Si hoy en dí­a el ketchup, la boloñesa, la tártara, la rosa… son las salsas más populares no siempre fue así­. En este post vamos a tratar de la salsa más popular en tiempos del Imperio Romano, el garum.

Parece ser que su origen data de tiempos de los Tartessos – más o menos en la zona sur peninsular – y fueron los romanos los que lo popularizaron por todo el Imperio. Según Carlos Azcoytia su origen, etimológico, es griego: de garo (para nosotros caballa).

El garum es una salsa viscosa de pescado que se elaboraba fermentado al sol restos de pescado (caballa, esturión, anchoas, atún, etc) y que se conservaba en salazón.  Los romanos se prendaron de ella – aderezaban verduras, pescados y carnes – y controlaron su comercio, desde la pení­nsula, por todo el Imperio. En su elaboración se obtení­an dos tipos: el liquamen, de más calidad y considerado el caviar de la época, y el hallec, el garum de los pobres.

No me imagino el olor fétido que tendrí­an esta “salsa”, aunque en palabras del poeta Marcial:

Si recibes una tufarada de aliento pestilente, ecce, garum est.

Pero para gustos los colores.

Fuente: Historia de España contada para escépticos – Juan Eslava Galán. Foto: Flores del Sudeste

Share