Una nueva colaboración de nuestro amigo Guillermo, esta vez con la Breve Historia del robo de la “Gioconda”.

Gioconda1

Cuando la tarde del 21 de agosto de 1911 salieron a la calle los periódicos de Parí­s el escándalo y la consternación fueron enormes.

Y es que “La Gioconda, la obra cumbre de Leonardo Da Vinci, la joya del Louvre, habí­a sido robada del lugar donde permanecí­a colgada desde que llegó a Francia.

En un principio se sospechó del poeta Apollinaire, e incluso del joven pintor español Pablo Ruiz Picasso.

Pero el autor del robo fue un ladronzuelo italiano de poca monta, Vincenzo Perugia, ex empleado el museo y que sin duda sintió la atracción fatal de esta mujer.

Se llevó el lienzo dejando sus huellas sobre el cristal que protegí­a el cuadro, pero nadie pareció fijarse en ese detalle.

El inductor del robo fue un estafador argentino, Eduardo de Valfierno, y el móvil: hacer seis copias perfectas del cuadro, que seis “ávidos” compradores adquirirí­an creyéndolas la verdadera obra.

Pero el cuadro siempre estuvo en posesión de Perugia quien, al no recibir ninguna noticia de Valfierno, se lo ofreció a un anticuario de Florencia, Alfredo Geri, momento en que fue detenido y recuperada la “Monna Lisa”.

Era el año 1913.

“La Gioconda” volvió a su emplazamiento original (momento que capta la fotografí­a de arriba) donde cada dí­a miles de personas de todo el mundo sucumben a ese encanto único y eterno que solo Leonardo fue capaz de capturar y plasmar.

Y aquí­ tenemos otras dos imágenes de aquel suceso:

Por un lado, el vací­o que dejó en la pared del Louvre el famoso cuadro.

Gioconda2

Y, por otro, “en exclusiva”, el momento en que Vincenzo Perugia escapa por las calles de Parí­s con el preciado botí­n Â  :)

Gioconda3

Fuentes: artí­culo del 22/08/2008 del Diario El Mundo y de “Anécdotas de la Historia“, Editorial AlborGuille

Share