Como decía Lichtenbergcuando los que manda pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto“.  ¿Y si el que manda lo que pierde es la cabeza? Entonces, te puedes esperar cualquier cosa.

Castañas - Chiapas

En el año 1883, ante la terrible sequía que padeció el pueblo de Castañas, en el estado de Chiapas (México), el alcalde tuvo la “brillante” idea de publicar este bando:

Considerando que el Supremo Hacedor no se ha portado bien con este pueblo una vez que en todo el año anterior tan solo ha caído un aguacero y que en este invierno no ha llovido y, por consecuencia, se ha perdido la cosecha de castañas de la que depende el pueblo, decreto lo siguiente:
1º.- Que si dentro de ocho días no lloviese abundantemente nadie irá a misa ni rezará.
2º.- Si la sequía durase ocho días más serán quemadas las capillas y destruidos los misales y rosarios del pueblo.
3º.- Si tampoco lloviese la semana siguiente ni la posterior se procederá a la quema de frailes y monjas, y al apaleamiento de beatas y santurrones. En cuanto al presente, se concede licencia para cometer todas clase de pecados y para que así el Supremo Hacedor sepa y entienda de una vez con quién va a tener que vérselas en lo sucesivo.

Supongo que los vecinos de Castañas tenía más sensatez que su alcalde ya que no se tuvo noticia, en las semanas posteriores, de la quema de iglesias o curas… o quizás cayó el ansiado aguacero.

Fuentes e imagen: La Nueva España, La Alacena de las Ideas, Aprender del pasado – José Manuel Pina Piquer

Share