Las tarifas del sistema postal anglosajón de principios del siglo XIX dependí­an de la distancia entre el origen y el destino de la carta así­ como del número de hojas de papel que se usaban.

De hecho, la tarifa se duplicaba si se utilizaban dos hojas en una carta.

Como suele suceder, surgieron distintos métodos ingeniosos que burlaban este aumento de coste, como el de escribir la carta en una única hoja con letra diminuta y aprovechando cada milí­metro de espacio del papel.

Pero más curioso era el sistema de la “carta cruzada“.

Carta%20cruzada

Primero se leí­a la carta sin hacer caso a las lí­neas cruzadas. Después se giraba la hoja 90 grados y se continuaban leyendo las lí­neas cruzadas.Puede parecer imposible a primera vista, pero con un poco de práctica se hací­a legible y, lo que es más, se conseguí­a escribir en una única hoja lo que de otra manera hubiera necesitado varias, consiguiendo así­ una notable reducción en la tarifa postal.

Carta%20cruzada1
Imágenes: earsathome y Bradfer Lawrence collection, Archivos Nacionales Británicos.

Colaboración de Guillermo

Share