Eva María Ibarguren, más tarde María Eva Duarte, Eva Perón y “Evita”, ha sido y sigue siendo uno de los personajes más singulares, polifacéticos, insondables y fascinantes de los tiempos modernos y contemporáneos. Un personaje sin duda histórico, pero sobre todo y por encima de todo, una figura mítica en el sentido primigenio del término, como protagonista de una historia fabulosa y más o menos estructurada de heroína con una capacidad sublime para conducir y condensar las creencias de un pueblo y posteriormente proyectarse a escala planetaria, más allá de las posturas ideológicas que en su tiempo y más allá de su tiempo la enaltecieron o denigraron. De un lado a otro del espectro, unos la denostaban como furcia semianalfabeta, interesada y ruin y otros la elevaban al panteón de los dioses terrenales con una capacidad sobrenatural para la acción política y el liderazgo popular. De ella se dijo que su matrimonio con Perón fue de mera conveniencia, que toda su vida fue una farsa y la gran representación teatral de una actriz mediocre, que en un colosal alarde de cinismo se ganó la admiración fanática de los pobres con el brillo de sus joyas y alhajas, pero no son pocos los que sostienen que fue persona carismática, inteligente, abanderada de los humildes, con una clara conciencia política y de construcción de poder en el sentido transformador y positivo del término.

Evita

Las antípodas de sentimientos encontrados hacia su persona se resumen dramáticamente en la hora postrera de los últimos días de julio de 1952 cuando Evita, con tan solo 33 años, agonizaba en la cama de un hospital lacerada por un virulento cáncer de útero. En los alrededores, miles de personas hacían vigilia arrodilladas e implorando su curación al Altísimo, mientras que alguien, aprovechando la oscuridad de la noche, lograba realizar una pintada en el muro del centro hospitalario que, en gruesos trazos negros, decía: “¡Viva el cáncer!”.

Eva tuvo una infancia desgraciada y miserable, luchó con uñas y dientes por salir de la penuria y el anonimato, por alcanzar legitimación personal y social; fue actriz de medio y relativamente lustroso pelo, logró ascender a posiciones de confort y poder, se convirtió en poderosa líder de multitudes, luminaria de los desamparados y mito viviente, para, casi al final de sus días acabar protagonizando una auténtica revolución nutricional y gastronómica que tendría como protagonista a la papa o patata.

De la nada a la gloria y a la tumba en casi un suspiro
Nacida en Los Toldos, pequeña población de la provincia de Buenos Aires, entre 1919 o en 1922, fue la menor de los cinco hijos de Juana Ibarguren, cocinera y amante de Juan Duarte, humilde estanciero que a su vez mantenía una familia legítima, mujer e hijos, en la cercana ciudad de Chivilcoy, y con la que regresa en 1920, dejando a la esposa y prole ilegítima en el más absoluto desamparo. Poco tiempo después, Juana, la madre de Eva, inicia una nueva relación sentimental, esta vez con un estanciero de mayor fortuna, Carlos Rosset.

Evita con 15 años

Evita con 15 años

Ante la incertidumbre de la nueva situación, Eva, con tan solo quince años, toma la decisión de marchar a Buenos Aires con la idea clara de ser actriz. Las cosas se le ponen extremadamente difíciles en la metrópoli y sobrevive a duras penas. Mantiene una relación amorosa con un hombre casado y tiene una hija con él, que le cede renunciando totalmente a sus derechos maternos. Hace pequeños papeles en obras de teatro y en algunas películas, vive en miserables habitaciones de alquiler, bebe, consume drogas y va alternando amantes que la socorren económicamente. Tras siete años de penurias y sinsabores, la suerte empieza ponérsele de cara y en 1942 consigue en contrato en radio Belgrano para hacer un radioteatro matinal y un programa nocturno que repasa la biografía de grandes mujeres de la historia. En el cine empieza a conseguir papeles de cierta relevancia y en algunas películas participa incluso como coprotagonista. Su rostro aparece en las portadas de varias revistas y el dinero comienza a fluir en abundancia, lo que le permite abandonar los cuartuchos, trasladarse a un hotel de cierta categoría y permitirse otros lujos hasta aquel momento impensables. En 1942 ya ha ahorrado lo suficiente como comprarse un pisito en el exclusivo barrio de Recoleta. Dos años después ocurre una catástrofe que cambiará su vida, paradógicamente, en positivo. El 15 de enero de 1944, cerca de las nueve de la noche, la tierra tiembla al norte de San Juan y destruye el 80% de la ciudad, dejando un saldo de entre 20.000 y 50.000 víctimas, entre muertos y heridos.

La nación se moviliza solidaria y el gobierno organiza una colecta masiva en la que Eva participa activamente junto a otras famosas actrices del momento como Libertad Lamarque o Niní Marshall. Para agradecerles a todas ellas la solidaria iniciativa, el 22 de enero se organiza un acto en el estadio bonaerense de boxeo Luna Park que preside el coronel Perón en su condición de responsable del Departamento Nacional de Trabajo. Eva consigue acercarse al político y saludarle. Pero la cosa no llega a más.

Evita actriz
Eva siguió con su carrera de actriz y locutora radiofónica y Perón ascendiendo políticamente dentro del gobierno de facto del general Pedro Pablo Ramírez, llegando a alcanzar la Vicepresidencia de la Nación y el Ministerio de Guerra, pero tuvo que renunciar a sus cargos tras el golpe militar del 9 de octubre de 1945 encabezado por el general Eduardo Ávalos. Fue detenido, pero muy pronto liberado tras la gran movilización obrera de la Plaza de Mayo que tuvo lugar el 17 de octubre de ese mismo año.

Juan Domingo Perón, quien había enviudado hacía seis años de su primera mujer, Aurelia Gabriela Tizón, salió de su corto cautiverio con la mente puesta en la actriz que había conocido en el Luna Park. Se pone en contacto con ella y la invita a su casa donde convive con una adolescente de la que dice le ayuda en tareas de limpieza y que considera como a una hija, pero a Eva no le convence la explicación y cuando el coronel le propone una vida en común exige que la muchacha se vaya inmediatamente a la calle.

Evita y Perón

Evita y Perón

El 22 de Octubre de 1945 contrae matrimonio con Juan Domingo Perón y no son pocos los que ven en el enlace una fría estrategia de conveniencia. Ella los desmiente rotundamente en sus escritos y a la vez apunta las razones de desconfianza manifestadas por ciertos sectores:

La mayoría de los hombres que rodeaban entonces a Perón creyeron que yo no era más que una simple aventurera. Mediocres al fin, ellos no habían sabido sentir como yo quemando mi alma, el fuego de Perón, su grandeza y su bondad, sus sueños y sus ideales. Ellos creyeron que yo “calculaba” con Perón, porque medían mi vida con la vara pequeña de sus almas (…) Nos casamos porque nos quisimos y nos quisimos porque queríamos la misma cosa. De distinta manera los dos habíamos deseado hacer lo mismo; él sabiendo bien lo que quería hacer, yo, por sólo presentirlo. Él, con la inteligencia; yo, con el corazón. Él seguro de sí mismo y yo solamente segura de él.

Unos cuatro meses después, el 24 de Febrero de 1946, Perón gana las elecciones a la presidencia de la nación con un 52% de los votos y Eva se convierte en primera dama, iniciando casi de inmediato un intenso y frenético trabajo social a favor de los más desfavorecidos, visitando fábricas y fincas agrícolas, creando hospitales y escuelas.

Tres o cuatro años después, entre 1949 y 1950, se le declara o agudiza un cáncer uterino. Aunque la dolencia se minimiza, finalmente se hace traer al oncólogo estadounidense George Pack que la trata y somete a dos intervenciones. No hay cosa alguna que hacer por su salud y su vida, pero, aún así, se la somete a una prueba titánica. El 4 de junio de 1952, tras la victoria de Perón en las siguientes elecciones presidenciales, a Evita que pesa 37 kilos y apenas puede levantarse del lecho, le aumentan sustancialmente la habitual dosis de morfina, le fabrican un soporte de yeso y le colocan una gran abrigo de piel disimulándolo, para que pueda permanecer de pie en el coche que traslada a la pareja al Congreso de la Nación. Muere un mes después, el 26 de julio de 1952, a la edad de 33 años.

El surrealista viaje a la España de Franco
En abril de 1946, Argentina y el Gobierno de Franco, este casi totalmente aislado internacionalmente y al frente de un país sumido en la miseria y azotado por una hambruna casi generalizada, firman un convenio bilateral consistente en un préstamo de 350 millones de pesos a tres años y a muy bajo interés, para la provisión, hasta 1947, de 400.000 toneladas de trigo y otras 300.000 más para 1948, 120.000 toneladas de maíz en 1947 y 100.000 más en el siguiente año, junto a una considerable cantidad de carne congelada, legumbres (incluidas lentejas sin bichos ni piedras), aceites comestibles y otros productos. Franco, exultante, invita a Perón a visitar España pero los asesores del mandatario argentino le hacen ver que el viaje puede ser interpretado como un gesto de simpatía hacía el Eje, al que tan próximo ha estado el dictador español, y decide enviar a Evita, que por entonces aún tiene un perfil político bastante bajo.

El recibimiento a la primera dama es espectacular. Tras una escala en Villa Cisneros, entonces Sahara español, donde la esperan el ministro de exteriores, Alberto Martín Artajo y el secretario personal de Franco, su primo Francisco Franco Salgado Araujo, llega al aeropuerto de Madrid-Barajas la tarde del 8 de junio de 1947. Allí, el pie de la escalerilla del DC 4 de Iberia que la traía desde Argentina, está el Caudillo Francisco Franco con su gobierno en pleno, las máximas autoridades eclesiásticas, su esposa Carmen Polo y su hija Carmencita.

A la enteca, pudibunda y enlutada cónyuge del dictador no le hace la más mínima gracia esa Evita desenvuelta, que luce pantorrillas firmes, desnuda sus brazos en las cenas y viste como una princesa, pero acepta a regañadientes el papel de cicerone que se le encarga. Pronto empiezan a surgir desavenencias entre ambas. Mientras que doña Carmen se obstina en llevarla a lugares con cierto glamour y recorrer el Madrid de los Austrias y los Borbones, Evita y su séquito insisten en conocer de cerca barrios obreros, hospitales públicos y orfanatos. De ello queda constancia clara en sus memorias:

Una vez casi nos peleamos con la mujer de Franco. No le gustaba ir a los barrios obreros y cada vez que podía los tildaba de ‘rojos’ porque habían participado en la guerra civil. Yo me aguanté un par de veces, hasta que no pude callarme más y le respondí que su marido no era un gobernante por los votos del pueblo, sino por imposición de una victoria […] Le comenté cómo ganaba Perón las elecciones y cómo gobernaba, porque la mayoría del pueblo así lo había determinado. A la gorda no le gustó para nada, y yo seguí alegremente contando todo lo bueno que habíamos logrado.

Sin dar crédito a lo que oye, recurre, a la desesperada, a un peregrino argumento: “Vuestros propios obispos pueden dar fe de las tropelías de los rojos”, pero Evita responde al punto y zanja la discusión a la brava: “Señora, cuando se fomentan guerras, hay que aguantar sus resultados. El general Franco gobierna tras la guerra, y es fácil tildar de colores a sus participantes. Nuestros obispos se ocupan de cosas argentinas”. Carmen Polo se queda con la boca cerrada y casi no volverá a abrirla hasta que la esposa del mandatario argentino abandone España.

Evita, Franco y Carmen Polo

Evita, Franco y Carmen Polo

Eva Perón visita Madrid, Ávila, Medina del Campo, Segovia, La Granja, Toledo, Granada, Sevilla, Huelva, Santiago de Compostela, Vigo, Zaragoza y Barcelona, desde cuyo aeropuerto sale con destino a Roma el 24 de junio. En todas partes es recibida en loor de multitud y agasajada hasta extremos inconcebibles. En la cena servida en el salón Mudéjar de la Plaza de América en Sevilla, a la que asisten 84 comensales, se sirve un menú compuesto por consomé, caviar, paté, salmón del Bidasoa y pularda, todo ello regado con buenos vinos españoles y abundante champagne. Es difícil imaginar como se las arregló Evita para dar cuenta de aquel pantagruélico festín ya que por entonces empezaba a tener serios problemas con la comida (imposible saber si por deseo de mantener el espléndido tipo o por la acción larvada del futuro cáncer) y casi no probaba bocado. Además, faltaban los postres y una traca final. Cuando la pitanza parecía tocar a su fin, de pronto aparecieron unos pajes transportando en angarillas un pastel de colosales dimensiones de cuyo interior surgieron dos afamados artistas de la época, el cantaor Naranjito de Triana y la bailaora Narci Díaz, que actuaron para la ilustre invitada.

Una explosión de moda y glamour
Para las damas de la corte de El Pardo, nacional-católicas de pura cepa, pudibundas y rancias hasta extremos inconcebibles, la forma de vestir de Evita fue como un movimiento sísmico en los más altos grados de la escala. Tras su ascenso a los aledaños del poder y en el contexto de las limitaciones de importación que había supuesto la guerra europea, había comenzado a visitar las mejores casas de costura de Buenos Aires, como Paula Naletoff, Bernarda o Henriette, aunque siguió siendo fiel a Paco Jamandreu, el modisto de sus tiempos de actriz. Le gustaban los escotes palabra de honor y los cuellos halter, los trajes sastre monocolor y los vestidos estampados de flores, las joyas ostentosas y los lujosos tocados, los abrigos de piel y los grandes sombreros de Casa Giulia y Rosé Descart, pero su gran debilidad eran los zapatos de los que llegó a tener más de dos centenares de pares, sobre todo de las firmas Peruggia, Casa Miguel, Maggio&Rosetto y McTaylor.

Durante su viaje por España, 50 provincias se afanaron en la costura a su medida de los distintos trajes regionales y crearon para ella nada menos que 728 piezas entre vestidos, tocados, joyas y calzado. En la siguiente etapa de su periplo europeo y durante la audiencia con el Papa Pío XII lució un sorprendente vestido negro de larga cola y recogido en forma de manto que dejó boquiabierta a la Curia Vaticana. Después, en París visitó las casas de Christian Dior y de Jacques Fath, donde le crearon un maniquí para seguir confeccionándole ropa a su medida.

La cruzada culinaria de la patata
En un voluntarioso intento de mejorar las condiciones de vida de los menos favorecidos, urdió la ecuación que pudiera integrar eficazmente la buena nutrición popular, el ahorro y el placer de la mesa, en un tiempo en el que en Argentina habían comenzado el desabastecimiento de productos de primera necesidad manducaria e incluso las restricciones en el consumo de carne.

En el prólogo del libro-folleto, del que se distribuyeron millones de ejemplares y cuya autoría se atribuye editorialmente a la propia Eva Perón, el entonces director del Instituto Nacional de Nutrición, Enrique Pierangeli, decía: “… por su bajo costo y alto valor nutritivo debe incrementarse el consumo de papa, complemento lógico del régimen alimenticio de la gran mayoría de nuestro pueblo, cuya alimentación fundamental está formada por carne de trigo y sus derivados, que dan un régimen ácido muy pobre en vitamina C (…) con sólo agregar a esta alimentación leche y papa, si las cantidades consumidas son suficientes, se puede aseverar que el régimen está correcto. Este folleto tiene por objeto enseñar la correcta utilización de la papa y está dedicado a las amas de casa, para facilitarles la preparación de la comida familiar”.

El recetario es más que notable y en algunos casos resulta un más que meritorio esfuerzo de adaptación de clásicos de la más refinada cocina francesa, como es el caso de las Papas a la crema, una variante del plato lionés; las Papas al gratén, de indudable influencia saboyana y muy próximas a las llamadas “a la duphinoise”; o las Papas a la normanda, que es casi un calco de la receta típica de la antigua provincia del noroeste de Francia. En otros casos, sin embargo, la originalidad sustenta recetas de confección relativamente sencilla y a la vez digna de grandes mesas. De ello son ejemplo, las Papas a la balcarceña, preparadas al horno con manteca y algo de caldo de vaca, para ser finalmente sazonadas con perejil picado, sal y pimienta; las Papas a la salteña, cocidas en un delicado sofrito de cebollas y tomates; el Guisado patagónico, de patatas y carne de cordero; las Papas rellenas, plato inspirado en la culinaria peruana que consiste en patatas hervidas a las que se les hace un hueco que se rellena con un picadillo muy condimentado de carne de vaca o ternera; o las Papas a la panadera, que se hacen al horno mezcladas con cebollas salteadas y envueltas en papel de cocina.

Con todo, la gran estrella del recetario sería el Pastel de papas, un fórmula basada en el Cottage Pie, de origen británico, aunque bastante tocado por influencias coquinarias españolas en forma de cebolla, pimiento morrón, aceitunas, uvas pasas, huevos duros y varios tipos de carne. El propio Juan Domingo Perón, tan afecto hasta entonces a las milanesas de Evita, lo adoptó como plato casi de diario y con él millones de argentinos, hasta convertirlo en uno de los máximos referentes de su cocina nacional.

De escándalos y amoríos
No existe certeza alguna sobre los romances que se le atribuyen a Evita, más allá de su confusa prehistoria como actriz de tercera o segunda fila. De esa etapa oscura y extremadamente difícil de su vida parece que quedó una hija, fruto de la relación con Pedro Quartucci, púgil ganador de una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de París de 1924, que el adoptó para criar junto a su legítima esposa. El episodio hizo caer a Eva en un pozo de depresión que le condujo a la bebida, al consumo de morfina y a varias relaciones más o menos esporádicas con tipos adinerados que le fueron ayudando económicamente a salir adelante. Superado ese periodo de angustiosas penurias y ya instalada en una posición desahogada, se dice que fue amante de Porfirio Rubirosa, durante el tiempo en el que el corredor automovilístico y playboy internacional desempeñaba el cargo de embajador de la República Dominicana en Buenos Aires, y que también “algo hubo” con José María de Areilza, en la misma posición diplomática que Rubirosa pero representando a España, a partir de la primavera de 1947. También se ha especulado con un encuentro sexual fugaz, de una sola noche y en Roma, con Aristóteles Onassis, durante su gira europea, solo unos meses después, e incluso se aventura que el armador griego agradeció aquella velada de pasión carnal con un donativo de 10.000 dólares para la causa de los “descamisados”. Por último, Pastor Serrador, el actor cubano-argentino afincado en España aseguraba a sus amigos, en el tono de estricta confidencialidad con el que se suelen decir las cosas para que se entere todo el mundo, haber sido amante de Evita en su época de secretario de la Unión de Actores argentinos.

Todo ello hipotético y especulativo porque su único y gran amor indubitablemente constatado fue el de Juan Domingo Perón. Así lo proclama en el prólogo de su libro autobiográfico La razón de mi vida, cuyas líneas dice han brotado de lo más íntimo de su corazón:

… en todo lo que he escrito, el menos advertido de mis lectores no encontrará otra cosa que la figura, el alma y la vida del General Perón y mi entrañable amor por su persona y por su causa. Muchos me reprocharán que haya escrito todo esto pensando solamente en él; yo me adelanto a confesar que es cierto, totalmente cierto. Y yo tengo mis razones, mis poderosas razones que nadie podrá discutir ni poner en duda: yo no era ni soy nada más que una humilde mujer… un gorrión en una inmensa bandada de gorriones… Y él era y es el cóndor gigante que vuela alto y seguro entre las cumbres y cerca de Dios. Si no fuese por él que descendió hasta mí y me enseñó a volar de otra manera, yo no hubiese sabido nunca lo que es un cóndor ni hubiese podido contemplar; jamás la maravillosa y magnífica inmensidad de mi pueblo. Por eso ni mi vida ni mi corazón me pertenecen y nada de todo lo que soy o tengo es mío. Todo lo que soy, todo lo que tengo, todo lo que pienso y todo lo que siento es de Perón.

Artículo escrito por Miguel Ángel Almodóvar en la revista iHstoria