• Pingback: Bitacoras.com

  • http://felixcasanova.blogspot.com Felix Casanova

    Javier…

    De tal palo tal astilla, y ¡menuda astilla¡ vaya saga familiar, todo un encanto de mujeres. Curiosa forma de obtener esa pócima de funestos resultados y macabras aplicaciones. Mira que son ganas de hacer la puñeta ;)

    Un abrazo

  • http://paseandohistoria.blogspot.com Kassiopea

    Anda que la receta es apetitosa eh? jejejeje. Lo llevaban en la sangre éstas.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Félix, las mujeres, cuando quieren, son muy malas.

    @Kassiopea, la hija y la nieta fueron perfeccionando la receta.

    Salu2

  • http://mequeda.blogspot.com/ Domingo

    Es curioso cómo la mujer, al no tener la fuerza física del hombre, ha recurrido al veneno a lo largo de los siglos para deshacerse del personal. Y es obvio que ha ido afinando en la tarea. ¡Ja,ja,ja,ja!

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Domingo, las mujeres siempre han sido más sutiles.

    Un abrazo

  • http://elreves.es Elreves

    Lo de la hija suena mejor, agua de Napoles, casi me parece que debe de estar tan bueno como nuestra Agua de Valencia, eso si con un poco de cava catalan.
    Saludos.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Elreves, los procesos digestivos del Agua de Valencia y de la de Nápoles son muy distintos.

    Salu2

  • Y.de Mar

    En el Renacimiento y anteriormente en la edad media, el envenenamiento era el procedimiento “normal” entre los poderosos Papas, Reyes, Mecenas y aristócratas en general de quitarse de enmedio a los “molestos”, por eso proliferaron tanto las brujas envenenadoras,.De vez en cuando ajusticiaban a alguna,más que nada para cubrir expedientes,ya que eran la erramienta abitual,para sacarse de encimaa sus oponentes…

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    de tal palo tal astilla o mala yerba nunca muere!

  • http://flenning.blogspot.com/ Flenning

    Entre las sirenas, las estigias, las arpías, las bacantes, las Girolamas, las Hierbabuenas, las rubias y las morenas, ha quedado el paño pelado de varoens. Desde ahora me dedicaré a la absenta, y que me vengan a despertar, si pueden.

  • Javier

    @Flenning, con la absenta tienes asegurado quedar libre de virus y bacterias.

    Salu2

  • ARÍSTIDES

    Pero….¿había alquien capaz de comer semejante porquería?
    Dios mío, ¡qué gustos los de aquellos tiempos¡

  • http://candelasevilla.blogspot.com/ Candela

    Yo creo que, más bien, me moriría de asco.

    Besos, guapo.

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    ¿Sabes si queda alguien de la familia vivo?
    Es para andar con más ojo…despues de leer eso de “maridos inservibles”…;-)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Arístides, @Candela, aunque la preparación era sádica luego le daban un toque personal y pasaba desapercibido.

    @Kikas, le perdí la pista a esta “adorable” familia.

    Salu2

  • http://www.everydayrealestate.com.ar/ real estate

    Pobres hombres, más allá si tenían algo que los hacía molestos, pero darles ese veneno tan espantoso… además la muerte debe ser horrible también. No conocía la historia, muy interesante.

  • http://www.focusonwomen.es/ turismo mujeres

    El arsénico veo que se ha usado desde hace años, porque en los documentales que se ven actualmete de asesinatos, sobre todo de mujeres, en muchos casos usan el arsénico

  • http://evolutiontravel.es viajes

    Menudo final más triste, y las historias escalofriantes

  • Pingback: Anónimo

Switch to our mobile site