Tag Archive for: EEUU

Fort Mose, el santuario español donde los esclavos fugitivos de EEUU fueron libres

02 oct
2 octubre 2014

San Agustín (Florida) es el asentamiento europeo más antiguo ocupado hoy en día en la parte continental del actual territorio de los EEUU. Fue fundado por Pedro Menéndez de Avilés el 28 de agosto de 1565, y no por motivos coloniales o económicos, sino militares. España ubicó un contingente militar para atajar los ataque de los piratas. En 1568 recibió al visita de Francis Drake, al servicio de la corona inglesa, que arrasó gran parte del asentamiento pero no consiguió echar a los españoles. En mayor o menor intensidad, los ataques de los piratas se repetían periódicamente pero nunca consiguieron su objetivo.

En 1687 llegaron a San Agustín once esclavos negros (ocho hombres, dos mujeres y un niño) huidos de los colonias inglesas. Solicitaron asilo a las autoridades españolas y se lo concedieron a cambio de bautizarse y colaborar en la construcción del Castillo de San Marcos -incluso recibieron una paga por el trabajo-. Se corrió la voz entre los esclavos y muchos se jugaron la vida para escapar de la esclavitud y llegar al santuario de la libertad. A todo esto contribuyó que en 1693 el rey Carlos II de España decretó que todos los esclavos fugitivos que alcanzasen Florida fuesen liberados… si se convertían al catolicismo y cumplían cuatro años al servicio de la corona española luchando con la milicia. En 1738, el gobernador de la Florida, el vasco Manuel de Montiano, les permitió establecer un asentamiento a unos tres kilómetros de San Agustín al que llamaron Gracia Real de Santa Teresa de Mosé -Fort Mose-. Aquel lugar se convirtió en el primer asentamiento legal de negros libres en el actual territorio de los EEUU.

Fort mose

Fort Mose estaba formado por 20 barracones y un iglesia protegidos por un muro perimetral alrededor del que se situaban los campos de cultivo. Su población, de unas 100 personas, la formaban hombres nacidos libres en África y llevados al continente como esclavos que habían conseguido escapar de las colonias británicas, junto con sus mujeres, también esclavas fugitivas, y sus hijos nacidos ya en libertad. Al frente del fuerte, que gozaba de gran autonomía respecto de San Agustín, estaba un africano bautizado como Francisco Menéndez. Como los esclavos libertos estaban obligados a permanecer cuatro años en la milicia, Fort Mose se convirtió en un bastión defensivo de San Agustín en la frontera norte. Después de algunas escaramuzas británicas que lograron repeler sin problemas, en 1740 el general James Oglethorpe atacó el fuerte con un ejército muy numeroso ante el que Francisco Menéndez y sus hombres apenas pudieron oponer resitencia. Recibieron la orden de abandonar el fuerte y refugiarse en San Agustín… los británicos tomaron Fort Mose. Poco tiempo les duró la alegría a los ingleses, porque los milicianos, apoyados por tropas españolas, lograron recuperar el fuerte en pocos días.

Toma Fort Mose

Durante más de 20 años estuvieron llegando esclavos fugitivos y repeliendo nuevas incursiones británicas, hasta que… todo se perdió en 1763. Por cuestión de un tratado de paz, en este caso el de París tras la Guerra de los Siete Años, que no son más que mercadillos del trueque, España cedía la Florida a los británicos -es verdad que, a cambio, conseguimos la Luisiana francesa que volvimos a perder en 1800-. Tanto Fort Mose como San Agustín fueron abandonados y la mayoría de esclavos libres y españoles se establecieron en la isla de Cuba. Se volvió a recuperar en 1783, tras derrotar a los ingleses en la batalla de Pensacola donde participaron milicianos y españoles, alguno incluso con sus hijos nacidos en el exilio cubano, que 20 años atrás tuvieron que abandonar el emplazamiento. Florida retornó oficialmente a manos españolas pero ya nadie volvió a las ruinas de Fort Mosé para reconstruirlo. Definitivamente, en 1821, España vendía Florida a los EEUU por 5 millones de dólares que deben estar con el oro de Moscú.

En 1994 el Estado de Florida compró los terrenos de este reducto de libertad -unos 23 acres- y declaró la zona de interés histórico: Fort Mose Historic State Park.

FtMose1

Fuentes e imágenes: Fort Mose, Fort Mose

Share

Los últimos restos de las posesiones de ultramar españolas

29 sep
29 septiembre 2014

El Tratado de París de 1898, firmado el 10 de diciembre, ponía fin a la Guerra hispano-estadounidense -Desastre el 98- y daba la puntilla al Imperio ultramarino español. Mediante dicho tratado, España abandonó sus demandas sobre Cuba y declaró su independencia, y Filipinas, Guam y Puerto Rico fueron oficialmente cedidas a los Estados Unidos por 20 millones de dólares. Poco más tarde, nos caerían 100.000 dólares más por las islas Sibutú, Cagayán y Joló, olvidadas a la firma del tratado. Además, tras apoderarse de Guam de forma tragicómica y debido a las prisas por llegar a Manila (Filipinas), al capitán estadounidense Henry Glass se le “olvidó” tomar el resto de islas que formaban las Marianas y las Carolinas, y pudimos sacar 17 millones de marcos al vendérselas al Imperio alemán en 1899. Eran las últimas posesiones del Imperio ultramarino español… o puede que no.

Los archipiélagos de Os Guedes, As Coroas, O-Cea y Os Pescadores, situados en el océano Pacífico, fueron descubiertos y ocupados por los portugueses. Tras la Restauração de 1640, Portugal recuperaba la independencia de la monarquía hispánica de los Austrias y cedía los archipiélagos a nuestro país a cambio de una parte de las islas Molucas. Este conjunto y las islas de Ponape y Ascensión no se incluyeron en el tratado de 10 de diciembre de 1898 por lo que seguían siendo una posesión territorial de España.

palaos

Durante el franquismo, el diplomático del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Emilio Pastor y Santos descubrió que el Derecho Internacional amparaba a España y podía hacer legalmente una reclamación de soberanía sobre la llamada Micronesia española. A pesar del alto coste que habría supuesto ejercer su soberanía y el escaso valor estratégico y económico de aquellos simples atolones, la cuestión fue tratada el 12 de enero de 1949 en Consejo de Ministros, pero se desestimó cualquier reclamación al no pertenecer España a la ONU -no sería admitida hasta el 14 de diciembre de 1955- y por el temor a enfrentamientos con potencias como Estados Unidos o Japón.

Aunque no ha renunciado a su posesión de manera oficial, España nunca ha ejercido su soberanía sobre estos territorios ni los ha reclamado. En la actualidad, el atolón de Os Guedes, también conocido como la isla de Mapia, se encuentra bajo la jurisdicción de Indonesia; Os Pescadores (Kapingamarangi) y O-Cea bajo soberanía política de los Estados Federados de Micronesia, y As Coroas (Rongerik) bajo control de la República de las Islas Marshall.

Colaboración de Javier Ramos de Lugares con Historia.

Share

¿Por qué los soldados estadounidenses llevaban babosas en la Primera Guerra Mundial?

13 may
13 mayo 2014

Ante el desarrollo de las armas de fuego y las escasas alternativas para avanzar ante su mayor alcance, la Primera Guerra Mundial se convirtió en una guerra de trincheras. Parejo al desarrollo de armas convencionales, en este conflicto bélico también lo hicieron las armas químicas (gas lacrimógeno, gas mostaza y fosgeno). La única alternativa ante aquellas nuevas formas de matar y, sobre todo, de provocar el caos y el miedo, era el uso de las máscaras antigás. Ante la imposibilidad de llevarlas puestas todo el tiempo, se investigó con varios animales para utilizarlos como “dispositivos de confirmación de gases tóxicos o agentes químicos” (igual que los pollos en la Guerra del Golfo), pero ninguno de ellos servía… hasta que intervino Paul Bartsch, profesor universitario y conservador del Museo Nacional de Historia Natural de EEUU.

Máscaras

Paralelamente a los trabajos e investigaciones que desarrollaba en la Universidad y en el Museo, Paul Bartsch seguía investigando en casa en otros campos no tan académicos pero igualmente fructíferos. Aunque la línea de investigación era otra, en uno de estos trabajos caseros que desarrollaba con babosas de jardín (Limax maximus), comprobó que reaccionaban ante el humo que emitía la caldera de su casa. Se centró en esta línea de trabajo y después de varios experimentos llegó a la conclusión de que las babosas eran el dispositivo que el ejército estaba buscando…

El ser humano es capaz de detectar el gas mostaza cuando la concentración de partículas en el aire de este gas es de una proporción 1/4.000.000, y suele ser demasiado tarde para ponerse la máscara. Sin embargo, las babosas detectan la presencia de este gas cuando la proporción gas/aire es de 1/12.000.000, dando un margen de tiempo más que suficiente para que los soldados se pongan las máscaras. Además de su extraordinario sentido del olfato para detectarlos, tienen la capacidad de cerrar su sistema respiratorio y proteger sus pulmones de los gases nocivos, por lo que pueden servir para más de un “uso”.

Cuando tuvo terminado su trabajo, lo puso en conocimiento del Ejército de los EEUU. Su probada eficacia y la tremenda facilidad para llevar el “dispositivo” -sólo necesitaban una caja de zapatos y una esponja húmeda- hicieron que durante cinco meses, desde junio de 1918 hasta el final de la guerra, las babosas pasaran a formar parte del equipo de campaña de los soldados estadounidenses.

Fuentes e imágenes: Smithsonian Institution Archives.

Share

Los pollos que EEUU llevó a la Guerra del Golfo

05 may
5 mayo 2014

El 2 de agosto de 1990, las tropas de élite de la Guardia Republicana de Irak invadían Kuwait. Una operación relámpago -en dos días habían tomado todo el país- que pilló por sorpresa a la comunidad internacional. Si bien Irak venía manteniendo una postura crítica respecto al aumento de la producción petrolífera kuwaití que mantenía los precios bajos e incluso acusándolo de robar su propios yacimientos con la perforación inclinada, nadie pensó que Saddam Hussein llegaría a este punto. Puede que también tuviese algo que ver la deuda que Irak tenía con sus vecinos por la financiación de la guerra contra Irán y, emulando lo que hizo Felipe IV con los Templarios, decidió eliminar a su acreedor. Pocas horas después de la invasión, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 660 condenando la invasión y exigiendo la retirada de las tropas iraquíes. Se trató de que fuese la vía diplomática la que resolviese aquel conflicto pero ante la negativa de Irak, la ONU aprobó la Resolución 678 que daba de plazo hasta el 15 de enero de 1991 para retirarse de Kuwait. En caso contrario, como así ocurrió, se autorizaba el uso de la fuerza. Los EE.UU. reunieron una coalición de fuerzas compuesta por 34 países y… el 17 de enero de 1991, la CNN emitía el inicio de los bombardeos (Operación Tormenta del Desierto).

Desde Arabia Saudí y desde los portaaviones del Golfo Pérsico se inició una gran ofensiva aérea para despejar el terreno de las fuerzas terrestres. Uno de los temores de la fuerzas de la Coalición era que Saddam Hussein diese la orden de utilizar armas químicas como ya había hecho contra los kurdos o en la guerra contra Irán. Además, el denso y negro humo producido por la quema de pozos petrolíferos, era un problema añadido ya que podía enmascarar la presencia de productos químicos. Así que, y a pesar de contar con la tecnología más avanzada, el ejército de los EEUU tiró de un remedio casero para la detección de agentes químicos… la llamada Kuwaiti Field Chicken o KFC (casualmente el mismo acrónimo que Kentucky Fried Chicken, la franquicia de restaurantes de comida rápida especializada en pollo frito).

Pollos

Con esta operación se dotó a los vehículos militares Humvee con pollos como “dispositivos de confirmación de gases tóxicos o agentes químicos”, de igual modo que se hacía con los canarios en las minas para detectar los escapes de grisú. Lógicamente, las pobres aves pagaban con su vida cada aviso. La idea de utilizar pollos la tuvo el suboficial Stacy Jeambert por ser más resistentes y más dóciles que los canarios. El caso es que al poco tiempo hubo que descartar su uso porque 41 de los 43 pollos que reclutaron fallecieron en la primera semana en extrañas circunstancias… ninguno por ataques con armas químicas.

Fuentes: BBC, Time

Share

Un mensaje de 1864 escrito en código morse que costó enviar 7 horas y 60.000 dólares

02 abr
2 abril 2014

En 1864, en plena Guerra de Secesión, Abraham Lincoln se enfrentaba a la reelección presidencial. Además de la particularidad de la situación, tuvo que enfrentarse a otros problemas: divisiones dentro del partido republicano, una larga guerra entre hermanos que desangraba el país y el asunto de abolición de la esclavitud.

Una facción de republicanos radicales, descontentos con la política de Lincoln, decidieron separarse y fundar su propio partido, el Partido de la Democracia Radical. Eligieron como candidato a la presidencia al general de la Unión John C. Fremont. A pesar de las diferencias entre ellos, Lincoln hizo ver que la división entre los republicanos sólo favorecería al candidato demócrata. Un mes antes de las elecciones, Fremont retiró su candidatura. Cuando las aguas volvieron a su cauce entre los republicanos, abordó otros problemas que podían impedir su reelección.

En 1863 Abraham Lincoln había emitido la Proclamación de Emancipación por la que se liberaban los esclavos de los Estados Confederados, pero la abolición de la esclavitud era otra cosa muy distinta y para la que iba a necesitar todos los apoyos posibles… incluso de los que no formaban parte de la Unión. El 2 de marzo de 1861, Nevada se había separado del territorio de Utah y había adoptado su nombre actual -del nombre español de la cordillera Sierra Nevada que delimita el territorio en su extremo oeste-. Lincoln sabía que eran partidarios de la Unión y, sobre todo, de los republicanos. Debía incorporar al estado de Nevada a la Unión para tener más apoyos, pero para ello había que superar algunos obstáculos: no tenía los habitantes necesarios para constituirse en Estado y tampoco disponía de una Constitución aprobada. El número de habitantes se pasó por alto y se aceleraron los trámites necesarios para aprobar la Constitución de Nevada. James Nye, el gobernador del territorio, envió una copia de la Constitución recién aprobada a Washington con un mensajero, pero el 24 de octubre todavía no había llegado -las elecciones se celebraban el 8 de noviembre-. Así que, decidieron enviar las 175 páginas por telégrafo…

Telegrama

El telegrafista James H. Guild empleó siete horas para enviar el texto en código morse, pero había otro problema: Carson City no estaba comunicado directamente con Washington. Así que el mensaje tuvo que ir hasta Salt Lake City, desde allí a Chicago, luego Filadelfia y, finalmente, a Washington. La imagen anterior es la última de las 175 páginas en la que en su parte inferior izquierda se indican el número de palabras (16.543) y el coste (4,303.27 dólares, unos 60.000 actuales). Nevada se convirtió en el Estado nº 36 de los Estados Unidos el 31 de octubre de 1864, sólo 8 días antes de las elecciones… que ganó Abraham Lincoln. El 18 de diciembre de 1865, se aprobó la Decimotercera Enmienda a la Constitución que abolió oficialmente la esclavitud.

Fuentes: Western Union

Share

El documento que confirma que el alunizaje del Apolo XI no se grabó en un plató de los EEUU

02 ene
2 enero 2014

Este documento del Departamento de Inmigración confirma que el alunizaje del Apolo XI no se grabó en un estudio cinematográfico de los EEUU.

Cuando vas a entrar a los EEUU tienes que rellenar un formulario del Departamento de Inmigración;  pues en julio de 1969 se obligó a firmar un documento similar a los tripulantes del Apolo XI (Armstrong, Collins y Aldrin) cuando regresaron a los EEUU tras su viaje a la Luna; por tanto, abandonaron el país. Además, y según el documento adjunto, queda claro de dónde venían… (otros lo llamarán exceso de celo o incluso que era para evitar el contrabando con rocas lunares o el tráfico ilegal de selenitas)

Departure from (Origen)……… Place and Country (Lugar y País) se indica MOON (Luna)

Apolo XI - Doc. Inmigración

Share

La expedición de comienzos del XIX que hoy podemos rastrear siguiendo sus deposiciones

07 nov
7 noviembre 2013

La expedición de Lewis y Clark fue la primera expedición estadounidense que atravesó lo que hoy es la parte occidental de los Estados Unidos, saliendo de San Luis (en el actual estado de Misuri) en mayo de 1804 y dirigiéndose hacia el oeste hasta alcanzar la costa del Pacífico.

Lewis y Clark

Lewis y Clark

La expedición fue encargada por el presidente Thomas Jefferson poco después de la compra de Luisiana en 1803 y estaba formada por un grupo de voluntarios del Ejército de los Estados Unidos bajo el mando del capitán Meriwether Lewis y el teniente William Clark. El objetivo principal era explorar y cartografiar el territorio recién adquirido y establecer sus propios asentamientos en el vasto territorio del noroeste (Oregón) donde españoles y británicos ya habían hecho acto de presencia. Los objetivos secundarios de la campaña eran científicos y económicos: estudiar la flora y fauna de la zona, descubrir posibles yacimientos minerales y establecer el comercio con las tribus indígenas locales. Con todo ello regresaron en septiembre de 1806 a San Luis para informar a Jefferson.

Lewis_Clark_Expedition

Al no saber exactamente cuánto tiempo iban a emplear en aquella aventura ni lo que se iban a encontrar, los integrantes de la expedición recibieron un duro entrenamiento y sus líderes, Lewis y Clark, fueron adiestrados en el manejo del sextante (el GPS de la época) por el astrónomo Andrew Ellicott y recibieron un cursillo acelerado en curaciones y remedios medicinales del médico Benjamin Rush. Rush, amigo personal de Jefferson y firmante de la Declaración de la Independencia el 4 de julio de 1776, era un respetado médico de la época aunque muy amigo de la teoría de los cuatro humores o líquidos (bilis negra, bilis, flema y sangre) cuyo equilibrio indicaba el estado de salud de la persona y todas las enfermedades resultarían de un exceso o un déficit de alguno de ellos. De esta forma, entre sus remedios más populares estaban las sangrías y las purgas mediante laxantes. Para Rush, el exceso de bilis en el cuerpo provocaba estreñimiento, dolor de cabeza y cansancio, así que ideó las píldoras biliosas. Con estas píldoras, que contenían un 50% de calomel (cloruro de mercurio, un potente purgante/laxante) se conseguía evacuar el exceso de bilis y restablecer el equilibrio. Entregó a Lewis un cargamento de sus píldoras con la indicación de que debía suministrar una o dos píldoras ante el primer síntoma de exceso de bilis.

En una expedición de aquella envergadura, pronto aparecieron los primeros síntomas de cansancio y estreñimiento (se alimentaban casi exclusivamente de la caza) y Lewis comenzó a distribuir las píldoras. Además, como la administración de mercurio era el único remedio conocido contra la sífilis, las pastillas se tomaban compulsivamente por la expedición (eran normales los contactos con las indígenas). Por su eficacia y efecto inmediato, la expedición llamó a las píldoras Rush’s Thunderbolts (Rayos de Rush). Como el calomel apenas es asimilado por el organismo y se expulsa en las deposiciones, el recorrido de la expedición fue dejando un rastro que nunca desapareció… el del mercurio. Los arqueólogos han sido capaces de identificar la ruta de la expedición por los niveles del metal que aún quedan de los Rayos de Rush.

Lewis_and_Clark_1954

Fuentes: Discovering Lewis & Clark, Oregon History

Share

Confundir caramelos con proyectiles salvó a los marines en Corea

04 nov
4 noviembre 2013

Con la rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial, la península de Corea, ocupada por los japoneses desde 1910, quedó dividida a la altura del Paralelo 38: el norte ocupado por los soviéticos y el sur por los estadounidenses. La tensión reinante estalló cuando las tropas de Corea del Norte invadieron Corea del Sur el 25 de junio de 1950. Los estadounidenses, con el apoyo de la ONU, se pusieron al frente de un ejército de aliados para echar a los norcoreanos.

En septiembre de 1950, tras el exitoso desembarco del X Cuerpo de Marines de los EEUU en Inchon , al mando del General Douglas MacArthur, y la decisiva victoria sobre el Ejército Popular de Corea, se liberó Seúl y el sentido de la guerra cambió a favor de los aliados. Parecía que la guerra tocaba a su fin…

Douglas MacArthur

Douglas MacArthur

Un mes después, en lo que se pensó que sería la ofensiva final, una fuerza de unos 20.000 soldados de las Naciones Unidas, compuesta en su mayoría por miembros del X Cuerpo de Marines y algunos efectivos del Ejército Británico se desplegaron alrededor del embalse Chosin, un lago artificial situado en el noreste de la península coreana en las montañas Hamgyong que suministraba energía hidroeléctrica. Lo que los aliados no sabían era que China se había movido… casi 100.000 efectivos del Ejército de Voluntarios del Pueblo (PVA) habían atravesado la frontera para ayudar a Corea del Norte. Los efectivos de Naciones Unidas desplegados en Chosin se vieron rodeados por ocho divisiones chinas (unos 80.000). A la superioridad numérica hubo que añadir un frente frío siberiano con temperaturas extremas de hasta -37°; los alimentos, los suministros médicos y las baterías se congelaban, las armas se encasquillaban, los soldados morían por congelación…

Chosin

Los aliados se defendieron una y otra vez de las ofensivas chinas. Los proyectiles de los obuses se agotaban y solicitaron por radio que se enviasen más Tootsie Rolls (nombre en clave de los proyectiles) lanzados en paracaídas. Cuando las cajas cayeron del cielo…

Tootsie Rolls

Algún soldado novato encargado de los suministros había interpretado la petición de Tootsie Rolls literalmente , en lugar de su nombre en clave, y había enviado caramelos en lugar de los proyectiles. Después de la sorpresa y la indignación al abrir las cajas, aquellos caramelos de chocolate se convirtieron en un regalo de cielo para las hambrientas tropas y durante algunos días su único alimento -el chocolate aporta grasas, proteínas, carbohidratos y minerales-. Además, al estilo MacGyver, los calentaban y moldeaban para tapar agujeros en bidones o tanques de combustible que al congelarse sellaban las fugas.

Según Ray Downs, veterano de la guerra de Corea

No hay un solo infante de marina que sirviese en Corea, que no se quite el sombrero ante un Tootsie Roll.

Después de 16 días de asedio, las tropas aliadas consiguieron romper el cerco y retirarse hacia el puerto de Hungnam. Aunque para China fue una victoria, las bajas sufridas por los chinos fueron mucho más numerosas que las de Naciones Unidas.

Fuentes: CNN, American Handgunner

Share

El ejército de esclavos, la mayor revuelta de los EEUU

31 oct
31 octubre 2013

Entre 1791 y 1804, e inspirados por los hechiceros Boukman y Mackandal, los cabecillas François Dominique Toussaint-Louverture y Jean-Jacques Dessalines lideraron la revolución haitiana contra el sistema esclavista instaurado en la colonia francesa de Saint-Domingue, que culminaría con la prohibición de la esclavitud y la proclamación de la República de Haití.

Charles Deslonde

Charles Deslondes

Ya en el continente, en tierras de Nueva Orleans, tenemos a Charles Deslondes, un esclavo más de una de las muchas plantaciones de algodón. En apariencia un esclavo obediente y trabajador pero que llevaba años preparando una revolución, similar a lo ocurrido en Haití, y fundar una república para negros en suelo norteamericano. Aunque sabía que se lo jugaba todo, libertad o muerte, su revolución no sería un salvaje baño de sangre contra sus opresores. Durante meses estuvieron distrayendo el material necesario para su ejército: armas, uniformes… y hasta un tambor.

Rebelión esclavos

El 8 de enero de 1811, Charles montaba un caballo y se ponía al frente de un ejército uniformado compuesto por 500 esclavos y marchando en formación al paso marcado por el tamborilero. El tiempo que pasaron recorriendo las plantaciones para sumar más esclavos a su causa, permitió a los esclavistas sureños llegar hasta Nueva Orleans (Luisiana) y dar aviso de la revuelta. Cuando llegaron a las puertas de la ciudad, la milicia les estaba esperando. Ante la mejor preparación y, sobre todo, mejores armas de los milicianos, el ejército de esclavos fue derrotado. La represión fue brutal…

Unos 50 rebeldes fueron decapitados y sus cabezas clavadas en picas a lo largo del camino.
Otros 29 fueron juzgados y colgados en las puertas de la ciudad.
Los que pudieron escapar fueron perseguidos por las plantaciones y ejecutados.

Y Charles sirvió de escarmiento y aviso…

Después de cercenarle las manos, le dispararon en una pierna y luego en la otra, un tercer disparo en el pecho y mientras agonizaba lo cubrieron de paja y le prendieron fuego.

Además, los propietarios de los esclavos fueron indemnizados con 300 dólares… por las pérdidas sufridas.

Aquel levantamiento, el mayor en cuanto al número de esclavos implicados, apenas trascendió… “actos aislados de bandidaje y pillaje”. Hasta la fecha, las anteriores revueltas habían sido menos numerosas y, sobre todo, más sangrientas, lo que justificaba las brutales represiones de los esclavistas. Ahora, todo había cambiado, fue una batalla entre dos ejércitos y nada podía justificar aquel baño de sangre. Era mejor minimizar lo ocurrido y poner en marcha la maquinaria de la amnesia colectiva.

Share

Si en los años 50 contrataste los servicios de una puta en San Francisco, puede que la CIA te grabase

29 oct
29 octubre 2013

En la década de los años 50, cuando era director de la CIA Allen Dulles y bajo la denominación de Proyect MKULTRA, se iniciaron una serie de investigaciones y experimentaciones para manipular la conducta humana y estudiar sus consecuencias. A través de su División Científica, y con un prepuesto del 6% del total de la Agencia, se comenzó a experimentar con diversos métodos (hipnosis, privaciones sensoriales e incluso la administración de LSD y otras sustancias químicas) para alterar las funciones cerebrales y estudiar el comportamiento humano. Los experimentos comenzaron con voluntarios pero no conseguían los resultados esperados ya que los agentes no se empleaban a fondo y, además, los sujetos estaban condicionados por saber que iban a ser sometidos a examen. Así que, dentro del Proyecto MKULTRA se creó el programa Operation Midnight Climax (Operación Clímax de Medianoche).

Midnight Climax

Este programa, de sugerente nombre, iba a investigar los efectos del LSD y otras drogas en ciudadanos anónimos que nunca sabrían que fueron cobayas humanas. Para ello, la CIA contrató a varias prostitutas y montó varios prostíbulos en los que los ciudadanos que contratasen este tipo de servicios iban a ser narcotizados y vigilados (micrófonos, cámaras e incluso espejos tras los que los agentes de la CIA comprobaban en directo el espectáculo). El problema es que se les fue de las manos y, como consecuencia de excesivas dosis de LSD o por la mezcla con alcohol, un cliente se tiró por la ventana pensando que podía volar. El LSD fue desestimado finalmente por los investigadores porque sus efectos eran demasiado imprevisibles. Así que, si estuvisteis en San Francisco en los años 50 y contratasteis los servicios de una señorita de compañía en el barrio de Telegraph Hill, igual fuisteis utilizados como cobayas y la CIA os grabó “con el culo al aire“. También tenían establecimientos de este tipo en Nueva York.

La Operation Midnight Climax salió a la luz en la primavera de 1963 gracias a un informe del agente John K. Vance que lo puso en conocimiento de la Office of the Inspector General (organización encargada de controlar que los organismos gubernamentales y militares funcionen de acuerdo con las políticas establecidas). Se cerraron los establecimientos y se canceló la operación, pero el Proyecto MKULTRA siguió en vigor hasta que lo destapó el periódico The New York Times en los años 70. En 1975 se crearon dos comisiones de investigación en el Congreso de los EEUU para destapar aquel maquiavélico proyecto. A pesar de que la mayoría de la documentación relativa al proyecto fue destruida por Richard Helms, director de la CIA en aquel momento, gracias al testimonio de varios participantes y a algunos documentos encontrados se pudo demostrar el macabro proyecto de la CIA.

Ilustración: El Heraldo Psicotrónico

Share

La guerra de la sandía

07 ago
7 agosto 2013

El Tratado Mallarino-Bidlack, firmado el 12 de diciembre de 1846 entre Estados Unidos y la República de Nueva Granada (actuales Colombia y Panamá), fue un convenio de reciprocidad comercial entre ambos países. El problema es que resultaba tremendamente favorable para los intereses económicos y comerciales de EEUU y, peor aún, de los ciudadanos norteamericanos sobre lo población autóctona en el territorio de Nueva Granada. Además, muchos hicieron uso de esa superioridad, adquirida legalmente, y protagonizaron actos de abusos, violencia e irresponsabilidad que agudizó el recelo y resentimiento entre la población local. Sólo faltaba una chispa que prendiese aquella bomba latente… una rodaja de sandía.

Ilustración Xurxo Vázquez

Ilustración Xurxo Vázquez

El incidente tuvo lugar el 15 de abril de 1856 cuando un grupo de norteamericanos, entre los que se encontraba Jack Olivier, paseaban por la estación del ferrocarril después de pasar varias horas de copas. El tal Jack -más chulo que Mario Conde bailando un chotis- cogió una rodaja de sandía de un puesto ambulante. Cuando el propietario, José Manuel Luna, le indicó que el precio eran 5 centavos, Jack se dio la vuelta y se marchó. El vendedor volvió a requerirle el pago y Jack siguió sin hacer caso. José Manuel sacó un cuchillo y le amenazó, pero Jack, altanero y ufano, desenfundó su arma de fuego y le apuntó. Este incidente fue contemplado por todos los presentes y derivó en una pelea callejera entre estadounidenses y la población local que terminó con un saldo de 15 muertos y 16 heridos estadounidenses… por el lado local: dos muertos y 13 heridos.

Aquel conflicto acarreó consecuencias internacionales: los estadounidenses acusaban a las autoridades locales de no mantener el orden y éstos, apoyados en el informe de los cónsules de Francia y Gran Bretaña, a la pandilla de Jack de provocar el incidente. El gobierno de EEUU, ante el informe del comisionado estadounidense Amos Corwine que aconsejaba la inmediata ocupación del istmo, envió un contingente de 160 soldados que tomaron la estación del ferrocarril. Tras tres días de ocupación, los soldados se retiraron sin disparar un solo tiro cuando las autoridades locales accedieron a negociar. El 10 de septiembre de 1857 se firmaba el Tratado Herrán-Cass, mediante el cual la República de Nueva Granada aceptaba su culpabilidad y, además, se fijaba una indemnización en favor de los estadounidenses de 412.394 dólares en oro por daños y perjuicios.

Ilustración: Xurxo Vázquez.
Fuente: Nunca me aprendí la lista de los reyes godos.

Share

Escuelas de entrenamiento para no caer en las provocaciones de los blancos en los sesenta

30 jul
30 julio 2013

El Movimiento de Derechos Civiles Afroamericano abarca los movimientos sociales en los Estados Unidos entre 1955 y 1968, cuyo objetivo era poner fin a la segregación racial y la discriminación contra los estadounidenses negros. El movimiento se caracterizó por grandes campañas de resistencia y desobediencia civil, boicots y otras actividades no violentas. Durante este período se aprobó la Ley de Derechos Civiles (1964), que prohibió la discriminación por “raza, color, religión u origen nacional” en el trabajo, en las escuelas y en todos los locales públicos, así como la Ley de Derechos Electorales (1965).

El presidente Johnson y Martin L. King en la firma de la Ley en 1964

A pesar de todos estos logros, todavía quedaba mucho para que en el día a día la integración fuese total… sobre todo en el Sur. Como la política del Movimiento era la no violencia, se crearon escuelas para afroamericanos para no caer en las provocaciones de los blancos que se oponían a la integración…

humo3

humo

agua

humo2

humo4

Share

Switch to our desktop site