Ya hemos hablado de Isaac Newton en alguna ocasión en este blog (el manzano todavía vive y su incursión en la política) y reconocido como uno de los científicos más grandes de todos los tiempos, ahora os voy a contar una anécdota de nuestro querido Newton en la se confirma la máxima “todos los genios son despistados”.

Mientras trabajaba en sus investigaciones no le gustaba ser molestado, pero tenía una gata que continuamente maullaba para entrar y salir de la casa. Así que, hizo un agujero en la parte inferior de la puerta – gatera – para que el felino no le molestase. Como la gata tenía la costumbre de pasear por el barrio y flirtear con los vecinos, felinos lógicamente, pasó lo que tenía que pasar, nacieron varios gatitos.

Newton hizo en la puerta otros agujeros más pequeños para los gatitos.

Cosas de genios.

Fuente: Historias curiosas de la ciencia – Cyril Aydon

Share