• Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Simón bar Giora, el edomita rebelde

  • Cayetano

    Un final esperado dado que los vencedores no solían mostrar piedad con los vencidos, sobre todo tras tanto tiempo de asedio. En todo caso, una muerte rápida, el ser despeñado desde la famosa roca, que tanta historia pudo contemplar, como dicen los versos…
    “Mira Nero, de Tarpeya a Roma cómo se ardía:
    gritos dan niños y viejos, y él de nada se dolía.”Un saludo.

    • Gabriel Castelló Alonso

      Vae Victis! ;-)

  • http://lavinetasatirica.blogspot.com/ Xurxo

    Lecciones que podemos aprender de la historia: trata de no quedar atrapado en una ciudad sitiada… Un fascinante post, como todos.

    Un abrazo.

    • Gabriel Castelló Alonso

      Qué pocos asedios se han saldado a favor del asediado… en la mayoría de los casos, quien sufrió la vehemencia de defensores y asaltantes siempre fue el pueblo.

  • Blanca

    La Historia de los pueblos está teñida de sangre siempre. Jerusalén sigue siendo, entre otras cosas, la cima de tres religiones y ha sido y será el centro de atención del mundo por ello.
    El templo era una belleza.

    Gracias por esta historia.

    Un beso

    • Gabriel Castelló Alonso

      No se conocen más de 50 años de paz continuos en “la tierra prometida” de los judíos… ¿seguro que es tierra santa?

  • Pingback: Simón ben Kojba, el verdadero Mesías

  • Pingback: Simón ben Kojba, el verdadero Mesías

Switch to our mobile site