• Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Cuando fumar era motivo de cárcel - apezz.com

  • http://laporteriadenela.blogspot.com Nela

    Bueno a meternos en la cárcel no creo que lleguen, creo que antes nos haran llevar un lazo de “color tabaco” (ahora que tanto se lelvan los lazos para todos) y seguramente los niños, que aún estarán más consentidos, nos tiraran piedras y nos señalaran con el dedo al pasar.
    Pero también cabe la posibilidad, de que el gobierno del señor ZP (o mismamente eél solo), se de cuenta de que si nos prohiben fumar y se vende menos tabaco, aún disminuiran más las arcas del estado, así que en rapto de lucidez, decidirá que Fumar es bueno y sano y prometerá 400€ y un Diploma a todos los fumadores.

    Bueno es una teoría tan buena como cualquier otra, jajajajaj

    Me ha encantado el artículo.
    Besos
    Nela

  • Pingback: Javier Sanz

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    Yo deje de fumar hace meses, ahora solo lo hago cunado estoy un poco beodo…

  • http://elreves.es Elreves

    Interesante, muy cierto, aunque no menos cierto, es que con la ley actual sobre el tabaco, los fumadores empezamos a sentirnos perseguidos por una nueva inquisición. ya no te digo nada de como nos miran …..

    saludos.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    Si hace unos años me hubiesen dicho que alguien fue a la cárcel por fumar me habría reído, ahora me creo cualquier tipo de “represalia” contra los fumadores.

  • Pingback: Cuando fumar era motivo de cárcel

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    Hará 15 años, era en el Aeropuerto de San Luis, Missouri. Por primera vez en mi vida vi una pecera de esas donde los fumadores se spretujaban bajo un extractor de humos.
    Recuerdo los niños que pasaban de la mano de sus padres por fuera y como los padres señalaban a esos “delincuentes” de la pecera con el dedo
    Yo dejé de fumar hará 7 u 8 años a la vuelta de un viaje de China, donde fumaba más de dos paquetes diarios. No soy ejemplo de nada pues nada me costó. Supongo que hay que elegir el momento, y creo que con el calor es mucho más fácil. Las comidas son más ligeras. El único que eché de menos durante meses fue el del café de las 10 de la mañana
    En fin, que no sé por qué cuento esto, pero me gustó la historia

  • Isi

    Ya, pero es que yo no quiero oler a mierda porque el de al lado fuma. Tienen que darse cuenta los fumadores de que el humo molesta, y mucho. Y no me digan que los coches también contaminan, porque que yo sepa, los coches no están metidos en las cafeterías ahumando al personal: están en la calle, donde tienen que estar.
    Es una cuestión de educación: los demás no vamos dejando mal olor a cualquiera que se nos pone al lado. Y ya no me meto en el tema de la salud.
    Por supuesto todos los fumadores saben que si no se fuman un cigarro en el café, se lo habrán fumado antes o se lo fumarán después, así que no creo que el consumo se vea afectado lo más mínimo.
    Pero es lo que falta en el país; la educación.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    Educación y libertad.
    Que haya bares o restaurantes para fumadores y no fumadores y que cada uno puede elegir.
    Es más lógico, no?

  • Pingback: Cuando fumar si que estaba prohibido | Bichotoblog

  • http://origeness.blogspot.com/ Froilán

    La historia es interesante, y la preocupación es lógica. Yo lo he vivido en el comercio hace ya algunos años, cuando empezó el baile de la prohibición. Entraba un cliente fumando (cada vez con más temor, te preguntaba, ¿puedo?. Sí, hombre, fuma lo que quieras… Pero enseguida entraba otro que no fumaba y empezaba a soplar y a echar pestes.
    Ahora todo eso se está llevando al máximo en todos los sentidos: en el respeto, en los anuncios que elaboran, como si, efectivamente, fumar fuera sinónimo de matar…
    El próximo lunes, día dedicado al evento, lanzo 100 curiosidades y preguntas en “curiosón”.
    Un saludo

  • Jorge

    “Parece ser que, según la última propuesta de reforma de la normativa actual, los fumadores vamos a ser arrinconados y señalados”

    A mi me da igual si fumáis o no, si os queréis matar es cosa vuestra, eso sí, no me arrastréis con vosotros, a fumar a casa o a la calle, pero en lugares públicos cerrados NO se fuma, porque el aire es de todos y yo no tengo por qué respirar tu veneno.

    Te gustaría que yo fuera con un aerosol de Antrax echándolo a todo el mundo, ¿a que no? Pues esto es lo mismo.

  • Sergio

    Igualito el puro ese que se fuman los indígenas que la mierda con petróleo que nos venden hoy día en el estanco…. no comparen, señores, no comparen… lo que se prohíbe fumar hoy en día no tiene nada que ver con el tabaco, sino con cerca de 4.000 substancias químicas entre las componentes del tabaco y, al menos, 40 de ellas son cancerígenas para el hombre.
    Amoniaco
    Arsénico
    Butano
    Cianuro
    Formaldehído
    Metano
    Cadmio
    Monóxido de carbono
    Alquitrán
    Benzeno, Radón y demás basura

  • http://juanjoyraquel.blogspot.com El Dinosaurio

    Bueno, parece que las leyes se van endureciendo cada vez más.

    Yo fumé durante años, pero ahora, llevo casi 1 y medio sin hacerlo.

    Saludos.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Froilán, estaré atento a tu post.

    @Jorge, yo lo que digo es que puede haber locales para fumadores y para no fumadores y que cada elija.

    @Sergio, es verdad que el tabaco que se fumaba en el siglo XV era mucho más “puro” que el actual.

  • Pingback: Cuando fumar era motivo de cárcel | Noticias HMX

  • Sil

    @Nela,
    Desafortunadamente, es más lo que se pierde en Sanidad Pública por culpa del tabaco (por los efectos del tabaco en fumadores activos y pasivos, que al final pagamos todos) que lo que se recauda en impuestos.

    Yo era fumadora, ya lo deje, pero cuando lo seguía siendo entendía que estuviera mal visto, y prohibido en ciertos sitios. Muchas drogas están prohibidas, y eso que no afectan tanto al que no las consume.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Sil, yo también entiendo que puede molestar pero sería más fácil que diesen a los locales libertad para que sean locales de fumadores o de no fumadores.

    Un saludo

  • http://www.historiadelnuevomundo.com David

    Creo que se exagera mucho. Yo dejé de fumar hace 10 años y durante los dos últimos de ellos viajé frecuentemente a Los Angeles donde la prohibición que se va a poner en breve aquí ya existía. Tenía que salirme de los bares y restaurantes para echarme un pitillo y no pasaba nada. Te lo echas en 5 minutitos y vuelves, incluso te da tiempo a tomar un poco el aire si vas algo colocao o a echar una reflexión de como va la noche (o tarde). Incluso puedes sacarte a alguien con la excusa para contar cotilleos… jeje.

    Lo dicho, llevo ya 10 años sin fumar y de vez en cuando me apetece mucho echarme algún cigarrín. Los placeres son difíciles de olvidar.

    Y referente al artículo, muy interesante, qué raro que no nos hayan echado la culpa a los españoles del vicio del tabaco por importarlo a europa y de todas las muertes que provoca. ¡Nos libramos por un pelo, seguro!

    :P

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @David, no des ideas con lo de echarnos la culpa.

    Un saludo

  • nikkita

    Muy interesante Javier, como siempre. A este paso acabaremos arriesgándonos a unos días en prisión por fumar, cuando me parece más fácil que nos den la opción de elegir a nosotros lo que hacemos o no. Además de los fumadores, tampoco los hosteleros están muy contentos con esta prohibición, después de que muchos aún no han terminado casi de pagar las obras para acondicionar los locales a fumadores y no fumadores…
    Un beso.

  • http://mequeda.blogspot.com/ Domingo

    Detesto a los liberticidas. No me gustan las prohibiciones ni las persecuciones. Y lo dice un no fumador, así que no soy sospechoso. Ocurre que no soy un talibán. Creo en la posibilidad de proteger los derechos de unos y otros sin que colisionen entre sí. Bastaría con legislar desde el sentido común y la sensatez.

  • http://www.aquiestuveayer.com/ Max Birrax

    Yo llevo tres meses sin fumar. ;)

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    Pues ánimo Max

  • http://jonkepa.wordpress.com Jon Kepa

    Comparto la opinión de Sergio, el tabaco que nos trajeron de América nada tiene que ver con lo que hoy nos venden.
    Hace 1 año, 4 meses y 27 días que me fumé mi último cigarrillo.
    Saludos.

  • http://manuft.com Manuel de la Fuente

    Leí una historia parecida en un libro, a lo mejor puedes investigarla, el título era algo así como “cuando fumar era dañino para los pies”, y es que el hábito se castigaba con golpes de bastón en los pies. :D

  • Francisco

    Es curioso, soy fumador porque cuando empece era “cosa de hombres” y yo queriendo serlo lo hacía a escondidas.-
    Ahora que soy hombre me quieren hacer ver que fumar es cosa de proscritos y cada vez nos ponen un cerco mas estrecho.
    Y hay algo que no entiendo, a los que los avatares de la vida nos llevaron a ser fumadores y, cada vez que compramos tabaco, se nos cobra la mayor parte de lo que pagamos en concepto de impuestos; nos tratan como a bichos raros. Mientras, a quienes consumen otro tipo de drogas, consideradas ilegales, que no pagan ningún tipo de impuesto y son adquiridas en “mercado negro”, se les facilita gratuitamente (y en centros sanitarios) productos para aplacar la dependencia.
    ¿Alguien podría explicarme por qué a quienes pagamos se nos exige y coacciona, y a quienes no contribuyen se les facilita la existencia?
    ¿Por qué mi existencia ha de estar mas condicionada que las de otros?
    Puede parecerte una burrada pero, a mi modesto entender, porque tu no eres fumador, o porque a pesar de serlo tienes serios intereses de por medio.-

  • Pingback: Ley seca, tabaco y limpieza moral | Historias de la Historia

  • Pingback: derecho a fumar

  • http://www.nursingschoolsinfo.com/ nursing schools

    Superb blog post, I have book marked this internet site so ideally I’ll see much more on this subject in the foreseeable future!

  • http://enmalaga.eu/ Antonio

    Le salió caro el vicio.

  • Pingback: Cuando el tabaco no mataba sino que salvaba vidas… o eso creían

  • Pingback: Cuando el tabaco no mataba sino que salvaba vidas… o eso creían

Switch to our mobile site