El arte comprometido es dos veces arte. Dejaremos a un lado la parte puramente artística, la que depende del que contempla la obra y de la opinión de los eunucos del arte (saben cómo hacerlo, pero no pueden), y nos centraremos en lo de “comprometido”. Además, se trataba de un compromiso que te podía costar la vida: desenmascarar y denunciar las prácticas de los nazis… desde Alemania. Hablamos de Helmut Herzfeld, el pionero del fotomontaje moderno.

Tras una infancia muy difícil, fue abandonado por sus padres junto a sus tres hermanos, consiguió estudiar en la Escuela de Artes y Oficios de Múnich. Entre 1917 y 1918, ya residiendo en Berlín, tomó varias decisiones que marcarían su vida y su forma de ver el mundo: ante el creciente anglobofia que se extendía por toda Alemania, decidió britanizar su nombre para convertirse en John Heartfield; se afilió al Partido Comunista y se convirtió en miembro activo del dadaísmo (movimiento cultural y artístico que se rebeló frente a lo convencional y tradicional). En abril de 1933, con los nazis ya en el poder, tuvo que escapar por una ventana cuando miembros de las SS asaltaron su casa. Atravesando a pie los Sudetes, huyó de Alemania para instalarse en Checoslovaquia. Apenas cinco años más tarde, ante la inminente ocupación de Checoslovaquia, tuvo que volver a huir, esta vez a Inglaterra. Estas son algunas de las obras por las que los nazis lo persiguieron…

Nunca más

Nunca más

Sangre y hierro

Sangre y hierro

Y sin embargo el mundo se mueve

Y sin embargo el mundo se mueve

Supermán Hitler, traga oro y escupe basura

Supermán Hitler, traga oro y escupe basura

La cara del Fascismo (Mussolini)

La cara del Fascismo (Mussolini)

El Verdugo y la Justicia

El Verdugo y la Justicia

Obra9 John Heartfield

El roble alemán

El roble alemán

Heil Hitler

Heil Hitler

La cruz no pesaba lo suficiente

La cruz no pesaba lo suficiente

Obra5 John Heartfield

Obra3 John Heartfield