.
    2.- La ambición de poder se suele pagar muchas veces con la vida o con la desgracia.
    3.- No hay imperio, por formidable que sea que dure eternamente.
    Un saludo.

  • Pingback: fabriciano

  • http://www.varlania.blogspot.com Chema García

    Una maravillosa entrada sobre Arminio. Muy bien estructurada y se nota por detalles que das, qué además de apasionarte el tema, está muy bien documentado. Ha sido un gusto leerte!!

  • Pingback: Clipp

  • Pingback: gustavo adolfo alva

  • Pingback: gustavo adolfo alva

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com/ Xurxo

    Qué narración apasionante! Cómo es la vida, ganas una batalla con tu inteligencia y un idiota te hace perder la siguiente!

    Un saludo.

  • http://www.elrefinamiento.com Luis I. Díaz

    Magnífico, no son pocas las veces que al pasarme por aquí me planteo quién narices escribe los libros de historia de este país.

    Así da gusto aprender. Gracias.

    Un saludo.

  • http://www.astroseti.org Offler

    @Cayetano

    Falta otra conclusión :

    - No te fies nunca de tu suegro

    Como en el caso de Viriato al final el problema es la falta de identidad. Mientras que Roma era un imperio y todas sus partes se sentían como de la misma unidad, las tribus bárbaras sólo daban importancia a su propia tribu, y la de al lado podía ser enemiga, y en la batalla actuaban de forma no coordinada.

    Esto pasaba ya con los griegos y sus polis, y ante el ataque de Persia no se unían como una sóla Grecia, sino que para ellos Persia era como otra polis, y les daba lo mismo aliarse con ella que con Atenas que con Esparta. Por eso había traiciones como la de Efialtes en las Termópilas, los que vendieron a Viritao, o el suegro de Arminio.

    Puesto en el día actual, es como si Francia nos invadiera y en lugar de actuar como un pais dijéramos “Bueno, mejor Francia que ZP” y le dijeramos a Sarkozy hasta donde se esconde el whisky en La Moncloa (debjao de la mesa de billar?)

  • Pingback: joju Aliaga

  • http://mujeresderoma.blogspot.com isabelbarcelo

    ¡Creo que me he equivocado al pinchar, y he dejado mi comentario en el post anterior!. Os felicitaba a Gabriel Castelló y a tí por tan magnífico post.
    En cuanto a tu participación en mi novela, claro que no hay ninguna prisa en que elijas personaje. Todos no pueden salir a la vez, así que a medida que vayas viendo la historia seguro que se te ocurrirá algo/alguien que te satisfaga. Un abrazo.

  • Pingback: costampla

  • http://gabrielcastello.blogspot.com Gabriel Castelló

    Gracias a tod@s por dedicar un ratito de vuestras vidas a leer las curiosidades y anécdotas que vamos publicando sobre aquella época tan cercana y próxima al mismo tiempo… Es un orgullo que disfrutéis con mis breves pasajes de la antigua Roma.

  • http://www.astroseti.org Offler

    Gabriel, gracias a vosotros por alimentar nuestra curiosidad !

  • http://www.lahistoriaenmislibros.com Eva

    Yo no me explico, con la de enemigos que tenía Roma, que esta durara tanto tanto tiempo, en fin.

  • Pingback: Monica Hidalgo

  • http://gabrielcastello.blogspot.com Gabriel Castelló

    Eva, y los que faltan aún… Los verdaderos enemigos de Roma no fueron bárbaros (entiéndase por cualquier étnia extranjera), sino sus sangrantes revueltas internas, que causaron más devastación y muerte que la más cruenta migración bárbara. También veremos unos cuantos ejemplos de esto al final de la serie ;-)

  • Pingback: Nikkita

  • Toni

    me ha encantado, se aprende mucho aquí.
    Hay alguna novela que abarque el tema germano y romano?

    Un saludo a todos.

  • http://gabrielcastello.blogspot.com Gabriel Castelló

    El Aguila en la nieve, de Wallace Brenn… imprescindible.

  • Pingback: Tacfarinas, el rebelde del Sahara que no se doblegó ante Roma

  • Pingback: Tacfarinas, el rebelde del Sahara que no se doblegó ante Roma

Switch to our mobile site