• Pingback: Club Bloggers

  • Pingback: Mr_Rockmantico

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: Blogs Culturales

  • Pingback: JM Noticias

  • Pingback: mmadrigal

  • Pingback: Adolfo Suarez

  • Pingback: Óscar Velázquez

  • Pingback: Daniel Cabrera

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: DeHistoria y Hoy

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: jose navas pareja

  • Pingback: Jorge Iglesias

  • Pingback: Goefry

  • Pingback: HdH

  • Pingback: ✔Madver

  • Pingback: La Bitácora de Jenri

  • Pingback: Nikkita

  • Pingback: Luis I. Díaz

  • Pingback: JotaEme

  • Pingback: Waterloo, una derrota para Napoleón y un triunfo para los dentistas

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Jaime M. Pérez

  • Pingback: Manuel Roca

  • Pingback: Waterloo, una derrota para Napoleón y un triunfo para los dentistas | Noticias - d2.com.es

  • Pingback: Rebeca_Ll

  • Pingback: senovilla

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: Waterloo, una derrota para Napoleón y un triunfo para los dentistas

  • Pingback: fabriciano

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: amaia alberdi

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com/ Xurxo

    No sabía nada de esto, pero creo que algo intuía mi alma a juzgar por los escalofríos que me produce el sillón del dentista ;)

    Un abrazo.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Xurxo, yo necesito varios de meditación y concentración antes de pasar por esa tortura…

    Un abrazo

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: Francisco Navarro

  • Pingback: María José

  • http://elinteriorsecreto.blogspot.com laMar

    Y eso que en todas las películas muestran hombres sin dentadura y negra. Gran lección, como siempre.
    Besos enormes

  • http://latinajadediogenes cayetano

    Quién iba a sospechar que en ese famoso lugar además de perder Napoleón la batalla otros perdieron los dientes, además de la vida claro. ¡Vaya asco, ponerse los dientes de un muerto! ¡A saber qué habría comido!
    Un saludo.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @laMar, es una imagen que da… Bufffff

    Un beso

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @cayetano, además no creas que todo el mundo podía permitirse una dentadura de tal calibre.

    Un abrazo

  • http://www.losmundosdejairo.blogspot.com jairo

    madre mia desconocia el estraperlo de dientes de los britanicos, curiosa historia

  • treble

    “Tras el descubrimiento de América, los españoles, entre otras muchas cosas, introducen en Europa el azúcar de caña.”

    Querras decir que intoducen en America el Azucar de Caña pues esta fue introducida en el continente europeo por los musulmanes

  • http://cristalescrito.blogspot.com Jose

    Un gran mercado el de las guerras.

    Abrazo

  • http://nataliapastor.blogspot.com/ Natalia Pastor

    De ahí vienen una expresión inglesa que traducida significa “mascar con dientes ajenos”.

    Saludos.

  • http://bajounsolerrante.blogspot.com Olvido

    Si se piensa bien la historia tiene cierto toque “vampírico”, por aquello del aprovechamiento de la “sangre joven”. Todas las guerras lo tienen, desde luego, pero algunos episodios son especialmente esclarecedores.

    Besos.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @jairo, es que los británicos han tocado todos palos…

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @treble, gracias por la rectificación

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @José, dicen que en las guerras todo vale.

    Un abrazo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Natalia, efectivamente… Apúntate una.

    Saludos

  • Pingback: Yo misma

  • http://historiasdelahistoria.com Javier Sanz

    @Olvido, será que “utilizando sangre joven” se rejuvenece.

    Un beso

  • Pingback: Daniela Ivonne del C

  • Pingback: Felix Casanova

  • Pingback: Javi Pérez

  • cc

    Hoy en día causa pavor pensar que hasta hace pocos siglos algunos llevaban dientes pertenecientes a un difunto, sobre todo porque los métodos de fabricación y montaje de la nueva piñata eran poco asépticos. Pero lo elevado de su precio y la exclusividad que entrañaba les convertían en elementos de distinción.
    Con respecto al azúcar, llegó a Europa de la mano de Alejandro Magno, quien la descubrió en sus conquistas por Asia. Gracias a los griegos la conocieron los romanos que la llamaban “la sal de la India”. Los musulmanes se encargaron de la difusión de su consumo por todos los territorios conquistados, también de su cultivo y de su refinamiento.
    Un abrazo tinerfeño con dientes propios.
    CC

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Angel Cabrera

  • Pingback: Angel Cabrera

  • Pingback: Fernando Frias

  • Pingback: Fernando Frias

  • Pingback: Morganna

  • Pingback: Gladyzs

  • Pingback: Alex Espinosa

  • http://gladyzs.clipp.es/ Gladyzs

    Cuando leo estas cosas agradezco una vez más el haber nacido en esta época :)

    Besos, buen post!

  • Pingback: Fernando Solera

  • MARIA JOSE

    ¡Qué curioso!. Supongo que seguramente se aprovechaban más cosas de los soldados muertos, a saber.
    Lo que no piense el hombre…..

  • Pingback: Kim Nguyen Baraldi

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    Todos tenemos un trauma infantil.
    A mí, nunca me hicieron daño, pero tengo fobia a sentarme en el sillon del dentista
    Siempre supe que Napoleon era un capullo

  • Pingback: Las historias deIruK

  • Pingback: Markos Arroyo

  • http://enmalaga.eu/ Antonio

    ¡Que asco!

    Y encima con el miedo que me dan los dientistas.

    ___

    Fe de ratas: dientista está mal escribido.

    :-(

  • http://fernandosolera.es Fernando Solera

    Pues sería un lujo en aquella época, pero yo lo veo una auténtica guarrada. Mi mujer diría que no entiendo de modas :(

    Un abrazo

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    Anda que ponerse dientes de muertos? Estos romanos estaban locos, a no que eran ingleses

  • Pingback: Carlos Soler

  • Pingback: HdH

  • Pingback: JJ

  • Pingback: jesus garcia

  • Pingback: Luis Cano

  • Pingback: costampla

  • Pingback: Ricardo Cartes

  • Pingback: Gustavo Rios

  • Pingback: Manuel Montiel

  • Pingback: Gustavo

  • Pingback: Kokochon

  • Pingback: mariobj

  • Pingback: Naye Zamarripa

Switch to our mobile site