• Pingback: 40z0

  • Pingback: 40z0

  • Pingback: Blogs Culturales

  • Pingback: Blogs con EÑE

  • Pingback: Hector Russo

  • Pingback: Club Bloggers

  • Pingback: Mr_Rockmantico

  • Pingback: Zblogs.es

  • Pingback: DeHistoria y Hoy

  • Pingback: Gladyzs

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: Xurxo Vázquez

  • Pingback: Borja De Diego

  • Pingback: Oloman

  • Pingback: SIngenio

  • Pingback: ✔Madver

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Maria

  • Pingback: Voytek, el oso que se enroló en el ejército polaco

  • http://gladyzs.clipp.es/ Gladyzs

    Sorprendente historia! Que maravillosos son los animales.

    Abrazos!

  • http://latinajadediogenes cayetano

    Creo que fue el único que no hizo el oso en esta guerra.
    Un saludo.

  • http://laporteriadenela.blogspot.com Nela

    Los animales, siempre nos dan lecciones, lástima, qu no las aprovechemos.
    Besos
    Nela

  • Pingback: Óscar Velázquez

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Gladyzs, y lo que nos queda por aprender de ellos

    Un abrazo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @cayetano, otro peón movido por reyes, generales, caudillos, adalides, iluminados… y demás firmantes de declaraciones de guerra.

    Un saludo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Nela, y mira que lo intentan…

    Un beso

  • Pingback: Chema García

  • Pingback: Francisco Exposito

  • Pingback: fabriciano

  • Pingback: Harol Páramo

  • http://dakipalla-kikas.blogspot.com/ Kikas

    Menos mal que el niño no tenía una ballena azul…que los polacos son muy suyos…

  • Pingback: mariano

  • http://www.oscarvelazquez.es Oscar

    Casó como un chimpace…. que penica

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Kikas, ballenas azules en las montañas de Persia… supongo que habría pedido algo más que unas latas de comida

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Oscar, como muchos chimpancés en el Circo, imitan todo lo que les rodea y para lo que se les adiestra.

  • Pingback: Javier Sanz

  • http://solo-de-interes.blogspot.com/ R.C. de interes

    Me encanta la historia, reclutarlo como ayudante de Artillería, fué una buena desición, ellos necesitaban una distracción que encontraron en Voytek, y el feliz, cerveciando y fumando, me imagino que en el zoo, esperaba con ansias a sus compañeros, es diferente cuando hay una relación de cariño como en este caso que de sufriemento. Epa! aqui eran compinches. Un fuerte abrazo

  • Pingback: Sergio Martinez 

  • Pingback: Pablín Castañón

  • Pingback: Javier Sanz

  • Pingback: Juan Gonzalez

  • http://Elhombreintranquilo Intranquilo

    Gracias por compartir con nosotros esta historia.

    En cierta manera, estas anécdotas en las que los animales realizan acciones humanas son un poco esperpénticas. Son como un grotesco reflejo que nos enseña lo ridículo de nuestros afanes por matarnos unos a otros.

    Un oso criado entre personas cuya mayor afición es transportar obuses y fumar dice tanto del ser humano…

  • Pingback: Voytek, el oso que se enroló en el ejército polaco

  • Nuria

    Intranquilo: “Un oso criado entre personas cuya mayor afición es transportar obuses y fumar dice tanto del ser humano…”
    Pues sí.

    En “La Nueve”, de Evelyn Mesquida, se cuenta la historia de un chimpancé que “se enroló” con los republicanos españoles que se sumaron a las fuerzas de De Gaulle en el norte de África, vivía y comía con ellos, se ponía en la cola para el rancho con su escudilla, hacía la instrucción y se metía de noche en la primera tienda que veía y le robaba el camastro a un despistado, para no quedarse a la intemperie.

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @R.C. Interés, llevaba la misma vida y rutina que sus compañeros de Compañía. Trataron de que fuese uno más.

    Un abrazo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Intranquilo, piensa que el comportamiento de los animales criados en cautividad, con todo lo que implica, es un reflejo de su entorno (en este caso, el peor posible).

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Nuria, esa historia no la conocía… Parece merecedora de un post y, cuando tenga tiempo, me pondré en ella.

    Un abrazo y gracias.

  • Pingback: Kewban

  • Pingback: Chema Barragán

  • Pingback: Salvador Gozzo

  • Pingback: Yo misma

  • Pingback: Anselmo Lucio

  • http://cristalescrito.blogspot.com Jose

    De lo más curioso y sorprendente. Me ha gustado mucho.

    Abrazo

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @José, encantado de verte por aquí… se te echaba en falta.

    Un abrazo

  • Pingback: CyberElector

  • Pingback: F. Resimler

  • Pingback: Fernando Solera

  • http://fernandosolera.es Fernando Solera

    Está claro que la guerra a menudo cuenta con historias muy humanas, aunque en este caso habría que decir “muy animales”, con perdón. Me ha gustado mucho, Javier ;)

    Un abrazo

  • Pingback: Trianarts

  • Pingback: Yolanda GonzálezMesa

  • http://historiasdelahistoria.com Javier

    @Fernando, nos como mucho por aprender… de ellos.

    Un abrazo

  • Pingback: Biblio Legislativa

  • Pingback: El Zurdo

  • Pingback: Las historias deIruK

  • Pingback: Bruno Martínez

  • Pingback: Marza.Atack

  • Pingback: Bruno Martínez

  • Pingback: Camilo Martínez

  • Pingback: Jorge Campos

  • Pingback: Victor Baldovi Yuste

  • Pingback: Virginia

  • Pingback: El oso que solicitó una beca en Cambridge

  • Pingback: Voytek, el oso adiestrado para transportar bombas | Hacked Freedom | Scoop.it

  • Pingback: El oso que solicitó una beca en Cambridge

  • Pingback: Palomas kamikaze en la II Guerra Mundial

Switch to our mobile site