La pobre Isabel la Católica ha llevado la fama de mujer de poca higiene, o guarra, por la frase que se le atribuye:

prometió no cambiarse de camisa hasta que se conquistase Granada”

Hay que dejar claro que la higiene en la Edad Media era “escasa” pero esta frase no la pronunció Isabel la Católica sino otra Isabel, su bisnieta Isabel Clara Eugenia de Austria, hija de Felipe II. En 1598, Felipe II otorgó como dote a Isabel Clara Eugenia los Países Bajos españoles y el ducado de Borgoña en su próximo matrimonio con su primo hermano el archiduque Alberto de Austria (nieto de Carlos I de España).

En el contexto de la Guerra de Flandes, se produjo el sitio de Ostende (Bélgica). Fue un asedio de más de tres años de duración, de 1601 a 1604,  en el que los tercios del Imperio español cercaron y conquistaron la ciudad, defendida por las fuerzas de las Provincias Unidas de los Países Bajos con el apoyo de tropas inglesas. En este asedio es donde Isabel Clara Eugenia  pronunció la famosa frase:

prometió no cambiarse de camisa hasta que se tomase Ostende”. Y como hemos visto tardaron 3 años.

Share