Desde este mes, con el nombramiento de Joe Biden como presidente de los EEUU, su esposa Jill Biden seguirá los pasos de mujeres notables que, durante siglos, han dado forma al complejo y a menudo controvertido papel de Primera Dama. Olvidadas con demasiada frecuencia, se les da el protagonismo en la exposición Todos los ojos sobre mí: primeras damas de Estados Unidos, en la Galería Nacional de Retratos en Washington. Desde Martha Washington hasta Eleanor Roosevelt o Michelle Obama, la muestra rinde homenaje a las mujeres que han utilizado su singular posición para influir en el discurso político y social de innumerables maneras. Cada uno de los retratos, además de evolucionar según las tendencias del momento, muestra la imagen que la protagonista transmite. Por ejemplo, Martha Washington, como primera esposa de un presidente de EE.UU., no tenía precedentes que seguir, y se inspiró en los modelos europeos, cuando eran súbditos coloniales británicos. De hecho, no se empezó a utilizar el título de Primera Dama hasta finales del siglo XIX. Cuando Martha Washington aparecía en público, la gente la llamaba Lady Washington porque era el lenguaje que habían heredado para referirse a una mujer de su talla. En cambio, Michelle Obama, consciente de la importancia cultural e histórica de que su marido fuese el primer presidente y ella la primera dama afroamericanos, eligió a una artista negra para pintar su retrato.

 

Martha Washington (1789-1797)

Abigail Adams (1797-1801)

Martha Jefferson (1801-1809)

Louisa Adams (1825-1829). La primera nacida fuera de los EEUU, concretamente en Londres. Los oponentes de su marido utilizaron que fuera británica para «tacharla» de enemiga, pero ella convirtió su casa en el centro de vida social de los diplomáticos y los políticos de la ciudad. Se cuenta que sus reuniones para tomar el té ayudaron a Quincy Adams a ganar la presidencia.

Julia Tyler (1844-1845)

Mary Lincoln (1861-1865)

Julia Grant (1869-1877)

Lucy Hayes (1877-1881)

Frances Cleveland (1886-1889, 1893-1897). Ninguna otra primera dama había sido una celebridad antes de ella. Se convirtió en un icono, las mujeres copiaban su vestuario y su imagen se usó en infinidad de anuncios sin permiso ni compensación. Y cuando  Grover Cleveland fue reelegido en 1892 para un segundo mandato no consecutivo, ella fue primera dama por segunda vez. Ambos sucesos eran inéditos.

Helen Taft (1909-1913)

Grace Coolidge (1923-1929)

Eleanor Roosevelt (1933-1945). Se le atribuye la frase: “Recuerda que nadie puede hacerte sentir inferior sin tu permiso”. Por su desempeñó como delegada de los Estados Unidos en la Asamblea General de las Naciones Unidas de 1945 a 1952 se le llamó la «Primera Dama del Mundo»

Mamie Eisenhower (1953-1961)

Jackie Kennedy (1961-1963)

Pat Nixon (1969-1974)

Rosalynn Carter (1977-1981)

Nancy Reagan (1981-1989)

Barbara Bush (1989-1993)

Hillary Clinton(1993-2001)

Michelle Obama (2009-2017)

Y tras Melania Trump (la segunda de la historia nacida fuera de los EEUU), ¿qué imagen y qué valores querrá trasmitir Jill Biden en su retrato?

Jill Biden

.
He elegido algunas de las más representativas, pero tenéis todos los retratos y una pequeña biografía de cada una de ellas en el enlace de la muestra Todos los ojos sobre mí: primeras damas de Estados Unidos.