Los términos Libertad, Dignidad, Paz y Justicia hacen referencia a los valores a los que cualquier sociedad debería aspirar y por lo que se debe luchar. Lamentablemente, la manipulación del lenguaje nos lleva a situaciones tan aberrantes como éstas:

  • Libertad. La dictadura militar uruguaya (1973-1985) establecida tras el Golpe de Estado del 27 de junio de 1973 dio paso a un período marcado por la prohibición de los partidos políticos, la ilegalización de los sindicatos y medios de prensa, y la persecución, encarcelamiento y asesinato de opositores al régimen. El penal Libertad fue el emblemático presidio que alojó a miles de presos políticos. [Desaparecidos.org]

  • Dignidad. En 1961, huyendo de las acusaciones por abuso sexual, llega a Chile el nazi Paul Schäfer. A 400 kilómetros al sur de Santiago, y sobre una extensión de 15.000 hectáreas, fundo la Colonia Dignidad. Bajo este “digno” nombre se encerraba un Estado dentro del propio Estado chileno, que contó con una poderosa red de apoyo de empresarios, políticos y militares para prosperar, al punto que no le cobraban impuestos. Durante la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990), Schaefer prestó la Colonia como campo de torturas y en el recinto se impartieron cursos para los agentes de la DINA. EN 2005 se procesó a Schäfer por dos casos de detenidos desaparecidos en la Colonia y la violación de 26 niños. [elpais.com]

  • Paz y Justicia. El 22 de diciembre de 1997 tuvo lugar la matanza de Acteal (Chiapas), en esta masacre fueron asesinados 45 indígenas (hombres, mujeres y niños) por un grupo de 90 paramilitaes. Este grupo actuó bajo el nombre de Paz y Justicia. [sinpermiso.info]

Todo esto es tan lamentable como la ocasión en que se nombró al etarra Josu Ternera como presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Vasco

Fuente: Patas arriba – Eduardo Galeano. Foto Libertad: elNico

Share